Archivo de Esta boca es mía

Archivo Esta boca es mía

Kramer contra Kramer

Algún día Víctor Mesa y Ariel Pestano se reconciliarán. O no. Por lo pronto, han logrado enfundar en un mismo saco lo que Mañach define como las tres formas cíclicas de la nacionalidad: la pelota, la bola y la bolita. El equipo Cuba es una charada, integrarlo podría volverse tan azaroso y gratificante como sacarse un número, y una realidad de esa índole trae consigo su respectiva y amplificada cuota de rumor.

Por en Columnas, Esta boca es mía

Del reguetón y otros demonios

Una ola de rumores, inquisitorios o no, ha destapado en las últimas semanas el tema del reguetón. Se habla de su prohibición, de su regulación, las agencias extranjeras se hacen eco de los comentarios y publican que Cuba entrará en fase de Torquemada melódico, pero parece que nada ocurrirá.

Por en Columnas, Esta boca es mía

Béisbol: los dioses rotos

La decadencia de Santiago de Cuba es el mayor mal de la pelota cubana. No las estructuras cambiantes, no el techo bajo –bajísimo- de la serie nacional, no los números imprecisos, no el pésimo arbitraje, sino el trasiego sin rumbo de un equipo indomable e histórico.

Por en Columnas, Esta boca es mía

Alea jacta est

Lo más complejo está por llegar. Así, en tono previsor, definió el Vicepresidente del Consejo de Ministros, Marino Murillo, los venideros cambios que impulsará el estado cubano en aras de una actualización económica que de tan necesaria se ha vuelto imprescindible para el futuro del país.

Por en Columnas, Esta boca es mía

Calendario

No hay meses tan irreconciliables como diciembre y enero, tal vez porque la Navidad es el único opio autorizado, programado y establecido por las cláusulas de la cultura occidental. Los veinte primeros días de diciembre son otra cosa, quizás hasta Noche Buena, aunque yo creo que ya desde antes uno empieza a notar cómo los ánimos se estilizan o se engalanan y todo pasa a ser un tanto más artificial o ruidoso.

Por en Columnas, Esta boca es mía

Nunca digas nunca

Del otro lado del teléfono, casi sin saber cómo había ocurrido todo aquello, Israel Rojas hablaba sin parar, me trataba con una deferencia absoluta -inmerecida- y vertía opiniones sobre mis crónicas que no vale la pena citar acá. El resto muy bien.

Por en Columnas, Esta boca es mía

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura