Daymé Arocena, un fenómeno

Con 24 años recién cumplidos, Daymé Arocena tiene, según la crítica del diario británico The Guardian, “todos los ingredientes para ser la próxima gran estrella cubana”. Luego de recorrer el mundo con su primer disco en solitario Nueva Era –incluido entre los 50 mejores álbumes del 2015 por la Radio Pública Nacional de Estados Unidos (NPR)– esta joven jazzista quiere que en Cuba se conozca su obra, quiere compartir con el público de su país la música “que sale del corazón”, esa en la que se mezclan sus raíces, su fe religiosa y una sinceridad consigo misma que la desborda.

“Un fenómeno”, “vocalista excepcional”, “improvisadora sin par”, son frases que saltan a la vista cuando Google nos devela a Daymé. Será que ha vivido mucho en poco tiempo, que ha llegado a escenarios a los que muy pocos a su edad han logrado llegar, pero habla con la madurez de quien ciertamente, al decir de la revista Billboard, parece seguir los pasos de grandes divas locales como Omara Portuondo y Elena Burke.

“He sido una suertuda”, confiesa, sin embargo, la también graduada de Dirección Coral en el sistema de enseñanza musical de la Isla. Y rememora aquel episodio de su primer encuentro con la saxofonista canadiense Jane Bunnet que la catapultó al mundo; su espontánea presentación en una peña donde conoció a organizadores del proyecto Havana Cultura; la invitación a participar en el lanzamiento de Havana Cultura Mix: The Soundclash, en Londres, y su inesperado pero fructífero encuentro con el DJ Gilles Peterson, quien le propuso, de pronto, hacer su primer álbum con el sello Brownswood Recordings.

¿Por qué escogiste el jazz como género de expresión artística?, no puedo dejar de preguntarle.

“Yo no lo escogí, él me escogió a mí. Empecé a cantarlo sin darme cuenta. Cuando estaba en la escuela, a la big band Los primos, le hacía falta una cantante y yo asumí el puesto. No puedo decir que yo escuchaba jazz y me encantó, porque nunca pasó así. Recuerdo que mi papá es amante de este género y en la casa siempre hubo discos. A veces me llamaba la atención algún artista y le preguntaba quién era por curiosidad, pero sin prestarle mucha atención. Quizás por ese antecedente, cuando me pusieron delante las canciones de la big band no me fueron indiferentes, era algo que ya estaba en mi chip. Sin darme cuenta ya estaba improvisando, ellos me alentaban, me daban otras letras.

“Cuando los muchachos se graduaron, quedamos muy pocos en la escuela enfocados en el mundo del jazz. Había grupitos de salsa pero ya no me sentía cómoda en esos espacios, entonces pasé a formar un cuarteto de jazz con el que tuvimos varias presentaciones, incluso en el extranjero. Mientras, por la calle me mantenía cantando con otros músicos y otras agrupaciones. Normalmente esa era mi mundo, pero siempre veía con inquietud que era la única mujer en esos entornos, me preguntaba qué pasaba con las mujeres que no estaban para el jazz. Por eso, me decidí a hacer un grupo de jazzistas, todas del sexo femenino, que se llamó Alami.

“No fue fácil en ningún sentido, busqué a amigas con condiciones musicales como para entrarle al género, amigas con luz pero que no se dedicaban a esto. Tuvimos que afrontar muchos obstáculos, nos dieron muy pocas esperanzas, pero aun así nos comenzamos a hacer un camino.”

Foto tomada de su página personal.
Foto tomada de su página personal.

Después de un intenso camino que comenzó con los seleccionadores de Havana Cultura, giras por Canadá, sesiones con DJ’s internacionales y presentaciones en Londres, la buena estrella de Daimé confluyó con Gilles Peterson, en la capital británica, motivándola a grabar su primer disco en solitario.

“Los acontecimientos sucedieron de modo muy espontáneo”, recuerda Daimé. “Nueva Era ha caminado mucho. Lo grabé en noviembre de 2014, salió en primavera de 2015, y todavía le queda la gira de Estados Unidos en marzo, donde estaré por diferentes ciudades como Nueva York, Miami, Filadelfia, y todavía se están organizando presentaciones en San Francisco, California y New Orleans. Ese es el final de la gira.”

¿Crees que han quedado atrás los obstáculos para una joven mujer jazzista como tú?

“El punto no soy yo, sino todo el que está haciendo cosas volaísimas o el que no las hace por miedo a la poca repercusión que pueda tener. Sin referirnos a las mujeres o a los hombres, sino al jazz en Cuba, puedo asegurar que la forma de comercializar está muy mal direccionada, no existen mecanismos reales de compra-venta, de acción para el género. Hay gente aquí fenomenal, súper high level, que yo admiro, por las que estudio, que no tienen lo que he logrado hasta hoy por el hecho de estar contratada por una disquera inglesa. Pienso que no debería ser así y que desde nuestro país deberíamos tener las armas para catapultarnos internacionalmente.”

¿Por qué crees que tu propuesta llama tanto la atención en el escenario internacional?

“Lo primero es el desconocimiento de la cultura cubana. Hay muy poca gente defendiendo las tendencias contemporáneas de nuestro país en el mundo. Entonces todo es exótico. Creo que si los extranjeros supieran cómo funciona la cultura, la música aquí, yo no fuera una atracción. Muchos piensan que seguimos haciendo son, aché y respeto para todos los exponentes del género, pero la realidad es que hay una Cuba que lleva más de 50 años haciendo cosas que hay que escuchar.

“Siempre es como ¡Waoooo!, una luz de lo nuevo que pasa en la Isla. Ya por ahí la gente quiere conocerte para ver qué haces. Por otro lado, mi música es muy sincera conmigo misma, algo que intento mantener pero que no es fácil. Cuando se llega al mundo de la industria, componer como lo sientes, cantar como quieres, defender tu imagen como la entiendes es complicado. De pronto estás en una etapa de la vida en la que compones con otro feeling, porque estás viviendo otro momento, y la disquera se niega y te dice que quiere más folclor. Sinceramente no sé cómo voy a manejar eso, me lo estoy tomando suave, a pesar de todas las presiones que tengo.

“Respeto mucho mi religión pero no he tenido ni el tiempo ni la dedicación que hace falta para estudiarla como es, para entender cómo funciona, cómo acciona dentro de la fe y quieren que haya eso, más afrocultura. Eso está en talla, a mí me gusta, pero existe una Daymé que es el ser humano, no soy la persona más religiosa de este país; entiendo mi fe de una manera muy personal y mi música va más allá de eso.”

Foto tomada de su página personal.
Foto tomada de su página personal.

¿Has pensado en alguna acción que pueda contribuir a desarrollar el jazz en Cuba?

“Tengo el sueño de hacer algún día una especie de asociación y ponerle justamente Alami, que son piedras femeninas que están en el fondo del mar y producen el sonido místico y mítico de las sirenas. Sería una institución que pueda ofrecer información, donde la gente tenga acceso a un concierto todas las tardes, y a clases magistrales en las mañanas… Es un proyecto que llevo muy por dentro pero que espero algún día podrá llevarse a cabo.”

¿Y Cómo es acogida tu propuesta en los Estados Unidos?

“Estadísticamente el público norteamericano es el que más ha comprado mi disco Nueva Era, donde más repercusiones ha tenido a pesar de que es el último país donde voy a estar de gira. Con Jane Bunnet estuve antes y en todos los casos siempre fue fenomenal. No sé si es que el país está ávido de cultura cubana pero se halla a la expectativa. Sus reacciones son muy sinceras. Si les gustaste desde la primera canción, sientes las ovaciones, la ola sobre ti. Por eso la gente dice que triunfar en Estados Unidos es triunfar en el mundo, porque es un público que te lanza.”

Artículos Relacionados

Comentarios

L'écrivain

27 Abril, 2016

No te conozco pero te apoyo como artista joven,como cubana y como abbure,maxime en este mundo donde la cosmovision occidental intento e intenta de disimiles formas,mimetizar su ignorancia con respeto al ethos de ifa-osha’ con apariencia de conocedores de los gustos foráneos y la mercadotecnia.Sigue estudiando nuestra religion,la misma que contrariamente a las religiones “dominantes”y sus derivados judeocristianos,tienen que hacer proselitismo para mantener un símil de credibilidad y reclutamiento y donde los jerarcas de sus iglesias,llámense “pastores”,llámense “curas”,juegan con la semántica de los términos “convicción”y “conveniencia”,donde el cobro del derecho de consulta que mi padrino sugiere de manera discrecionaria ,no se compara con la INDUSTRIA,real de las religiones ultramarinas que poseen,diarios,canales de televisión,universidades y hasta juicios criminales por abusos de todo tipos.
En fin,sigue tu camino y respeta tu ita’,aprende mas sobre nuestras parábolas ,que nombramos patakies y fundete en la sofisticación de nuestra ideología que es mucho mas humanista,que lo que el neófito desconocedor pregona como resultante de la mentira repetida secularmente,sobre nuestra vision del mundo y la interacción del macro y el micro cosmos,según nuestra praxis.

leonardo

2 Marzo, 2016

bueno, tercera vez. creo que el medio, en definitiva, confundio las cosas y no le hizo bien a la muchacha. ya adelante que lo que ella hace es para conocedores o para cultores de su religion, pues ese genero en cuba es respetado pero no popular. de todas formas, lo peor ha sido lo de fenómeno. cuando uno esta comenzando, cuando uno esta en la etapa de darse a conocer, que lo llamen de esa manera es peligroso. ha tenido la suerte que muy pocos han tenido; ahora a ella le corresponde decidir su destino… si esa suerte la deja.

Para tanta adjetivasión grandilocuente esperaba encontrar un TIMBRE, una PROYECCIÓN, un ARTE… ¿y qué oigo? Una voz cubana común y corriente. Cantando la misma bobería santera que todo el mundo (ojo, tengo el mayor respeto por los santos, por eso me choca). Confieso que caí en la propaganda y me picó la curiosidad al punto de querer ir a verla al Trianón. Ahora, la ‘curiosidad’ se me quitó.

Victor Fowler Calzada

29 Febrero, 2016

Tal vez hayan pasado dos o tres años desde que, en la Casa del Alba (de Línea y D), escuché a Daymé Arozarena con “Alami”. Una cosa es ver artistas buenos, de calidad enorme, dando lo mejor de sí y otra -diferente e inovidable- es comprender que se está en presencia de un fenómeno. Lo único que se me ocurrió cuando terminaron de tocar fue decirle: “Niña, dime dónde tú tocas para ir a verte todos los días”. Dios es grande y, con sólo 24 años, ella tiene la posibilidad de no sólo profundizar más en el conocimiento de su religión (parte de ello fue el hecho que cantara descalza porque así se sentía más conectada a alguna suerte de principio vital o raíz), sino que igual podrá adentrarse más hondo cada día en el mundo del jazz, la música y la voz. En todo caso, gracias Daymé. Mira lo que es la fuerza de lo auténtico que fue suficiente un día para quedar convencido de que eres especial. Ahora, llega más lejos.

leonardo

28 Febrero, 2016

excelente maggie. es muy lindo que un foro sea un vehiculo de cordialidad y mejoramiento humano. la muchacha esta en su derecho, pero a la redactora se le fue la mano en el detalle. la religion debe ser algo muy personal, pues hay muchas y el asunto folklorico no debe convertirse en lo fundamental. una de nuestras principales figuras internacionales lo fue miguelito valdes, profundo religioso y mentor de chano pozo, que se gano el respeto universal por su arte. es solo un consejo.

Dicen que la suerte no es de quien la busca,sino de quien la encuentra,y alguna vez escuche en una cancion algo asi como:… “Lo que esta en tu destino ira a buscarte”,ella misma lo reconoce,hay muchisima gente talentosa que no ha tenido” su suerte”,en el articulo deja claro que se encuentra en un debate consigo misma,porque quiere expresar su YO,y por otro lado su promotor,manager o como se llame,quiere Mas de SU Religion en su obra,ese es el mundo de hoy,y asi sera,” el que paga,Manda”,nunca pasa de moda,ahora toca tomar decisiones,el precio de la difusion,tienes sus concesiones,las tomas o las dejas,al final la obra y fin de la vida,es ser feliz,estar bien consigo mismo,o en el camino a su consecucion,buscar el equilibrio,como dijera Lao Tse:” El medio no es una posicion,es la lucha por no ir a uno de los extremos”,ni todo para ti,ni todo para mi,consenso,Dayme no te conozco pero me pareces una persona muy natural,disfrutas lo que haces,estudia tu religion,comprendela,porque es tambien parte de la Cultura Cubana,aunque hoy lamentablemente,es casi una “industria”,ahi esta Martinez Furè,una Catédra en esta materia y Premio Nacional de Literatura 2016,ahi esta la Obra de Don Fernando Ortiz y el caudal innagotable de personas que la profesan,con respeto,fe y devocion,tampoco veamos siempre el fantasma de lo comercial en todo,es tambien una posibilidad de que el mundo conozca de ella,Ibeyi grupo que conoci a traves de esta pagina en su obra la muestra,y lo hace de corazon,como mismo lo haces tu,o asi lo senti yo,mucho Aché e Iré para tu obra,que si bien otros hicieron antes,te toco a ti,y al que Dios se lo dio….San Pedro se lo bendiga,EXITOS!!!!.

Acabo de escuchar todo lo que tiene esta jovencita en Spotify, el disco Nueva Era, los remixes de Madres, The Havana Cultura Sessions, y la verdad que decir que es un fenómeno del jazz y además compararla con Mayra Caridad Valdéz, y nada más y nada menos que con Omara y con Elena no solo es una exageración sino una injusticia. Ella está a siglos de ser alguien relevante para el jazz latino y para la cultura cubana. No dudo que le haya sido difícil en Caturla por el racismo que existe fundamentalmente en ese tipo de escuelas en La Habana y tampoco creo el utilizar la religión sea un invento de la periodista porque su interpretación más popular es Madres. Así que me parece que si es un fenómeno, pero mediático.

A Dayme muchas felicidades, la conoci de niña en Caturla y no le fue facil por su color, a la directora del Coro Diminuto no le hacia gracia y obviaba la bella voz de la chica. Por eso me agrada tanto que la vida le haya dado esta oportunidad. Dayme hazlo con humildad, mucho estudio y recuerda que la religion no es para exhibirla, no dejes que te utilicen como vitrina, tu tienes talento.
La periodista fue la que se cego con el asunto floklorico.

leonardo

26 Febrero, 2016

las evidencias me obligan a volver.
es que uno no sabe si el articulo esta promoiviendo a la muchacha o a su religion. por razones obvias creo que esta sea de procedencia africana. juan formell estuvo casi 50 años alegrando y poniendo a bailar al pueblo cubano, teniendo esa misma creencia, y jamas la puso por delante de su obra artistica. le canto, pero siempre por el fuerte significado que tiene en nuestra nacionalidad.
si eso es lo que hace la cantante adelante con su talento. mayra caridad valdes lo hizo mucho antes que ella, apoyada por su inmenso hermano, y no duro demasiado.
con el respeto que ella se merece, si esta es la muestra vivida de lo que hace prefiero a mayra caridad y muchisimo mas a sintesis. tendra mucho reconocimiento entre los amantes del exotismo africano y el muy poderoso encanto ritmico de la Isla, pero en la Tropical o en los escenarios propios de nuestro mayor orgullo, el baile, no creo que logre demasiado.
el jazz es muy importante para los musicos, pero la musica cubana es tonica y dominante y muchisimo sabor. hubo una lamentable epoca que nos olvidamos de eso y tuvieron que venir los salseros a rescatarnos.

sanguili

26 Febrero, 2016

Santeria pura quice decir

sanguili

26 Febrero, 2016

M perdonan llos musicos,no se nada d musica,pero la cancion del video esta horrible,santeris pura,a quien le gusta eso,a los ingleses?

leonardo

26 Febrero, 2016

ella es un magnifico ejemplo que en el mundo d ela musica la suerte juega un papel importante. lo que muestra aqui lo hizo sintesis hace muchos años, lamentablemente sin resultados espectaculares, con muchisima calidad y mas facil comprension. supongo que para carlos alfonso y su gente sea un momento de reflexion profunda. algun dia alguien hara un profundo estudio de lo que sucedio con buenavista social club, aunque despues de todo el asombro que genero en sus primeros momentos, pedro de la hoz le dio el calificativo mas logico y certero: “fenomeno”.
de todas formas, lo que hace esta muchacha es musica para especialistas o para personas con un determinado conocimiento y juega con un cierto nivel de exotismo tropical. suerte en su carrera y suerte con los melomanos.

M perdonas por lo q voy a escribir ,estudia bastante musica y olvidate d la religion,es mejor asi

Norka Villalon

26 Febrero, 2016

Me encanta que una cubana con gran talento haya tenido la suerte de encontrar su camino y gran sueño pero tenemos tambien a una fuera de serie, cantante y pianista de casi todos los generos que tambien fuera de la isla tiene infinitos exitos nes Yanela Brooks http://www.yanelabrooks.com

miriam valdes

26 Febrero, 2016

Me alegro mucho por ella,ha corrido con muy buena suerte a pesar de su juventud,pero no es el unico fenomeno musical,tenemos como ella muy buenas a una Akemi Teran o a una Yerilu,jovenes igual cantantes del conjunto Folklorico nacional,que son magnificas cantantes y con ese mismo estilo,solo que a ella la catapulto alguien y me alegro mucho por ella,aunque pudiera aprender mucho con aquellos dos fenomenos de la musica folklorica.

¿Y qué espera el Canal Clave para promocionarla?

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Burocracia

La caricatura