Editorial: Un mejor acuerdo… para quién

Editorial: Un mejor acuerdo… para quién

Cuando Donald Trump ganó las elecciones en noviembre pasado, todos sentimos que vendrían cuatro años de mucho trabajo. Las escasas declaraciones hacia Cuba del hasta entonces candidato presidencial no eran precisamente alentadoras. En todo caso, la variable Obama en el proceso de normalización había sido determinante. Y esa variable estaría desde ese momento fuera de la ecuación.

Los meses que siguieron fueron de blindaje para la cooperación bilateral. En octubre ya Obama había firmado una directiva presidencial para una “apertura a Cuba irreversible”. En los últimos días de su gobierno se formalizaron más de veinte acuerdos entre los dos países. Intercambio marítimo, preservación de áreas protegidas, gestión ambiental de estas…

Sendas embajadas, una comisión bilateral de trabajo, intercambios técnicos sistemáticos, vimos a Raúl Castro con Obama en Nueva York y a Barack Obama caminando por las calles de La Habana. El renacer anunciado el 17D estaba en plenitud. La creciente cercanía entre estadounidenses y cubanos, el incremento de los viajes entre los dos países y de los encuentros entre científicos, artistas, académicos y hombres de negocios, abría nuevas posibilidades de desarrollo. El signo generalizado era el del optimismo.

Ahora, si bien aún no sabemos cuánto, todo eso está en peligro.

Al llegar a la Casa Blanca, Trump ordenó una revisión de lo impulsado por su antecesor, en sintonía con lo dicho por él durante la campaña presidencial, aun cuando los vínculos no se cortaron. El número de visitantes estadounidenses a Cuba continuó creciendo en lo que va de año, al igual que el interés de diferentes compañías por hacer negocios en la Isla. Nuevos viajes de cruceros han sido planificados incluso para 2018, el contacto se ha incrementado, mientras ha ganado fuerza en el Congreso el respaldo a proyectos de ley que permitirían a los estadounidenses mayor libertad para viajar y comerciar en la Isla.

Hoy grandes compañías como Google, Airbnb, American Airlines y Norwegian Cruise Line están presentes en Cuba, al tiempo que empresarios, artistas, políticos y militares de los Estados Unidos han declarado abiertamente su apoyo al acercamiento. Motivos económicos, culturales, y hasta de seguridad nacional han impulsado a los defensores del engagement.

Al mismo tiempo, los cubanos han sido sensibles a este contacto. En particular, son visibles los beneficios reportados al creciente sector privado cubano y las relaciones de todo tipo entre ciudadanos de ambos países. Familiares de un lado y otro del estrecho de la Florida puedan estar más cerca, física y afectivamente.

Como es lógico, persisten perspectivas divergentes en más de un tema, pero a través del diálogo se muestran resultados concretos, impensados poco tiempo atrás. Los acuerdos firmados y las posibilidades de ampliar la colaboración evidencian la importancia de concentrar los esfuerzos en lo que acerca a ambas naciones y no en lo que las separa.

El presidente Trump había dicho que haría retroceder las políticas obamistas si Cuba no ofrecía “un mejor acuerdo”, más ventajas en la negociación. Nunca dijo más ventajas para quién. Pero la ola de reacciones que ha provocado tan solo la posibilidad de una marcha atrás, demuestra para quiénes esto no sería un mejor trato.

Retroceder con Cuba no sería un mejor acuerdo para los ciudadanos comunes de Cuba y de Estados Unidos, no sería un mejor acuerdo para las familias repartidas en los dos países, no sería un mejor acuerdo para las empresas estadounidenses que han iniciado negocios en Cuba, favorecidas por una flexibilización del embargo, no sería un mejor acuerdo para la colaboración científica y artística ni para las miles de personas que hoy trabajan para y en las dos orillas del estrecho de la Florida. No lo sería tampoco para los políticos estadounidenses, que han declarado su apoyo bipartidista al acercamiento con Cuba.

La lista es mucho más larga. Quienes la engrosan se van sumando con cada nueva alerta. Todos coinciden en una pregunta retórica: ¿Para quién un retroceso con Cuba sería mejor? El único beneficiado podría ser el pasado. Y todos, cubanos y estadounidenses, vivimos en el presente. Permítasenos trabajar para el futuro.

Artículos Relacionados

Comentarios

No tengo duda alguna , confirmo tu opinon, pero la pregunta es…. verdaderamente de quien es la responsabilidad economica y el bienestar de los cubanos ? Del gob de los E.U ? No es que el mismo pueblo de Cuba en apoyo de su revolucion ha dicho muchas veces que E.U no deberia intereferir en los asuntos del pueblo…. me imagino que hablan del lado negativo de la moneda, pq del positivo solo hemos aprendido a esperar , que caiga cafe del cielo. A mi modo de ver, no solo es una responsabilidad del Estado Proletario del Pueblo y del pueblo mismo lograr medidas que ayuden al progreso economico y social del cubano, pues en el aspecto politico han conseguido , cuidado y mantenido lo que es por derecho del pueblo y para el pueblo : Integridad. Dice alguien por aqui que los cubanos hemos vivido muchos años bajo agresion, espero que no se refiera a la guerra espera y jamas ocurrida de los Americanos, a pesar de que hayamos visto montones de trincheras, carteles y mochilas de la guerra… a veces es ridiculo la manipulacion en accion, tanto como la misma inocencia.

Solamente ver el porciento de los que opinan de una forma y los que opinan de otra, casi 99 a 1. Por consiguiente: Quen tiene la razon?

…”son visibles los beneficios reportados al creciente sector privado cubano…” Hugo, al alquiler de cuartos y la venta de comida usted le llama asi…: creciente sector privado…!!!
Por favor a eso se dedicaban los gallegos y los chinos emigrantes en cuanto llegaban a Cuba..
Habia un sector privado cubano que exportaba azucar a 76 paises,un sector privado que exportaba zapatos a 5ta avenida en New York y un sector privado que abastecia de comidas y bebidas a Key West,pero a ese sector privado del cual Usted no menciona, los destruyeron Ustedes los comunistas…!!!

Que venga la “fiera”, que la estamos esperando.

Bravo… Adrián de lo mejorcito que te he visto escribir aquí, te estas superando. Si los mas jodidos son los yanquis que vienen en sus yates, cruceros y aviones de lujos, pobrecitos verdad? Cuando aquí hay cientos de miles de cubanos que han estirado la pata y nunca han salido de la isla. Luego esos mismos infelices yanquis que tanto “dependen” de nosotros(como si Cuba fuera el único destino turístico que existe en el mundo), disfrutan y van a los lugares que usted nunca va a poder ir.

El cubano de a pie a visto que su situación ha empeorado desde el 17D. Hay que ser ingenuo u otra cosa para no darse cuenta que son los personeros y lacayos del régimen castrista los que se aprovechan de la supuesta apertura. El pueblo que se joda. Por eso, que apriete Trump. Saludos.

Adrián

15 Junio, 2017

Lo más jodidos son los yanquis. Los cubanos nos hemos pasado la vida desde 1959 bajo agresión. Asi que estamos acostumbrados. Incluso hasta los de menos de 15 años.

Claro a Oncuba no le favorece un cambio de la política de “apertura” que abrió el ex Presidente Obama porque ganado mucho dinero con esa política pero el pueblo de a pie no se ha beneficiado en lo más mínimo desde el anuncio, sin embargo la división social se ha aumentado. Un retroceso a esta política que solo favorece al gobierno no lo hallaría mal, el gobierno cubano (que nadie elegido) tiene que vivir en carne propia todo lo que puede perder.

De todas maneras en una occasion Fidel en plena crisis del Mariel grito a los cuatro viento,No los queremos no los necesitamos,asi que Trump recorta a la maxima potencia las remesas,regula a solo in ano los viajes de cubanoamericanos a Cuba,ni in centavo mas,para ver que pasa,si es verdad que no nos necesitan.

Cancio yo lo unico que te pregunto que beneficio ha tenido el pueblo cubano de a pie con todas estas medidas?hasta ningun beneficio,cada dia la situacion economica es peor,escases total de alimento y encarecimiento del costo de vida,transporte cada dia mas caotico,carreteras y calles cada dia mas destruidas,represion cada dia mas refinada sobre el pueblo cubanos,situacion de la vivienda cada dia mas desastrosa,en fin nada de benefices ni cambios reales,entonces que Trump apriete la tuerca al maximo para ver que pasa,y lo major de todo ya la olla de presion no tiene valvula de escape,porque Pies Seco y Pies mojado fue historia.

Que nos sugieres Alfredo, que no olvidemos ya del Che y Maceo y pasemos a hablar de “Rápido y Furioso”? o quizás de las marcas de los vestidos de la Sra. Trump? O de los Reality show del pqt.?, O que veamos como trivial que una personalidad extranjera haga honores a un “tal” Maceo? Pues yo le sugiero que se ponga, cómodamente sentado a esperar ahí en “su orilla”, (que queda más que claro que no es la misma “orilla” de esos que aparecen en la foto.
En cuanto a que Trump no pinta nada aquí, te concedo la razón. Ni pinta, ni va a pintar (por ver todavía está que tiempo le quedará “pintando” allí, en tu orilla, con el alto nivel de descontento que ha construido.
En cuanto al ámbito económico cubano, sin duda tenemos no pocos problemas, pero, si de algo puedes estar seguro es que para la búsqueda de sus soluciones no tendremos en cuenta para nada opiniones y criterios como los tuyos. Duélale a quien le duela, en nuestra intención está el cambiar en nuestro sistema social TODO LO QUE DEBE SER CAMBIADO, para que se adecúe más al concepto de Revolución que nos legara ese a quien tu no quieres nombrar, pero yo sí, FIDEL. Esos son los cambios que nos proponemos en esta, nuestra “casa país”, y son los que exigimos se nos respeten. Y sabemos que no será de rosas el camino, pero de lidias con “trumpes” ya tenemos un entrenamiento suficiente como para dar garantía de victoria, mas, por si fuese poco el entrenamiento, contamos con esos personajes que tu quisieras que dejáramos en el pasado; Martí, Maceo, El Che, Camilo, y al frente, El Caballo, El Comandante, ese al que por demasiado hombre se te atraganta y no puedes nombrar. FIDEL.

Fernando Ramírez

15 Junio, 2017

El pasado es quien está instaurado en el poder en Cuba, y no quiere soltarlo, aunque para ello tenga que pisotear sistemática y alevosamente los derechos civiles, económicos y políticos de sus ciudadanos. Sé que muchas cosas perversas pueden ocultarse detrás de la política de Trump y sus atizadores en Miami, pero también sé que la represión política en Cuba cada día es más insidiosa y agresiva desde que las relaciones se están “normalizando”.

Aqui el gran temor es que esto sea una politica de estado y Trump solo sea el ejecutor ,tal parece que Trump
fue puesto de presidente para hacer el trabajo sucio lo que el establishment de Republicanos y Democratas no
podian hacer,ya Cuba seguro sabe todo lo que va anunciar y si lleva 2 anos de acercamiento ,creo que en un
ano el alejamiento es total.

alfredo

15 Junio, 2017

nada más con darle una ojeada al Granma de hoy… basta para saber quienes son los que viven en el pasado… “Che y Maceo en la fuerza del pueblo”… “Ministro de Defensa de Namibia rinde tributo a Maceo”… “Titanes de Verde Olivo”… “Las hermanas Giral y la barbarie batistiana”… hoooy nada más…
Trump ni los americanos pintan nada aquí… esto siempre ha sido una guerra fraticida… que la comenzó “quien tu sabe” (tengo que poner “quien tu sabe” porque si no me viran el artículo para atrás)… tengo la impresión de que los hermanos de acá son más positivitas y ven las cosas mucho más claras que los de la otra orilla…
En el ámbito económico también viven en el pasado… no quieren cambiar… en el Granma de hoy no hay nada… pero ponte a leerlo todos los días y verás… “Trabajadores azucareros manifiestan disposición de moler hasta la última caña”… “Machado Ventura recorre áreas del complejo agroindustrial Los Palacios”…
Brother… algo tiene que estar muyyyyyyyyyyyyyyyyyyyy jodido cuando esto pasa…

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

El artista ‘of the deal’

La caricatura