El Homo Americanus

En su extraordinario monólogo La edad de los países, el argentino Hernán Casciari observa que, si para determinar la edad humana de los perros hay que multiplicar sus años por 7, para saber la de los países hay que dividir por 14. Así, continúa el humorista, si China es una señora de 85, la mayor parte de las naciones de América Latina son chicos de 14, y Estados Unidos un retrasadito mental de 17 años que se dedica a matar a chicos hambrientos de 6 años en otros continentes…

Tengo amigos emigrados que me han escrito expresando su desconcierto ante el desenlace de la carrera a la Casa Blanca. La elección de Trump es una vergüenza para Estados Unidos, y eso que con Nixon, Reagan y los Bushes ya la varilla estaba bastante alta. Tampoco es que Hillary fuese mucho mejor, pero la victoria de su rival republicano –ignorante, machista, xenófobo– sería un chiste si no resultara tan peligrosa. Aunque no sorprende: la especie predominante por allá, al menos en la clase política, es el Homo americanus, esa criaturita conservadora y arrogante de que habla Casciari, ese retrasadito adolescente que cree merecerlo todo y no entiende que lo odien en todas partes.

Y no son pistas lo que falta. El emperador Trump podría haber escrito un montón de guiones hollywoodenses. En Die hard 5, de John Moore, se da por sentado que los americanos, por el hecho de serlo, pueden asumir al resto del mundo como una exótica escenografía, tienen todo el derecho de matar gente o derrocar el gobierno de otro país en su tiempo libre, y al final no les pasa nada porque llevan consigo un pasaporte que los hace intocables. Como el filósofo Stallone, que ya en sus primeros Expendables se metía con un país intercambiable de América Latina, aquí Willis pone patas arriba una Rusia que sigue siendo poco más que Chernobil, para regresar al final al sano abrigo de su perfecta familia americana. No es que las cuatro primeras partes de Die hard fueran gran cosa, pero esta las supera a todas.

Ese patrioterismo aniñado salta desde las películas del alemán Roland Emmerich, que al parecer es más norteamericano que nadie. La saga de Independence day da vergüenza ajena: ese presidente salvando personalmente al mundo le habrá encantado a Trump, tanto como esa presidenta inmolada en Resurgence. En el otro extremo está Iron sky del finés Timo Vuorensola, una fábula de ciencia ficción que ironiza acerca de la idea que los americanos tienen de sí mismos y de ese minúsculo resto que somos los demás. En el futuro cercano, en USA gobierna otra presidenta de mediana edad: esta entrena en camiseta, licra y zapatillas en medio de la Casa Blanca, y encuentra en la retórica nazi las formulaciones que le garantizarán la reelección. Cuando en las Naciones Unidas –que son el mismo instrumento imperial entonces que ahora- alguien le reprocha que su país no cumplió su palabra acerca de determinado asunto, ella contesta “nosotros nunca cumplimos nuestra palabra, eso es lo nuestro”.

Los vecinos del norte se han adueñado incluso de nuestro nombre colectivo; que yo sepa, en inglés no existe un gentilicio equivalente a estadounidense (unitedstaters?) pues yankees o yanks es término casi dondequiera despectivo, sólo para blancos norteños y que por lo regular, fuera del ámbito beisbolero, no se aplican a sí mismos.

En una palabra, el homo americanus también tiene el gobierno que se merece. Lo jodido del asunto es que a todos nos afecta, pues Trump, tanto o más que quienes le antecedieron, parece creer que lo han elegido presidente del mundo.

Artículos Relacionados

Comentarios

El inagotable

13 noviembre, 2016

Como Michael Moore, que pronostico la vistoria de Trump, pronostica ahora que el multimillonario no va a terminar su mandato, por renuncia o impeachment, muchos en Cubadebate estan muy entusiasmados….. Pero haber acertado en una prediccion no lo hace agorero

Soliloquio

12 noviembre, 2016

Ay, Llanito, que bueno seria si diseccionaras con ese lenguaje tan filoso a “todo el mundo”.

El inagotable

12 noviembre, 2016

Adrian:

Coincido con la version de que los EE UU ganaron la guerra de Viet Nam (lo mismo que la de Iraq)… pero perdieron la paz.

El inagotable

12 noviembre, 2016

Comenta este sennor:

..La especie predominante por allá, al menos en la clase política, es el Homo americanus, esa criaturita conservadora y arrogante … ese retrasadito adolescente que cree merecerlo todo y no entiende que lo odien en todas partes.
——————–
?Sera? En cambio, a juzgar por lo que se publica en Cubadebate, la especie predominante por alla es la del aldeano vanidoso que cree que el mundo entero es su aldea.

Con respecto a Donald Trump, pienso que vista su hazanna, todos, inclusive aquellos que, como yo, se fueron con la de trapo, deben , al menos darle el beneficio de la duda.

Lo curioso es que los yanquis hacen en sus películas y documentales..lo que no lograron o no logran hacer en la vida real..cualquier película de Silvestre Hastalostallones (aka Sylvester Stallone), te dejaría pensando de si realmente cogieron una paliza en Vietnam. Y si ves un documental Ases de Combate, te quedas dudando de si los pilotos vietnamitas no les dieron una paliza a los Phantom F-4 (pobrecitos…se les olvidó ponerle una ametralladora al inicio…)

Creo que Trump se merece la oportunidad. Muy pocas personas en el mundo saldrian bien paradas después de postularse a presidente en los EEUU y llegar tan lejos. Hasta al mismísimo Papa le saldrían algunos trapos sucios.

Le ganó a los dos partidos y a los medios de comunicación… No tuvo más dinero en la campaña que Hilary, si eso no es democracia….
Lo que más le molesta a todos es la sorpresa… deja inseguraidad confirmar que no sabemos nada de nada.

Thomas Jefferson muy desconfiado del poder político decía que cada 20 años había que hacer prácticamente una revolución. Hay que sacudir la mata cada cierto tiempo. Añadiera que hasta revolver la mierda. Esta elección tiene algo Jeffersoniano y positivo. No creo que el triunfo de Trump sea el fin del mundo. Ningún Caudillo Populista en la Casa Blanca lo seria. Ya sea de izquierda o derecha.

Trump por muy criticado que sea, ha puesto a parir al Establisment norteamericano. . 229 de los periódicos principales del país estaban contra el, a su favor solo 9 periódicos locales. El partido demócrata,, los Networks de Televisión, Wall Steet y todos los poderes de la sociedad norteamericana fueron derrotados. Nada para mofa.

Los norteamericanos no son ningunos tontos como pensaba Hitler que decía que en lo único que se preocupaban era en sus carros modelo Ford.
“Estoy postulandome contra unos medios de comunicación que son mentirosos, hipócritas y corrupto” y entonces mas de 60 millones de “estúpidos gringos” votan por el. Mas tonto es pensar que un país con una nueva ilustración histórica y mediática de “muñequitos de Super-Heroes” puede mofarse de alguien. Esto si que es chiste

El americano tiene el presidente que se merece porque ese fue el que elijio, guste o no el proceso democratico.

Triste realidad!!

Publicidad

Las noticias en tu buzón

Publicidad

Nuevos vientos

La caricatura