Variaciones sobre la muerte

Tengo la psicosis de no salir nunca a la calle sin un libro. He cargado con mochilas o con bolsos solo por llevar algún ejemplar conmigo. No sé por qué lo hago. Nunca he sabido leer en sitios públicos ni en salas de espera. Pero un libro al alcance es mi forma de apaciguar el catastrofismo.

Nada me da más miedo que morirme. Dice Javier Marías, en la tercera parte de Tu rostro mañana: “Uno no lo desea, pero prefiere que muera el que está a su lado, en una misión o en una batalla, en una escuadrilla aérea o bajo un bombardeo o en la trinchera cuando las había, en un asalto callejero o en el atraco a una tienda o en un secuestro de turistas, en un terremoto, una explosión, un atentado, un incendio, da lo mismo: el compañero, el hermano, el padre o incluso el hijo, aunque sea niño. Y también la amada, también la amada, antes que uno mismo.”

Bueno, ese soy yo. Miro todos los semáforos, no me siento en los contenes, sudo frío y me desespero cuando pienso que perfectamente puedo morir antes de los treinta. Nada me deprime más que las muertes casuales, las injustificadas, las tontas. También las sorpresivas. Me deprimen más que las muertes sádicas o violentas.

No olvido aquel cuento que escuché en el servicio militar. Un hombre que salió a caminar en Navidad y lo alcanzó la bala que alguien había lanzado al aire. O los fallecidos de Centro Habana por las últimas inundaciones. Diluvio custodiado, antes y después, por días de furioso sol. Es particularmente rabioso que te mate la ciclotimia del clima.

Me digo que no quiero que la muerte me lleve sin antes haber escrito lo que quiero escribir y todavía no sé, pero también es mentira. Las más de las veces, cambiaría cualquier cosa que pudiera escribir por no morirme. Y siempre que salgo a la calle rezo porque ese día –que es el día de alguien, pues siempre los días son de alguien– no sea el mío.

Solo leyendo, solo entregado al vicioso ejercicio de leer, he logrado situarme por encima de la muerte. Eso también es un conocimiento. Pasajes o conjuros que te fortalecen. Sintaxis que demuestran que la muerte, o su idea, también pueden ser domesticables, y que realmente no es tan drástico morirse. La valentía es una de las más conspicuas formas del fanatismo.

Un libro en el bolso es como un fusil contra los demonios metafísicos. No hace falta leerlo. Él va disparando contra mi cobardía, cubriéndome las espaldas, mientras yo ejecuto las cuestiones prácticas. Comer, tomar un taxi, meterme en un barril. La falta de deseos es también la falta de antagonismos. Por eso creo que mi mayor acto de bondad para con el resto sería simplemente aspirar a no morirme.

Pero alguien que solo aspira a no morirse es un estorbo, y merece morir. La única manera de no morir del todo sigue siendo la de haber cultivado al menos un propósito. Haber dicho aunque sea una vez: que pase lo que sea, pero arriesguemos.

Después de leer Paradiso, estuve par de meses cargándolo en el bolso. Yo había sido Pablo de Tarso, y Lezama terminó mandándome a su guerra. Alguna vez, Severo Sarduy señaló con vehemencia que él no era más que un asteroide girando alrededor de la galaxia Lezama, una pequeña nota al pie en la era Lezama. Me pareció, en su momento, que Severo se valoraba demasiado poco. Que yo no diría eso de nadie, que yo soy mi propia galaxia.

Hoy, si no fuera Severo quien lo hubiera dicho, me habría parecido un acto de soberbia aspirar a tanto. Dicen los que lo han vivido que el vértigo de mandar la trascendencia al carajo es mejor y dura más que cualquier eternidad.

Comentarios

“…el vértigo de mandar la trascendencia al carajo es mejor y dura más que cualquier eternidad”. la vida tan alta que para alcanzarla casi haya que morir… morir es vivir, etc. )

de alguien a nadie

16 Septiembre, 2015

Esto tiene más tipo de ejercicio de retórica motivado por unos rones de más que de otra cosa, pero bueno.

Lo de Paradiso en la mochila… es fascinante tu obsesión por confirmar que eres cheo y postalita. Espero que Severo estuviera haciendo referencia a la poesía de Lezama, por otro lado. Severo es un mal novelista (salvo que uno quiera hacer una tesis sobre él, que entonces se presta de lujo para el ejercicio académico, pero Vargas Llosa tenía razón al decir que no sabe narrar). Paradiso es la novela de un poeta, y eso lo digo como insulto. La narrativa y la lírica son disciplinas muy distintas y pocos descollan realmente en ambas. Y digo narrativa y lírica porque la primera puede aparecer en verso sin dejar de ser narrativa, como la Ilíada o el Gilgamesh. A pesar del énfasis que acaso desde el Renacimiento se ha puesto en la lírica y que llega a su apogeo durante el XIX y el principio del XX, sospecho que la narrativa sea más antigua y que ya nos contáramos historias alrededor las fogatas del Paleolítico antes de que nos diera por quejarnos en versitos porque nos ha dejado la novia.

En cuanto a la muerte, creo que en realidad asusta menos el fenómeno en sí que el trámite. A fin de cuentas, una vez muerto no debe pasar más nada. Temerle a eso es como asustarse por todos los milenios que pasaron antes de que uno naciera. Sin embargo, por lo general, antes de dejar de existir se suele pasar casi siempre un mal rato. Poca gente simplemente se apaga por sorpresa y sin sufrimiento. Es el miedo al dolor, el dolor en sí y el ver venir el fin de la vida lo que nos preocupa. O le preocupa al animalito que habita en nosotros a pesar de todas nuestras pretensiones de inteligencia y racionalidad. Pero lee a los filósofos de las escuelas helenísticas, particularmente a epicúreos y estoicos, hay algún consuelo ahí. También en el budismo, pero yo soy demasiado occidental para aprovecharlo. O si quieres probar algo distinto, acércate a “A Conspirancy against the Human Race”, de Thomas Ligotti. Ese sí es un libro oscuro y angustiante, no Javier María, a quien la realidad desmiente bastante seguido porque la gente, instintivamente, suele tratar de proteger a quienes se encuentran a su alrededor, particularmente si es su descendencia y sacrifican su vida de manera altruista.

María Victoria Valdés Rodda

16 Septiembre, 2015

Excelente escrito. Vas muy bien. Y sí, eso de la muerte asusta. A mi me pasa que cierro los ojos y la veo frente a mi como una nebulosa abstracta pero que a veces me mira con ojos conocidos, presta a quitarme del medio. La lectura siempre es útil: ¡Buen refugio y valladar. Me encantó el texto. Tienes vida por delante!

No orbitar. No ser el centro.
Excelente manera de deshabilitarnos.
Gran artículo!!!

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Paralización

La caricatura