“Qué tiene de malo”

Hace unos días, por razones profesionales, me llamó la atención un titular de Juventud Rebelde: “¡Lo más esperado en estrenos de películas para el 2017!”. A veces no puedo evitar la ingenuidad y entré en la noticia creyendo que se anunciarían algunas de las películas que se estrenarán en Cuba a lo largo de este año. Nada de eso. En una segunda mirada al artículo, firmado por Lester Capote, me di cuenta de que eran estrenos “mundiales”. Se ofrecían, primero, quince títulos con sus sinopsis y fechas aproximadas de estreno (las tres primeras: StarWars: episodio 8, Guerra mundial Z 2 y Avatar 2), y luego una lista más larga, organizada cronológicamente, mes a mes, de acuerdo con la fecha en que saldrán a la luz pública.

El artículo me pareció una muestra de la actitud colonizada que revive cada vez con más vitalidad en nuestros medios, y en nuestra sociedad. Lo comenté por correo a un grupo de amigos, y uno de ellos, a quien mucho aprecio, me preguntó: “¿Qué tiene de malo que se informe sobre lo que va a suceder este año en el cine fuera de Cuba?”

No sé si la expresión exacta que marca mi incomodidad es “tiene de malo”. Aunque el artículo mismo es muy malo. Ante todo, cuando se indaga en Internet se hace evidente que esa supuesta universalidad no lo es tal. La información fue tomada, casi palabra por palabra, de sitios españoles. En realidad, lo que hizo el periodista fue dar a conocer al lector cubano cuáles serán algunas de las películas que se estrenarán en España durante 2017. Lo hizo, además, con la técnica que conocemos como “corte y pega”: casi todas las sinopsis se pueden leer literalmente en Las películas más esperadas de 2017 (sitio que él no coloca entre sus fuentes) y la lista mayor está tomada de Próximos estrenos en cines 2017 (que sí menciona).

Me llamó la atención que en el catálogo principal de Juventud Rebelde los quince títulos son producidos por grandes estudios de Hollywood: ni uno solo europeo, latinoamericano o incluso del cine independiente de los Estados Unidos (en la relación más extensa sí se mencionan algunos españoles, y Desierto, del mexicano Jonás Cuarón, que acaba de ser premiada en el Festival de La Habana).

Si se compara estrenosdecine.net con el artículo de Juventud Rebelde salta a la vista la omisión en este de algunas cintas que provienen de otras cinematografías o que están sustentadas por modelos estéticos diferentes del que predomina en Hollywood. En el periódico cubano fueron suprimidas La autopsia de Jane Doe (André Øvredal), Le Fils de Joseph (Eugène Green), Terra Formars (Takashi Miike), Felices sueños (Marco Bellocchio) y El viajante (Asghar Farhadi), exhibida en diciembre en el festival habanero.

Como parte de esta avalancha informativa sobre los próximos estrenos, El País, diario que cada vez parece más un manual de autoayuda, publicó un artículo de uno de sus críticos de cine, Gregorio Belinchón, con el título “Las 17 películas más esperadas de 2017”. Allí, además de algunas de las obras citadas por Capote, se reseñan películas de varios autores españoles: Agustín Díaz Llanes, Pablo Berger, Fernando Franco, Fernando León, y entre esos diecisiete directores están también Asghar Farhadi (El viajante) y Michael Haneke (Happy End).

Vuelvo ahora a “lo que tiene de malo”. Lo malo es la hegemonía de una cultura, de una cinematografía, sobre todas las demás; lo malo es la imposición de un modelo por encima de los otros; lo malo es homogeneizar, borrar las diferencias, las diversas maneras con que otras realidades, otros contextos, otras sensibilidades necesitarían encontrar su expresión artística. Al comenzar este año el crítico Rolando Pérez Betancourt comentó en Granma que “De nuevo las 20 películas más vistas durante un año en ‘el mundo’ son las mismas 20 más vistas en Estados Unidos”.

En el complejo universo del cine, los eslabones más contradictorios de la cadena son la distribución y la exhibición. Algunos países, como Francia o Argentina, han podido establecer cuotas en pantallas para sus propias películas; en México, por el contrario, el cine está incluido en el Tratado de Libre Comercio, lo que deja sin defensa alguna la cinematografía nacional. En toda Latinoamérica, y también en algunos países de Europa, cada año se realizan muchas películas, de atendible valor artístico, que no logran estrenarse en circuitos comerciales ocupados casi en su totalidad por el cine de Hollywood. En otras ocasiones, una obra colombiana o ecuatoriana cuando llega a las pantallas tiene que abrirse espacio a través de la descomunal propaganda con que viene una película estadounidense que se estrenará en la misma fecha.

Está bien que los lectores del periódico de la juventud cubana conozcan qué es lo que sucederá en los cines del mundo. Pero de todo el mundo, y aún más en los de Cuba. A las películas de Hollywood les sobra difusión. Me parece muy bien que a cualquier persona le guste el cine que producen los grandes estudios, incluso, que pronto tenga esas quince cintas que Lester Capote menciona entre las favoritas de su vida. Me parece mal que a ese mismo espectador no se le den las opciones para conocer otro tipo de cine, que no tenga la oportunidad de elegir. La libertad es, sobre todo, la libertad para elegir.

El pasado 15 de noviembre, el ensayista y crítico Dean Luis Reyes publicó en este mismo sitio un texto titulado “El cine cubano que no se ve”. Allí se informa sobre un nutrido grupo de películas, realizadas de modo independiente, que no han tenido aún su estreno comercial en Cuba. Pasados dos meses, esa lista es aún mayor.

El cine cubano que no se ve

Me hubiera gustado que Lester Capote, al igual que lo hace Belinchón en El País para el caso español, nos hubiera informado cuándo se estrenarán comercialmente, por ejemplo, las cubanas Espejuelos oscuros, de Jessica Rodríguez; La obra del siglo, de Carlos M. Quintela (ganadora de importantes premios internacionales); Caballos, de Fabián Suárez; El tren de la línea norte, de Marcelo Martín; Jirafas, Venecia y Sharing Stella, todas de Kiki Álvarez, a las que ahora se suman otras, como El techo, de Patricia Ramos.

Pero quizás esa es una pregunta que Lester Capote no pueda responder. ¿Tendrá ya el ICAIC programado el estreno de estas películas que he mencionado? Contra la descomunal ofensiva mediática desplegada desde los centros hegemónicos, ¿qué está haciendo Cuba y, en especial, la institución encargada de promover el cine, para defender, jerarquizar, promover, estimular la cinematografía nacional, que cada vez más se produce de forma independiente?

Tengo la sospecha de que el artículo publicado por Juventud Rebelde no es una golondrina solitaria, y que la irresponsabilidad, la desidia, las paranoias mal enfocadas, algunos intereses que se van creando, son responsables también del regreso a Cuba de mentalidades y estructuras coloniales que fueron desmontadas a partir de 1959.

 

Artículos Relacionados

Comentarios

Este artículo se puede resumir en el lema ´´la gente es estúpida e inculta por lo que nosotros debemos decirle lo que tiene que ver y lo que no´´ , pero le diremos aun mas ,lo que es buen cine y lo que no así que vamos a buscar una ley que prohíba esas películas norteamericanas tan malas con las que no podemos competir y que obligue a que se pasen 100 películas nacionales aunque no las vea ni el custodio del cine por cada extranjera y ojo que por extranjera solo se tenga cualquiera que no sea americana pues esas las vamos a prohibir. Señores el tema que debería preocuparles es: ¿Por qué la gente prefiere ir en masa a ver el bodrio de rápido y furioso 5600 o la parte que le toque salir este año? ¿Por qué no algún otro bodrio made in bolliwood, o la larguísima lista de bodrios made in Latino América?, ¿que tienen los bodrios americanos que no tienen los demás? esa debería ser la reflexión y no ´´yo les dicto lo que deben ver y que no en mi santa capacidad de persona que sabe lo que les conviene mejor que ustedes mismos´´ defender esto: ´´algunos países, como Francia o Argentina, han podido establecer cuotas en pantallas para sus propias películas; ´´y criticar esto ´´en México, por el contrario, el cine está incluido en el Tratado de Libre Comercio, lo que deja sin defensa alguna la cinematografía nacional´´ , es una salvajada que lo único que alienta es a la mediocridad y la corrupción , el proteccionismo económico solo lleva al anquilosamiento, a la aparición de monopolios, al favorecimiento de las oligarquías cercanas a los políticos, la pauperización de la calidad del producto nacional y la pérdida de oportunidades para crecer y mejorar , el proteccionismo cultural hace todo eso mismo pero con el matiz de que es mucho peor pues en lo económico se te retuerce el brazo para que compres lo que no preferirías sin coacción pero en lo cultural lo que se te está diciendo es que pensar y que sentir. Caigan en la cuenta que la gente ve lo que quiere que nadie los obliga a nada que ninguna cantidad de publicidad hace que ´´Rápido y Furioso´´ sea una buena película pero aun así la gente la va a ver y no se espantan una película española que no sea una comedia ni a tiros y todo eso sin que nadie los obligue. Dejen a la gente pensar como entiendan y elegir en el mercado libre lo que les plazca y si (según ustedes) se equivoca pues no hay nada que hacer yo odio el reggaetón con cada fibra de mi ser pero no se me ocurriría tratar de imponer una ley del tipo que usted sugiere.

El profe

14 enero, 2017

jajaja… ya quisiera oncuba, donde trata de sentar cátedra Arango, llegarle a los tobillos de Juventud Rebelde en cuanto al desmontaje de la seudocultura, ahí está Joaquín Borges Triana, desde hace más de 15 años haciéndolo todos los jueves; también la Doctora Graziella Pogolotti, Joel del Río, Rufo Caballero, Daniel Chavarría y toda la nómina de la redacción cultural de ese medio… así que puede permitirse la publicación de una lista como esta cómodamente.

Arturita

14 enero, 2017

El usuario Harlem, lamentablemente, poco lee la prensa cubana a causa de su miopía mental. De haberlo hecho, hubiera descubierto piezas como estas Rápido, furioso, entretenido y sin mareos (http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2016-04-30/rapido-furioso-entretenido-y-sin-mareos/), y mira tú, qué curioso, salió en las páginas de Juventud Rebelde, el mismo que Arturito señala por no promover análisis contra la colonización mental, jajaja.

Felix Hernandez

12 enero, 2017

Arturito, ¿por que no enfilas algun dia tu lanza contra toda la basura de cine que se viene haciendo en Cuba desde hace ya varias decadas_ tanto de forma oficial como “independiente”? Claro, es mas facil y rentable ($) volver una y otra vez contra los medios y instituciones culturales cubanas. Hermano, si no sabes que ya esto cansa, te lo digo ahora.

querido arturo
como se nota abajo, hay mucha miopía ambiental. cuando tuvimos el paripé de Fast and Furious 7 en La Habana, toda la gente que advirtió lo paradójico de convertirnos en el patio de juegos de los blockbusters de Hollywood fue acusada de aburrida, vejete, etc. a pesar de tener los medios cubanos un discurso público tan antihegemónico, resultó que allí no contaba. pero a eso no le salió al paso la burocracia. a las pelis cubanas “incómodas” sí. una cultura crítica verdadera no puede estar tan absorta en sus intereses. debe serlo todo el tiempo, incluso contra sí misma. porque lo que no se ha dicho es que estos títulos son siempre “los más esperados” porque se gastan más en publicidad que en costos de producción. y nuestra prensa acostumbra a bailar con esa misma música, sin plantearse un análisis crítico y serio de cómo se fabrica un modelo de consumo como el del cine comercial. que, visto seriamente, no es entretenido, sino anestésico. lo más terrible, y elocuente, es que este sea un tema menor, mientras que el cine nacional no complaciente, estética y políticamente arriesgado sea atacado, silenciado y vilipendiado todo el tiempo. por un grupillo, todo valga decirlo, que dice obrar a nombre de “la institucionalidad cultural”.

Recuerde senor periodista que el articulo de Juventud Rebelde esta dirigido al lector cubano que en su mayor parte no tiene acceso a los medios a los que ud si tiene.

jose dario sanchez

11 enero, 2017

quien ira a ver “el tren de la via norte” cuando esten poniendo “..Avatar 2 “…..vaya, se puede ser patriotico, pero Iluso …vaya es penoso !!!!

Dago
Claro que sí, Digna con los Rolling fueron tremenda combinación ¿y no viste como los reguetoneros iban saliendo solitos del concierto porque aquello no les entraba por los oídos? No podemos soñar con que todo el mundo tenga las mismas aptitudes y gustos. Es como una película de esas en que crían personas para que piensen y sientan igual. Sería un mundo muy homogéneo, y eso, la verdad suena aburrido ¿Nos casaríamos con una mujer u hombre que piense y diga exactamente lo mismo que uno? ¿Nos rodeamos de amistades exactamente iguales a uno mismo? Claro que no, buscamos personas con semejanzas, pero hasta ahí. Hollywood tiene su público, que son la mayoría, quiéranlo o no, y los autores que mencionan aquí también tienen su público, que son minoría.
¿Se imaginan a alguien trabajando todo el día de albañil, todo sudado, trabajando por un bajo salario, o buen salario, pero trabajando todo el día, sacos de cemento para allá y para acá, sudor, manos callosas y todo lo que esa profesión conlleva, que llega a su casa un viernes que termina la semana, y así como quien no quiere la cosa, tenga deseos de ver La 7ma Puerta? El cansancio físico y mental de esa persona no lo dejaría ni pasar de la presentación del programa, a no ser que tome esteroides. No porque sea malo el programa, que a mi no me gusta, pero tampoco niego su popularidad entre sus seguidores, pero la verdad suena como algo ideal, no real.
Los que hacen buen cine que se concentren en hacer buen cine para su público y ganar más adeptos, los que tienen ganas de reflexionar. Y Hollywood que se dedique a su público que solo quiere refrescar la vista y dejarse llevar sin mover una neurona. Por momentos estoy entre ese público que lo cuestiona todo y en otros momentos me giro para los Robots que explotan y salvan el mundo, pues mi trabajo no me deja apartarme de los espectaculares efectos visuales (soy Animador 3D).
El concierto de los Rolling fue el mejor concierto que vi en Cuba, pero algunos viernes a las 6 cuando el bolsillo me lo permite, después de una semana de trabajo, me gusta ir a bailar un poco de Reguetón con mis amistades, olvidarme un rato de todo y sólo pasarla bien sin poner una neurona a funcionar.

Roberto

10 enero, 2017

Quizás desde lejos las cosas se ven más claras que desde cerca, yo soy un cubano que por razones de trabajo ahora no vivo en Cuba, pero lo que plantea Arango es una realidad mucho más preocupante que lo que imaginamos, en latinoamérica la penetración cultural es tan grande que te topas gente tan desarraigada y absorviendo esa cultura totalizadora de una manera tan pasiva que ya no piensan y solo entienden de los valores impuestos por esa cultura, debe existir siempre el pensamiento crítico a partir de nuestra realidad y los gestores culturales deben ser entes activos que oferten todo lo culturalmente válido para armarse de un criterio que pueda diferenciar lo enriquecedor, lo que entretiene y lo que te intentan embutir.
En Cuba puede haber todo tipo de apagones( ojalá que no) pero un apagón cultural jamás por eso Arango alerta de algunas luces fundidas que se preocupan más por mantener cargos que por hacer llegar propuestas que nos ayuden en medio de tanta tontería seudointelectual. Que conste no tengo nada en contra del cine comercial pero no solo de la Marvel, Disney y compañía vive el hombre; hace poco lamentablemente murío Eliseo Subiela no estaría mal hacerle un guiño a la obra de tan ilustre cineasta argentino y traernos de vuelta a un tipo como Oliverio

Creo que Edd ha soltado los lobos…” ¿Con quién se baila más, con la Charanga Habanera o con Digna Guerra? “…jajajaja, Eso depende del bailador y el que no sabe bailar, por eso “el paquete ” tiene para todos los gustos y cuotas de neuronales ,ademas suena “raro ” cantidad eso de que te esten hablando de una cosa que no vas a ver, al menos como lo ve todo el mundo (cine de verdad con calidad optima, limpio ,publico disciplinado, sonido tremendo etc.),si acaso en un ” videobin ” y demas incomodidades y con mucho tiempo despues que ya paso por todos lados. En fin, es la filosofia del “Circulo cuadrado”. Por cierto, Digna Guerra compartio escenario con los Rolling Stones en la Habana y puso a gozar a pila de gente, asi que nunca se sabe.

Arturo Arango

10 enero, 2017

No suelo responder comentarios de mis lectores, pero esta vez haré una excepción. Imagino que Rafa, quien me acusa de no leer Juventud Rebelde, se refiere a la serie de tres artículos, firmados por “autores varios” bajo el título “La invitación va por Juventud Rebelde”. Rafa, ¿no le parece significativo que en los párrafos que copio abajo, dedicados al audiovisual (entendido como cine para adultos, ya que hay otro apartado sobre la televisión y uno más para los dibujos animados) no se mencione el título de una sola película cubana por estrenarse? http://www.juventudrebelde.cu/cultura/2016-12-31/la-invitacion-va-por-juventud-rebelde-iii-y-final/
“Mucha acción en los audiovisuales
La cita más prestigiosa del séptimo arte en Cuba, el Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano, volverá en diciembre, casi cuando ya se esté acabando el 2017, para convertir a La Habana otra vez en una gran sala de cine. Por supuesto que se mantendrá también en su 39 edición el reto de continuar reuniendo en el certamen lo mejor de la producción latinoamericana y de otras latitudes del orbe, de modo que siga convocando a multitudes.
Con los mismos ánimos de promover lo mejor de la creación cinematográfica, pero en este caso de los más nuevos, se desarrollará en el primer semestre del año la Muestra Joven Icaic. Y lo más posible es que aquellos que vayan a esta cita por los premios, no querrán perder la oportunidad de enfrentar sus obras a un jurado distinto, como el que acude a Camagüey para participar en El almacén de la imagen, certamen organizado por la Asociación Hermanos Saíz y que gusta de implicar a la comunidad con las reflexiones que esbozan los inquietos realizadores llegados de todas partes del país. También hay muchas razones para no perderse la 6ta. Jornada de Crítica Cinematográfica, en Holguín, el encuentro con la teoría y el análisis del audiovisual.
Para ampliar el universo cinematográfico, la Cinemateca de Cuba no perderá la oportunidad de propiciar el rencuentro con clásicos, al tiempo que invitará a interesantes ciclos fílmicos en homenaje a fechas importantes como el aniversario 120 de la llegada del cine a Cuba y el 70 cumpleaños del autor de Elpidio Valdés, el reconocido cineasta Juan Padrón. Esta institución estará detrás asimismo de la vigésima edición del Festival de Cine Francés.”

Alejandro

10 enero, 2017

Cada vez que oigo a alguien hablar de cine independiente en Cuba me pregunto a qué se refieren exactamente? Independiente de qué o de quién? Del Icai y sus valores estéticos que promociona, correctos para unos y para otros no? Pero si las primeras imágenes que aparecen en todas las cintas, principalmente cubanas que se filman de “manera independiente”, hacen mención a las televisoras o fondos europeos o argentinos para promover este tipo de cine en claro agradecimiento al financiamiento que reciben… y ya sabemos que quien pone el dinero manda porque business son business y nadie mejor que esas misma instituciones para que lo expliquen, o cuándo el capitalista se volvió bobo. Dejémonos de hipocrecías, está bien Arturo? Está claro que al Icai o Icrt le queda mucho por hacer, pero nadie puede negar que joyas como Memorias del Subdesarrollo, Lucía, por solo 2 algunos ejemplos, nacieron allí y todavía no he visto película de algún “cineasta independiente” que los supere para que ahora lo ataques. Por otro lado hablas “del regreso a Cuba de mentalidades y estructuras coloniales que fueron desmontadas a partir de 1959” obviando que tus artículos son los primeros que rayan sobre este aspecto. Qué es eso de ir a un medio “alternativo” o “independiente” o como quieran llamarse, que constantemente publica artículos en detrimento de Cuba e incluso hace eco de los titulares de medios adversos contra la Revolución y Fidel (tan solo revisen sus publicaciones del 25 de noviembre al 7 de diciembre), para atacar la publicación de un compañero de profesión que sin mala intención colocó un artículo en las páginas de JR y que muchos agradecen. Es ese el método tuyo, tan ruin para hacerle un llamado de atención o más bien de recapitulación?

Arturo Arango, evidentemente, no lee Juventud Rebelde todos los días y, evidentemente, se quedó sin temas para su columna. Haciéndose el “descolonizado cultural”, no se enteró que JR hizo resúmenes completos de TODO lo que espera para Cuba este 2017 en materia cultural, con todas las manifestaciones del arte más importantes. Pero, oh, no!, mejor emprenderla contra un diario oficialista para llamar la atención. Parece que los niveles de lectoría de OnCuba están tan bajos que ya hay que virarse para lo que sea. Por favor Arturo, será más serio compadre. Los jóvenes persiguen este tipo de películas. No estoy de acuerdo con su moralismo cultural…

El problema es más sencillo de lo que uno puede imaginarse, pero consiguientemente complejísimo por sus consecuencias, luego de la causa, léase Lester Capote o Pedro Pérez P., que viene siendo como el símbolo de la mediocridad profesional galopante, irresponsable, además, que ocupa los espacios en los medios culturales de nuestras redacciones periódicas. Haga un paneo y verá quiénes dirigen, editan allí y verá que enseguida se asombrará, mucho advenedizo con ganas de figurar, estrellitas vanas que pegan a contagiarnos con su sistema de “valores”. ¿Qué quien par eso? Nadie. No hay cutura en la política editorial de nuestra prensa, ya no.

Arturito

10 enero, 2017

A ver se critica al periodista, al cine de hollywood, al (ojo que tiene tela)”colonialismo cultural”, al ICAIC o a la revolución… Este artículo también está repleto de tópicos coherentes con la política editorial de algunos medios… triste

Team Baloo

10 enero, 2017

Profe luego de 1959 en Cuba fueron desmontadas “mentalidades y estructuras coloniales” y creadas otras igual de opresoras y oprimidas que van y vienen, usted lo sabe y tampoco escapa a ello, paranoia aparte. Por lo demás suerte tratando de reformar Juventud Rebelde y todo lo demás.

En un inicio pensé que el artículo seria uno mas del grupo hasta que llegué ” al cine cubano que no se ve “Obvio que la mayoría de las últimas películas muchas hacen una crítica a nuestra realidad entonces mejor esperar lo que se estrena en el mundo entero y nosotros ponemos en TV ( porque tampoco las compramos) Y el espectador esta feliz, actualizado, no gasto para entrar al cine y cada vez más ajeno de su realidad….

En resumen: eso se llama desinformacion

cangrejooo

10 enero, 2017

Querámoslo o no, esas películas son parte de la cultura universal. También me prohibieron los Beatles porque no tenían nada que ver con los valores y tradición cubana y porque simplemente cantaban en inglés, la lengua del enemigo. Ahora bien, que hacemos nosotros para educar a las grandes masas?

Damian

9 enero, 2017

Ay por Dios a quien le importa el colonialismo cultural. ¡Es que esas son las películas mas esperadas y punto!

Palos por bogar y palos por no bogar… No conozco a Lester Capote, ni he leído su artículo. Cuando en Juventud Rebelde se hace crítica a una película no comercial, el público dice ” si dice que está buena, no vayas a verla”. La televisión cubana puso todo el ciclo Wallander y la gente protestó por “el clavo” que pasaban los sábados. Multivisión es continuamente criticada por su Cinema Indio. Se puso la serie Milleniun y el público protestó. Se critica a los medios por tratar de “educar” a un público “que no es tonto”. Pero ese mismo publico sólo quiere consumir las megaproducciones hollywoodenses. En qué quedamos?

Si el título era “las Más esperadas” evidentemente es una relación cuantitativa así que hay que mencionar a las que son realmente las más esperadas que son esas…
De cualquier manera… ¿No fue por poner este tipo de filmes que cerraron los cines 3D? Todo aquel discurso moralista sobre lo que debe consumir un cubano en materia de cine.

Excelente análisis el de Arturo! Y, lamentablemente, aplicable a otras esferas. De acuerdo con él 100 %. Si nosotros mismos no somos capaces de sacudir el coloniaje ¿quién? He ahi un gran dilema. Agradezco a Arango su lucidez.

Toda la razón del mundo…, pero ¿los que hacen películas que son para pensar y reflexionar y sus productoras, o el cine de otras latitudes hacen algo o pueden hacer algo para superar el nivel de publicidad de Hollywood? Para Hollywood es una competencia, y ellos se esfuerzan por ganarla, con lo más fácil, está bien, pero evidentemente la están ganando, porque ¿que suena más atractivo para la mayoría? ¿30 robots explotando y salvando el universo? ¿O Rolando Pérez Betancourt sentado en una silla, inmóvil, diciendo que el titilar de una bombilla significa la muerte? ¿Con quién se baila más, con la Charanga Habanera o con Digna Guerra?
Hollywood hace películas para la mayoría. Y como están las cosas hoy, la mayoría no está para pensar mucho. No se puede querer que todo el mundo sea culto y aseado. A ver…, se puede querer, pero no va a pasar. Cada cosa tiene su público. Si la mayoría del mundo viera sólo filmes para reflexionar o con mejores historias, entonces los espectadores a los que no les gusta ese cine, que serían una minoría en esta tesis, redactarían este tipo de artículos pero al revés. En fin, no va a haber nunca un equilibrio.

¿Fueron desmontadas? si toda mi vida lo que ofrecían en la TV el sábado por la noche eran dos películas estadounidenses! Si algo bueno tuvo el período soviético en Cuba fue la presencia en el cine de films divergentes del del norte. Y siempre la presencia meritoria de la Cinemateca. Pero la televisión, el medio masivo, siempre fue un coto de educación cultural de patrones USA.
Sigo estos artículos de críticas soft porque psicológicamente me resultan interesantes. Y los abordo como el que sigue un triller, a ver cuándo se descubre al ladrón.

buenísimo! cuando leí el artículo tuve estas mismas sensaciones además del mal sabor de que casi todas son de ciencia ficción en el permanente empeño de las grandes productoras de tenernos “entretenid@s” y enajenad@s

mabuya

9 enero, 2017

buen artículo, coincido plenamente

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura