Usar la lengua

Hemos escuchado a menudo que el idioma es un organismo vivo. Al paladear la idea, cada cual evocará una criatura distinta; yo, en todo caso, lo figuro más cercano a un virus que a los vertebrados.

Nace, pero no necesariamente muere –salvo que toda una población se extinga–: es mucho más usual que mute, con frecuencia en varias direcciones a la vez, algunas bastante inesperadas. Se alimenta de otros lenguajes como de sí mismo, engendra hijos que apenas se le parecen…

Los préstamos del inglés u otras zonas del español provienen, en primer lugar, del consumo sistemático de series y películas –policiales y comedias románticas– donde las frases copiadas resultan más frecuentes. A veces son resultado de la traducción directa y suenan rarísimo en castellano, como “Fulano hizo lo que estaba supuesto a hacer”; otras pasan airosamente de una lengua a otra, como “Solo hay una forma de saberlo” o “¿Qué parte de (…) no entiendes?”.

En ocasiones se emplean en la lengua original, todos esos whatever y anyway y yeah, right que salpican el habla coloquial. Alguna nos llega del español ibérico, como “¡Toma ya!”, el “y tal” a la cola de enumeraciones, el joder, el llamar tío o tía a cualquiera. Son sucedáneos cómodos, pero sobre todo funcionan como mecanismo de integración grupal: mucha gente asume que salpicando su discurso de frases de ese jaez gana distinción y clase –a la manera en que distinción y clase son entendidas por su colectivo– o por lo menos una tintura de modernidad.

Como queda dicho, es normal que el idioma evolucione. Lo es menos –o debía serlo– que se degrade. Hay palabras que alguien utiliza mal y de pronto todos lo imitan. “Estoy obstina(d)o”, por ejemplo, se ha convertido en sinónimo de sentirse agobiado, de estar harto. Para mucha gente no significa otra cosa. Otras, como esa inexplicable dichabao o la popular pinga, sirven para casi cualquier cosa, lanzan al desempleo y la mendicidad a un montón de palabras y expresiones tradicionales. Una curiosa manifestación del machismo es aquella que supone que el hombre, para ser hombre, mientras más elemental y bruto, mejor.

Dicho de otro modo, en ciertos círculos tener un vocabulario reducido, incurrir en frecuentes malapropismos, hablar mal, es cosa de mérito y sinónimo de acrisolada hombría.

Por otra parte, no deja de ser una paradoja que la ingenuidad, la ignorancia, la estulticia de algunos locutores y de quienes les asesoran en los medios masivos, la incapacidad de no pocos maestros, la recolocación de la marginalidad en el pico de la pirámide social –con, ejem, un poquito de ayuda de cierto género musical– o el mero nerviosismo, devengan los artífices de un número de joyitas que escuchamos a cada rato, que entreveran la conversación, pasan a la memoria colectiva y más tarde vuelven a nosotros atribuidas a fuentes diversas y a menudo contradictorias.

Como pertenezco al gremio de quienes estudiaron en la Lenin –graduación del 80– conozco varios clásicos que salieron de la boca de algún profesor con menos luces que brío, y que cada generación, supongo, ha adornado un poco. Ahí van tres:

Refiriéndose a lo complicado del trabajo que esperaba a un grupo de estudiantes, cierto educador afirmó que debían ocuparse de ello durante “las veinticuatro horas del día y parte de la noche”.

Quizás fuera ese mismo maestro quien dividiera a educandos en faenas de higiene para que, enfrentados a un bloque de dormitorios, limpiaran unos “las escaleras que suben” y otros “las escaleras que bajan”.

En otro momento, encabronado porque la indisciplina no disminuía con todo y su presencia, preguntó airado: “¿Ustedes creen que yo estoy aquí pintado en la pared por gusto?”.

Y se atribuye a una jefa de aula que veía cómo en horario de estudio el grupo era visitado a cada rato por profesores que llamaban a la concentración y el silencio monásticos, rotos tan pronto la autoridad se daba vuelta, la célebre “Caballeros, la verdad que ustedes no son Carmienta…”. 

Una vecina afirmaba un día que a su sobrina en materia de hombres parecía que le gustaba sufrir: “es una mazorquista”, concluía.

Y una niña lloraba conmovida por la cantidad de cosas terribles que le ocurrían a “la pobrecita Mansalva…”.

Artículos Relacionados

Comentarios

Ya volviste a escribir tonterias , habla del hambre que hay en Cuba compadre que es lo que tiene a los cubanos como locos, el hambre terrible que hay en todo el pais.

El inagotable

14 marzo, 2017

Muy bueno, excelentes ejemplos, como un jefe de Estado que sale en Youtube prometiendo aumentar la riqueza nacional, como Jesus, dijo, multiplico los penes y los peces

olga cuevas

14 marzo, 2017

Eduardo : los anglicismos y” aportes” a nuestra noble lengya crecen como la verdolaga. Maestra de inglés en Cuba y ahora maestra de español, podría escribir un diccionario infinito. Dos joyitas de muestra: “el canilleo” por county jail y ” te llamo pa’ atras”.

En una ocasión el periódico Granma, en los tempranos 90s, publicó un anuncio sobre una encuesta que se iba a realizar en varios lugares sobre temas relacionados con VIH, y dónde se solicitaba la colaboración de todos los posibles encuestados. Y remataba: “Se entrevistará a heterosexuales, homosexuales, bisexuales y población en general”.

Siendo joven, hace muchos años (yo tengo 65) Leí en el Granma que se iban a dar de forma racionada los pezones entretenedores y pezones de leche: Todavía tengo mis dudas si se refería o no a las teteras de los bebés y las del pomo de leche respectivamente.
AH!, aprovecho para contarte que una persona conocida me dijo que como estaba enferma, le mandaron Asteroides y por eso estaba gorda. (serían esteroides?)

Yo tengo otra del pre, que todavía uso: “Belkis, con las hembras. Mazeira, con los varones. El resto, tras de mí!” (Secretaria docente). O en la Cujae: “Beatriz, cómo usted se llama?”(profesor de marxismo). O en el MFP, el tan citado Pedro Ross: “qué digo un millón! Un millón es poco! Más de cien mil trabajadores vamos a enviar al corte de caña!!”

El inagotable

15 marzo, 2017

Ese jefe de estado aun en funcioned, de cuyo nombre no logró acordarme, ha roto todos los récords e impuesto marcas en competencias interncionales como esa de dotar las escuelas con materiales docentes. con libros y también con muchas libras para muchachos y michachas.

Por alla por os 80s, en un area recreativa en Guantanamo habia un cartel que anunciaba bebidas rusas: Koña (Cognac) y Kampan (Champagne)

En la vocacional de Camagüey de los 90, había un profesor de PMI que nos ponía “U” de ” usencias” y en varias tribunas presencié también el ” miembros y miembras de ..”

Liena Ma.

15 marzo, 2017

En la universidad, una profe de Historia adoraba las evocaciones del pasado pre-revolucionario. «El jabón Palmovil era lo mejor». Román, un amigo del aula que más guajiro no lo había: «¿Palmovil no es la enfermedad que le da a los perros?».

Me imagino que te recuerdes en la Lenin de la celebre frase de un profesor de educación física en una clase de natación que le decía al alumno: – Oye, patea que tu no eres manco!!!

eduardo del llano

16 marzo, 2017

Manolo, ¿quieres un bocadito?
E.

Preuniversitario en el campo. El profesor de PMI nos ordena: “¡Arrastre hasta la manguera!”.

Pensamos que estaba evaluando cuán aguzada teníamos la vista, así que nos esmeramos buscando la manguera.

Al ver nuestro titubeo, el militar repite: “¡¡¡Arrastre hasta la mangueeera!!!”.

“¿Cuál manguera, profe?”, se decidió uno.

“¡La manguera de los mangos, anormales!”.

Para Eduardo del Llano

Para mi usted es de los grandes intelectuales que hay en nuestro pais, no se le conoce mas porque obviamente no le conviene al gobierno, y le voy a decir mas, usted ha hecho mas por Cuba que todos nosotros que solo somos cibercombatientes con muchas necesidades resueltas , usted esta en el centro del volcan , y yo personalmente si alguna vez me he prestado para el jueguito de Ladilla, Dayron Paz , ect.. bueno usted sabe de quienes le hablo , solo ha sido para reirme un poco y provocar que respondas y tu respondes a veces bien cubano jajajajaja y yo me rio aqui , en serio Eduardo mi admiracion para usted , no obstante el bocadito daselo mejor algun cubano de a pie que conozcas por alla , usted sabe muy bien que en Cuba hay hambre y no es una patraña del Imperialismo.

Para el Inagotable

Sin lugar a dudas ese del que hablas es N. MADURO y en honor a la verdad señor mio ese personaje te supero por largo tramo, Maduro te gano Inagotable es la verdad.

El inagotable

17 marzo, 2017

Manolo
Aunque no lo creas, además de detractores, tengo gente que rie mis pujos. Ademas, tu reconoces haberte prestado para el juguito de la ladilla
Yo no hago eso. Esta será mi única respuesta.
Que te vaya bonito

El inagotable

17 marzo, 2017

No soy de derecha ni de izquierda, sino todo lo contrario

El inagotable

17 marzo, 2017

Dos Jefes de Estado, en funciones, han cometido pifias enormes que ponen en duda sus capacidades intelectuales, uno de ellos es Maduro. El otro no ha recibido tanta crítica posiblemente por ser de derecha

En los 80´s , en el prog de TV ” La revista de la mañana ” , debido a un accidente que había ocurrido una enfermera dijo que había atendido ” in fraganti ” a todos los heridos . Y de la radio para que ….” Centro de estudios marcianos ” (Martianos ).

Roquelín

18 marzo, 2017

Un día pasé por frente al hospital y una mujer le decía a la otra: “Es el sheriff Chicoli”. Yo pensé: “estas viejas hablando de películas de cowboys a esta hora en vez de estar ablandando frijoles”. La mujer agregó: “Por eso tienes cistitis”. Y ahí me di cuenta de que hablaba de “Escherichia coli”. Na’ que le puso una estrella en el pecho y un revólver a la cintura al bicho.

Saludos Eduardo, donde puedo conseguir tu libro La-calle-de-la-comedia? Me gustaria conseguirlo.

eduardo del llano

22 marzo, 2017

Manolo, gracias por tu sinceridad. Mira, eso del hambre es relativo. Sí, para mucha gente el Período Especial no ha terminado, la vida sigue siendo dura y azarosa, pero hay una emergente y amplia clase media que cena en restaurantes -que han proliferado muchísimo en todas partes, hasta en 23 y D hay un restaurante iraní- que tiene aparatos electrónicos del año, que viaja; en otras palabras, que tiene un nivel de vida aceptable, y desde luego no pasa más hambre que la clase media en otros países latinoamericanos. En todo caso, eso del hambre terrible en todo el país me parece exagerado, y out of date.
E.

Hablas de los préstamos, de otras latitudes, y eso me remite a que cuando yo era niño allá por los 80 se ponían en TV animados de numerosos lugares, todos era doblados al español por cubanos, aquello a veces era un poco tedioso pues Voltus V tenía la voz del Tio Estiopa…sin embargo ahora es peor, los animados son todos o casi todos de Disney y doblados en Mexico, de modo que muchos compañeros de aula de mi hijo hablan un fluido “mexicano” mejor muchas veces que su lengua madre, yo no tengo nada en contra de los mexicanos quiero aclarar…

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura