Holguín: una ciudad y una fe

Los aguateros desandan las calles calcinantes de Holguín y sacian la sed que deja la sequía. La gente asoma sus cubos y sus rezos. La ciudad clama por nubes preñadas. Mientras tanto hace su vida, en las docenas de parques, entre sus íconos viejos, escribiendo las paredes, mirándose desde la altura de la Loma de la Cruz. Y así.

Artículos Relacionados

Comentarios

yisi Morel

22 agosto, 2016

buenas fotos. saludos para OnCuba

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

El muro

La caricatura