Parque de diversiones

Ya sé que todo tiene su tiempo, ya sé que la decadencia es un estado natural, prólogo tantas veces de la desaparición o la muerte, ya sé que hay que decir adiós y seguir adelante… Pero a veces me cuesta. Si yo pudiera, viviera en algunos de mis recuerdos. De mis recuerdos felices, claro. Y mis más felices recuerdos son los de la infancia, como seguramente ya saben los lectores habituales de esta columna.

De cuando en cuando regreso a Violeta, pueblo perdido en la inmensidad de la llanura avileña. De cuando en cuando me da por recorrer barrios y caminos ya casi olvidados, los mismos que recorría hace más de veinticinco años, cuando era un niño curioso e inquieto. Casi olvidados, pero atesorados en un rincón de la memoria. Es maravilloso ver cómo todo se va restaurando a la medida que revisitas ciertos lugares.

La última vez me decidí a acercarme a la casita donde viví mis primeros años. Una casita minúscula de madera, muy parecida a las que pintan los niños, pero sin la chimenea. Estaba allí, tal y como la recordaba, al final de un camino de tierra, rodeada de árboles.

Mi hermano no puede recordar esa casa porque nos fuimos de allí cuando él tenía tres años, pero yo ya tenía cinco, así que puedo evocar muchos momentos… Todavía me emociono cuando recuerdo el sonido de la lluvia sobre el techo de zinc; todavía me acuerdo del olor de las matas del portal.

No me detuve frente a la casa, me dio un poco de pena: ¿qué pensarían los nuevos propietarios? Seguí caminando y vi los patios de los vecinos, los árboles frutales y los jardines, los escondrijos donde jugábamos con los niños del barrio… ¿Cómo es posible que todo mantuviera un espíritu más de treinta años después?

Cuando vaya de nuevo, tendré que llevar mi cámara.

***

Andando y andando llegué al parque de diversiones de Violeta. Y esa es otra historia. El que fuera un lugar alegre y multicolor, hoy no es ni el pálido recuerdo de lo que fue. Es otra cosa, ya no es mi parque.

Ninguno de los aparatos funciona. Es más, han desaparecido algunos, como la estrella. (Desde allá arriba, cuando las cabinas llegaban al punto más alto de la esfera, se podía ver buena parte del pueblo).

De la cuadra de los ponis ya no quedan ni los cimientos. Y ahora que lo pienso, yo nunca me monté en un poni. Acostumbrado a montarme en el caballo moro de mi abuelo, me parecía un abuso cabalgar sobre caballos tan pequeños. Eso sí, sabía el nombre de todos los ponis de esa cuadra, y ahora me doy cuenta de que los he olvidado.

¿Y qué contarles de la gran atracción del lugar? Cientos de veces hice el viaje circular del trencito, que recorría todo el perímetro del parque. Calculo que sería apenas un kilómetro, pero no nos cansábamos de ver el mismo paisaje.

Había, incluso, un túnel oscurísimo, de apenas unos metros, que asustaba mucho a los niños más pequeños. El tren entraba haciendo sonar desesperadamente el silbato, que ahogaba los gritos de los pasajeros.

De ese tren apenas queda un vagón desenganchado y medio oxidado, detenido sobre la vía.

Subí al vagón, me senté en uno de los destartalados asientos, dejé pasar los minutos. Silencio. Soledad. Abulia. A lo lejos se escuchaban las risas de unos niños que jugaban pelota en medio de la calle.

Artículos Relacionados

Comentarios

Seguro funcionó hasta que desmantelaron el central

Lázaro

16 Marzo, 2016

Cuba entera es ese parque de diversiones. Destrucción total

coincido con los demás sobre las crónicas de Yuris Nórido, muy buenas. por la imagen caí en la cuenta de que no hace mucho que debió estar funcionando aún el parque o al menos el vagón, pues tiene a Estela y El Despertar dibujados…no hace diez años de esas canciones de Liuba, o sí?

Maria Luisa La Ó

16 Marzo, 2016

Violeta o primero de enero se le olvido mencionar el color rojizo de sus tierra fertil los lindos campos de naranjas y papa estuve hace 29 años alli bonito lugar del parque de diversion no me acuerdo mis rrecuerdos don vagos tenia 20 años si me impresiono el color de su tierra

KIRENIA

15 Marzo, 2016

AY YURIS NÓRIDO, SIEMPRE EMOCIONANDO DESDE ESA SENCILLEZ… QUE APRENDAN TANTOS ILUSTRES PERIODISTAS Y ESCRITORES: EL ARTIFICIO NO HACE A UN CRONISTA, SINO LA SENSIBILIDAD… FELICIDADES, ONCUBA, POR TENER A ESTE COLUMNISTA TAN ALEJADO DE POSES…

Fermín Valdés

15 Marzo, 2016

Y. Nórido es un antes y un después en la crónica cubana, sin guataquería…pero es así…ojalá que nunca aceptes un cargo directivo como le sucedió a Dayli Sánchez…

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

La fiesta

La caricatura