Sistema electoral y sistema político en Cuba

Con el mundo de cabezas, atacado por terrorismos de diversas especies, por guerras santas y diabólicas, por regímenes políticos despóticos, por hambrunas y pestes que arrasan con pueblos enteros, con pobreza, cataclismos, los hielos polares derritiéndose, las islas desapareciendo, qué tendría de relevante hablar del sistema electoral cubano.

Pero es nuestro deber respirar hondo, pasar por encima del hecho terrible de un hombre que mata a decenas en un concierto en Las Vegas, como si cazara moscas; encarar la tristeza que causa ver a los que han perdido todo después del paso del huracán Irma, o de los terremotos en México.

Debemos pensar en nosotros. Tal vez hasta deberíamos pensar en nosotros como si fuéramos el ombligo del mundo.

Cuba va a cambiar, todo va a cambiar, pero sobre todo cambiará la política. Ya no somos el pueblo que comía manzanas y las botaba a medias, ni somos los cumplidores de antaño, que iban a todos los desfiles y votaban en todas las elecciones.

Los jóvenes de hoy no creen tanto, son más duros con la realidad, han visto los sueños de sus padres chocar contra una pared de cruda verdad y frustraciones. Muchos han tenido que pasar por el momento íntimo en que bajo la poca luz de un bombillo, sus propios padres le aconsejasen irse de Cuba, porque ya ellos no pueden hacer más nada.

El proyecto político socialista cubano está en juego. Los dados se han lanzado desde dos extremos de la mesa. De un lado está un grupo de jugadores de experiencia pero que poco entienden de lo que pasa por la mente de los nuevos actores, jóvenes y desencantados que esperan su turno para participar en la partida.

Los jóvenes han sido criados por sus padres, por la crisis del socialismo real y por la decadencia del capitalismo neoliberal. Hoy la política atrae a cada vez menos a jóvenes cubanos, a muy pocos. La mayoría de ellos nunca han sido consultados desde que nacieron.

En el tercer milenio el sistema electoral cubano que data de inicios de los 90, ofrece muy poco atractivo a generaciones de ciudadanos y ciudadanas cubanos, con expectativas de movimiento frenético hacia alguna forma de desarrollo.

Los jóvenes quieren hablar de políticas públicas nuevas, de nuevos servicios, de perspectivas de trabajo renovadas, de nuevas ofertas de estudio, de posibilidades de crecer en las mejores universidades del mundo, quieren oír que viajar no es cuestión de elegidos, y que la mala política viene aparejada de responsabilidad por parte de dirigentes ineptos.

Nuestro sistema electoral no llama la atención de los más jóvenes, porque los candidatos son desconocidos: mujeres y hombres, con seguridad decentes, pero de los que no sabemos más que lo que dicen las parcas y tiesas biografías que aparecen en las bodegas cuando comienza el proceso electoral.

Las campañas electorales están prohibidas. Ningún candidato puede proclamar que construirá un nuevo edificio, ni que arreglará la escuela por años destruida. Tal vez estas campañas están prohibidas por una razón legítima, que es la imposibilidad de los representantes elegidos de hacer por la comunidad algo que no sea esperar por las indicaciones y los recursos de la provincia o de la nación.

Atados de pies y manos para actuar, nuestros representantes del Poder Popular comienzan sus mandatos de dos años y medio en el caso de los Delegados o Delegadas municipales, y de cinco años en el caso de Diputados o Delegados provinciales, sin una cartilla de mandato popular, sin nada que les diga qué es obligatorio cumplirle a los electores que creyeron en ellos.

Las campañas electorales fueron eliminadas para abolir el carnaval de irrespeto y fraude de procesos electorales anteriores, poco transparentes y poco serios, pero con ellas se fue también la posibilidad de saber a qué atenernos cuando vamos a votar. Porque ahora se trata de confiar en el que esté en la boleta, sin más, porque tiene que ser bueno, porque se ve en la foto que es una buena mujer o un buen hombre.

Pero la política no funciona así. Nosotros, el pueblo, debemos saber que en el futuro los que elegimos pensarán en nuestros problemas, y los tratarán de resolver, y no se preocuparán solo de la apariencia del éxito, que es casi siempre entre nosotros que nadie te mencione ni para bien ni para mal.

La “zona caliente” de la democracia cubana

Votar por un candidato o candidata que no habla, sino que nos hace señas desde su dulce biografía, paraliza al sistema electoral y lo saca de las expectativas de la gente.

Después las cosas se ponen peor. Al menos en el proceso parcial cubano, proponemos a nuestros candidatos en asambleas más o menos cristalinas aunque llenas de ritualismos groseros que las hacen parecer pueriles, y las desenfocan del interés juvenil. En el proceso general, el pueblo no propone de forma directa, sino que una comisión de candidatura hace la lista que se pone a disposición de las asambleas municipales, que las confirman casi siempre sin chistar.

Hay que reconocer que estas comisiones de candidatura son el alma del sistema político cubano, que es como lo conocemos, porque nunca ha podido llegar a la Asamblea Nacional, ni a una Asamblea Provincial y menos al Consejo de Estado, nadie que no haya pasado por los filtros estrechos de las comisiones de candidatura a todos los niveles del país.

Es extraño que el mismo pueblo culto y responsable políticamente que hoy puede proponer a candidatos municipales de calidad, mañana, en otro proceso, se vea imposibilitado de hacerlo, porque la confianza que se le tiene para pensar al municipio, no se le tiene para pensar el país.

Es sospechoso también que el pueblo solo pueda proponer candidatos de forma democrática en el proceso del que nacerán las instituciones políticas más inútiles y de menos poder: las circunscripciones y los municipios.

El sistema electoral cubano debe sufrir un cambio democrático profundo, debe hacer honor a su idea original de constituir el poder popular, y entregarle el poder al pueblo, dejándolo elegir a los diputados y diputadas que el mismo pueblo haya propuesto.

También debería trabajar por diseñar una forma directa de elegir al Consejo de Estado, o a la presidencia de la República, en caso de que transitemos hacia un sistema de gobierno presidencialista, como en el resto de América Latina.

Yo preferiría que el sistema político cubano fuera el resultado de un proceso democrático de empoderamiento popular, que produjera un nuevo pacto social, donde todas las fuerzas vivas de Cuba trabajaran por diseñar una nación oxigenada.

La nueva constitución debería ser el resultado de un proceso constituyente, como el que defendemos para Venezuela, pero que no mencionamos para Cuba.

El nuevo sistema electoral debería ser la puerta de entrada de un sistema político donde el pluralismo político, el Estado de Derecho, la democracia y la república, estuvieran protegidos por el principio de legalidad y de supremacía constitucional.

Poco a poco observaríamos cómo los más jóvenes se suman a la política, porque les atraerá el olor fresco de la posibilidad de hacer, de crear políticas, de convivir con los demás en la vida pública, en los espacios de decisión o discusión cívica.

El sistema electoral no podrá crear formas dinámicas de participación, pero sí puede contener principios que obliguen al Estado a no pisotear el Estado de Derecho ni a las formas legales de asociacionismo político.

De la democracia de carne y hueso nos tenemos que ocupar los de abajo, exigiendo más que elecciones, para que la calle se haga de la gente y los procesos electorales sean solo un momento más de la práctica de la política real. Hay que salvar del fuego de los pirómanos empedernidos a la rendición de cuentas y a la revocación de mandatos, no por sus nombres bonitos que recuerdan a la Atenas de Pericles, sino porque la democracia es un cuento si no podemos alcanzar a los que elegimos después del momento de la confianza electoral.

El sistema político cubano puede ser el resultado de un sistema electoral más democrático, pero sobre todo será parecido a los sueños del pueblo cubano, si se acerca a una sociedad más libre, más justa, más ordenada, más participativa, más segura y más gustosa de la política, y todo esto rebasa lo que un sistema electoral puede ofrecer.

De nosotros dependerá que en el futuro de Cuba no nos cambien la desidia por la fanfarria de las elecciones vacías.

No queremos elecciones compradas por dinero ni elecciones donde nadie sepa por quién vota. Por lo tanto, preferimos luchar desde todas las barricadas, la de un sistema electoral moderno y democrático, y la de un activismo político que permita entregar la constitución y la república al pueblo, para que este las refunde a su sagrada manera.

Artículos Relacionados

Comentarios

Ustedes… Voceros del egoismo y el individualismo si que se van a estrellar contra la realidad de que la apertura no les va a servir para sus intereses, sino para que todo el pueblo de Cuba vea bien como son las cosas fuera… Para que sepan de todo lo que tienen a pesar de las dificultades… Ya lo saben bien los que viven fuera y siempre son menos los que llegan presumiendo de un exito que es bien conocido no logran…

Nuestra democracia debe mejorar mucho para que la gente sienta que de verdad su voto vale algo, pero afuera de la isla no están mejor las cosas. Existe la ilusión de la libertad de escoger cuando en realidad se elige entre tipos que representan intereses ajenos a la mayoría de los votantes. La partidocracia liberal es una gran mentira también. Por lo demás, 90% de nuestros problemas son inherentes a la pobreza y al subdesarrollo no al socialismo en particular. Véase Haití, República Dominicana, Honduras, etc. Esa es nuestra liga, no es Brasil Argentina, Chile, mucho menos España o Suiza como algunos a veces quieren comparar.

Magdiel, no creo que sea el caso de la prédica Estrada, pero en tal caso, cual es el problema con “el individualismo” que pareces demonizar? Es que tenemos que responder todos al mismo sistema de valores y creencias? Nada más digno que sentirte al mando de tus propios designios.

Excelente articulo. Como para imprimir 1000 copias y repartirlas por todo 23 hasta el malecon.

Reutilio

12 octubre, 2017

Un sistema electoral que permite que una misma familia este en el poder desde 1959 es un sistema aberrado y enfermo . Se podran mencionar los errores de los sistemas electorales de todos los paises pero el de Cuba es sin lugar a dudas un sistema aberrado.

Si bien el sistema electoral debe de ser mejorado, modernizado, por favor no pongan más esa idea idiota de presidencialismo, unos 57 países del mundo son democracias parlamentares con elecciones indirectas del ejecutivo. Por cierto son los sistemas que mejor funcionan. Los sistemas presidencialistas y en especial en America Latina no son democráticos, son por lo general Plotocracias y en la mayoría de los casos LATROCRACIAS. Y eso no es ni lo que queremos ni necesitamos en Cuba.

Gibareño

12 octubre, 2017

Cuba necesita un futuro que cuente con todos los cubanos sin diferencias. Un proyecto de pais moderno, competitivo y democratico, no liberal. La educacion, la salud, la cultura, el deporte, las tecnologias y agricultura, nos pueden ayudar a construir un pais mas social, civico y feliz. Con dialogo y propuestas que pondere a su pueblo como punta de lanza de la nacion. Pero solo entre cubanos y solo cubanos de todas parte, religion, color, ideologia o estatus ….en este mundo revuelto, Cuba podria ser un gran pais donde su pueblo se sienta orgulloso y feliz del pais en que vivimos. Solo depende de la voluntad de TODOS LOS CUBANOS.

No se puede estar con dios y el diablo. No se puede pedir o hablar de democracia y pluralismo y no dejar que se haga campaña y llevarte presos a los que quieren presentar cosas nuevas. No se le puede pedir democracia a una dictadura. No hay términos medios. Todo ese cataclismo del que habla el articulista sobre el resto del mundo, como si el mundo fuese un desastre total y por tanto en Cuba también tenemos derecho a ser desastrosos, no es real (discurso típico del oficialismo). El mundo tiene miles de problemas, pero en cualquier parte del mundo se vive 100 mejor que en Cuba. Cuba es Cuba, Cuba no es Suiza ni Haiti, Cuba sera lo que seamos los cubanos capaces de hacer cuando seamos libres de hacer lo que nos de la gana. Y creo que somos bastantes atrevidos y creativos, ademas de que tenemos una isla grande y bellisima. Cuba tiene realmente serias limitaciones políticas y económicas con sus ciudadanos, que limitan su desarrollo y es grave, esto no pasa ni en USA, ni America latina, ni en Europa, ni en casi ninguna parte del planeta. Por lo que si, Cuba esta mucho peor que muchas partes de este mundo y hay que entenderlo y reconocerlo para cambiarlo. La solución no es un referendo falso y anticonstitucional como el que se hizo en Venezuela, un país rico que se esta hiendo a pique por tratar de parecerse a Cuba. No hay solo Blanco y Negro, los que no creemos en la revolución, no estamos invocando por una sociedad fría, sin gratuidades, ni salvaje. También queremos que haya protección para el pueblo y bienestar para los mas pobres, pero tenemos que darnos primero que todo, el derecho a ser todo lo grande que queremos ser como individuo, porque es la única forma de hacer crecer una nación en beneficio de todos.

Si nuestra liga es Haití, Honduras y República Dominicana para que se hizo una revolucion, porque Cuba estaba mucho mejor en el 1959, no hay mas que ver las peliuculas antes de la desgracia para ver los edificios en la Habana, la gente bien vestida, habia educacion y respeto, las calles en buen estado y nadie o muy pocos emigraban. No era necesaria una nefasta revolucion para empobrecer al pais. Hoy lo que se ve en toda Cuba es miseria, inmoralidad, irrespeto y desesperanza.

Un sistema electoral esta soportado por una base economica y una manera de redistribuir la riqueza y el ingreso nacional. Los delegados o representantes deben tener el espacio para ejecutar presupuestos y resolver problemas, eso nos obligara a luchar por que nos representen pues votaremos por iniciativas transforamdoras y relevantes para los barrios, los municipios y la nacion. Cortemos camino, y no caigamos en la ilusion fosilizada y discapacitada de los sistemas representativos occidentales. Los pueblos no necesitan partidos, necesitan jugar un partido de transformacion y participacion acelerado. Los partidos se nos han impuesto por otros intereses. Vayamos directo a dotar de contenido las Asambleas, la administracion publica en los territorios, entreguemos creditos para desarrollar programas impulsados por los sectores populares. Y entendamos que para salvarnos tendremos que crear una nueva democracia que posiblemente aun no hemos visto en el mundo. Es decir sigamos siendo mas Cuba y mas revolucion, o sera una transicion lenta y dolorosa al neoliberalismo, especialmente si pretendemos copiar las democracias fallidas y oligopolicas de Occidente. Concuerdo con Karel!!!

Bueno, con Karel y Magdiel habra paralisis para rato. Karel, los problemas de Cuba SI son inherentes al socialismo cubano sin descontar que siempre hemos sido parte del tercer mundo, pero jamas el pais se comparo con haiti o
Dominicana, para comparaciones dirigete a las estadisticas de mantes del 1959 que el gobierno no conviene publicar.
A Magdiel: no vale la pena , es un caso cerrado por la esclerosis. Deja que la juventud camine con sus pies, como dice el poema: se hace camino al andar.

Masgiel vivo fuera de Cuba y te puedo decir que las cosas no son como dices. Muchos países ya tiene lo que tiene Cuba, lease políticas sociales, y tienen sistemas democráticos más modernos.
Karel nuestra liga debe ser la Brasil, Argentina y Chile. Si siempre te comparas con los de abajo, siempre estarás bien!

Más que el sistema electoral, lo prioritario en Cuba es el empoderamiento del municipio como instancia inmediata del poder popular, como espacio idóneo para el ejercicio democrático. No creo que sea el paradigma presidencialista ni la quimera malsana de las campañas presidenciales la solución a la apatía política de cierto sector de la población cubana: no se trata de un esquema teórico, de diseños creados en laboratorios ni de complejas abstracciones. Se trata de crear la cultura de la participación. Los espacios para influir y para decidir y para discutir están creados: hay que repotenciarlos y visibilizarlos aún más.

Juan Carlos

13 octubre, 2017

Excelente articulo algunos comentarios sobre los comentarios:
– Magdiel: Por favor dale un vistazo a los videos de Milton Friedman para que entiendas las razones del liberalismo y el estado limitado lo que ustedes llaman individualismo. En particular te aconsejo sus discusiones con los socialistas y comunistas norteamericanos ej.
https://www.youtube.com/watch?v=MRpEV2tmYz4
Hay muchos como estos muy ilustrativos. El individualismo no se trata de ser egoista se trata de que tu puedas tomar tus propias decisiones sin que el estado te las imponga. Muchos socialistas hablan de que aman a las personas pero en verdad no confían en las decisiones de estas, opinan que es el estado quien debe de obligarlas a actuar “altruistamente” que paradoja verdad confiar las buenas intenciones a los burocratas y políticos corruptos y no en las personas a las que ellos deben de servir.
– Karel, Estas contradiciendo al mismísimo Fidel Castro quien a inicios de la revolución dijo a inicios de la revolución que produciríamos tanto queso como suiza. Siempre se dijo que las intenciones de la revolución seria pasar a ser un pais desarrollado no pasar a ser Guatemala, que el 59 estaba muy detras de nosotros, en todos los indicadores cuba estaba entre los 2 países con mayor nivel solo detras de Uruguay. sino ningún cubano hubiera aceptado el nuevo gobierno si le hubieran dicho que terminaríamos peor que Costa Rica. En cuanto a los problemas es precisamente al revés es el sistema político el que determina como terminaras si como Haití o como Japon. Japon quedo desbastado después de la guerra, borrón y cuenta nueva y se convirtió en la segunda potencia del mundo. Cuba en cambio era el segundo país en latinoamerica y ahora debemos ser el segundo de atras para adelante.
– Witzig, es cierto existen democracias parlamentarias en el mundo, pero no con las escalerita que hay en cuba donde único se pueden elegir directamente a delegaduchos de barrio o municipio, y donde la comisiones nacionales son las que proponen las candidaturas de los mismos que después eligen a las comisiones nacionales. No te parece un poco… no se ….ABSURDO. Por ultimo en cuantos de esos paises con democracias parlamentarias hay partido único las has contado ?, te ayudo solo te hará falta.. cero dedos.. por que Cuba no es un democracia.

Ahora mismo, mientras discutimos sobre las elecciones en Cuba, están siendo violadas las leyes en las asambleas de elección de candidatos. El “gobierno” esta quitando ilegalmente a todo el que no apoye a la revolución, los juzga, les miente, los retiene en sus casa, los secuestra y los libera a 15 km de sus casas. entonces donde está la comunicacion, el dialogo, como vamos a mejorar esta situación? Si no tenemos nuestros derechos mas elementales como sacaremos a Cuba adelante??

Apoyando el comentario de Juan Carlos. Es curioso que para criticar a la República se utilice la encuesta de la Juventud Católica Cubana hecha de 1953. Entre sus peores cifras era el nivel de analfabetismo del 21% en Cuba. Bueno, aunque ustedes no lo crean ese era el nivel de analfabetismo que existía en España por esos años. En pueblos y aldeas era mas. Y eso que fue nuestra antigua Metrópolis colonial.
En el año 1969 estando con un amigo contemplaba una bella vista de los Alpes en la frontera Suiza-Austriaca, le comentaba lo bello del paisaje, aquellas casas grandes con sus paredes pintadas con bellos dibujos, tan limpias y coloridas, con sus vaquitas y demás era cosa de tarjeta postal. Mi amigo que era catedrático de sociología de la Universidad de Nuremberg y conocía los datos empezó a darme cifras, el 36% no tenían baños en la casa, el 34% no tenia agua caliente, del 20 al 29% no tenia esto o lo otro. En menos de 3 minutos me quito las estrellitas de los ojos. No ya en el valle sino en la misma Baviera uno veía a los mismos alemanes mirando como tontos las vidrieras de cocinas, baños modernos y otras comodidades que existían en los Estados Unidos desde los años 50 para la gran mayoría de su población.
Señores, no piensen ustedes que en el años 50 aun en los países industrializados la gente vivían tan bien como ustedes piensan. Los logros alcanzados en Cuba, y no estoy diciendo que todo estaban bien, pero aquellos que tenían comparación con países del primer mundo, deben de ser altamente valorados, mucho mas considerando nuestros recursos, tamaño y mal gobierno de aquella época.

Reutilio

13 octubre, 2017

Juan Carlos

jajaja pusiste a correr a todos esos personajes jajaja

3 mil millones de veces de acuerdo contigo.

“De un lado está un grupo de jugadores de experiencia pero que poco entienden de lo que pasa por la mente de los nuevos actores, jóvenes y desencantados que esperan su turno para participar en la partida.”..esto me recuerda a “la juventud está pérdida” (que creo que lo dijeron ya en la antigua Grecia).
Y por cierto, Rosa, el “gobierno” entre comillas como tú lo pones, es el que goza de la mayoría. Por que además, los que tu dices que no están de acuerdo, no son los que la policía cita. O retiene. Son los mercenarios. Si vieras que en las elecciones en Cuba no vota un 10 % de los electoresm desde hace varios procesos, y que ese 10 % equivale a 800 mil personas, te darías cuenta de que esa cifra es “irretenible” por cualquier fuerza de seguridad del mundo. Y mira, deja de hacerte la “democrata”, que todos sabemos que tú quieres derrocar a la Revolución.
Y además, Ray, si esa es la liga que tú dices…pues somos los mejores. Porque ni en Chile, ni en Argentina, ni en Brasil, la democracia “representativa” está funcionando. No puede funcionar cuando sacan a una presidenta electa por el voto popular un grupito de gente que están casi todos acusados de corrupción. No puede funcionar donde hay desaparecidos recientes. Y no puede funcionar donde el estado niega derechos legales a un pueblo originario.
Y por cierto, de las estadísticas de antes de 1959, leete el informe de la ACU de 1957. NAda sospechosa de ser simpatizante del socialismo.

como las boletas en blanco no cuentan, si las dos personas por las que yo tengo el derecho a votar en mi circunscripción (me refiero a la asamblea nacional), solo ellas dos, votan por si mismas y todo el resto de los electores deja las boletas en blanco, estos dos ganan con el 100 % de los votos. No puede ser serio un sistema así.

Juli eres un geniooo!!!!, porque no te publican ese articulo en Granma? De acuerdo contigo en todo absolutamente y mira que es difícil estar de acuerdo con alguien en todo.

Juan Carlos

13 octubre, 2017

Adrían: ” …por cierto, Rosa, el “gobierno” entre comillas como tú lo pones, es el que goza de la mayoría…”. En una competencia donde eres el unico competidor por supuesto que tienes que ganar. y los que quieren competir que no son del gobierno este los eliminas, a eso yo le llamo una pelea de leon pa mono con el mono amarrao. Donde estan las pruebas contra esos que llamas mercenarios, por cierto si eres el unico empleador y expulsas del trabajo o de la universidad a los que no te obedecen los dejas a que se mueran de hambre o que estos reciban ayuda asi es muy facil acusar. Por cierto sabes que el dinero para la compra del Granma lo aporto entre otros Carlos Prio fue acaso Fidel un mercenario es facil cambiar las reglas cuando ganaste el juego para seguir ganando siempre.
Lo que se reporta es que no vota el 10 % sin contar con los anulados que son otro porcentaje. A mi me parece un cantidad enorme conociendo que no existe otras opciones que los oficialistas y la gente que sabe el resultado va a ser el mismo independiente de si vota o no por lo tanto va para no quemarse. Como las personas pueden conocer de otras opciones si el gobierno por todos los medios posibles le da propaganda a la suya. Por que en cuba si existe propaganda solo que no por los candidatos pero si por el sistema y el gobierno. Escribes que rosa quiere tumbar la revolucion y…… ? es que acaso lo que tu llamas revolucion es dios ?, es que acaso los cubanos debemos adorar y obedecer ese nuevo dios? No lo que debes de entender es que es el gobierno el que debe de estar en función del pueblo y no al reves si el pueblo entiende que los actuales gobernantes deben de irse por incapaces se tienen que ir y ya. Los puestos publicos en las democracias verdaderas no se tienen por meritos historicos (raul y demas se hacen llamar historicos por no decir vitalicios) , ni por haber realizaodo hazañas. Wiston Churchill llevo a Inglaterra a la victoria en la segunda guerra mundial y perdio las elecciones en las primeras elecciones en la paz. Churchill es reconocido como una de los mas grandes estadistas de todos los tiempos sin embargo no se aprovecho del hecho de ser un heroe nacional para perpetuarse en el poder.
Dices que la democracia en esos paises no funciona bueno, si te fijas como las personas votan con sus pies veras lo contrario los cubanos y venezolanos emigran para esos paises y no al reves sera que las personas son masoquitas o tu estas equivocados

Adrian, la palabra no es derrocar, yo si quiero que se acabe la dinastia de los Castro, eso no es ninguna revolución, a mi criterio. Porque una revolución implicaría romper con lo anterior para crear una cosa buena y nueva, que funcione, y que libere al individuo, mientras lo que salio de la “revolucion” cubana fue precisamente lo contrario, inmobilismo, limitaciones, esclavitud, perdida de derechos. no puede haber democracia cuando 1 hombre dirige un pais mas de 50 años, acaso era dios? y sin preguntarle directamente a su pueblo, nos hizo creer en un mundo que nunca existio. Esas elecciones de barrio, no sirven de mucho, si vas a una carrera sin contrincante, y todos dicen y piensan igual como robots. Y asi y todo ese 10 %, esas 800 mil personas se quedan sin la posibilidad que alguien los represente. Todas estas personas que el “gobierno” esta intentando acallar inconstitucionalmente, porque es su derecho por ley, solo quieren ser otra opción, otro plan de mejora para Cuba, y no se les está respetando su derecho. No son “mercenarios”, ese es el lenguaje que te taladran para torcerte las ideas, muchos de ellos son personas bien humildes, y si alguien los apoyara económicamente desde el extranjero, eso no tiene nada de malo, eso no le que quita valor, es su derecho, sobre todo por el maltrato social que reciben, botándolos de los centros de trabajo, de estudio y cerrándoles injustamente todas las puertas. La “revolucion” cubana tambien recibio apoyo del extranjero, de USA y de otros paises, para compar las armas, etc.. Asi que no vale ese termino de mercenario. Vamos a hacer un referendo y preguntarle a cada uno de los cubanos si quiere seguir con el mismo sistema que se ha seguido hasta hoy, o quiere probar algo diferente??

“Sistema electoral y sistema político en Cuba” Ja ja ja ja ja Ja ja ja ja ja ja ja ja…

Yo diría que el gobierno hoy por hoy esta en franca minoría. Pero la única forma de saber si es el que goza de la mayoría o no, es mediante elecciones libres multipartidista. Federico Engels solía usar una vieja frase inglesa que dice; “The proof of the pudding is in the eating”. <> Por lo menos en este aspecto deberíamos ser Engelianos.

La traduccion de; “The proof of the pudding is in the eating” es: La prueba del pudin esta en comérselo

El autor sintetiza una serie de realidades inobjetables. Sin embargo, surge aquí una pregunta: los detentores del poder político en Cuba están conscientes de la necesidad de estos cambios, dada la obsolescencia del actual sistema electoral? Será que un sistema electoral como el vigente es perfectamente funcional a sus intereses? Hay espacios de diálogo entre ellos y la sociedad cubana?

Bien, mucha palabrería. La esencia de todo está en parte del artículo. A los jóvenes no les interesa votar, no entienden el sistema electoral cubano. Perdón, el 85% de los cubanos no entiende el sistema electoral cubano, y van a votar temprano porque les tocan las puertas y porque hay que hacerlo. Siempre ha sido así. Y van a botar sin saber por quién votan o por qué? Para qué? Siempre han vivido bajo absoluto control. En un sistema que tampoco entienden. Donde no hay paradigmas ni ejemplos a seguir. Ni de un lado ni de otro. Es el vacío. Y peor ahora, el desgobierno.
Un país donde el sueño de un joven es partir sin mirar atrás, no es país, es un desastre. Qué va a entender un joven de 20 años lo que es un estado participativo? O de derecho? O de pluralidad? O de respeto real? No lo puede entender porque desde que piensa no ha escuchado un discurso coherente, inteligente, digno de respeto, digno de no apagar la televisión, porque solo ve a un gordo camisa de cuadros y pescuezo ancho que habla peleando en una asamblea sin sentido. No es ni por mucho el ejemplo a seguir, ni digno de respeto. Más bien de pena por su pobre español. Por su corta visión. Y porque lo único que hace ver en el fondo es el odio sin rostro hacia otro cubano. A los otros, que son los demás, aunque estén sentados en la misma fila.
No lo va a entender un joven, y lo único que le provocan decir es “Ay, no estoy pa eso”.
No se puede comparar a Cuba más que con la misma Cuba, la de una vida mejor. No hay que mirar a Suiza ni a Haití, ni a una Cuba de antes que ya pocos conocieron. Hay que mirar a un país con vida, con transporte, con posibilidades para que los jóvenes no quieran irse. Con planes, con sueños aquí. Donde no les maten las iniciativas. Donde tengan trabajos reales y vean el fruto del trabajo.
Es de mente corta mirar a otros que están peor o mejor y no entender ni cómo estamos. Hay que mirar dentro y decir “quiero estar mejor de lo que estoy”, “quiero trabajar con aquel o con aquella para mejorar mi casa, la tuya, la nuestra”. Y no pensar en tantos neoliberalismos ni comunismos ni en partidos inútiles, ni en gobiernos caducos y seniles, sino pensar en una vida mejor que la que tengo. Los discursos son inservibles. Las doctrinas dogmas. Y la vida una sola, y es un rato.
Abre las puertas de tu casa, hínchate los pulmones y di: “Hoy me siento libre”. Siembra un árbol y enséñale a leer a tus hijos, y a pensar y a escribir, para que ningún vago venga a darles discursos acartonados. La vida debe ser otra cosa. Hay que vivirla de la mejor manera. Da hoy el sí por el cambio.

Un pequennito grupo de personas “no elegidas” no solo manda en la politica, en las finanzas, la economia , el transporte, en los tribunales, los abogados y los jueces. Manda en la prensa, las asociaciones juveniles, las asociaciones femeninas, las asociaciones de la comunidad gays, lesbianas y transexuales, los clubs de ajedrez, de filatelicos, y en las cofradias de pescadores. Ellos deciden quien es heroe nacional del trabajo, va a la carcel, lo que se produce, cuanto se produce y quien finalmente lo consume, Ese pequennito grupo no elegido por nadie decide quien escribe libros,que se publica quien estudia o trabaja en la universidad de profesor o como bedel, quien anima un programa en la radio, en la television, quien colecciona sellos, danza en el ballet, canta en la opera o trabaja en un torno. ?Como se pretende democratizar un sistema tan cerrado?

uncubano

15 octubre, 2017

100% de acuerdo con el autor. El sistema político en Cuba está claramente diseñado para eternizar en el poder a la élite que lo creó. El pueblo cubano ni participa ni es consultado para nada, desde el punto de vista del gobierno solo existe para acatar y cumplir lo que ellos consideren como correcto. La individualidad, los sueños y los anhelos personales no existen.

ALEXEI. No es necesario tener siquiera 6° grado para darse cuenta de esas realidades. Por tanto es legítimo pensar que todas tus preguntas tienen por respuesta SI. Los actuales mandatarios cubanos NUNCA cambiarán algo que sería como un terremoto y les arrancaría de sus sillas.

“Decia Shesterton de que para hacer una revolucion habia que ser conservador, habia que querer conservar algo. La pregunta es, que es lo que se quiere conservar a toda costa? Que es lo que queda que podria arrebatar la desidia que administra las instituciones? . Definitivamente lo que se debe conservar, por lo que tiene que luchar, es por la razon. Y este texto va de eso, de la sinrazón que es un sistema electoral que dice crear un Poder Popular pero sin el pueblo.

Creo que es un artículo muy honesto y necesario. Sí, definitivamente hay que actualizar el “modelo” cubano también en lo electoral y en lo político.

OjalaOjalá un gran artículo… nuevo .interesante y renovador… es el momento de trabajar

La democracia y el sistema electoral en Cuba son casi perfectos, muestra de ello es que con años de antelación se conoce la persona que ocupará el cargo del actual presidente del Consejo de Estado cuando el próximo año, por voluntad propia se retire, al igual que sucedió anteriormente con el mismo cargo. También es proverbial la estabilidad en los cargos de máximo dirigente del PCC, Gobierno y Estado cubano, que en los últimos 58 años han sido ocupados sólo por dos personas, por demás hermanos, lo cuál le evita a la población las preocupaciones de lo que puede hacer un nuevo gobernante cada cierto periodo de tiempo.

Esas bondades del sistema electoral cubano sólo son comparables con las de Corea del Norte, dónde sin ser países monárquicos el máximo poder político se ha transmitido de padres a hijos y nietos. Los pocos países donde aún gobiernan monarquías hereditarias, aunque tienen iguales ventajas de estabilidad política, no cuentan, porque no son países democráticos como Cuba y Corea del Norte.

Una pregunta al Iluminado Magdiel: ya tu has vivido fuera de Cuba? O estás parafraseando lo que te dicen antes de sentarte a tu máquina en el MININT o la UCI? Tu eres m´s de los mimos que este puelo ha estado viendo y escuchando por mùas de 50 años:” Viene el Lobo, que viene el Lobo..” y no es que no haya Lobo, claro que sí hay Lobo y hasta en plural pero Uds se creen con la verdad única y nuestro pueblo” tan culto e inteligente” no puede pensar, hay que cuidarlo porque no está preparado para la verdad!! Y cual es la verdad Magdiel? Cambien el panfleto y usen el cerebrito….

Tony es loco, dice que en Europa no se vivía muy bien en los 50 y 60. Ni se enteró que a Alemania la barrieron en la segunda guerra mundial y a Cuba y EEUU no. jajajajaja, que loco

Juan Carlos

16 octubre, 2017

Ray, excelente sarcasmo. Siempre he pensado que el tipo de sistema que hubo en la ex-URSS, la china de Mao y el que hay ahora en Cuba, en realidad son sistemas pseudo-feudales, o sea lejos de pasar a un sistema superior al capitalismo son un retroceso a una versión anterior. Fíjense en algo en esos países el presidente en realidad actúa como un rey con un séquito de incondicionales, lo que mantiene su legitimidad no es la religión católica como el feudalimos tradicional sino un nuevo tipo de Fe basado en un sistema de creencias de que habrá un futuro luminoso el comunismo, tipo como la fe de las sectas. También el control ya no se ejerce solo por la fe y la fuerza sino que ademas incluye los novedosos avances tecnológicos de control social desarrollados en la 2da guerra mundial como los sistemas de inteligencia y la apabullante propaganda, de ahi viene el Pseudo pues es un nuevo tipo de feudalismo. Fíjense en las grandes semejanzas los pueblos que pasaron a ese sistemas era pueblos fundamentalmente agrarios y atrasados como la Rusia Zarista, la Cuba que hacia unos años habia salido del colonialismo y la china de los emperadores. No debemos creer que la mentalidad de las personas evoluciona tan rápido los países que toda su vida han vivido bajo una persona que las controla no se acostumbran a vivir en libertad tan facilmente, fijense los rusos como muchos admiran al quasi-Zar Putin, como los cubanos en la republican vivian un conflicto constante hasta que “llego el comandante y mando a parar”, por que los españoles tuvieron un franco durante 37 años y aun tienen un rey por esa mentalidad siervos no se quita tan facilmente y el “desorden” les preocupa mas que la tiranía. Cuba es una mezcla de personas emprendedoras visionarias una parte de las cuales se adapto muy bien al modo norteamericano, pero hubo mucha inmigración española que jamas se adapto a esta y que jamas se conformaron con que España haya perdido a Cuba, no hay que olvidar que Angel Castro el padre de los Castro fue un rayadillo que vino a luchar contra los mambises y ese odio contra lo norteamericano (la united fruit company con la que competia por tierras en Biran) entro en sus hijos por vena.
A mi modo de ver el socialismo es solo un ropaje para un resentimiento mas antiguo de esa generación casi española que sentía como sus derechos eran pisoteados por los soberbios americanos, el episodio de Marti y los marines tubo mas transcendencia que lo que personas piensan

Para reformar, total o parcialmente, el sistema electoral y político hay que seguir lo establecido en La Constitución de la República de Cuba del 24 de febrero de 1976. Por lo que sugiero a Fernández Estrada acogerse al artículo 78 de la ley fundamental y tramitar la iniciativa en la Asamblea Nacional acogiendo a la misma a diez mil ciudadanos que tengan la condición de electores. Este es el único camino que existe ahora para hacer una consulta al pueblo y hacer los cambios de manera pacífica y democrática.

“Yo no me fui antes de Cuba porque no quería darle a mi Padre un gran disgusto”
(Ramoncito Veloz, actor cubano)

Al leer artículos como este en Oncuba siento una gran tristeza. Me doy cuenta de lo difícil que es liberarse del tremendo peso de 59 años de monoteismo político, “educación” totalitaria, del Paternalismo y de la Policía de las ideas. Lo comprendo pero me entristece. No obstante veo que hay muchos que sí lo han logrado y no veo razón por la que no puedan otros lograrlo también.
Decir “mas libre”, “mas justa” “más democrática” etc. Los “más” están de más, valga la redundancia. Es pensar que en Cuba hay libertad, justicia y democracia, aunque no la suficiente, pero las hay, por lo que bastaría solamente un poco mas de esto y de lo otro para estar las cosas resueltas. La afirmación mas acertada seria decir que en Cuba no hay ni libertad, ni democracia ni justicia. Esta “nueva critica” por muy critica que se quiera pintar, de critica no tiene nada. No es mas que una aceptación del Status Quo imperante en la isla con algunas variantes cosméticas. No se mete ni con la esencia del Sistema ni del Poder. Los “grandes cambios” no son mas que retoques y para colmo sin definir.

Juan Carlos

16 octubre, 2017

Si Raul M. para que pase lo mismo que con el proyecto Varela, que planteo una reforma constitucional como mas de 10 mil firmas y… que paso, nada no consideraron nada, no se discutió nada, y en respuesta Fidel Castro paso un documento por toda Cuba para que los firmaran y para declara el carácter irreversible del “socialismo” en Cuba. Igual que con la democracia de las elecciones se presentan candidatos de la oposición y Diaz Canel declara que hay que impedir que estos participen, hay aquí hay quien todavía se chupa el dedo y cree que las leyes en Cuba sirven de algo cuando no les conviene al gobierno.

Olvidense de 10 000 firmas. Oswaldo Paya intento hacerlo y miren como termino !!!!

Tony… suscribo tu comentario 100%…

Recibí por correo esta respuesta del gran Aurelio Alonso a este texto:
Amigos, esta reflexión de Julio Antonio Fernández Estrada, que debiera llegar a todo los cubanos que leen y se preocupan del futuro de la Nación –los que no hayan llegado a desestimar estas preocupaciones, agobiados por las necesidades inmediatas– me parece certera y oportuna. Centrada en la idea de un perfeccionamiento democrático genuino, y no en la de un escudo para mantener incólume el modelo derivado de las reglas que nos dimos en 1976 y modificamos con reticencia en 1992. El blindaje contra el hostigamiento imperialista, que de todos modos ha llegado ya a su expresión extrema, no vamos a encontrarlo en la perpetuación de esquemas que restringen la expansión de las posibilidades participativas, sino todo lo contrario. Es un problema que exige que pongamos en tensión toda la inteligencia que han logrado nuestro aciertos educativos, y toda la experiencia de cuatro décadas recorridas con las instituciones que nos hemos dado. Con verdadero espíritu crítico, reteniendo todos los valores positivos, y evitando al mismo tiempo la complacencia que hacen creer definitivos los aciertos y el espíritu renuente a los riesgos. Solo el bisturí desprejuiciado de la crítica, aplicado desde una inteligencia social basada en el rigor y la audacia revolucionaria, nos puede revelar “todo lo que tiene que ser cambiado” y nos van a permitir “Cambiar” en el camino y con el ritmo necesario. Creo que este es ahora el desafío mayor que tiene ante sí nuestro pueblo, tan urgente como la restauración de los recientes huracanes, y condicionante, a la vez, de un carril económico que le dé seguridad, en un escenario geopolítico que nunca accederá a dejarnos decidir nuestra vida nacional con tranquilidad. El texto de Julio Antonio me parece una clara expresión de la profundidad de reflexión de nuestros jóvenes, de las generaciones que nos reclaman que les acaben de dar la palabra, a las cuales valdría prestar más atención. Que se lea a Julio Antonio, es todo lo que quiero pedir aquí.

Sesenta annos de socialismo solo han servido para que culpen al imperialismo de sus penurias, muchos sean incapaces de adoptar decisiones, no piensen por si mismos y se dediquen, como pichoncitos, a esperar que le pongan la comida en el piquito (sic)

El proyecto “Varela” fue en otro momento histórico, y muchos ni siquiera supieron de su existencia hasta que se hizo la respuesta del gobierno con su reforma constitucional. El proyecto trazo un camino para el cambio del sistema político y electoral, pero parece que faltan cubanos con la suficiente valentía, inteligencia y resistencia para seguirlo. Así que no me extraña que siendo una de las mejores vías democráticas y pacificas sea desechada por algunos que no proponen solución. Sigo sugiriendo a Fernández Estrada que a la par de publicar varios artículos valiosos sobre el tema, de un paso superior y se acoja al artículo 78 de la Constitución de la República de Cuba de 1976 haciendo que, a nombre de diez mil ciudadanos que tengan la condición de electores, haga el trámite de la iniciativa en la Asamblea Nacional. La iniciativa debe fundamentarse en que el mayor respeto a la democracia, el mejor tributo a la voluntad popular es la posibilidad de consultar al pueblo sobre su futuro y sobre sus instituciones políticas y electorales. Cada quien puede tener una idea sobre cual o más cual aspecto del sistema político y electoral debe cambiarse o no, pero habría que consultarle al pueblo cubano sobre como mejorar el sistema político y electoral para tener más democracia; profundizar la participación ciudadana; lograr la absoluta transparencia en la elección de autoridades de control, e impulsar el equilibro en las funciones del Estado.

RENE DIJO! LEAN BIEN! Cuba estaba mucho mejor en el 1959!!!, no hay más que ver las películas antes de la desgracia para ver los edificios en la Habana, la gente bien vestida, había educación y respeto, las calles en buen estado y nadie o muy pocos emigraban, WTF!!! Por dios! Quémenlo y tírenlo al rio! según un estudio que realizó el Consejo Nacional de Economía de Estados Unidos entre mayo de 1956 y junio de 1957, en las zonas rurales cerca del 60% de los campesinos vivía en barracones con techo de guano y piso de tierra desprovistos de sanitarios o de agua corriente. Cerca del 90% no tenían electricidad. Cerca del 85% de esos barracones tenían una o dos piezas para toda la familia. Sólo el 11% de los campesinos consumía leche, el 4% carne y el 2% huevos. El 43% eran analfabetos y vino la revolución y nos embarcó a todos según tú!!! elevados indicadores sociales con respecto a los demás países de Latinoamérica, como la esperanza de vida, el índice de alfabetización y baja mortalidad infantil, pobreza, pobreza extrema y desempleo y además nos damos el lujo de ser uno de los diez países con mejor desempeño ambiental del mundo, RENE! Por Favor! No tan Calvo!!! Idiota!

albesuar

19 octubre, 2017

Lo único novedoso del ‘la democracia Cubana’ es su profundo carácter anti democrático, no hace falta ir a la ley electoral ni comprobar que ni siquiera esta se cumple a cabalidad, basta con mirar sus resultados: Una misma familia ha estado en el poder por 60 años y amenaza con quedarse 60 mas. Esto es sencillamente imposible en un sistema que tenga los mínimos estándares democráticos. Me molesta que se quiera tapar el sol con una falange y que se pretenda siempre maquillar la realidad como si fuéramos todos sub normales. No hay democracia en un sistema de partido único eso es imposible, no hay democracia sin separación de poderes esto también es imposible, no hay democracia cuando se criminaliza la libre asociación de personas, no hay democracia cuando los sistemas de educación están fundamentados en el adoctrinamiento, no hay democracia cuando un único partido acapara los medios de comunicación, de producción y todos los demás. No nos llamemos a engaños es una verdad incuestionable, grande, contundente, avasalladora, desgarrante pero aplastante en cuba no hay democracia y posiblemente nunca la hubo, los cubanos somos los que menos sabemos de democracia en américa latina y gran parte del mundo, es una asignatura pendiente, una carencia, un termino abstracto un recurso que nunca hemos tenido, ?quien duda que estemos y estaremos pagando la temeridad de tratar de desarrollar un país olvidándonos de la democracia? Varias generaciones de cubanos pensaron honesta pero equivocadamente que el caudillismo, la fe en el mesías, la experiencia cuasi religiosa de venerar seres supra humanos era el camino del desarrollo ya se sabe que no lo es, se sabe que el sistema político basado en el fanatismo fue un fracaso y que muy poco nos dejo el primer ídolo ya finado y que a caso menos nos dejara su remedo. Ojala y esto nos baste para dar la importancia que merece a la palabra democracia

Alejandro

19 octubre, 2017

Si hay algo que me molesta es que comparen una posible “suerte” de Cuba con la de Haití, Dominicana, etc. Además de que es una comparación que no procede, entraña una traición terrible al deseo de prosperidad de los cubanos.

albesuar

19 octubre, 2017

Alejandro: mas que una traición terrible es una ignorancia terrible equiparar cuba con los países mas atrasados del continente es negar, no saber o no querer acordarse que Cuba antes del 59 era sin dudas la tercera economía cuando mínimo la cuarta del continente en renta precapita, soslayar el hecho tan peculiar que a ningún cubano se le ocurría emigrar todo lo contrario éramos receptores de inmigrantes de países como España por solo citar un ejemplo, hay quien recita estadísticas sacadas de quien sabe donde que aun y cuando fueran ciertas no vienen al caso tratándose de datos de 60 años atrás, hace 60 años era imposible que un negro fuera presidente de EEUU, Europa recién se recuperaba de la guerra yo le pediría a los estadísticos que mas que mostrar datos vacíos compararan esas mismas estadísticas que hoy pueden resultar alarmantes con los mismos parámetros de otros países en las mismas fechas para que puedan poner en contexto las cosas y se den cuenta de cuan desarrollada era cuba para los estándares de la década del 50

Rosita Arena

19 octubre, 2017

Con todos los males de la democracia de EEUU,sigue siendo la mejor,,la más participativa,,,Cuba está muy lejos de hacer elecciones verdaderas,,para la élite gubernamental,,no existe otra democracia q las de ellos,,no conocen,ni reconocerán otra,,viven en una burbuja…

En Cuba no se cuentan los votos contra el Gobierno. Esta regla tiene como única excepción que algún opositor venga convoyado entre los candidatos a delegados de las asambleas municipales. Invito al profesor Fernández a que valore si no haría mejor impugnando la interpretación de la ley que impide contar como votos válidos las boletas en blanco o con algún texto o garabato. Sólo así puede manifestarse hoy el rechazo a los candidatos del Gobierno, ya que no hay una casilla para votar por ningún candidato. El voto libre presupone que pueda votarse también por ninguno de los candidatos. Hoy en día eso sólo puede hacerse con gráfica o texto informales o dejando la boleta en blanco.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura