“El mundo está al revés”

En Guadalajara, ciudad desde donde escribo esta crónica, hace dos días fue secuestrado un funcionario de la Comisión de Derechos Humanos de Jalisco. Alguna prensa usa el eufemismo “privado de la libertad”, pero Juan Carlos Castillo Flores fue detenido en la calle, en la mañana, por hombres armados, quienes lo obligaron a salir de su carro y entrar en el de los captores.

El lunes anterior, en Baja California Sur, fueron asesinados el presidente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado, Silvestre de la Toba Camacho, y su hijo, Fernando de la Toba Lucero.

El tema de la seguridad ciudadana se ha convertido en centro de los programas de los candidatos que optarán por la presidencia de México el año próximo. Octubre de 2017 ya comienza a ser llamado “mes rojo” por los altísimos niveles de violencia que se vivieron. Todo aquí es caótico, confuso. Para las elecciones de 2018, un partido surgido como de izquierda (el PRD) se ha aliado con el PAN, la derecha más consecuente y estructurada. “Es que no quieren perder el sueldo”, me asegura un amigo.

Un suceso ocurrido en otra zona del mundo tomó el viernes los titulares: en Egipto, un grupo terrorista hizo estallar una bomba en una mezquita y abrió fuego contra los que cumplían con el rezo del mediodía. “¡235 egipcios asesinados, entre ellos 30 niños, y no hay ninguna campaña de ‘je suis…’!”, escribe en su muro de Facebook el cineasta Basel Ramsis. Y concluye, con razón: “El significado de la palabra ‘pobre’ en los diccionarios es: ‘No mereces’”.

Algunas personas lúcidas han dicho que el problema actual de Estados Unidos no son los disparates con que su presidente escandaliza día tras día la opinión pública mundial, ni las tropelías que trama o que llega a cometer, sino que más de 6 millones de personas votaran por él.

El problema, digo yo, es que ese sistema electoral, que muchos santifican bajo el nombre de “democracia”, haga posible que seres así gobiernen los destinos de un país, cualquiera sea. Hoy mismo, el mundo está plagado de presidentes impresentables: incapaces, incultos, corruptos…

“El mundo está al revés”, decía mi tía Estilita cuando terminaba de leer las noticias internacionales.

Todos estos desatinos, a mi juicio, se derivan de que la humanidad no ha podido resolver durante más de veinticinco siglos la cuestión del poder: cómo deben ser las relaciones entre gobernados y gobernantes. Se ha llegado a un punto en el que, en casi todo el planeta, el dinero manda.

Para la isla de islas que es Cuba, ese es un futuro posible.

Y los males que aquejan lo que he llamado “el problema del poder” en nuestro archipiélago son diferentes, pero no menos graves.

La institucionalización de las estructuras de gobierno cubanas tuvo como contexto el período en que, aún con diferencias sustanciales, el país entró en la dinámica del modelo soviético. El totalitarismo, las carencias democráticas, fueron claves para que se desencadenara la restauración capitalista en el este de Europa y para la desaparición de la Unión Soviética.

Por razones que se han estudiado y divulgado prolijamente, la excepcionalidad cubana salvó al país de ser otra pieza que cayera por el efecto dominó.

Pero cuarenta años después del proceso de institucionalización, es poco lo que se ha cambiado en el modo en que se conciben las elecciones, o en las formas en que se relacionan los poderes electos o designados: Consejo de Estado, de Ministros, presidencia de la República, Asamblea del Poder Popular. Todos fueron diseñados de acuerdo con realidades que quedaron atrás.

Si el ideal de la democracia (insisto: no resuelto en parte alguna de la Tierra) es que el poder resida en el pueblo, el sistema electoral que tenemos nos aleja de esa utopía. Aunque, en verdad, el asunto debería ser pensado desde otra perspectiva: el sistema electoral tendría que ser la expresión de relaciones políticas distintas, en las que el pueblo tenga en verdad la opción de definir su presente y su futuro. Primero habría que empoderar a los ciudadanos, hacer que todos y cada uno de nosotros nos sintamos tan propietarios y responsables del pedacito de país en que vivimos como del conjunto de la nación. Dicho de otro modo: la forma que tomarían en la práctica las relaciones políticas debería estar subordinada al imperativo de lograr esa república “de todos y para el bien de todos”.

Ya sé que desvarío. La Real Academia de la Lengua Española define utopía como “Plan, proyecto, doctrina o sistema deseables que parecen de muy difícil realización”. Pero también como “Representación imaginativa de una sociedad futura de características favorecedoras del bien humano”.

Hay que poner los pies sobre la tierra. Por una parte, Cuba ha estado sometida secularmente a presiones que, lejos de cesar, se han incrementado. Como ámbito para la República, José Martí concibió un mundo equilibrado, y supo que el principal obstáculo para su proyecto vendría de Estados Unidos. Por otra parte, se trata de obras humanas, marcadas por la personalidad de seres vivos, susceptibles de errar.

A fin de cuentas, siempre estamos atrapados entre la realidad y el deseo. La política, ¿la concebimos como el arte de lo posible? ¿O es el arte de lo imposible? ¿Cómo ejercerla hoy, desde Cuba, un país dependiente, frágil, y en el que, a la vez, el autoritarismo se ha arraigado de igual manera en aquellos que ejercen el poder, por mínimo que sea, y en quienes son objetos de ese poder?

La nación cubana (se ha dicho en incontables ocasiones) es un proyecto inconcluso. Los desafíos que enfrenta hoy se parecen mucho a los que tenía hace cien o cincuenta años: ser un país independiente, y más justo, equitativo y humano. En las antípodas de esa aspiración nos amenaza la posibilidad de sumarnos, ya sin límites, a la lógica de un universo ganado por la sinrazón y el horror.

Para resolver este dilema no basta con resistir. El inmovilismo, la parálisis, son letales. Siempre será preferible el riesgo que toda creación implica. Para sostener la posibilidad de esa nación soñada por varias generaciones de cubanos, hay que crear.

Artículos Relacionados

Comentarios

Este articulo “tibio” muestra el clasico “tip” de criticar primero al “imperio” y despues al ¿gobierno? cubano. Para Marti “el principal obstáculo para su proyecto vendría de Estados Unidos”. Mentira, fue ese pais el que le permitio, con libertad plena reunir fuerzas y dinero para luchar contra la colonia.
“la posibilidad de sumarnos, ya sin límites, a la lógica de un universo ganado por la sinrazón y el horror”. Como si en Cuba hace ya mas de 50 anos, para el pueblo no reina la sinrazon y el horror. Los disparates del presidente de EU, los tenga o no se acabaran dentro de 4 u 8 anos, ¿Y los de Cuba? En otras palabras da pena, a estas alturas leer panfletos como este, por supuesto escrito desde Guadalajara.

Pues si de “democracias” se trata, yo prefiero la de Cuba.

Me parece un articulo ingenuo. Cuba no es Frágil y Dependiente en si misma sino por su sistema. Hay cientos de ejemplos de democracias que funcionan con mucha mas decencia que la cubana. En America latina, en Europa, etc..La estrechez democrática de Cuba no se resuelve con crear, ya existen muchas maneras que funcionan 100 veces mas que la cubana. La única manera de cambiar la manera cubana es exigiendo Elecciones Libres, Democráticas y Plurales!!! Ayer pudimos exigirlos a través de las boletas, pero nunca sabremos la verdad de lo que quedo allí escrito, de cuantos dijeron No al sistema con su anulación. El pueblo cubano esta tan imbuido en su historia, en su cuento, que ya no es a veces ni capaz de darse cuenta que ayer tenia un poder, pequeño pero un poder de expresar su desacuerdo. Pienso que solo nos queda exigir, aunque nadie nos oiga.

El inmovilismo, la parálisis, son letales. Esa frase valida el artículo todo. Bueno!

Rosa me puedes mencionar una sola Democarcia en America Latina que sea funcionar,no te burles del intelecto
humano,si Cuba sigue existiendo por casi 60 anos con in mismo Sistema ,es por que le lleva mucha ventaja
en conceptos de derechos humanos y civiles al resto de America Latina,debe vivir en debes estar viviendo en Suiza
o Noruega .

exigir, rosa? la ingenua eres tú , hija

Muy arrogante de su parte subvalorar la decision de seis millones de norteamericanos de elegir a Trump como su presidente. Hablara mucha cascara de piña, sera arrogante y todo lo que quieran criticarlo, pero la economia va viento en popa y eso es lo que le interesa al pueblo Americano: mas trabajo, mejores salaries, estabilidad. Que hay problemas?, si, siempre los ha habido con Busch, Clinton, Obama. No hay nada Nuevo que se le pueda endilgar al peluzo.
Yo prefiero a un presidente como Trump que vivir en la isla donde el cubano de a pie ni canta ni come fruta, donde se les utiliza como un numero de carnet de identidad nada mas mientras que se ignoran las mas elementales reglas de respeto de derechos humanos

Lo difícil es escoger entre hablar del artículo o de los comentarios simplistas. Un poco de cada. El artículo me pareció muy bueno: hay que mejorar nuestra democracia porque para quien tenga dos dedos de frente y un poco de pensamiento crítico queda claro que los delegados que uno escoge tienen poco o ningún poder de decisión sobre los problemas cotidianos de los cubanos. Y la legitimidad de la Revolución se basa, en teoría, en que el mpoder está en manos del pueblo. Eso ahora mismo es letra muerta y espero que cambie para nuestro bien, porque la famosa “democracia multipartidista” que defienden algunos aquí es realmente un mal chiste y que cada día funciona peor. Por otra parte, es realmente decepcionante que para algunas personas no quede claro que el principal obstáculo para que Cuba sea soberana y próspera PARA LA GRAN MAYORÍA DE LOS CUBANOS (no para el grupito que en todos los países existe de privilegiados) es la manía de Estados Unidos de querer gobernar a todo el mundo. Las causas de esa manía son claras: para vivir como Carmelina tengo que asegurarme los recursos materiales y financieros, vengan de donde vengan, y ese fin, justifica los medios.

Así mismo, matan a españoles en las Ramblas y el mundo se horroriza, matan 300 en Egipto y la noticia sale si acaso en algún que otro medio, pero nadie se horroriza. Nada, que si la prensa internacional no se dio ni cuenta de que ocurrió el festival de la juventud en Rusia, que le va a importar unos centenares de muertos en Egipto

Manía Karel, es querer echarle la culpa a EEUU de los problemas cubanos. El hecho que una licencia de Carpintero en Cuba solo sirva para reparar y no para construir unos muebles nuevos, de quien es la culpa de esa limitación ridícula? Esa medida traerá como consecuencia que el carpintero no pueda desarrollarse todo lo que el pudiera o quisiera. Cuba esta llena de ejemplos de como el sistema ha llenado de tranques al individuo para evitar su crecimiento pleno. Para arreglar la economía hay que arreglar la política, porque si no cambiamos uno, no se cambia el otro. Y para arreglar la política hay que promover la diversidad y que el pueblo pueda elegir lo que le resulte mas conveniente. Y si no funciona en unos pocos años se vuelve a repetir. Es cuestión de evitar la perpetuidad y el inmobilismo. 60 años han sido mas que suficiente para experimentar. Vamos a dejar de echarle la culpa a EEUU, que ademas es mas que sabido que Cuba comercia con muchos paises del mundo, incluyendo a los propios americanos.

Habria que ver donde ha verdadera democracia. En USA, America Latina y demas las grandes compañias e intereses e incluso la iglesia son los que deciden, nunca el pueblo, solo en raras ocasiones. Luego que terminan el mandato acaban con las arcas del estado. Cuantos presidentes, alcaldes y demas no hay acusados de corrupcion en AL. El problema de Cuba es que el pueblo no elige directamente a sus dirigentes, estos se deciden a puertas cerradas. Uno nunca vota por el presidente de gobierno del municipio, ni de la provincia ni del pais. Si asi fuera mejorariamos mucho en cuestiones democraticas. El 50% de la Asamblea Nacional tampoco lo elige el pueblo, lo eligen las Organizaciones politicas. Tambien esta el hecho de que en Cuba el presidente de la AN es un moderador y el presidente del pais es quien tiene la ultima palabra. Fidel diseño un sistema de gobierno donde el fuera el Primer Ministro, el primer secretrario del Comite Central del Partido, del Buro Politico, en fin de todas las instancias de gobierno. No hay contrapartida en ninguna de ellas.

Democracia made in Cuba: solo 2 personas han presidido el país en Los ultimos 60 años, y en ese tiempo no ha habido más nadie con la capacidad suficiente para ocupar el cargo. Será que nacimos con el apellido equivocado?

Gabriel y no solo eso, es que no se sabe que va a suceder en este sentido en el futuro. Diaz Canel que es el que esta mas cerca por el cargo que ocupa no es lider ni en su propia casa, nadie lo quiere como presidente. No hay un candidato con carisma ni pensamiento propio a corto ni mediano plazo para presidente.

Un bodrio politico es Cuba, ni mas ni menos.

Margaret Randall

28 noviembre, 2017

Es cierto, el mundo esta al revés o, como dijo el gran Eduardo Galeano, patas arriba. En muchas partes la violencia y la corrupcion dominan. Se ve que Atanasio no sabe nada de la situación actual en Estados Unidos si piensa que la administración Trump ha traido más empleo, mejores salarios, estabilidad… La economía ha mejorado unicamente para los más ricos; los demás presenciamos y seguimos esperando el resultado brutal de sus mentiras. Lo que más me gusta de esta columna es el final, donde Arango dice que “no basta con resistir”. Tiene razon: el inmovilismo, la parálisis, son letales. Hay que crear donde quiera que nos encontramos. Lo más interesante en Estados Unidos en estos momentos son los crecientes movimientos en contra de Trump: MeToo, los deportistas negros que se niegan a pararse para el himno nacional, los millones de ciudadanos que se dan cuenta que el presidente es un peligro para el pais y para el mundo. Tenemos que arriesgarnos, creando nuevas formas de lucha.

Margaret, cuando crees un movimiento popular y masivo contra los Estados Unidos de hoy me avisas. Yo espero sentado

No se preocupen que el insipido canciller cubano Parrilla dice que los norteamericanos deberian venir a Cuba para que vean lo que son elecciones verdaderas y democraticas. Lo que no dice el insipido canciller es que en Cuba lo que hay son votaciones, no elecciones ya que el pueblo no elige a nadie, solo deposita una papeleta sin valor alguno para que todo siga igual. Y en efecto, en USA la economia va viento en popa, aunque algunos no quisieran que fuera asi (envidia?). Realmente no saben lo que es USA, numero uno en el mundo en economia y libertad y el que le sigue esta a 20 anos luz de distancia. Lamento no compartir la antipatia hacia los EU.

Margaret Randall

29 noviembre, 2017

Atanasio, yo ya soy vieja para ayudar, mucho menos crear, un movimiento en Estados Unidos capaz de cambiar la estructura politica del pais… aunque sigo poniendo mi granito de area. La historia dirá si los movimientos actuales serán capaces de unir sus fuerzas y ser efectivos. En todo caso, para los afectados, no es cuestión de “sentarse a esperar”. Y Eddy, su comentario es realmente de los que ven las noticias muy superficialmente. Trump ganó la presidencia prometiendo empleo, mejores salarios, en fin: mejor vida para los más necesitados del país. En el año que ha pasado desde su elección, absolutamente todas las leyes que ha promulgado, todas las personas que ha nominado para puestos importantes, y todos los cambios que ha logrado favorecen a las grandes corporaciones y a los mas ricos, dejando a la clase media y a los pobres mas desamparados que nunca. Han ganado las corporaciones que guarden su dinero en cuentas bancarias en otros paises. Millones de personas han perdido la atención a su salud. La educación pública esta perdiendo apoyo. Un presidente racista y misógeno ha dado reino suelto al racismo y la misogenía. A ser el único país en la tierra que se negó a firmar los acuedos de Paris para tratar de bregar con el cambio climactico, Estados Unidos se aisla más cada día. Y en estos momentos esta por pasar una nueva ley de impuestos federales que favorece aun más a los más ricos. Claro, si uno pertenece a ese grupo, diría que “la economía va viento en popa”. Si no, no.

Margaret, vivo en USa y realmente no sabes de los que hablas. ” todos los cambios que ha logrado favorecen (…) a los mas ricos (…) Millones de personas han perdido la atención a su salud, educación pública esta perdiendo apoyo, un presidente racista y misógeno …..Bla, bla, bla, el cuento de la buena pipa. De hecho, vamos tan mal con Trump que los americanos estan emigrando para Cuba y Letrinoamerica.

Margaret, no te mortifiques no ves que estos que han comentado, ni siquiera les interesa en lo mas mínimo, los que pierden la atención a la salud y los que no tienen trabajo, hablan por hablar y contradecir, es lamentable. De momento dejen a los cubanos tranquilos y si como dicen los EEUU no tienen la culpa que quiten el bloqueo y nos dejen hundirnos solos con el sistema social que queramos nosotros, no es su asunto, preferimos esta democracia sencilla y no la de los que tienen que ser multimillonarios para llegar al poder.

LYM, los Estados Unidos han llegado a lo que se le llama Pleno Empleo. El que no trabaja es porque no le conviene lo que encuentra o prefiere vivir del Wealthfare. Y no te preocupes, ademas de opinar, lo que es muy libre, nadie va a hacer nada por resolver los problemas dentro de Cuba al menos que ustedes lo hagan. con embargo o sin el hace rato que se estan hundiendo. Vivir para ver.

Democracia EEUU: solo un presidente en su historia. El capital.

Ahora resulta que a solo 10 meses que Donald Trump lleva en la presidencia es el responsable de todos los males provocados por administraciones pasadas. Muchos de ellos enraizados en la misma historia americana. Bien lo dijo Putin; “son muy malos perdedores”. ¡Recuperence de una vez! TRUMP NO ES EL PROBLEMA, ES LA CONSECUENCIA.

LYM la democracia no puede ser sencilla, o hay democracia o no hay democracia. En Cuba no hay democracia porque con estas votaciones el pueblo no decide nada. El próximo presidente será elegido a dedo, no habrán ni candidatos posibles, solo especulaciones entre la gente. Cada medida que se toma en Cuba baja verticalmente del techo al piso, nunca a la inversa. Y si una parte del pueblo quisiera cambiar esto, no existen herramientas democráticas para llevarlo a cabo, o mejor dicho, si existen, lo que no se respeta la ley. Margaret di algo sobre las elecciones en Cuba, que de eso va el articulo.

Margaret Randall

1 diciembre, 2017

LYM, gracias por tus palabras. Claro que me doy cuenta que siempre hay un grupo de comentaristas que hablan por hablar, a quienes les interesa únicamente sus propias situaciones y no el bienestar del pueblo en general. A estas alturas yo no veo ni Cuba ni Estados Unidos con lentes rosados; ambos paises padecen problemas sistémicos, corrupción, errores y desilusiones. La enorme diferencia es que mientras Cuba sostiene un socialismo que–aun cuando padece problemas y carencias–tiene como meta una sociedad egalitaria, en la que todos tienen derecho a la educación, el trabajo, la salud, etc., mientras que Estados Unidos, con toda su riqueza y posibilidades, se encamina hacia una situación en que hay cada día más distancia entre los super ricos y una creciente clase de gente que no tiene casa, trabajo, acceso a la salud, o la oportunidad de una educación adecuada. Y ahora tenemos un presidente que nos mantiene asombrados por sus constantes “locuras” mientras vende el pais a las fuerzas más retrógradas de la extreme derecha religiosa. Los que creen que Estados Unidos es el pais “perfecto”, o viven con ventajas que les han cegado o ven demasiada televisión. Yo aprecio muchas cosas de mi país–el alto nivel científico-técnico, el poder del pueblo para descrepar y protestar, sus muchas culturas profundas y pasajes maravillos. Pero no me ciego el hecho de que la “democracia estadounidense” se compra con una cantidad ofensiva de dinero… con algunas excepciones, el que puede pagar un mayor espacio en los medios masivos gana las elecciones.

Magaret tener una meta igualitaria, donde todos son tratados mal por igual, salarios pésimos, prohibiciones de todo tipo, limitaciones para crecer en la vida, no es una buena idea. De que te sirve educación, salud, no así trabajo como dices, porque el trabajo es de esclavo, sino puedes aspirar a nada? mira los jovenes en Cuba solo quieren irse echando, y que la familia del yuma le mande cosas. El pueblo de Cuba no produce nada salvo raras excepciones. EEUU en el que usted parece no vivir alli, la educación es gratis y de calidad hasta el 12 grado con desayuno gratis incluido y almuerzo gratis si eres de bajos ingresos. La salud es igual, no hay un solo niño sin cobertura medica. La educación universitaria tiene muchas variantes, el que de verdad quiere estudiar lo hace, sin hablar de los miles de cursos de cosas que puedes hacer. Luego eres libre de decidir que hacer con tu vida, dependes de ti, de tus aspiraciones, de tus deseos, de tu empeño, de tu esfuerzo. Por eso son la potencia que son, en tecnologías, ciencias, etc.. Perfecto claro que no es, nada es perfecto. Pero no hay comparación. Al loco de Trump lo podemos sacar en 4 años, cuanto mas estaría 8. Pero en Cuba no podemos ni tan siquiera elegir, ni opinar tan siquiera, es mas, ni soñar, con una variante diferente de sociedad.

Margaret Randall

1 diciembre, 2017

Rosa, no se de que Estados Unidos hablas. “No hay un solo niño sin cobertura medica…” Hay docenas de miles. No hay atencion universal a la salud para nadie aca, si no tienes un seguro que cuesta muy caro. El plan que implementó Obama ayudó batsante, pero ahora los Republicandos lo estan desbaratando. En cuanto a la educación, tienes razon: hay educación gratuita hasta el duodecimo grado, pero en general es pésimo. No quieren que los maestros enseñan a pensar. Nada de análisis crítico. Más y más, todo es a base de memorización y pruebas de múltiple escoger. El que puede manda sus hijos a escuelas privadas. Y centenares de miles de personas llevan deudas para la educación que pagan durante años y años. Al decir que tendremos a Trump solo cuatro años, o ocho máximos, muestra que no entiendes para nada lo que esta pasando acá. En sólo un año de su administración ha hecho abajo centenares de programas para los más necesitados, leyes para la protección del medio ambiente, y otros beneficios que hemos luchado años para conseguir. Ha puesto jueces retrógrados que durarán décadas. Y ha incrementado la posibilidad de guerras en muchas partes. Yo no niego que hay muchísimos problemas en Cuba, y que muchos quieren emigrar, sobre todo jovenes. Pero como estadounidense de casi 81 años, no voy a quedar en silencio cuando retratan a mi país como una maravilla para todos. Si eres blanco y rico tal vez. Si eres una persona de color o pobre, por favor…

Los que defienden tanto a Cuba lo tienen muy fácil, váyanse a vivir allí, así serán coherentes con lo que piensan. Algunos de los que aquí comentan y defienden las tesis socialistas y comunistas al menos viven y trabajan en la isla, nos guste o no sus ideas, es su elección y sus opiniones tan respetables como las nuestras aunque unos y otros discutamos sobre nuestras respectivas posiciones ideológicas en este espacio digital.

Margaret yo entiendo, conozco las locuras de Trump y todo lo que ira desbaratando habrá que irlo construyendo. Muchas cosas tienen que cambiar. El asunto del seguro es complejo, y no vamos a discutir eso aquí que no viene al caso. Por mi hija jamas he pagado un centavo. Si Trump en 1 año ha hecho todo lo que ha hecho, te imaginas cuanto se puede hacer en 60 años sin limitaciones por la ley? Señora usted está tratando de defender algo que no ha vivido. Un niño de 10 años en Cuba puede desayunar refresco químico instantáneo y un pan horrible sin nada dentro, producto del mal diseño del sistema cubano. No habrá jamas comparación entre Cuba y EEUU.

Rene, ¿acaso recuerdas cómo se frustró el plan de la Fernandina? ¿Libertad plena para Martí y su proyecto independentista, estás seguro? Socio, vuelve al aula.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura