Las cenizas de Pepe

Le dolían mucho las rodillas, estaban oxidadas como dos viejas bisagras. Casi no veía, se le condensaron las lágrimas, se aferraron a sus pupilas formando una nube que le hacía mirar en blanco y negro, a veces solo en negro. No oía mucho, pero recordaba sonidos: el ladrido de un perro, una nota de trompeta con sordina, la voz que lo despojó de sus bienes, y la tos, la insoportable tos… Hablaba sin parar, era su única defensa, su última trinchera.

Pepe tenía 88 años y 9 meses; hay quienes se ven mejor a esa edad, e incluso con más años. Pepe no: estaba cansado, decepcionado, y la decepción empeoró su salud. A menos de 24 horas del 17 de diciembre de 2014 sufrió el que sería su último infarto masivo. Era un asiduo sobreviviente de infartos y de ataques de ira, todos o casi todos provocados por Cuba… Eso decía Pepe.

“Mira mi’jo, me fui de Cuba hace 52 años, no creí nunca en ese gobierno. El comunismo no funciona, ni en Cuba, ni en la Luna. Yo siempre fui un hombre humilde, de campo, trabajador, y lo perdí todo, me lo quitaron todo, llegué sin un céntimo a New Jersey y trabajando duro hice fortuna. Llevo 52 años apoyando toda acción no violenta en contra de ese gobierno. Uno muere con sus principios y convicciones bien en alto, aunque al final estos te pateen la cara”. Eso, según su hijo Saúl, me hubiera dicho Pepe de haberme conocido personalmente. También, según Saúl, Pepe me hubiera preguntado si yo era comunista. “Ese amigo tuyo se la pasa apoyando a esos comunistas…”. Saúl sabe que no, pero nunca se lo aclaró, tampoco me dijo que esa fue la razón del por qué jamás me presentó al padre, a pesar de conocernos desde hace tantos años.

Pepe murió el 22 de diciembre. Murió como vivió: agradecido del país que lo adoptó y disgustado con el país donde nació. Sin embargo, hay amores que, por sufribles, se tornan insuperables.  Juró y pidió le juraran que, no importa lo que pasara, quería ser enterrado en Cuba, en la tumba de los Pérez Gracia junto a los huesos de sus padres, a quienes jamás volvió a ver. Habría sido mejor regresar en vida, pero su orgullo le pateó la cara y con los años se le fue la vida y también Cuba.

Yo no soy familia de Pepe, ni lo conocí, de haberlo hecho no le hubiera dado explicaciones, ni reprochado por sus desmedidas convicciones pero sus cenizas se van conmigo a Cuba. Pepe regresa conmigo. Ni su viuda ni sus dos hijos desean acompañarlo en este viaje. “No es rencor –me dice Saúl–, es por respeto a su memoria… Tal vez el próximo año”.

Comentarios

leonardo

3 junio, 2015

ser cubano es un sentimiento no un titulo. a pepe las palmas nunca lo olvidaron, como a ti cancio las olas de varadero. hay que tener en cuenta ese rencor que da la nostalgia, pero no seria mejor convertirlo en respeto?.

maria luisa laO

3 junio, 2015

Que dios lo tenga en la gloria y lo lleve a descansar quizas en el viaje que hizo para encontrarse con dios tuvo la posibilidad de ver lo que tamto el amo y añoro la tierra donde el nacio pues que descanse en paz

Israel Gonzalez

3 junio, 2015

Triste….Mis respetos.

sonia Rodriguez

3 junio, 2015

Que triste, Pepe nunca olvidó su tierra pero una vez mas in gobierno corrupto le arranca las ilusiones a un hombre que a pesar de estar agradecido con esta nacion siempre sufrio el exilio. Epd señor en su adorada Cuba.

Lilia Barbara Garcia

3 junio, 2015

Muy bueno este cuento!

Antonio

3 junio, 2015

Pepe si que murio como vivio. Fue honesto y consecuente con sus ideas, aunque no estemos de acuerdo con el merece respeto. Los vivos tambien merecen respeto.

manuel

3 junio, 2015

Un hombre que murió en su lucha.ahora hay quienes traicionan esa lucha.

Maria luisa laO

4 junio, 2015

Sonia disculpe pero pepe fue consecuente con su desicion, lilia esto no es un cuento sino una anecdota y antonio gracias por exponer lo que queria decir hay que saber leer e interpretar lo que se lee la respuestas a estas nota era smplemente una plegaria de paz respecto y tranquilidad para el alna del Señor descanse en paz

Realtor Jorge Artiles

4 junio, 2015

Hay muchos pepe y muchas Celia cruz, cada uno tiene sus convicciones y cada uno fue consecuentes con sus ideas, fueron dos generaciones separadas por el odio y así mueren de ambos lados….separados y con odio el uno al otro, en el medio esta la generación de Obama que no queremos morir sin ver cambios reales, quizás tomen 50 años más pero vale la pena intentar esos cambios por el futuro de los que no han nacido aún.

El que sale de Cuba siempre la recuerda

Ernesto

4 julio, 2015

Error de muchos falsos orgullos sueños rotos , algo parecido a los que hoy venden sus casas carros todo y pagan coyoteros para llegar al mal llamado sueño americano la yuma no la llama ” jamas dirán perdí todo lo que obtuve para ganar deudas , otros han muerto en el estrecho de la florida ….jamas han dicho nos equivocamos que pena regresar hechos cenizas …en paz descances Pepe

Ernesto

4 julio, 2015

Definitivamente todos recordamos a cuba es nuestra patria y mas la recordamos cuando hemos visto pasar años y hoy nos preguntamos eran amigos y no lo sabíamos que paso en realidad valio la pena ???? el que se pelea por política o religión es un tonto yo sostengo la mayoría de la migración cubana como de todo el mundo es por economía , miremos con amor la tierra donde nacimos y seremos felices .

Brayan Heredia

12 julio, 2015

Pepe tuvo el derecho de creer en lo que quiso creer y tuvo el derecho de morir como quiso morir. ¿Por qué creemos los cubanos que somos los ciudadanos más patrióticos del mundo? Tan patriota es un cubano como lo son un Norteamericano, un senegalés, un Groelandés, un Británico o un esquimal. ¿Por qué siempre creemos que somos el ombligo del mundo? Qué o quién nos da ese derecho? Cuba es un país como los Finlandia, Los Emiratos Árabes, o Macedonnia. Nosotros siempre somos los que queremoa, más, los que añoramos más, los más nostálgicos, en fin el huevo de la gallina. Sencillamente somos cubanos como lo es cualquier otro ciudadano del mundo. Pepe murió onde quiso y fuen enterrado donde quiso. Eso, sencillamente hay que respetarlo sin tantos melodramas ni chovinismos.

Julio A. Alfonso Fonseca

15 julio, 2015

Esta columna es muy buena: casi un poema, una fabula. Es un reflejo del mal querer que en cierto grado se ha producido entre cubanos. Refleja que, aún en la rivalidad, hay en la diversidad personas honradas fieles a sus principios en ambas orillas.

Arnoldo Varona Limia

16 julio, 2015

Mis respetos a Pepe y gracias a Hugo por el ejemplo….. a imitar.

Jorge951.

26 julio, 2015

Pepe fue utilizado la mafia de anticubana del exilio cubano , fueron parts de su negocio , la radio jugo papel fundamental en esto y otras cosas mas. Como robarle Las elecciones a Gore . Mi padre murio tambien aqui engañado POR todos ellos . Microfoneros con bolsillos grandes. Su papel ha sido muy grande . Han puesto alcaldes , comisionados , congresistas y hasta presidents.

Jorge Luis 951.

31 julio, 2015

Pepe creyo , lo que le hicieron creer y murio creyendo lo que ellos necesitaban.
Ellos >llamo asi a la mafia anti – Cubans de E U , alimentada año tras año , POR DECENAS Y DECENAS DE M I L L O N E S.

roberto

4 agosto, 2015

Muy bueno poder leer artículos como este, donde se muestran opiniones contrarias a las que siempre nos han impuesto. En todos los países del mundo hay personas con opiniones contrarias y pueden expresarlo sin miedo, y se respetan unos a otros.

G.Angper

10 agosto, 2015

Las ideas son como islas… solas, en el medio del mar. Azotadas por las tempestades y bañadas por el sol. Unas hermosas, otras macabras. El dilema de Pepe: Vivir en una idea, o vivir de una idea….

El link me llego en http://cartasdesdecuba.com/la-cultura-estadounidense-en-cuba/#comment-83741 y alli deje este comentario:
Cubano – Público e Independiente (5) Muy bueno y gracias por compartir el link.
Te confieso que al ver el autor, pues me quede dudando en seguir o no, sin embargo no me arrepiento en haber seguido.
Historia muy triste que de seguro se ha repetido mucho, y no solo en Pepe, ahí tenemos a Celia y muchos otros que por principio, respeto y dignidad hacen, aun incluso, lo mismo que Pepe.
Muchos más también lo hubieran hecho si no pesaran tanto los lazos de sangre.
Estoy con los principios con que vivió y murió Pepe, y con sus hijos y su esposa por respetar su memoria. Conozco a otros Pepes que no quieren que ni sus cenizas sean traídas acá.
Que descanse donde y junto a quien pidió, en gloria este.

Esta bueno ese escrito my brother es la pura verdad

Me encanta el respeto empleado para contar esta historia que te dan el magenta real para interpretar aquella realidad y el sentir se los protagonistas.

Linda crónica , quienes han dejados sus cenizas fuera de Cuba hubiesen deseado un amigo así,

Leonel Fernandez Delgado

17 septiembre, 2016

Wow que historia tan linda y triste a la vez, Gracias Hugo Cancio por tan noble gesto de hacerle realidad el sueno de Pepe . Me gusta mucho leer lo que escribes porque siempre nos actualiza y sorprendes .

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura