Un lugar “high”

Vas sin muchos deseos, pero una invitación a un lugar high vale lo que vale. Antes de ser un edificio enorme frente al malecón –dice un amigo mío que parece un guayo gigante– era nada: un descampado. Vamos, anda, aunque cobren 20 durísimos pesos convertibles solo por trasponer la puerta de cristal y tengas que someterte a varios niveles de comisariato que comprueban que pagaste el peaje.

El primer obstáculo en tu camino es un auto convertible amarillo en medio de una enorme oscuridad salpicada de estrellitas voladoras, de luz, como en una disco de pueblo. Ves en las paredes anuncios de antiguos productos populares: gaseosas, pastillas contra el dolor de cabeza (mejor mejora Mejoral), fotos de gente habanera en el contorno de unas playas; desconocidos, seguramente muertos ya.

Un avioncito cuelga del techo, otros trastes allá y aquí, una victrola de cuerda sin manigueta, inservible. Pero se trata de un lugar high, por eso las personas exhalan perfumes caros, hay aire acondicionado sin la agonía del ahorro y sirven los tragos en vasos de cristal, no plásticos como en los bares donde sueles ir día tras día. Compórtate.

En unas pantallas líquidas está Compay Segundo en sus tiempos de fama mundial musitando y tocando con su guitarra tres (la llamaba armónico) un son montuno que en sus orígenes fue humilde cantinela: la juma de ayer ya se me pasó, esta es otra juma que traigo yo… Se supone que alguien así de famoso dé la bienvenida virtual a quienes llegan desde los cuatro puntos cardinales, que les sea conocido. Me acuerdo cuando iba a verlo a un hotel en Kohly donde llegaba en la parrilla de la bicicleta de su hijo Salvador y cantaba eso mismo, quizás mejor, a la orilla de la piscina cuando nadie nadie le hacía el menor caso. Mira que la vida es rara.

A tientas te conducen hasta la mesa. “Desde aquí van a ver mejor el show” dice, por oficio, un camarero. Cuando los ojos se acostumbran a la penumbra compruebas que hay escasas mesas ocupadas. En realidad daba igual donde te estacionaran pues la “pista iluminada”, como se decía antes, domina el centro del lugar en forma de herradura, como en los teatros coloniales. Entonces sale el animador trabado en un saco azul añil para decir en tres idiomas que has llegado a un sitio extraordinario y que el espectáculo está inspirado en la época de oro del cabaret, es decir, los años fixties, los dorados cincuenta.

Es cuando se descorren las cortinas, aparece la orquesta –un conjunto ampliado, no otra cosa– y emerge no se sabe de dónde una muchedumbre de bailarines y bailarinas “de la televisión cubana”, aclara el animador. Las muchachas están medio vestidas de terciopelo verde, por favor, con este clima.

Se trata de una de las agrupaciones de la saga Buena Vista Social Club, que por cierto cada día tienen menos que ver con el disco de igual nombre y sí con una dura “lucha” que exprime cinco o seis lugares comunes del repertorio musical cubano que todo turista adora –se presume–, de la “Guantanamera” a “Chan chán”.  Cuanto pueda ser simplificado se simplificará, sea guaracha, son o rumba, las mismas “Lágrimas negras” de siempre, con mucha trompeta, flauta, laúd, trombón: aunque tú me has dejado en el abandono, palabras que nadie, empezando por los cantantes, creen una sílaba. Eso se nota enseguida.

No falta, por supuesto, un “cuadro negro” en el cual se danza frenéticamente con atuendo selvático al ritmo de un son-afro-congo. Cada figurante lleva un chequeré entre las manos y viste una faldita de flecos vegetales. El cantante de la orquesta casi deletrea los versos que Arsenio Rodríguez concibiera hace sus buenos ochenta años: yo son carabalí, negro de nación / sin la libertá no puedo vivir / mundele cabá con mi corazón… Parece una secuencia del cine de rumberas, de esos bailes de salvajes en una jungla de no se sabe dónde. En algún artículo cuenta Alfonso Reyes que la primera vez que Sarah Bernhardt tocó tierra americana pidió un carruaje y dijo al cochero “Por favor, lléveme usted a la selva virgen. Posiblemente a una noción semejante de manigua aluda esta coreografía. Sientes que tienes que salir al menos un momento a la calle, como un pez, a respirar afuera.

Algo anda mal, bastante mal cuando hay más personas en escena que en el público, piensas abriéndote paso entre las mesas desoladas durante uno de los tantos tutti de la orquesta. Detrás de la función de esta noche –que se repite varias veces en la semana– habrá directores artísticos, gerentes, evaluadores y otras figuras de la infinita fauna burocrática que medra con “la cultura dedicada al turismo”, población que existe vorazmente en su –parece invencible– chea impunidad. Unas muchachas llegan a la puerta y preguntan dónde ir. Los porteros sugieren “a la Casa de la música, en Miramar, allá hay mucho reguetón y salsa”.

Regresas de fumar y te enteras que el show –porque lo dice el animador, otra vez, en tres idiomas– homenajea a Pérez Prado y a Celia Cruz. Acto seguido los bailarines se entregan a un “Mambo número 8” tres o cuatro veces más veloz que el que un pobre mortal conseguiría bailar, siquiera imaginar bailable. Sucede después un popurrí de éxitos de La Guarachera de Cuba que incluye fragmentos mínimos de “Químbara” y “La vida es un carnaval”, como para salir rápido del trance.

De pronto, los televisivos bailarines se lanzan al público y van de mesa en mesa invitando–conminando a bailar a los impávidos asistentes. “Esta es la verdadera música cubana”, insiste el animador, antes de que el trombonista y director de la orquesta interprete “Over The Rainbow” en tiempo de bolero chá con su hija que también toca el trombón de vara. Un momento de sosiego, de los mejores, pero apenas un momento. Es cuando dices vamos, caballeros.

Sospechas que no está lejos el momento en que alguien desde el micrófono comience a preguntar al público pasmado Where do yo from? y es cuando vas a caer definitivamente muerto de vergüenza ajena mientras eches de menos los momentos prodigiosos que te ha dado la música de tu país, a veces con ese mismo u otro repertorio manoseado, incluso con alguno de esos músicos que ahora están sobre la pista iluminada de este sitio high, entregados esta noche a una lucha sin victoria previsible, sin lograr poner en el empeño un pedacito de lo que antes llamaban filin, alma, acocán o como quiera llamar la gente ahora a eso digamos entrañable que muestra tanto artista de Cuba cuando toca, canta o baila de verdad. Vamos, dale.

Comentarios

a que cuidad te refieres? *ironico
no digas que eso en la Habana?
ya lo dicen los alemanes, de prisa a ir Cuba, que se esta perdiendo la magia.
gracias SA

Raulito

16 Marzo, 2017

Querido amigo Sigfredo Ariel, “Me sumo a tu locura callejera/A tu inconformidad con lo ya hecho/
Y siempre igual que tú pondré mi pecho/Para tomar el rumbo que tú llevas” (PM RECORD´S JAJAJA). Bien escrito, bien sentido, bien de bien. Una anécdota, una vez, organizo (co) un congreso de “mi mandanga”, y además de un premio Nobel, habían otros “chemistry crazy”, de esos que les llaman “pope” (futuros Nobel Prize), sacerdotes de la “science”, y yo como soy, farandulero y rumbero, fui comisionado a llevarles a un “eso”, y nada, uno de los yumas, dijo, pues ahí, al Hotel de los Tabacos,,,,jajajaja, imaginate en inglés como sono, Y na, pa lla, que me fui, con la retrahila de “yumas” y nada llego, hablo con el portero, nos mira a todos, y me dices, y tu quien eres, y le digo, YO SOY EL JEFE, jajajaja, y SAQUE MIS TITULOS, ETC,,jajajaja, PREGUNTA, DEL TIPO, …”PERO TU NO ERES YUMA”, y le digo, SIIIIIII, SOY YUMA DE PINAR DEL RIO, jajajajajaj. Me dice, COMPADRE, y que tu haces con bermudas, jajajja, y le digo, lo mismo que ellos. Diceme, mira te voy a dejar entrar, porque allá adentro, eso esta vacío, y porque yo soy pinareño, pero que ni se te ocurra decir, que eres de PINAR DEL RIO,,,,,jajajjaja. SIEMPRE LO MISMO. Obviamente, cuando me senté, lo primero que le dije al camarero, oye, pon de beber aquí, que dolares hay de sobra y pinareños uno.,,,,,,jajajaja. Fuí otra vez, a ese sitio, con mi hermano and cia, que quería verlo y nunca más incluso, estando alojado más de una vez.. Abrazos y deja de llamarle, columnita a la columnota,,,,,jejejje

Buenísimo

Hilarante tu crònica. Serà mejor hacerle una verónica al high y mantener el plan de ir al Habanero otra vez cuando regrese a La Habana. Mejor allí donde la gente se cree lo que canta

Mabel Hum

12 Marzo, 2017

Lo que se sabe no se pregunta. Eso sucede en casi todos los cabarets de hoteles y night clubes de Cuba. Me gustó lo de chea impunidad para referirse a la vista gorda sobre la cogioca y la salpicadera de dinero.

Ernesto

10 Marzo, 2017

Disculpen alguien puede decirme que lugar es, no he podido
descifrarlo en los primeros dos parrafos y no quiero seguir leyendo y donde queda por favor.

lazaro

9 Marzo, 2017

eso es un antro de ladrones a mano armada

Leonel Solo

9 Marzo, 2017

Sigfredo, hablan de Cristo y ni lo conocieron, ni siquiera estamos seguros si en realidad existió, así que imagínate de ti… En fin, comprendo tu frustración porque la he sentido yo, ante esa “cultura cubana” enlatada que le venden al turista. Como unos bailarines en taparrabos en Guamá pretendiendo representar una danza taína. No en balde unos nativos americanos que los vieron se sintieron ofendidos por la farsa. Y las “mulatas de Eusebio Leal” vestidas como nadie se viste o vistió jamás en Cuba, tabaco en ristre, luchando sus fulitas por una foto. Triste.

Miguelito

8 Marzo, 2017

Muchos otros hermosos lugares de La Habana y de toda Cuba tienen el mismo mal.
Mala coordinación, mal servicio = falta de profesionalismo.
Ejemplos: Hoteles de Varadero, al menos los supuestos 4 estrellas.
Sloppy Joe de La Habana, precioso lugar, una idea formidable rescatarlo. Pero pésima atención . Vi gente marcharse por la demora increíble para atenderte.

Miguelito

8 Marzo, 2017

Demaciado extenso para el tema que quería tratar.

Dayron Paz

8 Marzo, 2017

Asere ese lugar esta tocao , yo pinche cerca de ahi y tenia un clave con el administrados y era mucho el baro que hacia yo ahi, pero despues le cai a tiro a la policia en Mayari Arriba y se me jodio el bisne

Sigfredo Ariel

8 Marzo, 2017

G.A.Perez, procuraré complacerlo en algún próximo artículo. No soy pariente de quien usted menciona. Le agradezco su opinión sobre mi español. Meditaré sobre ello. Sigfredo Ariel

G.Aperez

8 Marzo, 2017

Compadre a la verdad que usted es primo de Angulo….
Tienes un buen tema, para escribir un buen articulo y de repente te has enfrascado en querer vestir de High tu narracion. Por momentos me perdi en tu lectura, no si tu intencion de provocar una sutileza entre lineas fue a proposito o solamente lo hiciste en pleno afan de demonstrar que tan bien conoces ese espanol rebuscado.

Nada que me quede con deseos de leer en un articulo simple, con palabras simples para personas simples!

Saludos

Fui una vez y otra despues, le di una segunda oportunidad y fue el peor dinero gastado de mi vida, en la puerta se echan el dinero el dinero en el bolsillo en tu cara con una desfachates de madre, mis amigos se quedaron pasmados, porque en ningun pais del mundo ni siquiera el dueño del negocio te cobra y se echa el dinero en el bolsillo, eso es una falta de respeto, nadie sabia hablar ingles, pero NADA, tenia que estar traduciendo todo el tiempo lo que querian mis amigos, los tragos una basura y super caros, la comida ni te cuento. Al Havana Cafe del Melia Cohiba no vuelvo en mi vida, nunca mas, una lastima porque esta bonito el lugar, pero lo que tienen trabajando y dirigiendo el lugar son lo peor. Un saludo y tal vez alguien la haya pasado mejor

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

La fiesta

La caricatura