Los presidentes del sabor

Hace poco veía un concierto de blues celebrado en 2012 en la Casa Blanca: Buddy Guy, Jeff Beck, Mick Jagger, B. B. King y otros artistas hacían lo suyo ante un auditorio, como podrá suponerse, selectísimo. Al final todos interpretaron “Sweet home Chicago”… y he aquí que Obama se les unió cantando un par de versos. No lo hacía mal; tal vez yo no compraría sus discos, pero la verdad es que salió airoso del lance. Entonces pensé: Clinton tocaba el saxo, Obama canta… ¿qué tal si otros presidentes norteamericanos se les unieran y formasen una banda? Asumamos que pueden optar por una plaza en ella todos los mandatarios elegidos, digamos, en los últimos cincuenta años, con independencia de detalles menores como si se definen Demócratas o Republicanos, si aún habitan este valle de lágrimas o han pasado a peor vida. Podrían llamarse, como sugiero más arriba, Los presidentes del Sabor… ¿Qué otros ex inquilinos de la Casa Blanca integrarían esa orquesta ideal, y qué toca cada uno?

Mi All Star Presidential Band (otro buen nombre, aunque menos poético) tendría a Richard Nixon en la batería y Ronald Reagan al bajo. Nixon, con Watergate, su acoso a Lennon y su obsesión por espiar todo lo que sonara vagamente izquierdista, sería idóneo para marcar el tiempo; Reagan tocaría sin dejar de mirarle, atento a la seña del otro, y entre los dos establecerían la base rítmica. No tengo idea de si alguno estaba dotado de habilidades musicales siquiera pasables, pero Nixon fue un pésimo presidente y Reagan un espantoso actor y sin embargo ambos resultaron reelegidos, así que el talento es irrelevante.

Las guitarras… bueno, he visto algún video de Tony Blair rasgueando una y charlando con estrellas de rock como Noel Gallagher, pero técnicamente es inglés y Primer Ministro. Podría ser una estrella invitada. El Bush más viejo tocaría la guitarra rítmica, Jimmy Carter los teclados y Gerald Ford sonaría la flauta (de casualidad, apuntaría el buen Iriarte), los tres sin mucho brillo, solo para llenar el sonido de la banda.

El último Bush… ¿qué puede tocar Bush? Hasta un cencerro implica un esfuerzo intelectual a todas luces excesivo para sus menguadas facultades. Tal vez sería simplemente un roadie, pero si mantiene la lentitud de reflejos de que hizo gala el 11-S, los demás presidentes siempre se estarían quejando de que sus instrumentos no están a mano, de sandwiches fríos y whisky del tiempo. No, creo que lo mejor sería colgarle una guitarra eléctrica al hombro, y desenchufarla cuando la toque. Igual no se dará cuenta.

¿Qué género interpretarían? Supongo que los de mejor gusto, como Obama, abogarían por el blues y el soul, pero por alguna razón estoy convencido de que los Bushes y Nixon insistirían en hacer covers de Dolly Parton. En fin, supongo que tendrían un repertorio variado, con algún tema a lo Santana y hasta un reguetón que, sumados al nombre de la banda, les ganarían el electora… el público latino. Se presentarían ante el público vestidos de etiqueta, naturalmente, quizás con algunas pinceladas contraculturales –habría que persuadir a Nixon para dejarse la melena, en tanto a Obama le asentarían unos dreadlocks– y su primer álbum podría llamarse La guerra y la paz. Tranquilos, chicos, no voy a cobrarles por la idea.

Ya imaginamos la banda; ahora habría que lanzarla a la carretera. Tendrían, desde luego, que escoger bien sus mercados: no me los imagino vendiendo muchos discos en Oriente Medio, y de dar conciertos por allá, serían sin duda altamente explosivos. Por demás, ¿cómo sería el mundo si esos tipos se hubiesen dedicado a la música, a tocar en fiestas y ofrecer gigs? Más o menos igual, colijo: ya antes de formar la hipotética banda, la mayoría de los países baila al son que les tocan los presidentes norteños. Eso sí, siempre será más agradable la música, y convocará más gente, que un discurso basado en la postverdad, aunque un elevado guarismo de asistentes a sus conciertos sentiría esa vaga incomodidad de quien ha malgastado el dinero. En todo caso, y salvo un par de excepciones, los Presidentes del Sabor habrían de esforzarse mucho para que su ejecución musical resultara peor que su desempeño al frente de la Casa Blanca.

La pregunta final es aquella en que todos están pensando: ¿cuál sería el instrumento de Trump? Sencillo: todo parece indicar que lo suyo es tocar los timbales a mucha gente.

Artículos Relacionados

Comentarios

Muy bueno! Me quedé pensando que con lo que haces una All Star Presidential Band en EEUU, en Cuba tendrías que conformarte con una dúo, tipo “Los compadres”. . .

Los memes

4 enero, 2017

Que pujón eres, Del Llano. Cuando formaras un combo con Los quien to sabes?

Manolo

4 enero, 2017

Que suerte tienen los estadounidenses . Aqui en Cuba hemos tenido una banda desafinada tocando desde 1959 y hay que oirla obligatoriamente ademas de tener que cantar sus canciones , lo mas triste es que esta banda “musical” la unica cancion que han compuesto y que han convertido en su Hit numero 1 es ” Que nadie cante nada , nosotros solo podemos cantar” .

Manolo

4 enero, 2017

Del Llano

No te oimos hablar de los indios cobrando 1500 dolares al mes por poner ladrillos

Felipe

4 enero, 2017

Eduardito, este no me gustó. Si intentaste lograr una sonrisa del lector, por lo menos conmigo no lo lograste y créeme soy admirador tuyo de toda la vida, dado que crecimos en la misma cuadra 24 del Nuevo Vedado.

Trump ¿Tocándoles los timbales a mucha gente? No sera mas bien que habrán mucha gente tocándole el güiro.

Manolo

4 enero, 2017

Felipe

Del llano lleva 2 cronicas seguidas que dan ganas de llorar , jajaja ya le dije que tomara moringa por la mañana a ver si mejora.

Manolo

5 enero, 2017

Soy tu admirador desde hace mucho tiempo, pero aquí te falto sustancia. Malo malo este artículo; pq fue mal pensado y peor escrito.

Adrián

7 enero, 2017

Hay una crónica de Zumbado en El american way of life de la que esta del Llano es heredera…la de zumbado era sobre el all star del Soccer Yanqui…con jugadores como Johnny CIA y Tommy FBI…me acordé mucho de la misma…que cerraba con esta frase “donde único pierde el equipo en el Vietnam Stadium..alli es un desastre” (la crónica fue escrito en 1972)..
La del Llano debiera terminar con algo asi como “en el unico escenario donde su música no ha tenido éxito sonado es en Cuba”

Adrián

7 enero, 2017

Y parece que a algunos yancofilos solapados no le ha gustado la banda presidencial propuesta por del Llano…el humor no siempre es para quedar bien ni para hacer reir, también es para reflexionar. Que de menos le echo a Virulo y su combo…

Manolo

8 enero, 2017

Para Adrian

Yo le hecho de menos a la libertad de expresion y a elecciones libres en Cuba.

jose dario sanchez

9 enero, 2017

Adrian : por que no le preguntas al millon de cubanos en EEUU si la musica yanky gusta o no gusta ?? Virulo esta en mexico,no esta muerto !!! Vaya a verlo alla……..

Otro tema “profundo” de Eduardo. Esta vez acompañado por su colega Alfredo Prieto, otro gran preocupado de los grandes problemas políticos que afectan a los EEUU; Trump no tiene quien le cante el Himno Nacional. ( Risas y carcajadas ). De verdad que los dos deberían ser humoristas. Ustedes se burlan de los americanos y el lector se burla de ustedes como humoristas.

Eduardo del Llano

18 enero, 2017

Les picó, ¿verdad? Pues esa era la idea…
E.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura