Pies secos

Pocas cosas despiertan tanta emoción en un cubano que vive fuera de Cuba como ver una foto, escuchar y hablar del Malecón, o de su barrio. Alegrías y pesares, satisfacciones, recuerdos, añoranzas, contradicciones del país que lo despidió un día.

Hoy cuentan alrededor de 2,5 millones de cubanos los que han dejado la Isla para residir de manera temporal o permanente en más de 120 países del mundo. Solo en Estados Unidos se concentran 2 millones. Son números que representan una parte imprescindible de Cuba: su diáspora. Números que, unido a la cada vez más envejecida población y a la disminución de los nacimientos, exigen un diálogo urgente con los coterráneos.

Los más de 500 mil cubanos que visitaron Cuba en 2016, el intercambio cultural generado entre los artistas que viven dentro y fuera de la Isla, así como la recientemente abierta posibilidad a cualquier cubano de regresar a su país –incluso a aquellos que hayan abandonado misiones oficiales– son algunos ejemplos que demuestran la incipiente voluntad de reconciliación del gobierno cubano con sus ciudadanos.

Sin embargo, no es suficiente. Las inquisidoras políticas migratorias que el gobierno ha sostenido durante años con los cubanos que residen en el exterior, respaldadas por prejuicios y discursos heredados, permanecen casi inamovibles y llevan a un plano más allá del físico la distancia que los separa de la Isla.

Con la reforma migratoria de 2013, se flexibilizaron muchos procesos y desvanecieron trabas burocráticas, muchas otras subsistieron. Aun cuando se mejoraron los derechos de viaje de los cubanos residentes en la Isla, se mantuvo el trato discriminatorio hacia quienes habían emigrado antes. Continúa pesando sobre aquellos que decidieron vivir fuera de Cuba la distinción entre emigrado y residente que, en aquel momento, se pudo haber cortado de raíz.

Ese tratamiento injusto y desigual, que impone altos costos para gestiones de pasaporte, regula el regreso a la Isla, como país de origen, y limita los derechos de una parte de sus ciudadanos, no solo se contradice con los propios principios constitucionales del Estado cubano, sino que coarta la posibilidad de una relación distinta entre Cuba y su diáspora.

La decisión de vivir temporal o permanentemente fuera de la Isla no tiene por qué traducirse en un divorcio o ruptura definitivos, más aún cuando allende los mares permanecen los deseos y la disposición de ayudarla cada día a renovarse y crecer.

Artículos Relacionados

Comentarios

Señores y eso que ustedes cogieron “mango bajito”. Los que salimos en los primeros años de la revolución no pudimos regresar a nuestro país por casi 20 años. Cierren los ojos e imagínense por un momento lo que seria para ustedes estar todos esos años sin ver a sus padres o hijos.
Las cartas duraban hasta 2 meses en llegar. -Si llegaban-.

propongo hacer una campana por internet para presionar a aquellos HP para que deroguen los famosos 8 anos de no permitir que un cubano entre a su pais,muchos creimos que cuando Obama se sento a negociar la suspencion de lapolitica pies secos y pies mojado y la derogacion del Cuban Medical Proffesional Parole,le puso al gobierno cubano como condicion que derogaran la suspencion de los famosos 8 anos,pero el Obama se la dejo pasar sin grasas,pero tranquilo que el Trump se las esta cocinando,segun medios extraoficiales el gobierno norteamericano esta pensando reactivar de nuevo el CMPP,con nuevas medidas y beneficios para los profesionales de la salud cubano,tranquilo que gracias a Dios nada se ha filtrado,top secret .

Muy de acuerdo. Yo espero que algún día el gobierno se de cuenta que las habilidad y conocimientos que adquieren los cubanos trabajando y estudiando en otros países son importantes para el desarrollo del país. Países como China y Singapore invierten mucho en jóvenes para ir estudien en universidades prestigiosas para que luego regresen con esos conocimientos. Ya veremos cuando ellos se darán cuenta de eso

Sacha

Si como no recordarlo, y la television cubana cada minuto cuestionando esa medida de Bush, pero son peores que Bush lo de Bush eran 3 años y a residentes cubanos en los Estados Unidos y obviamente a cubanos nazionalizados estadounidenses pero la mayoria residentes pero el gobierno cubano si usted no lo sabe no permitia a los cubanos emigrados a los Estados Unidos viajar a Cuba por 30 años eso usted no lo sabe , ni les permitia correspondencia, imaginese que crimen ese, segun la ONU y no lo tiene que decir la ONU eso es crimen de lesa humanidad , ahora no son 30 años ahora son 8 años para medicos, ingenieros , deportistas y balseros, 8 años , 8 años sin poder entrar a tu pais porque un dia decidiste quedarte a vivir en otro pais , 8 años sin entrar a tu propio pais, recuerdo que Fidel Castro criticaba a Bush por la frase de Bush : O estan conmigo o estan con el terrorismo y me quede estupefacto al ver tal grado de cinismo cuando por 60 años en Cuba la politica del gobierno es : O eres comunista o aparentas serlo o eres contrarrevolucionario, o vives en Cuba o eres un excubano, o estas con el gobierno o eres un disidente y no tienes derechos ninguno, o estas con el gobierno o no eres un patriota y no quieres ni a la bandera, es una infamia criticar a un gobierno extranjero por su politica exterior cuando se es tan cruel con sus mismos ciudadanos, un dia los mismos que estan en el poder rectificaran como han rectificado durante todos estos años y diran que fueron errores que nunca debieron cometer como siempre han hecho y seguiran en el poder como siempre han seguido, pero el sufrimiento y las secuelas lo unico que habra generado sera odio y mas odio y mas odio.

Yo creo que deberiamos convocar a una campaña por las redes sociales, principalmente Twiter aprovechando que al actual presidente Donald Trump es asiduo al Twiter , ademas muchas organizaciones de derechos civiles aqui en USA tienen Twiter, ONG , y demas organizaciones tienen Twiter , pues hagamosle saber que a 90 millas hay leyes migratorias criminales para sus mismos ciudadanos, que los que prostestan aqui por no permitirle la entrada a un irani o un sudanes sepan que a 90 millas el gobierno cubano le niega la entrada a sus propios ciudadanos a miles y miles de ciudadanos que no son terroristas que son cubanos honrados trabajadores , profesionales, medicos, ingenieros, deportistas o personas que un dia decidieron agarrar una balsa porque era la unica via que les quedaba para no seguir en la pobreza , que nadie quiere ser pobre y cuando le dan la oportunidad de no serlo honradamente la aprovecha , que son cubanos que aman a su pais, a su bandera, a su patria , porque Cuba es de todos y no de los que piensan de determinada manera, que la bandera es de todos , que la Patria no es el gobierno , que el gobierno es temporal y la Patria es infinita, hagasmole saber al mundo esta barbarie al estilo de los peores gobiernos fascistas.

Con la gloria se olvidan las memorias, dice un viejo refrán. Recomiendo leer la turbulenta historia de los inicios de la Revolución para ver quién fue el que lanzó la primera piedra. Han existido miles de historias de atropellos por parte del gobierno cubano y miles de intentos de parte del gobierno de EEUU de colocar en Cuba un gobierno afín con sus intereses. Los intentos han ido desde el chantaje hasta la agresión bélica. Como mismo los franceses celebran su Revolución (pese a los miles de guillotinados) o los norteamericanos la suya (aunque los negros tuvieron que esperar décadas para tener similares derechos), el tiempo mostrará que lo que ha pasado en Cuba es un proceso con balance positivo. Hay que adentrarse en la complejidad y dejar los juicios simples.

Michel, ud no recuerda que en el año 2004, el gobierno de George W. Bush, instruido por los congresistas cubanos-americanos y otras personalidades de Miami, establecieron que los cubanos sólo podían viajar a Cuba cada 3 años. Y sin casos humanitarios. Medida cruel.
Busque en Internet, las declaraciones del sub-secretario de Estado, Daniel Fisk al respecto. El Sr. Canción conoce de memoria todo el acontecer de aquella etapa pues el era asiduo de la televisión pronunciandose en contra de la medida. El poder puede ser muy cruel con el rebaño.

Michel

9 Marzo, 2017

Prohibirle por 8 años la entrada a un profesional cubano a su pais es una medida comparable con las barbaries de la Edad Media, no creo que en la actualidad haya otro gobierno que sea capaz de semejante barbarie , deberiamos, a los que cuestionan a Donald Trump por sus medidas migratorias hacerle saber que a 90 millas hay otro gobierno que aplica medidas migratorias criminales a sus propios ciudadanos.

lazaro

9 Marzo, 2017

Karel, ese medico que trabaja en la Amazonia brasilera el gobierno cubano le roba descaradamente casi el 70 % de su salario para invertirlo no se en que porque cada día la red de salud publica de Cuba esta mas destruida y abandonada, y no coincido contigo en cuanto a tus planteamientos. Cuba si debe ceder con sus ciudadanos y con su emigración y no digo la patria sino quienes gobiernan hace mas de 50 anos, esa ha sido la causa para que tantas familias se encuentren separadas y regadas por el mundo. Si en nuestro país se garantizara la libertad plena de expresión, de reunión, libertad económica, estaría seguro de que fuéramos la nación más unida y próspera del hemisferio.

ni la más mínima mención a la política migratoria de USA hacia Cuba…ummmm…no hay balance estimado Cancio, no hay imparcialidad en el artículo, este lleva un solo sentido intencionado, lástima, lástima por la mella en el buen periodismo que se proclama defender desde la plataforma Oncuba.

delarosa

9 Marzo, 2017

Karel, la normalización migratoria no debe ser con el gobierno americano, si no con los mismos cubanos y es el gobierno cubano quien pone trabas pidiendo permisos y aplicando medidas absurdas a los cubanos,la gran mayoría de los cientos de miles de emigrados solo quieren lo mejor para Cuba y su familia,poder entrar y salir sin problemas,poder invertir y ser tratados como ciudadanos cubanos por derecho. La patria es de todos. Que tiene que ver la base naval con un cubano que vive en Europa para que a este le prohíban la entrada a Cuba por 8 años como si el país fuera de de ellos,y que injerencias defiende usted si en los cuarteles militares venezolanos ondean banderas cubanas.A usted le encantaría que María Elvira estuviera en la mesa redonda, a ella seguro que también le encantaría, pero los dueños de casa no la dejan entrar, seguro ella preguntaría que porque a los médicos que prestan servicio en Amazonas se le paga solo el 30% de su salario.

Basta solo ver la cantidad de dinero y los datos que hay que dar para volver a tener la residencia y no estoy hablando de un extranjero si no de un cubano normal que lo único que quiere es volver a vivir en su país

Michel

9 Marzo, 2017

Que pensaría la sociedad estadounidense si mañana Donald Trump expresara que todo el profesional estadounidense que se encuentre trabajando en un país extranjero y decida quedarse en ese país o emigrar a otro le sera denegada la entrada a los Estados Unidos de América por 8 años? La revuelta popular seria de proporciones impresionantes y se saldría totalmente de control, seria inconstitucional y calificada como una medida criminal resultando muy probablemente en la destitución del presidente. Ningún gobierno tiene el derecho a prohibir la entrada a sus ciudadanos por tomar la desición de emigrar. Basta ya de esta medida.

Michel

9 Marzo, 2017

El gobierno cubano solo permiten entrar al pais a los medicos cubanos ”desertores” que declaren que regresan definitivamente a Cuba abandonando cualquier estatus migratorio que tengan en otro pais y se incorporen a trabajar en el MINSAP pero los medicos cubanos que ”desertaron” y viven hoy en EUA o algun otro pais y soliciten el pasaporte cubano previo pago de 450 dolares a la Embajada cubana en Washington o en el pais correspondiente con el deseo de visitar su pais, su familia, sus amigos, en fin su Patria pues el gobierno cubano les cobra el pasaporte y le envia el pasaporte DESHABILITADO por 8 años y esto les impide viajar a Cuba, aproximadamente 10 mil medicos mas personal de la salud que ”desertaron” se encuentran hoy incapacitados de visitar Cuba incluso ni el caso de razones humanitarias como una madre o padre enfermo con riesgo de muerte. El gobierno cubano violando el derecho internacional les niega la entrada a mas de 10 mil profesionales de la salud cubano a su propio pais.

Julián Morales Sánchez

9 Marzo, 2017

La normalizacuón de esa situación es necesaria, conveniente e inevitable, es una cuestión de tiempo y generaciones en ambas orillas.

Livio Delgado

9 Marzo, 2017

Usted tiene mucha razón en cuanto a trato diferenciado de si emigrado o residente en el exterior cuando al final parece lo mismo pero honestamente no es lo mismo, se lo dice un emigrado por razones económicas y desacuerdos políticos, hace unos cuantos años me deje “robar el cerebro” mejor dicho pague por ello e irme con mi familia a vivir al exterior, así que hoy vivo y disfruto ciudadanía Canadiense. La reforma migratoria del 2013 fue enfocada a resolver detalles y trabas creadas hacia dentro, hacia el Cubano que viviendo en Cuba tenía que ser autorizado a viajar al exterior, y cosas de procedimiento interno, nada de lo hasta hoy ha cambiado lo relacionado con esa emigración que no ha parado de crecer en los últimos años, usted afirma son 2.5 millones a nivel mundial, cifra siempre cuestionada pero no negada ni por el propio gobierno Cubano, yo lo único que le puedo decir es que aquí veo negocio por todos lados, hoy la emigración es una de las fuentes más lucrativas de entrada de dinero al PIB Cubano, mientras que en el turismo por cada dólar que se invierte queda libre de polvo y paja solo un máximo de 40 ctvs según los entendidos, por cada dólar que llega a Cuba por remesa el gobierno gana mínimo 2.4 dólares si consideramos el draconiano impuesto del 2.4 mínimo a todos los productos que se comercializan en las tiendas en divisa. Los derechos como ciudadano cubano no es que estén limitados porque eso implicaría tener alguno, y nótese que el primero que no se tiene es el derecho de dejar de serlo como dicta la propia constitución del país, lo que se ofrece hoy son derechos tolerados dada la precaria situación económica del país para los emigrados, aunque en teoría por ejemplo se podría invertir como emigrado en el desarrollo del país, en la práctica te obligan a eso que ahora llaman “repatriación” que significaría pasar a la categoría de residente en el exterior y así “devolverte” derechos ciudadanos. No conozco ningún emigrado excepto Usted que tenga negocios en Cuba es prácticamente un juego de palabras y de intenciones detrás lo que estamos viendo aquí.

Y que tiene que ver la “politica agresiva”, el “bloqueo” y todas esas cosas con que Cuba viole su propia constitucion que dice que una persona que opta por otra ciudadania pierde la cubana?, acaso un cubano en Europa no tiene que actualizar su pasaporte de forma absurd como lo tiene que hacer uno de USA?, que rayos tiene que ver Guantanamo con que pierdas tus derechos como cubano cuando resides en otro pais?.

Es la actitud del gobierno cubano hacia la emigración y su poca intención de llegar a ningún acuerdo con ellos, lo que justifica que todos se apoyen en la administración americana de turno para que los defiendan en su relación con el gobierno cubano. Debe de quedar claro que no hay reconciliación posible con los EEUU si no va acompañada con una reconciliación con los cubanos americanos.

Creo que no se debe hablar de este tema sin mencionar el efecto de las políticas agresivas e injerencistas que desde EEUU se mantienen hacia Cuba. Sin normalización total no habrá normalización migratoria. Sin devolución de Guantanamo no habrá normalización migratoria. Sin detener el financiamiento a grupos de oposición no habrá normalización. No e le puede pedir al gobierno cubano que baje la guardia cuando lo siguen atacando. Me encantaría que Maria Elvira fuera alguna vez a la mesa redonda, pero sin darle más importancia que a un médico que trabaja en la Amazonía brasileña.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

La fiesta

La caricatura