El camino es construir

Hablar de relaciones entre Cuba y Estados Unidos ha sido y es un asunto delicado, lo mismo en La Habana que en Miami. Ser partícipe, pionero, abogar por la mejoría de las relaciones, sin importar las buenas intenciones, o que se haya hecho de esta gestión un proyecto de vida, no importa cuánto se haya entregado y arriesgado; parece ser un insulto, una provocación, una amenaza.

En Miami, por ejemplo, quienes espontáneamente nos ocupamos de esto, desde mucho antes del 17 de diciembre de 2014; hemos sufrido acusaciones, cuestionamientos, amenazas, atentados, y algunos perdieron hasta la vida. No ha sido fácil ni comprendida esta gestión, que sin embargo, ha sido necesaria y positiva. Sin todos estos años de esfuerzos hubiera sido muy difícil llegar a donde estamos. Miami hoy es muy diferente y la gran mayoría piensa como aquellos pocos que trazaron el camino.

En La Habana también la mayor parte del pueblo apoya el restablecimiento de las relaciones, y lo ve con justicia, como un triunfo propio. Sin embargo, en contraste a la actitud y el carácter conciliador, tolerante, reformista, existente antes de la visita del presidente Obama a Cuba; allí donde se debería aprovechar este cambio de clima político, de mentes y corazones, desde donde se deberían construir puentes, parece cultivarse la sospecha. No deseo generalizar, hay mucha gente buena y capaz haciendo un formidable trabajo, pero hay otros que prefieren la marcha atrás, promueven el divisionismo, la intolerancia, el oportunismo y la incoherencia política.

Algunos opinan que el entorno actual es el nacimiento de una nueva Cuba, que es una crisis temporal. Decía Bertolt Brecht que las crisis se producen cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer. En todos los procesos de evolución hay muertes y nacimientos, algunas cosas quedan, otras no. ¿Será ese el proceso que vive Cuba hoy?

Otros aseguran que el despliegue de la actual avalancha extremista no es más que un ejercicio de opiniones encontradas que demuestran una Cuba cambiante y más democrática. Quizás sea cierto, hoy hay que conciliar criterios más diversos; sin embargo, no es suficiente.  No es saludable la marcha atrás en las relaciones entre La Habana y Washington, hay que responsablemente detener a quienes así lo prefieran. En vez de acusar, ofender y dividir, hay que conversar, motivar y unir. Hay que superar y conciliar las diferencias, equilibrar los derechos a la verdad, la justicia y la reconciliación.

Mandela pocos años después de su liberación, en medio de una crisis que promovía la venganza y el separatismo, dijo: “Se esperaba que nos destruyéramos mutuamente y colectivamente en la peor conflagración racial. En cambio, como pueblo elegimos el camino de la negociación, el compromiso y la solución pacífica. En lugar de odio y venganza, elegimos la reconciliación y la construcción de la nación”.

Artículos Relacionados

Comentarios

Jorge Carlos

30 agosto, 2017

“las crisis se producen cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer” lamentablemente algunos preferieren que cuando lo Nuevo sea diferente que no nazca el niño

Gabriel

30 agosto, 2017

Se sabe de sobra la razón de tu escrito, Cancio. Pero por una vez, por una salada vez, di el nombre de UNA persona, “la persona” a la que te refieres cuando hablar de quienes promueven la intolerancia y la división.

Alberto N Jones

30 agosto, 2017

Gracias al autor por un articulo objetivo, profundo y certero, que lamentable refleja el persistente conflicto que divide ambos paises y lo poco que hemos aprendido en el arduo camino de la reconciliacion, la paz y la armonia, sin demander perfeccion, en que algunos añoran los dias dificiles y lugebres de tension y odios de los años 70-80.

Predicar el odio, la division y la destruccion es facil para oportunistas y aprovechados. Hablar de amor, reconciliacion y perdon tiene menos adeptos y propulsores.

Galileo, Einstein, Pasteur y otros, encontraron los mismos obstaculos, negaciones y antagonismos de los que hoy luchan por un mundo mejor!

Milagros

30 agosto, 2017

Eso díganselo a los fósiles de miami que son los que tienen todo agrio, ellos promueven el odio contra Cuba y los de Cuba .

Milagros no ha visto el video, ni conoce a Iroel. Estás atrás!

Lo Viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer,muy mediocre filisofia ,si es haci la crisis nunca acaba,
las cosas tienen que ir a su paso segun las circunstancias ,conservando lo positivo y rectificando lo no funcionar,
cada pais tiene su historia y sus propias caracteristicas.

Pepe botella

30 agosto, 2017

CANCIO, CREO QUE NO SERÁ POR TI QUE LAS COSAS SIGAN MAL, SE TODO TU TRABAJO PERO SABÍA QUE TE ATACARIAN EN ALGÚN MOMENTO, TENDRÁS LA OPCIÓN DE COMBATIRLOS, NO QUEDA DE OTRA CON ESA DICTADURA.

Ofelia Gutiérrez

30 agosto, 2017

Gabriel, si se sabe, para qué preguntas?? Pendenciero.
Ahora hablando serio, no creo que el escrito de Cancio sea para una sola persona. Si tienes acceso a internet y lees sobre los “nuevos tiempos” en Cuba verás cuántos ataques han sufrido su revista y otros medios que no pertenecen al gobierno así como todo aquello que promueva o defienda el progreso, la libre expresión y el restablecimiento de relaciones con los Estados Unidos tildándolos de anexionistas, subversivos, centristas y sabrá Dios cuántas cosas más. Díaz Canel (vaya, ahí lo tienes) dice esas barbaridades a puertas cerradas, pero tiene un séquito de personas en internet y fuera de ella que salen como roboses a repetir la nueva versión de “No los queremos. No los necesitamos”. De este lado, lo mismo. Esa vieja guardia del Versalles ya no sabe qué inventar ni a quién apuntar con el dedo. La lista de nombres es inmensa y algunos son pura máscara, pero bien pudiera empezar por el tuyo.

alfredo

30 agosto, 2017

verdad que si Cancio… si esta es la carta de despedida… qué más te daba decir el nombre…

Livio Delgado

30 agosto, 2017

Muy de acuerdo con usted en que el camino es construir, pero para construir algo diferente en la Cuba actual, es absolutamente necesario cuando menos ponerse de acuerdo en que se quisiera construir, como se pudiese construir, y quienes estarían de acuerdo en construir, porque el próximo intento, sin experimento de por medio, tendría que ser entre todos los que consideren a Cuba su patria, esa Cuba que como reza en su constitución erróneamente como “al fin logrado” eso que dijo el apóstol “Yo quiero que la ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”. En cambio ya muchos pudimos escuchar las orientaciones de quien en un futuro muy cercano tendrá la responsabilidad de intentar “seguir construyendo” y sin lugar a dudas sus palabras no son nada constructivas.
Siendo honesto con usted pienso que esta publicación que usted patrocina o es dueño y todo ese esfuerzo por construir que usted y muchísimos como usted han hecho para con nuestra patria, ese impensable momento de la reanudación de relaciones diplomáticas con EU, ese nuevo tiempo que muchos Cubanos de dentro y de fuera asumimos como definitorio, con la vuelta a las trincheras y la guerra fría del nuevo presidente americano, todo tiende a desaparecer y ese espacio logrado o más bien permitido, por los que se arrojan el derecho de pensar por todos, y decidir para su propia sobrevivencia lo intentar desde ya borrar como ha sido anunciado, Si usted no lo vio estuvo demasiado ciego, si no se preparo fue demasiado ingenuo, pero siempre estuvieron en “collision course” con esa rancia casta de “revolucionarios” que para mejores su propia imagen desde el alto poder del PCC permitieron lo que siempre he asegurado ha sido una oposición ligera y respetuosa que desgraciadamente a muchos creo falsas expectativas. Fijémonos que en la conocida frase de Bertolt Brecht las crisis marcadas en la evolución padecen de ese problema de lo que no ha muerto y enfrenta a lo nacido o nuevo, pero en la Cuba de hoy y su pretendido socialismo próspero y sostenible podríamos asegurar que se intenta como evolución o más bien el estancamiento es lo que les asegura la sobrevivencia.

Laura, Iroel, cierto, Este es el que hace unos dos meses le tiro con el rayo al economista cubano-americano Mesa lago en la Mesa Redonda. Entre las cosas que dijo fue que era el que “estaba detrás” en los planes del Periódico El País para la Transición en Cuba. Mesa Lago escribió un libro defendiendo las pocas reformas Raulistas cuando estas se produjeron, El País es un periódico Español de gran tirada .
que esta muy asociado a la política del Partido Socialista Obrero Español. Así están las cosas en la isla..

Julian Arozarena

31 agosto, 2017

Los discos de acetato tienen dos caras: la A y la B. Sin ellas no hay disco –aunque este rayado.
Did you guys get it?

El señor Gabriel tiene toda la razón : Bertolt Brecht,Mandela y Obama en este escrito pero seguimos esperando el nombre maldito de quien ha provocado toda la desgracia cubana y nunca se te sale en tu teclado y mucho menos de tu mente.Como se puede vivir en ese hilo tan fino sin desvelarse y odiarse a si mismo en esos desvelos…!!!

Raul de Velasco

31 agosto, 2017

Cancio, de acuerdo con tu sensato y bien escrito artículo. No importa el nombre pero sí lo que escribes.

Magdiel

31 agosto, 2017

Cultivarse la sospecha? Pero que hay que sospechar si el gobierno de los Estados Unidos ha declarado abiertamente que lo que cambian son son los metodos, pero los fines son los mismos…

Esperar lo lógico, lo natural, de una dictadura, es ser ingenuo. Ojalá y Oncuba se mantenga, ganando cada vez mas en libertad, tanto en sus textos, como en la censura a los que comentamos. Cuba lo necesita!

Salfuman

31 agosto, 2017

Cuando Obama terminó su discurso en la Habana, y la señal fue al estudio de cubavisión, lo primero que dijo la periodista, pálida y brava, fue ” quiero que todo el mundo sepa que Obama estaba leyendo”, refiriéndose al telepromter, ese fue el inicio de un abordaje beligerante de la visita, que si la zanahoria, que si el mazo, que si el mulato era el lobo. Por el otro lado; en la CNN oí que Obama iba a financiar el comunismo como antes lo hizo la URSS, y en otros se oyó de todo, hasta que el viaje fue para que Barack cumpliera su promesa de tirarse su selfie con el ché.
Visto el panorama y adaptándonos a estos tiempos de nomenclaturas, son gente Sarro.
Los Sarros son igual de sarrientos en cualquier superficie a la que se adhieran, se pegan y empercuden, y toda su mohosa visión está en el pasado, son enemigos de los cambios, interesados y rencorosos.
Cuba y EUA son vecinos y los vínculos filiales que se han creado entre estos dos territorios son poderosos. Solo por los Sarros, se estanca y se complica lo que debería fluir porque la mayoría de los dos lados lo queremos y lo necesitamos.

Gabriel

31 agosto, 2017

Sí que importa el nombre, de lo contrario es un borrego más. Lo que maravilla es como ninguno de los están siendo blanco de ataque gubernamental (probado!) ha hecho mención a este episodio.

G. P. Montalván

31 agosto, 2017

Sr. Hugo Cancio:

Apoyé el concepto de restablecimiento de relaciones de EUA con Cuba. Digo concepto, porque me pareció absurda la manera de “negociarla” por parte de Estados Unidos, así como la oportunidad (“timing” en inglés) en que se concretó el restablecimiento.

Una de las razones que esgrimí en aquél entonces con relación a la oportunidad fue en relación con el caso de Venezuela. Ya desde 2013 y antes, se notaba el apreciable aumento de “agentes” cubanos que operaban en Venezuela — una nueva especie de “intervención” de Cuba en Venezuela. Más recientemente se ha sabido que dicha intervención, además de los médicos y entrenadores deportivos (algunos de los cuales son agentes del MININT) involucra la violación de derechos humanos, tanto la violación directa, como la planificación y la gestión de dichas violaciones y la represión de los opositores, que representan la inmensa mayoría del pueblo de Venezuela.

De manera que estamos observando un nuevo fenómeno del Siglo XXI — Cuba se convierte de un país que combatió en varios países africanos de mano con la Unión Soviética y apoyó guerrillas en varios países de América Latina, a un país abiertamente intervencionista en favor de un régimen dictatorial en Venezuela.

El hecho que el gobierno de Chávez/Maduro haya “invitado” esta intervención cubana en los asuntos internos de Venezuela no la diferencia de las tan criticadas intervenciones de EUA en varios países de América Latina, varias de las cuales también se realizaron “por invitación.”

Si la idea suya es, como usted escribe, “el camino es construir”, considero que Cuba debería retirar a todos sus funcionarios de Venezuela y dedicarlos a “construir en Cuba”: mejorar la deteriorada infraestructura y servicios médicos en la isla, así como la deprimida economía cubana. Considero asimismo que EUA debería tomar un papel mucho más activo vis-a-vis Cuba para que se termine de una vez la intervención cubana en Venezuela. De hecho, me parece que EUA debería condicionar la continuación de relaciones diplomáticas con Cuba, a la retirada completa e inmediata de todos los funcionarios del gobierno cubano de dicho país.

Atentamente,

Frank Dubrocq

1 septiembre, 2017

Muy acertado y valiente escrito.mis felicitaciones y Saludos Para Hugo.Siempre sera mejor tender puntes y tumbar muros que echar cerrojos.

Con el gobierno cubano no bastan las buenas intenciones Cancio, Cuba es su finca y el que ose hacer algo dentro de ella sin su consentimiento ya tú sabes que le pasa. Otra cosa es fuera de su finca, ahí entra entonces el teatro donde exactamente juegas y actuas tú sin saberlo, cuando no le conviene la obra hasta ahí llegaste, bajan el telón y se acaba la función. Te utilizan y en el fondo te desprecian porque tu actitud pacifica no conviene, no les va, ellos viven y se alimentan en la tensión constante, en la propaganda, en el enfrentamiento con Estados Unidos, un estornudo del presidente de allí y movilizan a toda la nación, ese es su verdadero caracter, la tranquilidad y la paz les enerva. Yo quiero reconciliación, pero con mis compatriotas, que todos los cubanos podamos convivir independientemente de nuestra ideología, religión, raza, u opinión, pero no quiero nada con el gobierno Hugo Cancio, mientras estén ahí en el poder no existirá reconciliación entre los cubanos. Un saludo

Para que se entienda mejor: Gabriel, le dices a Cancio: “Pero por una vez, por una salada vez, di el nombre de UNA persona, “la persona” a la que te refieres cuando hablar de quienes promueven la intolerancia y la división”. Si con un nombre te basta, ese es el tuyo

otro nick

1 septiembre, 2017

es verdad q este señor, cancio, quien parece q es dueño de esta página según los comentarios q he leido, no menciona a los castros ni a los de su comparsa para referirse a los males cubanos, pero eso lo hacen, lamentablemente, mucho sintelectuales cubanos, algunos de ellos intocables como Padura por ejemplo, q dán diagnósticos sin mencionar jamás la enfermedad, cosa q al final lo q hace es retrasar esta eterna agonia ya casi post morten en la q vivímos, PERO AL MENOS este señor, Cancio, no sensura las ácidas críticas directas q le hacen y se publíca todo comentario q se hace, al menos esa es mi corta experiencia aquí, a donde emigré cuando me cansé de q Fernando Rasberg me bloquerara o cambiara mis comentarios cuando no se ajustaban a sus intereses y sobretodo jamás permite una crítica directa, eso sí, alagos todos los q le envien…

francisco

2 septiembre, 2017

muy de acuedo con la neceidad de dialogar , conversar y no ofender, pero en estas paginas cada vez que se quiere llegar al analisis equilibrado, concilatorio, donde junto a los problemas, no se debe negar, ni subetimar los criteros de los cubanos de a pie, que trabajan y viven en cuba, sin embargo abundan las ofensas, negar los avances que ha tenido el pueblo cubano reconocido por la ONU, la UNESCO, PNUD. el Papa, y otras instituciones interncionles. con esos cubanos que destilan odio, exclusion, autosufciencia dando recomendaciones desde lejos, eso nunca sera sollucion pra cuba, pues son peores de lo que suponen crticar. Ellos van a iponer una dictadura fascista como la de Pinochet, con la desaparicion de todo lo que huela a socialismo, ellos no podran tener lugar en democracia, pues son lo contrario a ella

Zoyla Paz

2 septiembre, 2017

NO UN NOMBRE. LO QUE NECESITAMOS ES LLAMAR LAS COSAS POR SU NOMBRE.

No quepa la menor duda. Hugo Cancio es, desde el punto de vista intelectual, “shallow.” Más, acaba de meterse en el debate ideológico. Para eso, a él no le “da el cerebro.” No llega a sumar las suficientes neuronas.

La prosperidad del pueblo cubano no es un problema ideológico. La misma, o falta de ella, es un debate puramente económico. 

China, y Vietnam son pruebas fehacientes. Ambos son países, económicamente prósperos. Países gobernados por un partido único. Por un Partido Comunista.  

Tampoco en Miami, llaman por su nombre al problema de Cuba. Nunca lo supieron hacer. Nunca hubo un esfuerzo inteligente en el exilio. “El exilio”, siempre se fue reaccionario. Siempre “jugó al pegao.” Si la Habana decía A, en Miami se encañonan todos los esfuerzos a desacreditar lo que dijo la Habana. Nunca a proponer iniciativa propia. Anticristos (antítesis de patriotas) como Armando Pérez Roura le hicieron muy poco favor a “la causa.” Ahí está hoy día; multimillonario, viviendo en Miami junto a su hijo. Su camino al “éxito” lo paso, escondido detrás de un micrófono. Lo que va quedando de ese esfuerzo es patético. El Directorio Democrático Cubano, … “ay Orlandito”…., lo que da es risa. No digamos lástima. 

Y bien, las cosas por su nombre. A pesar de sus consultorías, representando a empresas norteamericanas en Cuba, Cancio, como empresario, no se puede sentar -de igual a igual- a la mesa de negociaciones en Cuba. Su único crimen; haber nacido en Cuba. Eso está mal. Eso no se lo merece ningún cubano. Eso no se lo merece Hugo Cancio.

Cubano, -nacido, criado, y que nunca haya salido de Cuba-, que quiera invertir 50 millones de dólares, en una empresa en su país, digamos, en un Hotel, una fábrica, etc., encontrará como respuesta un, “usted no puede.” Usted es cubano. Asumamos la familia de ese, cualquier, cubano, le envía el dinero desde el exterior. Digamos desde España. No puede. Por el contrario, un gallego, que haya ganado el dinero, digamos en una choricería (como gran parte de los inversores españoles en Cuba), si puede invertir sus dos centavos. Un cubano, no. Ese monto de inversión, no. En un Hotel, en una fábrica, en un centro de investigación, no.

Eso se llama apartheid. No derechos humanos, no dictadura, no comunismo. Apartheid, y punto.

No lo dijo Martí, ni Bertolt Brecht, ni lo dijo el cupón divino. Es simplemente sentido común.

Un país que discrimine a sus hijos sistemáticamente no merece existir. Cuba se ha auto condenado a la pobreza. El país se quedará vacío. En los últimos 5 años, por ejemplo, más de 120,000 jóvenes cubanos han votado con sus pies. Han votado “con sus maletas.” Se han ido de Cuba, y basta.

¿Esperanzas? Es lo último que se pierde. Más mientras -como solución- sólo tengamos a pseudo-intelectuales como Hugo Cancio, estás –las esperanzas- serán cada vez menos.

Luis Evelio

2 septiembre, 2017

Todos los seguidores de los tres viejitos que inventaron la miseria (Marx,Engels y Lenin)han terminado hundiendo a sus paises en la ruina y el desastre.

francisco

2 septiembre, 2017

Leiste mal,la obra se llama Miseria de la Filosofia, y al contrario dijern que en la nueva sciedad la riqueza saldria a manantiales llenos, esto nada tiene que ver con o que se hizo en su nombre pero traicionando todos los principios de la sociedad humana

En Cuba hay y habra miseria porque es una estrategia de la dictadura. Los regimenes socialistas se nutren del sueno prometido a los pobres en contra de los ricos, por consiguente necesitan que hayan bastantes pobres, para que dependan de las migajas que les da el gobierno a cambio de la perdida de libertad.

Este artículo se publicó el dia 30 y yo lo leí hoy, aunque mi comentario parezca estar fuera de tiempo, aprovecho “las bondades” de estos sitios donde algunas personas se autodenomina conocedores de un a realidad en la que no viven aprovechan para esgrimir opiniones para complacer a alguien($) y otros le siguen el juego con sus opiniones, martí dijo …estuidie quien quiera opinar…, conozcan a Cuba para poder opinar, es muy tildarnos a través de estos medios de dictadura, de régimen, de caducidad y yo me pregunto, no es caduco seguir tirando bombas en cualquier lugra del mundo – no dejenme rectificar eso no es caduco eso es asesinatos-, por qué no tildar de dictadura a un presidente y a sus sequitos que andan lanzando panfleticos presidenciales prohibiendo cosas que al no le atañan,por qué no tildar de régimen a quien quiere imponer un destino que un publo no quiere, Hugo Cancio para hablar de Cuba conozca a, venga a Cuba, camine Cuba y sino oiga la canción de Alexander Abreu “Me dicen Cuba”, yo soy un cubano que me muero como viví y usted qué será

francisco… la ONU, la UNESCO… y todas las Organizaciones Internacionales publican los datos que les da la Oficina Nacional de Estadísticas (ONE), subordinada al Ministerio de Economía y Planificación… y esas estadísticas son falsas… te lo digo porque pasaron por mis manos… y mandabas un número para el Consejo de Estado… y te decían que no… que ese no les cuadraba… y entonces empezabas a inventar… así es.

Hugo, no acabas de entender que con esta gente no vale diálogo alguno si te desvías un milímetro de lo que ellos dicen? No acabas de entender que para ellos el diálogo es solamente que la otra parte acepte sin chistar, y de paso elogien, todo lo que ellos imponen? No vale ir con buenas maneras porque siempre te tildaran, cuando menos, de ingenuo. Para ellos solo vale su “sistema”, donde nadie puede engolosinarse con las mieles del poder porque solo ellos tienen derecho a eso; donde nadie puede atreverse a cuestionarles o sugerirles un cambio que pueda significar la pérdida de uno solo de los privilegios que se han dado a costa de tener secuestrado todo un pueblo. A ellos, que no son comunistas ni capitalistas, sino otra “cosa”; les da lo mismo dejar morir de hambre a un pueblo que hacerlo sucumbir ante una guerra nuclear.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura