No botar cerebros

En Cuba todos saben a qué se refiere la frase “botar el sofá”. Cuenta el humor criollo que ante el descubrimiento, por un hombre amantísimo, del adulterio de su esposa en el diván del hogar matrimonial, este decidió, en un arrebato de virilidad, arrojar a la basura… el sofá de los malos recuerdos.

Ante decisiones absurdas de funcionarios, burócratas, o personas comunes, que prefieren resolver los problemas en apariencia y no en profundidad, que dan rodeos ilógicos que dejan sin solución el meollo de una contradicción y solo sirven para representar el teatro de que se ha hecho algo, los cubanos acostumbramos a sentenciar: “botaron el sofá”.

De todos los problemas que tenemos en este archipiélago, uno que empobrece y da una tristeza descomunal, es la noticia de que alguien muy querido, muy inteligente, un gran profesional, un gran deportista, una doctora “de puntería”, un científico laureado, una actriz antológica, ha decidido irse a vivir a otro país.

A operar caderas en América del Sur, a batear jonrones en las Grandes Ligas, a patentar vacunas en una tierra recóndita, a contar chistes en la televisión de Miami. Todos los días pierde Cuba un ejército de gente valiosa, para su familia y para nuestra cultura.

A este mal se le llama “robo de cerebros”, que como sabemos es una enfermedad que sufren los países pobres pero con altos estándares educacionales. No solo Cuba pierde miles de personas buenas cada año; también le sucedió así a los países socialistas de Europa del Este, cuando Occidente ofrecía, en apariencia, una vida más luminosa.

Con el “robo de cerebros” hay que convivir. Es imposible detener a profesionales, sobre todo jóvenes, que pueden ganar diez veces más salario en otros países; es imposible parar la sangría de peloteros que saben que pueden firmar un contrato que los hará millonarios en un pestañazo.

Cuando el Estado cubano ha decidido tomar medidas para controlar el abandono de Cuba de personas tan importantes para nosotros, casi siempre han sido extremas y han limitado el derecho inalienable a vivir en donde crea cada cual que deba hacerlo. Esta tentación podía haber sido matizada si le hubieran preguntado al sabio pueblo, que no odia a quien se va sino que lo extraña.

Es triste saber que muchos estudiantes universitarios tienen el plan de irse de Cuba desde antes de empezar sus carreras. Deja un mal sabor en la boca saber que llegan a la conclusión de que deben “sacar algo más al sistema” y después largarse, y es más desolador conocer que algunos han sido aconsejados por sus propios padres. Pero en todo caso, cada uno de ellos tiene el derecho a vivir donde le plazca y la educación gratuita y la formación de alto nivel no es solo para quienes den garantía de que se quedarán sino para todos y todas.

Los planes para atraer a otras tierras a profesionales cubanos son, si los calificamos con suavidad, miserables, porque aprovechan la pobreza y las debilidades de nuestra sociedad y economía para ofrecer el último argumento a quien dudaba.

Pero si no es honesto conspirar para que un país pierda su fuerza profesional, es criminal expulsar los cerebros que quieren vivir aquí, que quieren hacer familias en Cuba, que quieren asistir al crecimiento de los hijos, a la muerte ineludible de los abuelos y al suspenso de los próximos años.

Mucho peor que botar el sofá es botar cerebros en buen estado. Todos los días sabemos de jóvenes que se van del país porque no les han dado un permiso para estudiar fuera de Cuba más tiempo que el que algún funcionario imaginó como correcto, o de otros que no encuentran la forma de tener una casa propia.

Las leyes del bloqueo impiden que un jugador de béisbol cubano permanezca en Cuba y tenga un contrato en las Ligas Mayores por intermedio del INDER, pero nada debía frenar la intención de que el equipo Cuba al Clásico Mundial esté formado por nuestros jugadores emigrados.

El pueblo de Cuba ha demostrado que no se lanza a un precipicio por baratijas y que sabe qué es lo importante de la Revolución y el socialismo. Pero también está seguro de que lo insoportable es que, además de la falta de cosas, también haya que aguantar, de un burócrata cualquiera, la falta de comprensión, de transparencia, de compasión, y también el maltrato, el despilfarro, la mentira, la desinformación.

Para evitar que personas desalmadas arrojen al “plan tareco” lo mejor de Cuba, se debe limitar el poder de los oportunistas, los extremistas, los dogmáticos y los que no confían en la democracia.

Es evidente que en la misma proporción en que el pueblo encuentra la manera de escapar de las penurias con alegría e imaginación, empatando el palo con la manguera, la tubería vieja con la nueva, el sillón destartalado con la pajilla actual, también existe un enjambre de funcionarios empeñados en interponerse entre nosotros y la felicidad.

Nadie tiene derecho a botar cerebros útiles y menos a abandonar a su suerte corazones vitales. Es una urgencia nacional lograr que las personas que deciden jugarse la suerte en la ruleta de la emigración lo hagan por decisión propia y jamás porque los hayan impulsado a salir de su patria.

Hay que aprender de la madre obstinada que todo lo guarda porque sabe que un día servirá. Aquí las cosas no se botan así como así. En las esquinas de nuestros barrios debemos sumar al cartel inocente, que implora más que manda, que no se arroje basura, este otro: “No botar cerebros”.

Artículos Relacionados

Comentarios

Cuanto vale para el Estado un cubano que vive en Cuba y cuanto vale el que vive en otro país? Creo los 3700 millones de dolares en remesas que recibe el país arroja luz o da un indicio de lo que significa botar los cerebros al mundo. Un maestro de calidad en cualquiera de los niveles de la educación tiene un valor incalculable para nuestro país en el sentido que constituye la piedra angular de nuestra sociedad. Si embargo el precario salario percibido es el valor que el gobierno le otorga (sean por las razones que sean) empujando al profesional a engrosar las filas del sector privado o a dejar atras a su patria. Ahí no termina la relacion con el gobierno, el emigrado sigue siendo parte las fuerzas de laborales de Cuba, ahora no enseña pero si inyecta capital fresco con sus remensas. Estado no tiene que pagarle un salario, el tiene que pagar ahora por todo al estado cubano “pasaporte,poderes especiales y trámites,impuestos de aduana, etc”. Si yo fuera el Estado seguiría botando cerebros.

emil gles

26 Diciembre, 2016

eso d “robo de cerebros” es un tape en Cuba los profesionales viven mal,su nivel d vida es bajo y ni hablemos d calidad d vida,se va todo el que puede pq el hobierno tiene cerrai el cuadro,solo ellos viven bien,que tienen que hacer,irse a colaboraciones donde son explotados por obtener cuc,es una gran pena que nuestro pais este tan atrasado,fuera los vejetes y el sucialismo retrogrado

Dejemonos de hipocresia todo el mundo y llamemos las cosas por su nombre . En Cuba lo que esta claro que no funciona es el sistema politico economico y no lo cambian porque quienes los dirigen viven de el y porque cambiar algo que me da la oportunidad de estar en el poder por mas 50 años y vivir a toda leche. Punto!!!

Juan Ramírez, respeto su forma de pensar, pero no sé en qué Cuba vive usted… mire al autor de este artículo como fue expulsado de la UH por escribir en un medio alternativo, y qué ha pasado? Nada, y si da lucha como usted dice pues lo desaparecerán del mapa o terminará, como muchos otros que lo intentaron, dejando su tierra. En Cuba la única solución posible es eliminar un sistema corrupto y opresor e instaurar uno realmente democrático y que se preocupe por el pueblo, eso no lo van a cambiar los mismos en el poder por casi 60 años, desgraciadamente, por el momento, irse en la única opción, no es valiente, eso lo admito, pero esa es nuestra realidad, en eso nos han convertido…

Reynaldo R.

24 Diciembre, 2016

Tenemos muchos mediocres en puestos intermedios e importantes , nos hemos convertido en un País inmóvil sin inversiones, sin proyecto real de desarrollo , con trabalenguas lleno de justificaciones llenos medidas que se cambian y se recambian , no nos queda de otra que ser competitivos y no con AIE , con ANE también, alguien sabe donde esta la ley para que las empresas cubanas se asocien , si nosotros los que creemos en un proyecto social no logramos un país competitivo a donde vamos a parar , solo nos queda como dijo Eusebio Leal ayer en la mesa redonda , para cumplir que no halla reposo, en el trabajo , en la critica y la lucha contra la bobería en la que los cerebro se sumen a continuar , cada cual hagamos lo máximo dentro y por el bien de la patria

Es que como dicen los teoricos criticos del capitalismo sobre la famosa crisis que comenzo el 2008 : :a crisis es sistemica. Y la nuestra tambien. Lo que no funciona es el sistema. Y no hay que cambiar todo lo que…..?

Excelente. Como dices, los servidores publicos, debieran tener un limite de tiempo en el cargo, mucho menos que el que se aprobo para los principales cargos de direccion del Partido y el estado. Y mientras tanto, seguimos votando sofas.

Rolando Leyva Caballero

23 Diciembre, 2016

Es un tema que como nación, pueblo, nos pasará factura a corto plazo. Ante una población envejecida, envilecida incluso, los jóvenes deberían tomar el relevo generacional, no digo ya de un proceso social, político, ideológico, eufemísticamente llamado aún hoy, Revolución, que implica, en cualquier de sus acepciones posibles, en la ciencia que sea, un cambio de estado, movimiento al menos, sino del deber de hacer Patria. Pero los tiempos han cambiado. Lamento disentir con el señor Juan Ramírez, con quien creo haber intercambiado alguna que otra palabra en Cuba. Cada cual tiene derecho a librar las batallas que estime conveniente en sus propios términos y plazos. ¿Hasta dónde uno debe estar dispuesto al sacrificio personal en aras de un bien colectivo, de una utopía que nos embutieron o indujeron a creer a la fuerza como el supuesto destino irrenunciable de todos los cubanos? ¿Dónde queda el derecho inalienable de los individuos a escoger su camino, sus opciones de vida? Por qué demonizar, una vez más, hasta el cansancio, a los que decidieron partir, adonde fuese, movilizados por las razones que consideraron pertinentes? Si hay individuos que han logrado empezar a mover el demorado asunto de la rueda de la Historia en nuestro país, han sido, entre otros, muchos de los jóvenes cubanos que se han ido. ¿De veras piensa que todos los que marcharon al extranjero son víctimas del consumismo más feroz? ¿Qué viven amargados, endeudados, enajenados? Hay decenas, sino acaso cientos de miles de profesionales cubanos, que emigraron y siguen tributando a su nación, a través del envío de remesas, ahora mismo, una de las principales fuerzas generadoras de riqueza y satisfacciones. Muchos no han logrado siquiera seguir siendo lo que eran o hacían antes, profesionalmente hablando, pero eso no los denigra automáticamente en ningún sentido. Ni como cubanos, ni como patriotas ni como trabajadores altamente calificados, o no. Luchan por su bienestar individual y la prosperidad de los suyos. Dediqué diez años de mi vida a la enseñanza en la Universidad de Oriente, y no por ello considero que mereciese ningún privilegio especial, sino simplemente acceder a un salario digno, justo, que me permitiera cubrir mis necesidades básicas, ejerciendo lo que estudié. Y nunca obró el milagro. Ahora estoy fuera del país. Y soy feliz. Muy feliz, no porque tenga de todo, sino porque tengo lo que quiero, lo que tenía que tener, ganado con el esfuerzo de mi trabajo, cuando consigo trabajo. Y tiene razón. Muchos se lo han montado bien en Cuba, y me alegro por ellos. La envidia no corroe mi alma vieja. La pregunta es: ¿Cuántos son los que no se lo han pasado bien en Cuba nunca a pesar del esfuerzo, de la lucha constante? Provengo quizás de la familia con más miembros trabajando en la Universidad de Oriente. Todos profesores a tiempo completo. En total tres doctores en ciencias y dos maestros en ciencias camino de doctorarse. Entre todos no ganábamos, o ganan ellos que están allá, el equivalente a 300 pesos convertibles al mes. ¿Tiene alguna explicación Juan Ramírez de cómo algo semejante es posible en nuestro país? ¿Acaso no no los montamos bien? ¿Qué es montárselo bien? ¿Practicar la demagogia? ¿La hipocresía? Son demasiadas preguntas o respuestas obvias que nadie se atreve a admitir. Quizás artículos como este tributen a romper la barrera del silencio. Por algo se empieza. Saludos respetuosos desde Cataluña, que también aspira a ser un país libre.

¿Como no botar cerebros?, ojala artículos como este se publicarán en la prensa nacional y lo pudieran leer los cubanos. Miren el ejemplo del diario Granma, que estrenará un nuevo diseño, pero seguirá siendo el mismo, es decir usando los mismos cerebros. Seguirá con verbos, adjetivos y adverbios “positivos” para las noticias nacionales y con los “negativos” para los titulares de los países enemigos.

Para Juan Ramirez

Creo que lo sientes y te respeto pero desde hace siglos esta claro que no se le puede pedir peras al olmos.

Juan Ramírez

23 Diciembre, 2016

Cierto lo que cuentas, Julio . Como también es cierto que nos rendimos muy fácil y que demasiados escogen irse pensando que es la solución más rápida a sus problemas, la más de las veces materiales. Fui al concierto de Pablo en el Mella el 17 de Dic. Es lamentable la nostalgia que ni todo el dinero del mundo puede curar cuando te vas de tu país porque crees, erróneamente, que es la única forma de resolver los problemas. Falso. Conozco muchas personas que de una manera u otra están apostando por Cuba y se lo han montado muy bien. Tener el privilegio de acogerte a una Ley de Ajuste que te da la residencia al año en el país más rico del mundo no es precisamente las puertas al Paraíso y si una trampa, muchas veces ha sido las puertas a un infierno del que se trata de huir también, de otra forma, es un infierno diferente, con créditos para microwave, refrigerador y pantalla plana, pacotilla que jamás llenará la ausencia de lo esencial, aunque para no ser absolutos, eso lo vive cada quien a su manera, depende de las personas, sus intereses y circunstancias. Yo creo, sin embargo, que “los cerebros” debieran dar la pelea y luchar para cambiar en Cuba lo que no les/nos gusta, ejercer los derechos y dejar de ser tan pencos de pensar que todo nos tiene que ser dado, desde arriba por cierto. Si el Estado no puede pagarme más, pues a usar mi inteligencia y preparación para montar algo dentro e incluso dentro-y-fuera de Cuba. Hay que moverse y ser creativos, ni aquí ni en la reconchinchina nadie regala nada. Eso no quita fuerza ni razón en lo que dices, no tendría que ser tan difícil ser prósperos en Cuba. Hay mucho estúpido en cargos de dirección, mucho burócrata haciéndole la vida un yogur al prójimo, pero eso tenemos que cambiarlo nosotros, dar bateos donde sea, virarnos pal partido que es el máximo responsable de cada mierda porque es en última instancia, el que dirige. Pues que trabaje y que pinche a la burocracia y que imponga los cambios que demandamos nosotros, los soberanos, el pueblo de Cuba.
El bloqueo hace lo suyo pero el autobloqueo hace más. Pero eso hay que combatirlo y no se combate desde Miami, Madrid, Caracas o Tokío, esa pelea hay que darla aquí y es nuestra responsabilidad, de nadie más.

VERSIN 2.0

El problema de “los cerebros”, es la falta de cerebro de los que gobiernan. Piensan que la gente o no tiene cerebro para pensar con cabeza propia o que todos tenemos un cerebro tan blandengue como el de ellos. ¿A cuales cerebros ustedes elegirían?

Luis le metió coraje a la partida de Poker. Le subió la parada a julio Antonio. Le dijo: “Tus 10 y 100 mas”. Yo de momento “voy”. Digo, si no cierran el Casino antes.

Bueno yo tengo 2 amigos
Uno de ellos era obrero de la construccion en La Habana y me dice: Manolo cuando yo vi que un indio ganaba 1500 dolares al mes por poner los mismos ladrillos que yo pongo pues me dije tienes que irte de aqui a como de lugar porque esto ya es una burla . El otro amigo mio es Cardiologo y me dice aqui trabajo de enfermero y demas esta decir lo que gano aca pero en realidad me fui porque estaba cansado de las mentiras y la doble moral , yo iba al hospital en bicicleta pero conocia al hijo de un general que andaba en un AUDI nuevo de paquete y no ha estudiado adsolutamente nada, le dije busca en Youtube como vive Mujica el expresidente de Uruguay y veras la diferencia con los de Cuba. Ahorro y sacrificios pero ellos viven a toda leche jajaja busca como vive Mujica ese si es un ejemplo no los zatrapas de Cuba.

En Cuba falta libertad, mucha, demasiada falta de libertad, y por eso es que muchos nos marchamos. Yo me hubiera quedado en Cuba por un tercio de lo que gano fuera de ella, por hacer un trabajo inferior al que hacía en Cuba, pero no estaba no estoy dispuesto a vivir sin libertad, vivir con miedo a que un estúpido con poder me arruine la vida por decir lo que pienso, y hacer lo que entienda es mejor para mi y mi familia, cuesta trabajo, cuesta mucho trabajo, pero cuando descubres lo que es ser libre, entonces te das cuenta de que nos engañaron y noa robaron nuestros sueños, en Cuba hay una dictadura, ese es el nombre, y lo bueno que haya podido tener el sistema queda opacado por la supreción total de libertades, podemos dar todas las vueltas que queramos, pero hay una realidad, loa cubanos no somos libres en Cuba, somo rehenes y esclavos de una familia, de una dinastia aferrada a un poder absoluto. Y.. es triste, lo es…

Palabras santas Pepe.

Pepe el Globero

22 Diciembre, 2016

El problema NO ESTA en lo que tendrán allá, sino en lo que NO TENDRÁN aquí. Dejen la estupidez de pensar y compararse con la vida allá y enfoquense mas en resolver los problemas aquí. No vivan pendiente de lo que tienen allá, sino de luchar para conseguir lo que necesitan aquí. Nadie debería buscar en patio ajeno, lo que por derecho debería tener en su propio patio.

Ejemplo claro de toda esa situación es lo que ha estado aconteciendo en la UCI. Cuántos jóvenes profesores expresaron su preocupación sobre qué proyecto de vida la UCI podría significar para ellos? (En tiempos donde la matrícula baja ya tenía un buen número de edificios vacíos) A la todopoderosa rectora nunca le interesó responder esa pregunta, se impuso la idea de “que se vallan, estamos formando más” dejando ver que no importa la experiencia, “con recién graduados se resuelve”, pero luego el ciclo se repite con esos graduados y así sucesivamente. Hubo quienes honestamente dijeron que pedían la baja porque se iban del país y les hicieron la vida un yogurt, en el clásico cubano “no te vas, te boto”. Entonces la tendencia fue simplemente “desaparecer” y dar noticias desde “afuera”. Lo triste es que a nadie con poder le importa.

Me gusto mucho el artículo de ud. Aunque no aborda una arista importante. Recientemente leí un reporte de unas pruebas de matemáticas, lectura y ciencias que aplicó la UNESCO en América Latina. Cuba, por muy amplio margen supero al resto de la región, particularmente en Ciencias. Creo que no hemos aprovechado ese enorme potencial del todo, más allá de los logros en Biotecnología y Medicina.

Maravilloso artículo como de costumbre. Es lamentable que una buena parte los frutos de la revolución de hombres de ciencia que fuimos capaces de crear, por las razones que sean, han partido. No obstante, el tema tocado por nuestro autor es solo una arista de las causales de la emigración y así hay que entenderlo, diría que de todas, la más lamentable, pues tiene a patéticos culpables como protagonistas, tienen nombre y apellidos o bien de sujetos o bien de instituciones. Espero que este asunto sea superado como lo fue en un momento la prescripción injustificada en los medios a los actores que “desertaban”; era tan absurda, o la partida tan masiva, que un día por arte de magia comenzaron a verse nuevamente filmes memorables y programas televisivos valiosos por sus desempeños. Esperemos que el juicio llegue a iluminar ciertos cerebros poderosos, antes de que sea demasiado tarde, (si ya no lo es).

DoradaBlue

22 Diciembre, 2016

El problema nuestro es más complejo aún porque no solo depende de unos, algunos o muchos funcionarios. El problema radica en que durante años demonizamos a los habitantes de las sociedades capitalistas, recuerdan aquello del chovinismo? y con ello impedimos que viesemos esas realidades que tambien son. Esta actitud junto a que la mayoria de la poblacion cubana ha nacido despues del 59 ha chocado con lo que luego fue y es el culto al/a lo extranjero. Por supuesto esto ha provocado que nuestras mentes se contradigan, no entiendan y que al final estemos en un intermedio que ni nosotros mismos entendemos.
Siempre recordaré que en mi primaria una compañera de clase salía del país con su familia y todos lloramos amargamente porque se iba a una sociedad maltratadora, explotadora, racista y más. Después de eso llegaron los 90’s y los extranjeros/turistas eran dioses, viajar era un privilegio que todos queriamos alcanzar, cualquier hijo de familia llegaba a Cuba de vacaciones y nos preguntabamos por qué, cómo era posible. Este fenómeno más allá de cuanto dinero se pueda ganar fuera de Cuba nos ha llevado a la contradiccion, a no tener referentes de como son y como funcionan otras sociedades, a no entender como convivir con las ventajas del capitalismo y con las del socialismo, a demonizar a los que salen de Cuba cuando en el fondo quisieramos salir nosotros, a ver en definitiva todo en blanco y negro, sin matices.
Creo que un ejemplo claro es que te digan que vives fuera, que eres víctima del capitalismo, que trabajas sin parar, que no tienes vida y que luego te pidan un móvil, un producto del capitalismo que hizo o fabricó un trabajador de esos de los que están machacados y que pagó otro de los que no tienen vida (y ojo, que no soy especialmente defensora de ningún sistema), sino que simplemente la vida tiene colores, los sistemas están hechos de personas y deberíamos aprender a respetar, a tolerar, a comprender. (Vivo fuera de Cuba y me ha pasado). Y parece que tu eres bobo doblemente porque vives en una sociedad que te explota para comprar un movil (fruto de la sociedad capitalista) a tu amigo que es más listo que tú porque no se fue, no va a permitir nunca que le exploten y además te lo restriega.
En Cuba por nuestro propio sistema deberia ser una máxima y una prioridad las consultas a la población, la investigación constante para entender y solucionar los problemas que se dan en nuestra sociedad, el espiritu crítico para mirarnos por dentro y mejorarnos y no fomentar los bandos, el conmigo o contra mi.
Que si la aspiración máxima de un joven cubano es graduarse y salir del país es por algo más que probablemente está en la raíz de nuestra sociedad y no solo en el capitalismo y sus politicas de robo de cerebros.
A partir de ahi podríamos edificar una sociedad mejor, comprensiva de que todos NO somos iguales ni tenemos que desear o aspirar a las mismas cosas, y dejar de sentir que al salir de Cuba ya no hay regreso, que serás marcado y mal mirado dependiendo de donde estés, que eres un traidor.

silodigo mejoden

22 Diciembre, 2016

Por primera ves veo un periodista cubano tocando ese tema que todavía es más, mucho más profundo, soy joven, y como veo la cosa, con mis 3… cumplidos, nada cambia, o a cambiado muy poco, y lo primero que tiene que cambiar es ese concepto que liga revolución con sistema social, con nuestro sistema social, esto fue una revolución, hace rato que no se mueve, no revoluciona, eso de pensar que todos pensamos igual, que todos tenemos que ser revolucionarios, y si no te vas, hay si que hay problema.
Desde pequeño me enseñaron a amar la rev, cuando adulto y tal ves un poco inmaduro todavía, quise reverenciar ese amor, le lleve una ofrenda a un ministro x en forma de investigación, cosa que revolucionaria la esfera en la que se implementara dicho proyecto, a nivel mundial, comemmmmmm yo, quien tu eres, quien te mando, hijo de quien, —-pero escúchame, es importante, ayuda al país, __no me interesa.
Nosotros los jóvenes nos toca tomar la iniciativa, claro está, cuando digo tomar es a la fuerza, nada de yo, yo pregúntame, eso no va, ellos no creen ni van a creer en nosotros, además por lo menos yo no quiero ser continuador de su revolución, no estoy hablando de quitar los logros alcanzados por el pueblo cubano y solo por el pueblo cubano, aclaro sin ningún líder ni dios delante como es costumbre, estoy hablando de las miles de oportunidades que tiene este país y que todas las estamos dejando pasar, y no se van a aprovechar porque seria darle terreno al enemigo, mientras tanto ellos en su gely climatizado, y nosotros en la 222, con tremenda peste, como dice la negrita Eduarda, i esa p.
Y no me vayan a replicar ni increpar me oíste Marcosvelazquesresingtu,m no me interesa lo que digas, mis ideas no se basan en querer un carro pa mi, sino que la 222 vaya más desahogada, que volvamos a ser un pueblo decente, para cuando viajes y digas que eres cubano, te digan mucho gusto, y no cubano de mierda.

“Para evitar que personas desalmadas arrojen al “plan tareco” lo mejor de Cuba, se debe limitar el poder de los oportunistas, los extremistas, los dogmáticos y los que no confían en la democracia.” Y quién creó ese sistema? La CIA? La Mafia de MIAMI? Qué se necesita para no saber que fue el mismo Castro? O es que el sólo se encargó de la parte buena?

otra vez andando por las ramas… no estamos conversando… esto no es para conversar… define brother… “definir es salvar”… tira numeros… haz una propuesta… no se… haz algo…

Robo no , robo nunca mi celebro es mío y únicamente es mío su contenido lo puse yo ahí y me salió bien caro y a mi madre y padre nadie más tiene ningún derecho sobre él que yo por ende nada de robo de celebro él es fruto de mi esfuerzo individual y nada le debe a nadie bien caro pago los conocimientos que le meto , en esfuerzo , en tiempo , en desgaste y sobre todo en dinero pues yo cobro 600 pesos por mi labor y eso no me alcanza ni para empezar así es que nada debo antes bien mucho me deben.

Robespiere

21 Diciembre, 2016

Esta genial reflexión viene muy a Tono con mi situación actual. Ya he tomado la desicion de quedarme fuera de mi país, impulsado más que todo por cuestiones materiales que varios han señalado aunque el desencanto con el funcionamiento de nuestro sistema tampoco ayuda. Aún no lo hago oficial pero siento que lo hago en contra de mi voluntad mas profunda porque se extraña todo. En fin me siento obligado por las circunstancias y es triste estar en esta situación. Veremos dentro de 10 años a donde lleva esta realidad a nuestro país pero no creo que sea al desarrollo. Lo más triste es que tengo varios primos de mi edad que están allá desesperados y con menos esperanzas que nunca acerca de ese futuro. Ojala los que corten el bacalao en los proximos años sepan revertir esa situacion por el bien de todos los cubanos…

Excelente artículo, solo estamos colectando lo que hemos cosechado, es el resultado de más de 50 años de un sistema demagogo, que desea mantener el futuro con las historia de logros pasados sin querer avanzar al futuro, quien es el futuro? Los jóvenes que están tirando sentados en ese sofá. Soy hijo del sistema, crecí y me desarrolle como todos los de mi generación, tuve salud y educación gratis y también me creí por mucho tiempo que la revolución era el santo grial. En la primera oportunidad que conocí el mundo capitalista puede ver cuantas cosas tenia en común con lo que había aprendido y cuánta mentira me habían inculcado, no obstante me aferré a mi patria, a mi familia, a mi barrio, pero el ir y venir, el interactuar con jóvenes de mi edad que hacían el mismo trabajo que yo realizaba y que hasta en momentos determinados aceptaron un consejo, pude percatarme del valor que tenía y que el haberme formado en Cuba como profesional del derecho no marcaba la diferencia con un abogado londinense. Pude ver que una hora de mi trabajo se cotizaba al mismo precio que la de un colega extranjero y q solo el 0.005% llegaría a mi bolsillo. Así pues la idea de saltar del sofá ante de que fuera lanzado comenzó a rondar en mi mente. La gota que llenó la copa fue una intriga formada en mi centro laboral para cambiar al director, después de 17 años de buen trabajo ya no era necesario pq el hermano del presidente del GAE, quería su puesto, o sea después de toda una vida dedicada a un excelente trabajo, por capricho del niño pequeño de un general, mi jefe se convertía en desechable, que esperaban que hiciera uno al ver semejante actitud. Al final la determinación de emigrar es una decisión personal, pero que factores como los descritos en el artículo nos plantean que es el camino a seguir si quieres darle una vida digna a tus hijos y apoyar decentemente a tus padres.

“Robo de Cerebros” es una manera de echarle la culpa a otros del escape de talentos de todo tipo. Ni es culpa de funcionarios, ni de la burocracia. Cuando la economia de un pais es incapaz de satisfacer las necesidades y los sueños de los jovenes estos huyen y “dan su cerebro” a voluntad. Las verdaderas causas del escape de talentos de Cuba son evidentes aunque no se quieran mencionar: el sistema que tenemos no sirve. El escape de talentos no solo ocurre en paises pobres, tambien pasa en economias desarrolladas incapaces de ocupar a la juventud recien graduada. Ahi estan España y Francia como ejemplos.

Hola quisiera saber donde es ese muro. Desde ya gracias

Absolutamente cierto. Si a eso le sumas además que esos funcionarios y sus familias tienen derecho por sus “funciones” a prebendas: casa, carro con gasolina, vacaciones y otras que los “cerebros” no, ni aunque trabajen de sol a sol, la vida entera. Se cumple otro refrán cubano bien conocido : “Haz lo que yo digo y no lo que yo hago” Como bien dices la educación es derecho de todos pero no todos se esfuerzan para esto. Hay muchos que saben ” vivir” el comunismo.
Además estos mismos funcionarios de que hablas dictan leyes que son parejas para todos, sin tener en cuenta años trabajados al servicio del pueblo. Eso no se vale. Entonces: quién traiciona a quién?

Funcionarios, burócratas, etc. Cierto, echarle la culpa a personas es un facilismo. Debe de estar mas que claro a estas alturas que el problema es Sistémico. Seguir buscando la solución “dentro del marco”, no puede ser mas iluso.

Yo soy uno de los profesionales que se ha ido y coincido contigo en todo en este artículo con excepto que mi salario acá es 1042 más que en Cuba y el standard de vida es mejor. En Cuba nunca me hubiera podido desarrollar profesionalmente.

Es cierto que el funcionario está sometido a presiones y es cierto que es un facilismo echarle la culpa al funcionario, pero, sino toda, alguna culpa recae sobre ellos. No creo que toda, pero hay funcionarios que aplican políticas ya escritas y otros que las escriben. El problema es que exculpar al funcionario es otra manera de botar el sofá, porque al final, unos sufren por decisiones que otros toman pero que no quieren tomar. Otro refrán de la sabiduría popular dice: ¿Quien le pone el cascabel al gato?

marco velazquez cristo

21 Diciembre, 2016

¿Pedro cuál es el costo de la vida en el país en el que vives?

Very well said.

El problema es mucho más profundo, culpar a funcionarios, burócratas, etc. es un facilismo. Ellos son el monstruo del doctor Frankenstein de una política y una filosofía, y (casi todos) son gentes como nosotros, pero ahogados en procedimientos, normativas, directivas, informes y con la misma preocupación de no “quemarse” como tenemos el resto de nosotros. Y que conste, no soy funcionario, es que me resisto a creer que todo es tan fácil como echarle la culpa a determinadas personas o grupos de personas. Pero estoy de acuerdo completamente con el concepto del artículo, felicidades por ello. Botar el sofá es el verdadero deporte nacional

Corrección, el salario no es diez veces mayor, sino 270 (30 dias * 9 horas) veces mayor. Yo gano en una hora más que cualquier cubano en Cuba.

Muy acertado el articulo, yo me veo a veces frente a esa desicion que no me he atrevido a tomar, porque no es facil dejar tu pais, las veces que he salido de Cuba a la semana lo extrano todo, quiero estar otra vez con mi familia, mi pareja, mis amigos; claro todos se me estan llendo de aqui, casi no me quedan amigos de la universidad, pero me pregunto cada dia, que hago para tener una casa donde criar a los hijos que algun dia aspiro tener?,tendre que escoger entre ayudar a mis padres y dar de comer a mis hijos? son preguntas recurrentes que pueden perturbar la mente de cualquier joven de este pais y lo mas triste es que a nadie parece importarle, realmente nadie nos pregunta

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Urbanización

La caricatura