La larga vida feliz del Buena Vista Social Club

¿Por qué Ibrahim Ferrer limpiaba zapatos si tenía el potencial para premios Gramys, nominaciones al Oscar y teatros repletos en todo el mundo? Reconstruyamos la escena. En ralenti: se ve al público eufórico aplaudiendo. Primer plano del cantante cubano que llora la felicidad detrás de unos espejuelos, dentro de su costoso traje. El mismo hombre que pasara de cantar junto a Pacho Alonso o Beny Moré al olvido y luego, ya en sus finales, a llenar estadios. ¿Lo habrá salvado Ry Cooder?

El libro Cómo Cuba puso a bailar el mundo del periodista cubano Juan Carlos Roque ofrece algunas claves. En él Juan de Marcos González el ex director de Sierra Maestra y creador junto a Cooder del Buena Vista Social Club (BVSC), afirma que no. “Nunca Ry Cooder vendió más de 200 mil copias de ningún disco en su vida”, comenta. “Pienso que es un músico excelente, pero el éxito del Buena Vista Social Club no está determinado por su participación.”

Pero hay más. A la pregunta de si Ry Cooder procuró cobija bajo su sombra, responde: “Bajo mi sombra no, bajo la sombra de la música cubana y de los artistas que trabajaron en el proyecto de BVSC.”

Barbarito Torres aporta otro tanto: “Siempre menciono el nombre de Juan de Marcos González. Honor a quien honor merece. A la gente a veces se le olvida que fue él quien propuso este proyecto y se lo “vende” a Nick (Gold). Entonces, se propone a Ry Cooder como productor debido a que era una figura reconocida dentro de la música a nivel mundial y que había hecho discos étnicos”.

Estas verdades surgen una tras otra por las páginas del texto compilado por Juan Carlos Roque. El periodista reunió los testimonios durante más de diez años en una serie publicada en Radio Nederland. Son entrevistas en las que se puede reconocer la felicidad, la vida y la sorpresa de estos músicos que reaparecieron  ante el mundo cuando ya el tiempo les dejaba las últimas puertas.

De izquierda a derecha: Guajiro Miraval, Israel 'Cachao' Lopez, Barbarito Torrez, Juan de Marcos, Ibrahim Ferrer, Compay Segundo y Omara Portuondo en México, en febrero de 2003. Foto: Jorge Uzon/AFP/Getty
De izquierda a derecha: Guajiro Miraval, Israel ‘Cachao’ Lopez, Barbarito Torrez, Juan de Marcos, Ibrahim Ferrer, Compay Segundo y Omara Portuondo en México, en febrero de 2003. Foto: Jorge Uzon/AFP/Getty

El libro Cómo Cuba puso a bailar al mundo le hace honores porque como dice Mariam Nuñez Más, escritora y gestora cultural cubana en el prólogo  este “proyecto representa a Cuba por el mundo sin que los cubanos nos lo hayamos propuesto y, sin embargo, encarna nuestra más profunda autenticidad. Esos acordes, esa perfecta armonía, esas voces, pertenecen a embajadores irrefutables de la Cuba de antaño, de la Cuba actual y, gracias a ellos mismos, de la futura.”

¿Es el Buena Vista Social Club un disco extranjero de música cubana? ¿De dónde salieron todos estos añosos jóvenes que trataban de espantar la muerte con sones? ¿Cómo es que se convirtieron en el proyecto musical cubano de más impacto a nivel internacional? ¿Qué ha quedado del Buena Vista Social Club?

“Desde hace algún tiempo estaba por escribir este libro dedicado a los fundadores del Buena Vista Social Club, a quienes conocí entre 1999 y 2000. Tras el anuncio de la gira Adiós Tour con los conciertos de despedida comencé a compilar las entrevistas que les hice a todos los integrantes del proyecto inicial como parte de la serie radiofónica ‘El camino del éxito’, que produje para la desaparecida Radio Nederland, de Holanda. Luego las fui enriqueciendo y contextualizando como resultado de otros encuentros posteriores con algunos de los músicos.”

¿Qué cuenta el texto?

A 20 años de la aparición del Buena Vista Social Club, el libro se adentra en la dimensión de un fenómeno musical inesperado y recrea la vida y obra de sus fundadores.Y para lograr eso, respondo a varias preguntas: ¿Cuánto de genio musical y cuánto de azar hubo en la conformación del fenómeno musical más internacional y exitoso proveniente de Cuba? ¿Existió una estrategia previamente trazada para llevar el proyecto original Buena Vista social Club hasta lo que es hoy? ¿Veinte años después de su origen, la leyenda musical del Buena Vista encontrará herederos que perpetúen el goce del son y los boleros en escenarios internacionales? ¿Por qué un proyecto musical tan legítimamente cubano pasó casi desapercibido en el país que lo engendró? ¿Cómo pudo esa eventualidad hacer que “El cuarto de Tula” retumbara en las paredes de la Casa Blanca? ¿Buscado o fortuito, estamos ante un suceso irrepetible?

juan_carlos_roque_compay

 

¿Personalmente, cómo recibió Juan Carlos Roque a estos músicos?

Constaté mucha humildad en mis encuentros con los talentosos músicos del Buena Vista Social Club. No se me borra de la mente aquella frase de Ibrahim Ferrer: “Yo no sé hablar de mí”. Me parece estar frente a Compay tomándome aquel buchito de café y disfrutando de esa sonrisa que siempre lo acompañó y tarareando su Chan Chan. Recuerdo la ternura de Rubén González sentado frente al piano tocando para mí sus más famosos temas. A Omara diciéndome que lo que le queda por vivir será en sonrisas. En fin, todos dejaron en mí su impronta, su capacidad para asimilar la fama y no perder lo auténtico como artistas que se deben a su público.

La intimidad que logré con todos ellos me permitió dar forma a lo inasible, al desbrozar las razones por las que, un proyecto musical tan legítimamente cubano, inicialmente pasó casi desapercibido en el país que lo engendró.

Foto: The Guardian
Durante su presentación en la Casa Blanca en octubre pasado. Foto: The Guardian

Comentarios

Jose Aguilar

4 abril, 2016

Como Añoro La Música Cubana Vale,..Esto si es Música Estilo Propio Música propia De Los Guajiros Cubanos,El Proyecto Buena Vista Va mas Allá De Cuba esto Es para el Mundo , ,Ruben Gonzalez ,Compay Segundo ,Ibrain Ferrer,,Leyendas Recordadas,Saludos desde Valera -Trujillo Venezuela,…

Roberto

4 abril, 2016

Ya hacía falta un artículo como este, que situara al Buena Vista Social Club y a los responsables de su éxito en el verdadero lugar que merecen. Válida la labor de Cooder, pero sin el empuje y el conocimiento de los de “casa” como Juan de Marcos nada podría haber salido bien. El Buena Vista no sólo fue y es leyenda por si mismo, fue base fundacional también para otros proyectos</a que a la luz de su ejemplo y con la colaboración de muchas figuras del Buena Vista hacen de La Habana un lugar obligatorio en el itinerario musical mundial. Así que, por supuesto: larga vida a ese proyecto y a los que le siguieron…!

Cuantos “Buenavistas ” hay por Cuba, desde Santiago hasta Sancti Spiritus, que necesitan tener la misma suerte que tuvieron los originales.

pedro r. cruz gonzalez

4 abril, 2016

para empezar, y es muy importante, buenavista social club es probablemente el proyecto artistico cubano mas promocionado de la historia. nadie en la cultura criolla ha recibido la promocion internacional en su lanzamiento, al extremo de una pelicula (nominada a un oscar) con un director de la talla de win winders… mas o menos como si a los van van se la hiciera oliver stone o sidney pollack.
no puedo discutir el trabajo de juan carlos porque conozco muy bien su rigor, pero segui a buenavista desde sus dias del nacimiento porque mucho se reporto de sus propias grabaciones. alli se hablo del hecho absolutamente casual que ry cooder estaba en cuba para grabar con unos africanos que nunca llegaron y que juan de marcos vio la oportunidad unica a un proyecto propio. recuerdo las discusiones de criterios entre cooder y juan, porque el americano estaba obsesionado con darle un sentido de descarga al asunto y juan pedia rigor musical.
pero al igual que ahora con el rock, ya se ha hecho una frase comun lo de ruben gonzalez olvidado e ibrahim ferrer limpiando zapatos, cuando el sanluisero lo hacia por puro placer, como mecanismo de entretenimiento en un musico al que le habia llegado, como a todos, la hora del retiro. casi toda la promocion internacional que recibio buenavista fue alrededor de viejitos marginados y limpiadores de zapatos, cuando todos ellos habian optado por el descanso que la edad les depara a cualquiera. ninguno, a excepcion claro de omara de quien todos conocen su carrera, habia sido preterido y todos habian obtenido de la vida lo que su esfuerzo y dedicacion les permitia recibir.
pedro de la hoz en sus paginas culturales redacto mucho material sobre este tema, hasta que en mi criterio encontro la palabra mas adecuada para señalarlo “fenomeno”, porque buenavista social club fue realmente un fenomeno imprevisto.
serian necesarias muchas cuartillas para estudiar este asunto, pero es importante destacar que una mayor recepcion entre nosotros hubiera sido completamente insolita: yo soy ya un viejo y esta musica era claramente para mi padre, no para competir dentro de un pais mas generador que consumidor de musica.
ademas, un poco de respeto para ry cooder. esta colocado en el puesto numero ocho de los mas grandes guitarristas de rock de todos los tiempos, junto a jimmy page y keith richards, si, el mismo este ultimo que nos acaba de visitar. por cierto, richards nunca esquiva proclamar la enorme influencia que este musico le ha dejado.
no obstante, lo verdaderamente hermoso ha sido que estos “viejitos” salieron del pais, se sensibilizaron hasta el delirio con los aplausos y regresaron a el, satisfechos de la novedad que la vida les habia regalado, para compartir con su gente los resultados y algunos morir en la misma tierra que siempre los acogio.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura