La niña que casi impide el rock’n’roll

Por Redacción OnCuba

Chuck Berry falleció hoy en Saint Charles, Misuri, a los 90 años. En 2016 había anunciado el lanzamiento de “Chuck”, su primer disco inédito después de 38 años de silencio. Un disco con canciones originales escritas, grabadas y producidas por él que quiso dedicar a su esposa, Themetta Berry. “Mi amada, ¡estoy envejeciendo! Trabajé en este disco por mucho tiempo. Ahora puedo colgar mis zapatos”, escribió Berry.

Charles Edward Anderson Berry nació en Saint Louis en 1926 y está considerado el pionero del rock and roll. “Si tratas de darle otro nombre al rock and roll podrías llamarlo ‘Chuck Berry'”, dijo una vez nadie menos que John Lennon.

Se dice que Berry nunca supo escribir ni leer bien: se comunicaba con la guitarra.

El diseñador uruguayo Gonzalo Frasca compartió en su muro de Facebook un pasaje que se repetía en la niñez de Berry. Ecos lo reproduce porque, como tantas veces ocurre, una escena temprana en la vida de un genio explica lo que vendría después.

Antes de morir hoy, Chuck Berry fue niño. Y de niño tenía una hermana que yo siempre me imaginé un poco nerd, parecida a Lisa Simpson.

La familia de los Berry, si bien no eran ricos, tenían en su living* un artefacto de alta tecnología. Chuck y su hermana se peleaban constantemente por usarlo. No era ni una tele ni un Nintendo; era un piano. Y Chuck, como buen gurí** de su época, pasaba todo el día en la calle y no precisamente jugando a la pelota. Trataba de sintonizar –a veces de cerca, a veces de lejos– la música que tocaba la gente de su barrio. Cada tanto cazaba un ritmo o una melodía y volvía corriendo hasta su casa para tocarla en el piano. Iba desesperado, intentando no olvidar ni un detalle, como un hombre de las cavernas que encuentra un árbol encendido por un rayo y corre a su cueva con una rama, eufórico y a la vez aterrado de que se apague.

Indefectiblemente, al llegar a su casa, el Pibe Prometeo se encontraba que al piano estaba sentada su hermana, infumable, ensayando música clásica. Y Chuck, que llevaba en la punta de los dedos la mayor revolución musical de su siglo, le pedía, le imploraba, le suplicaba que se hiciera a un lado y lo dejara tocar.

Esa es, más o menos, la historia de “Roll over Beethoven”, que si Chuck hubiera sido Barriosureño, diría más o menos “pelátelas Beethoven, salí del piano y dejame rockear este rhythm’ n’ blues”.

Todos de pie y haciendo la caminata del pato, que el Maestro Chuck se encuentra en estos momentos camino al Olimpo musical. Y vos, Ludwig, cuando lo veas llegar, hacele un lugarcito que, a pesar de que ambos sean gigantes, hay lugar de sobra para los dos.

* sala

** niño

Artículos Relacionados

Comentarios

Walter Achugar

19 marzo, 2017

Leí ayer que antes de 1964 cuando llegó la invasión musical británica (Los Beatles, etc,) Mr. Berry – asi lo llaman – presento empujado por Muddy Waters un disco a Sello especializado. Se lo aceptaron inmediatamente. El caso es que los disc-jockeys de radios por todo ese país-Imperio-continente no detectaron su acento de negro y creyeron que era blanco – con mucho talento, por supuesto – lo emitían y emitían continuamente. Era a pedido de oyentes, por supuesto. Termino : cuando lo compararon a Elvis y lo quisieron declarar el REY del rock, él dijo que: “no quiero llevar ninguna corona”. Se fue uno de los más Grandes… Se ha salvado de lo que se viene: la tormenta y desastre racista, homófaba, mentirosa y negadora de la realidad que están inventando o ayudando a crear los muy brutos compinches de la pandilla de DJT, “esa cosa naranja” como lo menciono o tengo que referirme a él. Respecto a Cuba y la política(?) del monstruo ignorante tengo una esperanza: que al presidente electo por minoría de votos, le dé por pensar dedicarse a negocios hoteleros, mediante sus hijo e hija, por supuesto.

Pablo Arbiza

19 marzo, 2017

Muuuyyyyy buenoooooo!!!!! Felicitacionesss

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura