Archivo de Columnas

Archivo Columnas

Diario de la niebla (2015), de Rafael Ramírez.

Una movida de la no ficción

Era de esperarse que los movimientos convulsivos de la no ficción nacional reciente tomaran derroteros inesperados. El irrespeto por las estructuras convencionales del documental tradicional, que ha provocado la evolución de la forma en Cuba hacia áreas de ficcionalización, enrarecimiento … Continued

Por en República de Imágenes

Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Ataque sónico… a la paz

Si no fuera porque nos aleja cada vez más de la esperanza de una relación normal con Estados Unidos, esto del ataque sónico sería para ahogarse de la risa. ¿O no?

Por en Columnas, Vox Populi

Vendedor ambulante en La Habana. Foto: EFE.

Mejorar las reglas del juego

La noticia de Reuter me volvió a sumergir en esa tan especial relación entre nuestro país y aquel otro: que durante los últimos sesenta años haya gobiernos empeñados en hacer de Cuba lo que otros, desde Washington, ya han diseñado. … Continued

Por en Columnas, Contrapesos

Foto: Kaloian.

Carta de un asere a Trump

Estimado Donald Trump, vecino casablanquero, nagüe, bróder, compañero de la otra circunscripción. Tengo cierta información que por poquito me infarta. Estaba oyendo una sarta de cosas que hablan de ti hasta que me decidí a redactarte esta carta.

Por en Columnas, On-Décimas

Foto: Dazra Novak.

Hollejos de mandarina

En mi barrio hay un solar. En el solar, un cuarto desvencijado y pobre. En el cuarto hay un camastro y sobre el camastro un niño de diez años mira a la pared y piensa. En la cabeza, testaruda e infantil, hay una sola idea, fija como un clavo pegado desde hace siglos a la pared: ¿Cómo recuperar mi pelota? La madre lo ha castigado escudada en su derecho de haberle advertido antes, mejor gastarse ese dinero en un par de zapatos para la escuela. Pero él no la escuchó. Si es grande para cruzar solo la calle y hacer quince mandados, también lo es para cambiar la peletería por una tienda deportiva.

Por en Columnas, El barrio de Fulanito

Ilustración: Zardoyas.

“¿De dónde viene esta receta?”

Mi dolor y mi cojera eran molestos pero no comprometían mi vida. Yo buscaba una medicina muy socorrida, como la dipirona, la aspirina, el paracetamol. De momento, con la receta inútil hecha una bolita entre mis manos, lo grave no era la dolencia física sino el absurdo al que me enfrentaba.

Por en Columnas, Entre comillas

Voltus V, personaje creado por el japonés Tadao Nagahama.

Carta abierta a Voltus V

Voltus, tú me llevaste a la escuela en tus hombros de acero, usé tu espada láser para rajar en dos mi miedo, azoté con tu cinto sideral al pendenciero, coleccioné tu imagen en filminas robadas al viento.

Por en Columnas, Vox Populi

Foto: Dazra Novak.

Antonio y los danzones

¡Fulanito! –me gritó tempranísimo la vecina haciéndome abrir los ojos sin querer abrirlos. Y yo hice oídos sordos (una de las más efectivas armas para sobrevivirle el modus vivendi de este barrio), pero ella insistió: ¡Fulanitooo! No, aquí no hay almohada en la cabeza que valga cuando de vecinos se trata. Gracias a la voz de la vecina se comprobó la vigilancia del custodio del jardín infantil que afirmó dos veces: “Yo no lo he visto salir hoy”. Luego las omnipresentes voces de Aurora y María Elena acabaron de declararme víctima de aquel ataque sónico y, no sé por qué, recordé al difunto Antonio.

Por en Columnas, El barrio de Fulanito

Feria Internacional de La Habana FIHAV 2017. Foto: Claudio Pelaez Sordo.

Y fue la Feria

La Feria nuevamente me deja con algún sabor amargo. Vi muy pocas cooperativas en la Feria, muy pocas, tanto agropecuarias como de aquellas otras a las que les decimos no agropecuarias. No vi en la Feria a ningún trabajador privado exponiendo algún producto exportable.

Por en Columnas, Contrapesos

Ilustración: Alina Najlis.

¿Eres libre?

No es libre la mujer que, por no “trabajar en la calle”, depende del marido para vivir cada día. No importa que su compañero sea un “buen marido”, y que ella confíe en que él custodia los intereses de la familia. No importa que el “buen marido” le entregue su salario íntegro, porque ella lo administra como nadie. No importa que ella crea que por llevar-tan-bien-la-casa, tiene poder para negociar y decidir. No importa que, en efecto, él no intervenga en lo que ella compre o no compre, cambie o no cambie en su mundo privado.

Por en Columnas, Sin filtro

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura