El crecimiento económico deseado

Recién terminado el primer semestre del año, nuevamente la meta de crecimiento (2 por ciento) se convierte en un punto focal. En la sesión ordinaria del Parlamento se despejará la incógnita. Adelanto algunas ideas sobre aquellos factores que pudieran impactar positivamente en el crecimiento económico.

Crecer un 2 por ciento sobre un decrecimiento del 0,9 por ciento del año anterior y en condiciones tan difíciles es realmente una meta muy optimista, tomando en cuenta la situación coyuntural de la economía cubana y también la persistencia de fallas estructurales de larga data que no han podido ser resueltas.

A ello habría que agregar un entorno internacional que no ayuda. Me refiero tanto a las características del crecimiento de la economía mundial, como a la incertidumbre que genera el actual gobierno estadounidense hacia el mundo y en especial hacia Cuba. Nuestro país sigue –y parece que seguirá– siendo un país bloqueado, sujeto a vaivenes de la política interna de los Estados Unidos (Mr. Trump es la demostración palpable), pero esa amenaza debe ser convertida en la oportunidad de poder diversificar nuestras relaciones económicas y lograr una situación externa más balanceada. Ello significa mayor apertura a la inversión extranjera, modernizar radicalmente el sector estatal y expandir el no estatal.

Existen resortes que pueden ser utilizados y que no necesitan ni un centavo más de los disponibles. Influyen en todos lo sectores de la economía por igual. Mucho de lo que diré es el resultado de una mente colectiva que durante años ha estudiado la economía cubana, se ha plasmado en decenas de trabajos, ponencias, tesis de diploma, maestrías y doctorados, y libros algunos de los cuales han sido premiados por nuestra Academia de Ciencias. En estos últimos años ha existido además una fluida relación  entre las organizaciones encargadas de producir estos documentos y las universidades cubanas. Muchas de estas ideas de hecho están plasmadas en los documentos recientemente aprobados.

Reformas en marcha para la economía cubana

El primero es modernizar nuestras instituciones (o sea, las reglas del juego) y hacerlas más adecuadas a las necesidades de crecimiento de Cuba. Explico:

– Cambiar desde el concepto hasta el estilo de planificación, pasando por tomar decisiones sobre qué debe ser objeto de un plan centralizado y qué no. Ya tuvimos una experiencia al respecto a inicios de los 90 y funcionó. En aquellos momentos se hizo énfasis en la planificación financiera y las empresas tuvieron más espacio y poder de decisión. Esto permitió ganancias de eficiencia que impulsaron el crecimiento a pesar de la difícil situación.

– Desburocratizar el procedimiento para la aprobación de las propuestas de inversión extranjera y otorgar poderes de decisión, dentro de marcos explícitos de tipos de negocios y montos de inversión, a las empresas y a los gobiernos provinciales.

– Otorgar mayores niveles de decisión a las empresas estatales (no solo las OSDE’s) y hacer efectiva la separación de los Ministerios y las empresas estatales. Quien es responsable por algo debe tener la facultad de tomar decisiones al respecto, sin estar obligado a constantes consultas.

– Revisar y eliminar la duplicidad de funciones entre las OSDE’s y las Empresas. Convertir nuevamente en empresas a una parte significativa de las actuales UEB.

– Admitir e instaurar con prácticas y sistemas legales adecuados el derecho a tomar riesgos y a equivocarse que deben tener los empresarios cubanos.

– Erradicar o disminuir los monopolios que hoy existen. La propiedad estatal sobre los medios de producción fundamentales no significa ni tiene por qué ser identificada con la proliferación de situaciones de monopolio. El monopolio es nocivo para cualquier economía, afecta la productividad del trabajo, pero sobre todo es enemigo de la innovación. Lo que digo funciona también para las empresas extranjeras, hay que ponerlas a competir por nuestro mercado.

– Continuar la reducción sistemática del aparato burocrático del Estado y promover la modernización de este.

– Desembarazar al Estado de la gestión del comercio minorista en todas las monedas. La práctica de más de 50 años ha demostrado que el Estado no es eficiente en esta actividad, le genera costos excesivos en términos monetarios y financieros, pero también en prestigio.

– Unificar todas las tasas de cambio y convertidores que existen hoy en el segmento empresarial estatal. Esto permitiría hacer transparente y comprensible la situación real de las empresas y sobre todo mejorar significativamente la asignación de recursos y los sistemas de incentivos e ir desbrozando el camino para la necesaria unificación cambiaria cuando las condiciones lo permitan.

– Reducir –y si es posible eliminar– la dispersión y diversidad de los sistemas de pagos existentes y dejar en manos de la empresa estatal las decisiones al respecto, a partir de instaurar una tarifa horaria mínima para todo tipo de trabajo y en todos los sectores (estatal, no estatal, mixto, etcétera).

– Agilizar el proceso de aprobación de las cooperativas industriales y de servicios.

– Ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia, crear y aprobar lo antes posible las bases legales mínimas para el funcionamiento transparente de la pequeña y mediana empresa y para su relación con el sector estatal de la economía.

Ninguna de estas medidas es simple, todas requieren un significativo esfuerzo normativo y profundos cambios en las “reglas del juego”. Pero todas están, de una forma u otra, en los documentos aprobados por el Parlamento; algunas aparecían en los primeros lineamientos.

De aquellas otras medidas que sí cuestan –y más de un centavo– y demoran mucho más de un año en implementarse, estarían:

– La modernización de la infraestructura, en especial energética, de Telecomunicaciones (que debe además disminuir precios y tarifas) y alcanzar en un corto plazo las tendencias tecnológicas que caracterizan al sector y de las cuales estamos aún muy alejados. Agilizar la modernización de la infraestructura aeroportuaria y de los servicios asociados, incluyendo lógicamente los vuelos regulares nacionales. La infraestructura ferroviaria y los servicios asociados. Modernizar y mejorar los servicios del transporte urbano público. En todos estos temas de infraestructura la dotación está muy por debajo de las necesidades de desarrollo que tiene Cuba y que comparativamente sitúa a la Isla lejos de sus pares en América Latina. Ya existen varios proyectos dirigidos a estos objetivos, algunos de ellos con inversión extranjera, solo llamo la atención sobre la urgencia de estos.

– Hay varios sectores decisivos. El energético, por ejemplo, donde desde mi perspectiva hay que avanzar más rápido y expandir el uso de tecnologías para el uso de fuentes renovables (siguen sin producirse suficientes calentadores de agua solares y sin promoverse el uso en las casas de paneles solares, así que desperdiciamos nuestra mayor y más barata fuente de energía. Incluso puede ser promovida con planes de crédito a las familias, que serían pagados por el aporte de la generación desde los hogares al sistema nacional de electricidad).

– El sector agroalimentario, tanto la agricultura como la industria de transformación de alimentos. Pienso que el esfuerzo fundamental estará en romper los compartimientos estancos que existen entre ellos y que está asociado a esa debilidad histórica de asociar y asignar empresas a Ministerios, lo que convierte a estos últimos en juez y parte y les inculca, aun cuando no se quiera, una cultura nociva a los propósitos del proceso de transformaciones que vive Cuba. Un buen ejemplo: ¡intente organizar un “negocio” a ciclo completo para la producción de carne de res! ¿Qué hubiera pasado si la biotecnología hubiera nacido bajo aquella filosofía del síndrome ministerial?

– Nuestras industria manufacturera se encuentra en una situación crítica. Desde mi desconocimiento, creo que sin fuertes proyectos de inversión extranjera directa será muy difícil poder avanzar en esta industria a la velocidad necesaria, y Cuba necesita industrias, eso no hay que discutirlo.

Sin duda el sector de los servicios debe continuar expandiéndose, tanto en el corto como en el largo plazo. Hoy hay un esfuerzo desde la comercialización de los servicios médicos que debe seguir siendo apoyado, pero también debe ser mejor entendida. En especial los sistemas de incentivos de este sector deberían ser mejorados sustancialmente.

Artículos Relacionados

Comentarios

I.Rivera

3 julio, 2017

Por favor, aunque una vez, explica que significan las siglas: OSDE’s, UEB y cualquier otra … Gracias

lazaro

3 julio, 2017

Profe Ud sabe como resolvemos todo lo planteado por Ud en este articulo,convirtiendonos en el estado 52 de la Nacion Americana y le garantizo que en 2 anos vamos a estar mejor que Singapur o Hong Kong.Mientras que Cuba continue gobernada por ese gobierno no se desarrollara ni un comino,hasta ahora en 60 anos no han logrado nada,solo destruccion de las bases productivas y de desarrollo del pais,y que no me vengan con el cuento del embargo,el embargo es solamente con EEUU,pero no con Brasil,Francia,Canada,UE,Alemania<Rusia o China.

delarosa

4 julio, 2017

Hay que cabiar todo lo que debe ser cambiado, le pongo un ejemplo,España tiene mas de 45 millones de habitantes y recibió en el 2016 más de 70 millones de turistas,casi todo lo que se consume es de producción nacional y gestionado por empresas privadas y no hay carencias de nada;me pregunto,no es España un ejemplo a seguir.

Livio Delgado

4 julio, 2017

Profesor desde el empirismo económico que tengo, su lista de las cosas “importantes y urgentes” que concreta en este escrito me parece muy claras y reales, pero los decisores siguen sin leerlo o sin mirar la economía Cubana desde su óptica, pues usted muy acertadamente propone.
– Agilizar el proceso de aprobación de las cooperativas industriales y de servicios.
– Ampliar el ejercicio del trabajo por cuenta propia, crear y aprobar lo antes posible las bases legales mínimas para el funcionamiento transparente de la pequeña y mediana empresa y para su relación con el sector estatal de la economía.
– Desembarazar al Estado de la gestión del comercio minorista en todas las monedas. La práctica de más de 50 años ha demostrado que el Estado no es eficiente en esta actividad, le genera costos excesivos en términos monetarios y financieros, pero también en prestigio.
Pero fijes que en el último consejo de ministro el selecto grupo de sabios, aprobó y además acepto para que se publicara esta nota discordante con sus intenciones con respecto a las cooperativas industriales y de servicios.
“Según se dio a conocer, la prioridad en esta etapa del proceso experimental se encamina a concentrar los esfuerzos en consolidar las 429 cooperativas ya constituidas.”
Agilizar la aprobación de nuevas ellos lo cambian por consolidar las ya existentes, así que nuevas por el momento parece no está en los planes, además cuanto puede durar el experimento este que nunca conocemos sus resultados, pero fíjese que además se toman el tiempo en recalcar al final de la nota que “se ratificó que las cooperativas no agropecuarias constituyen una alternativa para liberar al Estado de la administración de actividades económicas, productivas y de servicios que no se consideren principales.”, evidentemente seguimos viendo dos expectativas de diseño de la economía Cubana, yo apostaría por la suya pero como podríamos lograr que usted formara el “grupo de sabios”.

Jorge Casals Llano

4 julio, 2017

Estimado compañero, colega y amigo!
Si a todo lo que dices agregamos que un 2% es muy inferior a lo que necesitamos y que nuestra capacidad de inversión está muy lejos de lo requerido para alcanzar 4 – 6 % mínimo imprescindible, mi pensamiento vuelve a los inicios de los 70s del pasado siglo, cuando estudiando el efecto de las inversones extranjeras sobre el desarrollo encontré que Lenin sobre ellas decía: “¿Nos explotan?, ¡que nos exploten!”. Y a los que no coinciden solo puedo pedirles digan entonces donde puede encontrarse la fuente alternativa de recursos de inversión… y hasta de reposición.

Favorecer el intercambio, la inclusión y la participación de los migrantes cubanos en la economía y la vida nacional. Eliminar las trabas burocráticas y excluyentes de la Ley de Inversión extranjera para cubanos en el exterior y los problemas de aduana en Cuba. Las PyMES se benficiarían muchísimo de estas derogaciones. Entender que Cuba no está limitada por sus fronteras terrestres y que en el exterior hay una Cuba que quiere participar y pertenecer.
Excelente artículo.

Ing. José

4 julio, 2017

Profesor usted habla de agilizar el proceso de las cooperativas no agropecuarias, sin embargo en la prensa cubana se hace referencia del que el gobierno Cubano debe consolidar las ya existentes es decir no habrá posibilidades a corto plazo de abrir nuevas cooperativas ya que las que se crearon se han desviado del propósito por el cual fueron creadas. Ahora mi pregunta; no es acaso el mismo gobierno quien regula las cosas, que paso para que se fueran de las manos dichas cooperativas no agropecuarias o es que acaso nuestro socialismo no permite que la evolución eminente de las mismas evolucionen. Quisiera que me diera su criterio profesor. Saludos

RoCkEt

4 julio, 2017

OSDE:Organizacion Superior de Direccion Empresarial
UEB: Unidad Empresarial de Base
de nada…..

maría

4 julio, 2017

Para empezar pues un ejemplo concreto de reales intenciones de eliminar-simplificar la burocracia podría ser convertir la obscena MOLE (¿tengo curiosidad por saber en qué se usan todos sus espacios) que es hoy el edificio del Ministerio de la Agricultura en un edificio de viviendas. Las pocas plazas que podrían quedar bien que podrían compartir el espacio del edificio de algún otro ministerio (como el del MINTRANS que lo tiene cerca). Y de paso se ahorra electricidad por la disminución de los aires acondicionados

Profe, con todo el respeto, las fallas estructurales que usted refiere no creo que no hayan podido resolverse, más bien no han querido resolverse. .. yo no veo la voluntad.. todavia

jose dario sanchez

5 julio, 2017

Profesor : como yo se que usted lo sabe pero no lo va a decir, por problemas conocidos le dire que le falta el Punto 1-A : liberalizar la vida politica cubana para darle paso a los derechos elementales del individuo…..esa es la medida economica mas importante….Gracias.

Que pena ver a una persona tan capaz midiendo milimétricamente cada palabra que usa. Profe; ya a Ud. lo tienen medido y no es para hacerle ropa. La frase “la persistencia de fallas estructurales de larga data que no han podido ser resueltas.” debió decir que NO HAN QUERIDO QUE SE RESUELVAN” De todas maneras profesor, lo amamos.

Fred Gonzalez

5 julio, 2017

Dos cosas y entonces si podremos decir que estaremos caminando sobre la senda correcta y esta apreciasion incluiria de forma directa o indirecta todos los aspectos importantes de la economia y gobierno cubano ,,lo primero es tener un sistema financiero correcto y que funcione ,,eliminar las triple tasas de cambios y la doble moneda es impresindible ,si eso no hay futuro medianamente bueno ,,ylo segundo es que como usted mismo lo dice ,casi todas las medidas que usted propone estan incluidas en las medidas que el parlamento cubano tiene previstas y algunas otras por el consejo de ministro ,,hasta que no se reconosca la asamblea nacional como la maxima expresion del deseo de los cubanos e implementemos las medidas que alli se toman de manera consecuente con la realidad no comenzaremos a andar ese largo camino que nos espera ..lo demas es relativo y puede ser ajustado en el tiempo ,pero lo primero es lo primero ,,no hay de otra

Muy buen articulo Profesor, hasta donde lo racional le permite expresarse,ya que me parece que su inteligencia esta mucho más allá de lo que en sus palabras se lee, así lo siento, pero algún día, eso si, espero que pueda expresar todo lo que su creativa mente produzca, esas son las bases del desarrollo, las ideas progresista y valientes.
Me animé a escribir porque veo que hay personas que no tienen mucha información, lógico, si es que a este foro, por ejemplo no accede un número importante de los cubanos de adentro.
Profesor usted traza una línea de deseo muy buena, hablando de avances desde el optimismo, claro está.
Pero la dura realidad que se vive me llevan al siguiente análisis, me explico:
1- La situación económica interna va cada vez en mayor retroceso, eso es un hecho, se percibe desabastecimiento en las tiendas recaudadoras de divisas, pero además de los factores que usted y otras personas del foro mencionan, hay una situación de la cual no muchos conocen y es que para poder cumplir los pagos de la deuda externa, se ha decidido solapadamente dejar de pagar a las empresas extranjeras que operan en nuestro país, que son quienes realmente garantizan los suministros, si tenemos en cuenta que somos un país netamente importador, la matemática es sencilla, importamos mas de lo que exportamos, lo que nos lleva al endeudamiento actual, puedo afirmar sin temor a equivocarme que seguiremos viendo el deterioro con el paso de los meses, y lo peor es que no hay luz al final del túnel, ya que vamos a seguir importando mas de lo que exportamos, aunque dejemos de importar un poco menos. Nota: Esto no lo sabe la mayoría del pueblo, pero los extranjeros que piensan invertir en Cuba si, ya que es su dinero el que está en juego, por lo que quitémonos la idea de que va a aumentar la inversión extranjera, no va a ser así, los capitalistas saben muy bien donde poner su dinero.
2-La situación del entorno internacional no ayuda, así usted lo plantea. Yo respetando su punto de vista, lo que aprecio es que el entorno internacional no puede ser peor, los gobiernos de izquierda en América, cada vez son menos(por la razones que sean); Venezuela se desmorona irremediablemente, aunque usted no lo mencione ya que se centra en las propuestas, es la realidad; Trump no va a seguir con el proceso de normalización por razones obvias(no voy a entrar en análisis ahora de este tema, porque me parece evidente que la economía nuestra no va a respirar por aquí, si Trump dejara la presidencia podríamos valorar algún avance).
3-Si la Dirección Histórica de la Revolución en 58 años no ha podido revertir la situación económica, es de soñadores pensar que Días Canel, o cualquier otro dirigente que se decida asuma la presidencia, logre hacerlo; realmente no tiene ni la fuerza moral (que ante los ojos de la mayoría, y aunque parezca ilógico para muchos, tienen nuestros dirigentes actuales), ni las herramientas para hacerlo.
Estos tres factores combinados, nos llevan irremediablemente, por llamarlo de una forma que todos entiendan, a un nuevo Período Especial

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura