Una contradicción en sí misma

El desarrollo es el producto de la contradicción, o mejor aún, de la solución de las contradicciones. Aunque, generalmente, la solución genera nuevas contradicciones. No les temamos, no queramos evitar que surjan, no las ocultemos, porque entonces las soluciones pudieran ser peor que las contradicciones mismas.

En medio de noticias sobre la posible desaceleración del ritmo de crecimiento de nuestra economía (2016 podría ser el primer año en más de veinte en que nuestra economía no alcance cifras de crecimiento del PIB positivas) otras informaciones nos llaman la atención acerca de las posibilidades y las incuestionables oportunidades que tiene el país de crecer.

Esta coincidencia, ya les digo, es una contradicción en sí misma.

Es cierto que el corto plazo parece verde, muy verde y duro, como esas guayabas que se arrancan a destiempo y a las que no hay manera de “meterle el diente”. Cierto es también que rezagos y falta de adecuación de las regulaciones lo pueden hacer más difícil de digerir.  Sin embargo, vayamos a otras noticias recientes y veremos que hay esperanza:

  • El turismo crece en el primer semestre un 12 por ciento, sobre un crecimiento parecido del primer semestre del año anterior y de un 17 por ciento del total del año 2015.
  • El miércoles 31 de agosto reiniciarán las vuelos regulares entre Cuba y Estados Unidos.
  • Los precios del petróleo se mantienen a la baja. Desde mediados de 2014 hasta la fecha, los precios del crudo bajaron más de la mitad debido a la abundante oferta, al igual que los precios de los alimentos (Cuba pudo destinar 218, 7 millones de dólares más a la importación de alimentos por esa ganancia) Ambos hechos casi parecen un regalo de dios para un país cuyas dos mayores facturas de pago en moneda extranjera son alimentos y combustible.
  • La compañía Nespresso venderá café cubano en Estados Unidos.
  • El turismo nacional se convierte en sucedáneo del extranjero durante la temporada baja turística de los meses de verano, en parte gracias a la emigración, pero también gracias a las remesas y los ahorros del sector no estatal.
  • Varios países, de relevancia internacional, desean relanzar sus relaciones económicas con Cuba e incluso algunos de ellos han concedido nuevos recursos a las instituciones que proveen crédito a la exportación. Otros intentan estimular a sus empresas a que inviertan en estas tierras.
  • Hace poco, una empresa australiana lanzó la noticia de posibles nuevos y significativos yacimientos de petróleo bajo el suelo cubano.
  • Ninguno de los dos candidatos a Presidente de Estados Unidos ha declarado explícitamente que su intención sea endurecer el Bloqueo una vez que tome el control de la Casa Blanca.

Sí, son noticias alentadoras, pero, no obstante, existe la probabilidad que el país no crezca este año. ¡Qué contradicción!

Necesitamos hoy medidas anticíclicas que promuevan la inversión y generen empleo realmente efectivo. No estoy hablando de políticas de largo plazo. Hablo de ese corto plazo imprescindible que nos permite llegar al largo plazo.

Estoy pensando, sobre todo, en medidas que nos permitan generar incentivos reales al trabajo, en especial en aquellos sectores ligados a la generación de divisas (NO DE CUC) que con sus ingresos estimularían la demanda efectiva. Y algunas las podríamos tomar en sectores como la construcción, la explotación de recursos naturales y los servicios profesionales, para que, si hace falta importar fuerza de trabajo a Cuba, que sea porque en realidad no tenemos en el país a los cubanos suficientes.

Cuando pienso en medidas anticíclicas hablo también de aprovechar algunos elementos que ya tenemos: el entusiasmo por Cuba, el interés de invertir de muchas compañías extranjeras, las ganas de hacer de muchos cubanos que, de a poco y muchas veces contra la corriente, han convertido sus negocios en uno de los resortes importantes para el país.

Foto: Claudio Pelaez Sordo
Foto: Claudio Pelaez Sordo.

El turismo es, aunque no lo queramos algunos economistas, el más evidente de todos los resortes que hoy por hoy, junto al capital humano (ese que estamos perdiendo) resultan incuestionables ventajas, incluso en el corto plazo, para impulsar el crecimiento económico del país.

La naturaleza nos puso en el Caribe, nos hizo la más grande de todas las Antillas, nos dio centenares de playas que las otras islas no tienen. La colonización española nos hizo de esa mezcla de razas y orígenes geográficos que nos moldeó como somos y la Revolución Cubana terminó de modelar el “sapiens cubanensis”, alegre y amigable, instruido, genéticamente muy hábil y listo, con una capacidad innata para vencer obstáculos, y una imaginación a prueba de Harry Potter. Esa combinación nos hace un destino turístico diferente en nuestra región.

Tenemos ya una capacidad instalada de más de 60 mil habitaciones; se aspira a más de 104 mil para 2030, miles de ellas en la capital del país y otras miles en locaciones remotas, como cayos e islas; se pretende construir más de diez campos de golf, decenas de instalaciones entre marinas y centros de buceos…

Hay que realizar un esfuerzo impresionante para lograrlo. Para este año solamente se espera construir 3 mil habitaciones nuevas. Según los datos de la ONEI, al cierre de 2015 el país tenía 66 mil 389, de las cuales 53 mil 396 eran habitaciones de hoteles. Hasta junio de 2016 las nuevas capacidades creadas no rebasaban las 700 habitaciones, así que llegar a las 3 mil exigirá un esfuerzo constructivo significativo, todavía más, si como sabemos, una parte importante de ese esfuerzo no depende solo de las entidades del turismo.

Entre el avión y el hotel, además, hay múltiples factores que pueden hacer que el por ciento de ocupación y repitencia de los viajeros se eleve o se reduzca.

Hoy desplazarse a cualquier punto del país desde otro punto es para cualquiera (turista o no) una gran odisea, todavía más si lo queremos hacer en una aerolínea nacional.

La frecuencia, puntualidad y confort de nuestras líneas aéreas nacionales y nuestros aeropuertos está, en una buena parte de ellos, alejada de los estándares internacionales. Cuando expongo este tema siempre me viene a la mente la escalera eléctrica, sin funcionar desde hace muchos años, de la terminal uno del aeropuerto internacional José Martí y su “especialmente diseñado, decorado y habilitado” salón de espera final, para no hablar de baños y climatización.

Desechemos el avión y tratemos de hacer el viaje por carretera: de una parte hay déficit evidente de autos para la renta, y también de ómnibus.

Esta situación es difícil de entender, pues la demanda está garantizada y los ingresos también. Pedir un crédito para elevar el parque de autos de renta (y de ómnibus) de forma rápida podría ser una fórmula, sabiendo que el turismo va a crecer en al menos un 12 por ciento y que esos autos se pagarán en apenas unos meses.

Por otra parte, nuestras carreteras dejan bastante que desear. Por ejemplo, quienes han transitado por la autopista nacional, en ese tramo que va de Jagüey Grande a Taguasco, se encontrará con innumerables sorpresas: desniveles, tramos largos donde la capa de rodamiento se ha perdido, vías que se estrechan y se ensanchan con solo un aviso apenas unos cien metros antes y sin avisos que les recuerden sistemáticamente a los choferes; la peligrosidad de la senda, falta de señales lumínicas en los separadores de senda, especialmente cuando las sendas se unen; la noche y su oscuridad impresionante como gran amenaza…

Si el turista quiere ir por carretera a Cayo Coco (allí hay un buen aeropuerto, por cierto) entonces de Taguasco a Ciego tendrá que hacer la ruta por la Carretera Central, ese monumento vial construido entre 1927 y 1933, en solo cuatro años, todo concebido por ingenieros y arquitectos cubanos y construido por obreros cubanos (ni caribeños, ni hindúes), igual que el Malecón de La Habana, la Vía Blanca y el puente de Bacunayagua…

Esa maravilla a la que le fue esquilmada la mitad de su presupuesto por el dictador Gerardo Machado, ha soportado una carga y un tráfico para el cual no fue diseñada, y lo ha hecho sin recibir los mantenimientos que merece. Ahora, póngase en la piel de los choferes poco diestros y los foráneos desconocedores y comprenderá lo peligroso que es recorrerla.

Foto: Alain L. Gutiérrez Almeida
Foto: Alain L. Gutiérrez Almeida.

Si se sigue la ruta hacia los Cayos, de Ciego a Turiguanó es casi peor, dos sendas estrechas, en mal estado, con poca iluminación (¿no habrá por ahí un inversionista que quiera invertir en una fábrica de luminarias solares?) que se va quedando lejos de las necesidades de crecimiento turístico de ese polo. Igual parece que la va ocurriendo al pedraplén hasta la cayería, que se queda cada vez más estrecho ante el tráfico incrementado por el crecimiento en hoteles y habitaciones, y allí se ven curvas peligrosas, con déficit de señalética y con ausencia de luminarias solares en la mayoría de su trayecto desde su inicio hasta el último de los hoteles de Cayo Guillermo.

Las carreteras cubanas necesitan de cuidados y mejoras que no dependen del turismo, pero que podrían obtenerse con un impuesto dedicado exclusivamente a esas mejoras y que podrían generar proyectos de desarrollo local enganchados a un gran sector estratégico nacional.

No es el turismo solamente quien debe resolver estos asuntos, el turismo contribuye con sus ingresos, promocionando el destino Cuba, intentando dar un servicio de calidad que compita en la región del Caribe (algo de lo que aún está lejos, es cierto). La infraestructura vial rebasa al turismo pero el turismo la necesita y ya no para el largo plazo.

Es cierto también que hay muchas “bocas” dependientes de los ingresos del turismo, que dedicar una parte a infraestructuras de este tipo es quitarle “alimento” a alguna de esas bocas. Pero es una contradicción que hay que salvar, o permaneceremos estancados en un estatus que no conduce al desarrollo.

Artículos Relacionados

Comentarios

A dónde va a parar el dinero q se ha recaudado con esa llegada nadita de turistas y cómo de reinverte????
Es pregunta no se me va de la cabeza

has ido a cayo Santamaría Triana??, es un verdadero reto la carretera de santa Clara a caibarien y que decir del pedraplen, sin apenas ninguna seguridad vial para el enorme tráfico de omnibus y autos, por no decir de la señalización una vez ya en el Cayo, tienes que adivinar dónde están los hoteles, solo los 3 primeros, los demás, debes tener un gran poder imaginativo y advinar dónde está..

delarosa

29 agosto, 2016

Sus comentarios siempre tienen la misma tonica,usted sabe lo que hay que hacer pero nadie hace nada,no se hace lo que hacen los chinos por que no somos chinos,no se hace lo que hacen los suecos por que no somos suecos,pero la verdad es que a estos países les va mejor que a Cuba,para el 2030 todo estará igual,todo estará mas destruido y hara falta mas dinero,solo si liberan el mercado puede mejorar la economía,es imposible mantener un turismo de 4 o 5 millones de visitantes si tienes que importarlo todo para mantenerlo.

Mientras no fomenten la empresa privada y familiar nada va a cambiar en vez de pensar tanto en inversión extranjera solamente permitan que el privado haga negocios con capital propio y extranjero y construya su industria (Lavanderias, fábricas de alumbrado, lo que haga falta, q es practicamente todo pq lo de Cuba ya es deprimente) pero no q va pensar eso o simplemente plantaerlo es un sacrilegio, por eso nunca se va avanzar y la vida es corta y además es una sola por eso hay que vivir de la mejor manera posible y eso en Cuba hace mucho tiempo dejó de ser una opción

Arturo Arce

29 agosto, 2016

¡Dímelo a mí, que quiero administrar La (moribunda) Caverna (temático de los Beatles -Holguín-), MAL-atendida por personas abúlicas que cambiaron “Eleanor Rigby” por reggaetones y bachatas de Aventura, y no tengo cómo acceder y hacérselo entender a los ideólogos de las nuevas leyes de cooperativas no agrícolas!…

El Guajiro

30 agosto, 2016

Michel, perdone que lo tutee, esa misma pregunta me la he hecho por años, todavia no doy con la respuesta, sera que somos tontos ?

Rigoberto García

30 agosto, 2016

Sí, necesitamos medidas anticíclicas y estimular… Una industria, modesta ahora, pero que pudiera crecer son los emprendimientos. Hay mucha gente joven en cuba que quiere quedarse en Cuba y hacer su negocio aquí. Hace unas semanas bloquearon dos eventos organizados por Merchise Startup Circle: el primero el segundo Startup Weekend en la Habana, y el segundo era un grupo de conferencias académicas sobre Programación Funcional. En Cuba hace falta estimular, pero esto requiere de un marco legal que no permita que una llamada telefónica entre dos ministerios cualesquiera frustre meses de trabajo, especialmente cuando no hay violación a la legalidad ni a la seguridad nacional.

No puede haber sustentabilidad económica en una sociedad llena de dogmas.El dinero es proporcional a la política.Acabemos de entender que en la diversidad esta la genialidad escondida.Cuba se va seguir yendo a pique mientras no se implemente un plan macroeconomico y político de acuerdo a las características que exige la era moderna.

Alberto N Jones

30 agosto, 2016

Un analisis superficial del infimo nivel de desarrollo de Cuba, el estancamiento y la pasividad con que se enfrentan los problemas, hace pensar que deben existir fuerzas ponderosas interesadas en que la situacion no cambie.
Ningun pais en el mundo, ha tenido la avalancha de Reyes, Presidentes, Papas, Primeros Ministros, Principes, Ministros de Relaciones Exteriores como Cuba. Se firman acuerdos, el pais recibe enorme condonaciones de su deuda y los deudores anuncian que la parte restante sera invertido en Cuba y………nada!
El petroleo esta en el mercado internacional a su precio mas bajo, pero CUPET de manera absurda mantiene el precio mas alto del mundo, privando a los transportistas privados, agricultores pequenos comerciantes del mismo, que se ha convertido en una gran Fuente de corrupcion.
A pesar de las deficiencias que subsisten, los mejores hoteles de Cuba son los que forman parte de las empresas mixtas. Porque entonces, se insiste en no incluir los abominables hoteles de Isla Azul bajo un sistema similar que elevaria su calidad y lo sharia habitables en meses?
Porque despues de anos tratando lograr la introduccion de carriolas electricas de 4, 6, 8 y 10 pasajeros que pudieran constituir otra Fuente de empleos, mejoraria sustancialmente el transporte urbano, hospitalario y para el turista y donaria parte de los ingresos para apoyar el servicio de oncologia y pacientes oncologicos del pais?
Como permitir que a pesar de que el carro de alquiler en Cuba sea el mas caro, son las carros mas maltratados, la apabullante falta de servicios de emergencia y la propension a ser estafado por los arrendadores, el pais ha insistido en importar una enorme variedad de autos nuevos, cuando millones de autos de uso en perfectas condiciones que costarian la mitad o menos de los vehiculos traidos a miles de kilometros de distancia, en lugar de adquirirlo a menos del 50% del valor original y a menos de 150 kilometros del pais?
Las fabricas de confituras del Cerro fabricaban hace 50 anos, productos superiores a los que hoy el pais importa de Europa y Sur America, en lugar de echar a andar o estimular a locales a fabricar los mismos?
Porque el pais prefiere mantener millones de hectareas de tierras fertiles improductivas, devoradas por el marabu y el pueblo esta privado de los alimentos basicos, en lugar de abolir la absurda medida que impide la inmigracion de braceros del Caribe, los mismos trabajadores cuando el Pais era el primer productor de azucar, el café, cacao, viandas, frutas y animales menores sobraban y cuyos hijos como Stevenson, Dupuy, Dr. McCook, Mireya Luis y otros, le han traido gloria internacional al pais.?

Cordovi no le des mas vuelta a las cosas y llama las como son en Cuba nada se solucionará hasta que estos señores que están en el poder se mueran pal cárajo y después tendrá que pasar 50 años para que todo se arregle ya que la destrucción es total.

Al señor de los bajos: cual es “el plan macroeconómico y político de acuerdo a las características que exige la era moderna ?”

hay que entender que triana , como siempre lo hace ha hecho un analisis elemental y justo,, no hay que estar pensando en el 2030, cuando faltan 14 años y hay un sinnumero de cosas que se pueden hacer

se venden carros de muy diferentes marcas y no hay tiendas de piezas de respuesto que los propietarios puedan comprar,( se le puede pedir al propietario que pague por adelantado para la importacion de su pieza), la aduana prohibe o limita en grado extremo la importacion de cosas que no existen en el pais , o que el pais gasta dinero e importarlo cuando los particulares , pueden hacerlo
porque no le permiten a los campesinos la importacion de tractores o camiones , para mejorar la eficiencia de la agricultura

José Pérez

2 septiembre, 2016

Las empresas de alquiler de autos, de acuerdo a su flujo de caja, estrategia, expectativas, situación particular, geográfica, etc., podrían pedir créditos e importar autos. No, en general (o el General) pedir créditos. El estado podría invertir en infrastructura, pero acaso tiene subcontratistas capaces de llevar a cabo la inversión sin dilapidar los fondos? Por último eso de: “el “sapiens cubanensis”, alegre y amigable, instruido, genéticamente muy hábil y listo, con una capacidad innata para vencer obstáculos, y una imaginación a prueba de Harry Potter.” suena a Trumpismo caribeño.

porque sera que hasta en las respetadas y muy acertadas opiniones de Triana, no se menciona el valor de las remesas que llegan del exterior, perdon, eso de exterior tambien es un fetichismo, que llegan de Miami

Yo de verdad no me explico como la gente tiene ganas de ofrecer soluciones. Llevan 57 años dando soluciones. Cifras y más cifras, estadísticas y más estadísticas. Al Socialismo le pegará siempre esa famosa frase que utilizamos los cubanos: Árbol que nace torcido, jamás su tronco endereza. Un saludo

Doctor, tantos estudios no le hacen ver que a los dirigentes de la llamada revolución no le interesa la prosperidad y el desarrollo de los demás, por cuanto, cuando las personas tienen resueltos sus problemas económicos se ponen a pensar en cosas que no les conviene y que las limitaciones, la escaces y la necesidad son directamente proporcional al control que ellos pueden ejercer sobre los demás. A mayor limitación mas control, es una premisa de todos los sistemas basados en el autoritarismo. La historia reciente y no tan reciente está cargada de ejemplos que demuestran que lo menos les interesa es la prosperidad de los demás, para contrarrestar la “bendita” acumulación de capital -base del sistema capitalista- han sometido al pueblo cubano a las limitaciones y sistemas de control mas absurdos y lo van a seguir haciendo. ¿Cree usted que con ese lastre la economía se recupere?.
La apertura y la libertad permitidas en algún momento lo hicieron obligados por las sircunstancias y para conservar el delicado equilibrio entre limitaciones y hambre. En otras palabras la soga no se puede apretar tanto porque ahorca al individuo, solo el apretoncito para mantenerlo bajo control.
No se rompa mas la cabeza, tantos economistas, eruditos, estudiosos, doctores afiliados a las decenas de centros de estudios de la economía y sociedades científicas, etc. por más 25 años no han podido ofrecer la formula para la recuperación de la economía. Se han convertido en simples facilitadores de la pésima política económica y en justificadores.
La solución es simple, la economía cubana lo que necesita un sistema político mas demócratico que no le ponga límites al buen gusto y al talento.

Como una gran contradiccion, mientras mas turistas lleguen a Cuba, mas trabajo pasaremos los cubanos,

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura