Reencuentro con Chely Lima, ahora como hombre trans

Paseando por los stands de la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana, tropecé en Ediciones Territoriales con un título de Capiro, Triángulos mágicos, que lleva la firma de Chely Lima.

Las personas de mi generación recordarán a Chely, como alguien que se situó a la vanguardia de la literatura cubana de finales de los setenta y todos los ochenta por sus atrevidas propuestas estéticas que además de la poesía y la narrativa alcanzaron a la televisión y el teatro e incluyeron series de tanta aceptación como Del lado del corazón y Hoy es siempre todavía y la primera (y creo que hasta ahora única) ópera rock producida en Cuba: Violante, de 1987, en coautoría con su fallecido esposo de entonces, Alberto Serret.

Leí Triángulos Mágicos con curiosidad y avidez, y me tropecé con una novela extraordinaria que bajo su aparente simplicidad, sus toques de humor y ligereza, plantea problemas muy serios con respecto a la sexualidad, las identidades de género, las convenciones morales que encarcelan las ansias de libertad individual y otros asuntos que han preocupado aun motivan a Chely en su quijotesca lucha contra prejuicios y tradiciones impuestas por generaciones.

Enseguida pensé en hacer una reseña de dicha novela. Pero quise comunicarme con la persona que compartió una parte de mis primeros intentos como escritora y con la que no tuve comunicación desde que se marchó a vivir fuera de Cuba: primero a Quito, después a Buenos Aires y finalmente a Estados Unidos, donde reside hoy y desde donde continúa escribiendo, mostrando ese lado irreverente que hace que tome decisiones a las que no todos se atreven.

Su localización no fue fácil. Pero como casi siempre mi amigo Carlos Espinosa realizó el milagro del reencuentro. No me dio sus coordenadas pero remitió a Chely las mías y de inmediato recibí un e-mail donde me decía que estaba dispuesto a responder a mis preguntas.

Alguien me dijo que mi vieja amiga ahora era un hombre y le pregunté si estaría en disposición de hablar sobre este asunto. Me dio una detallada explicación sobre lo que era un transgénero y me pidió que la tratara en masculino.

Sobre su decisión de convertirse en hombre me dijo que esta es una materia de la que sigue existiendo un gran desconocimiento. Cree que sus lectores de la Isla se desconcertarán al conocer la noticia. Pero es osado y no nos debe extrañar que él haya adoptado este compromiso consigo mismo sin miedo a las consecuencias que mentalidades anacrónicas puedan ocasionarle.

“No se trata de una nueva identidad sexual, sino de género”, me aclara. “Una persona transgénero nace con una psiquis del signo opuesto al del cuerpo en que le toca vivir. Por más que la persona parezca resistir aparentemente indemne al cúmulo de años de mentiras y autotraiciones, su sistema inmunológico se resiente. Puede convertirse en un enfermo crónico (lo que me pasó a mi) o simplemente morirse.”

“En mi caso, para mis amigos más cercanos, al menos aquellos con los que pude sincerarme y las personas que convivieron conmigo como parejas, no fue nunca un secreto que yo soy un hombre desde siempre y como tal intento vestirme a partir de los veinte años, siempre luchando con los prejuicios y los ataques más o menos velados de la sociedad”.

Hacer pública tu condición tiene un precio. Pierdes amigos. Algunos pierden a su familia o su empleo. Much@s son atacados por los que le rodean. Y ni qué decir que en algunos ambientes se arriesgan al ostracismo o al asesinato.

“A pesar de que mi intención era escribir una reseña sobre Triángulos mágicos, la conversación Chely me pareció de un mayor interés para aquellos que lo conocieron y los más jóvenes que pueden adquirir esta novela para calibrar a una de las voces más auténticas y sobresalientes de la literatura cubana de estas últimas décadas.”

“No hace mucho -me informa Chely- publiqué un poemario en Cuba: Todo aquello que no se dice (Letras Cubanas, 2011) pero parece que no es mucha la gente que lo tiene.”

“En cualquier caso resulta estimulante saber que mis textos van a llegar a antiguos lectores, o bien a lectores que no me conocen y sería interesante saber qué les parecen. Algunas de mis historias toman lugar en la Isla (es el caso de Triángulos mágicos o Lucrecia quiere decir perfidia) otras no, pero la mayor parte de mis personajes aluden a ratos a referencias culturales y les resultarían familiares a los cubanos y, en ocasiones, habrá guiños que solo un lector cubano podría captar y disfrutar ampliamente”.

“Cuando uno ha vivido en lugares que no son el de origen inevitablemente se mezcla con nuevos mundos, nuevas culturas y nuevos modos de ser y de discernir. Se enriquece. También se da de porrazos contra muchos aspectos de lo nuevo hasta que lo entiende y asimila”.

“Tu lenguaje cambia, se diversifica. Un amigo observaba, riéndose, que cuando yo hablo por teléfono con ecuatorianos, hablo en ecuatoriano, con acento quiteño y todo. Y algo parecido me pasa con mis alumnos argentinos. Al principio, cuando estaba viviendo en California, estudié inglés en un aula atestada de japoneses, chinos, coreanos, tailandeses y tibetanos y adquirí todos los tics del inglés que hablan los asiáticos. Y qué decir de los problemas que trae moverse en un mundo bilingüe donde lo normal es hablar espanglish (problemas a la hora de escribir, quiero decir)”

“Un buen día te das cuenta de que tus personajes se han vuelto distintos, que responden a otros códigos, que se han diversificado y eso puede ser genial, pero también puede ser contraproducente si no te metes profundo en la piel de cada uno de ellos a la hora de ponerlos a vivir”

“Yo soy definitivamente prosista. Escribo poesía cuando no me queda más remedio y siempre para no morirme porque la mía es una poesía de la crisis”.

En estos momentos Chely escribe una serie que califica muy ambiciosa de novelas donde confluyen varios géneros.

“Todas ocurren en un mismo lugar, en diferentes épocas. No quiero abundar en detalles para no traicionarlas. Ya están escritas la primera y la segunda y comienzo la tercera. Pero hasta que las primeras tres no estén terminadas no voy a echar a andar el proyecto en ninguna editorial”.

“Estoy terminando de pulir una novela que se escribió hace unos años y que incluso fue llevada al cine en Ecuador, pero que nunca di por terminada sobre el papel. Una historia de amor extraña que es en cierto modo la contraparte de Triángulos magicos.”

¿Hay algún plan para otra publicación en Cuba?

Ahora mismo estoy al habla con una editorial de allá que pareciera querer publicar algo mío. Si llegamos a un acuerdo saldría a la luz en la Isla un libro mío que quiero mucho: Memorias del tiempo circular, mi libro más serio, probablemente el más desgarrador y que es toda una rareza dentro de mi producción, donde normalmente hay grandes dosis de humor.

Artículos Relacionados

Comentarios

Marinita

8 Mayo, 2016

Chelita eres muy valiente. Vas muy por arriba de la media en tu expresion y sentimientos. Eres de las mejores en tu medio. Aunque lejos de Cuba, de la tierra que te vio nacer y quizas hasta sufrir, Aqui todos te admiramos y queremos mucho.

Jesus

8 Mayo, 2016

Chely, es y sera siempre una bella persona por dentro y fuera.
Cualquier asunto de la vida privada de una persona, guste o no a la sociedad o entorno,es inrespetuoso cuestionar.Exepto sea un estadista, alto funcionario de un estado o religion. Expone algo mas de su vida, como un pasaje natural de este milenio y en la cuerda y dimesion en que convivimos Un abrazo fuerte para ti. Vale.

Juan el antiguo

6 Abril, 2016

Que cosas raras tiene la vida…recuerdo que Chely Lima, junto a Serret y Daina Chaviano eran los enfants terribles de la C. ficción en Cuba…¿no tomó parte ella (todavía no era el) en el guión de Shiralad, aquella aventura excelente y diferente que renovó y reconceptualizó aquel espacio, hoy por suerte desaparecido de la tv cubana, donde la tontería y la ingenuidad eran una certeza cotidiana? Y ahora esto…

PMGRoxy

27 Marzo, 2016

UNA NOVELA DE/PARA EL AMAR (A manera de promo para el/la entrevistad@)

Se presentó en pasado viernes en el marco de la FIL Sta Clara 2016, y tenerla ha sido un placer. Esperé hasta tarde, la última de la jornada. No me la pidan, que no la presto. Siempre miramos los libros que damos con la cuasicerteza de que no volverán (ni los amigos con ellos, ni los libros enfadados, por sus propios pies)-. Así, ya saben; a desembolsar…que cuesta solo 10 cañitas. Y la tirada es laaargaaaaa (3000 ejemplares).

La recuerdo con simpatías siempre al cuidado de Serret que la protegía con creces debido a su leucemia y delicada salud, sin embargo, mira todos los años que ella le ha sobrevivido.
Los admiraba mucho como narradores y guionistas, sobretodo la ternura con la que escribían para los niños, pero no puedo dejar de sorprenderme con esta noticia aun cuando sé que nada humano pueda asombrarnos.

Norberto Iturria

22 Marzo, 2016

Se le fue la mano a Chelo con el photoshop, se le fue la mano…

Mercedes Morilla

21 Marzo, 2016

Son muchos los que nacen atrapados en un cuerpo que no les pertenecen…
Debido a su sentir por su mismo sexo…
Y encuentro bien su deseo de tener lo que quiere y necesita…
Para cubrir y cambiar su destino !!

MarielaC

21 Marzo, 2016

Lo unico que le critico es que no haya hablado conmigo para hacerle la operacion transgenero. De todas formas le deseo exitos en la vida y que consiga una mujer que lo entienda y quiera.

sanguili

21 Marzo, 2016

jajajajaja,candela,ahora sera chelo lima,se veran horrores

El ser humano y su diversidad. El estar en un cuerpo y no sentir ese cuerpo, es como ser hipócrita con sigo mismo. ¿Porque esperar cierta y determinada cobertura para “salir del closet”? simplemente porque muchos viven en PERO con la sociedad, y no como debe ser: VIVIR EN SOCIEDAD PERO NO CON LA SOCIEDAD. Lo del cambio del acento no lo comparto, por sobre todo no se debe perder la identidad. En los años que vivo fuera de la tierra que me vio nacer, sigo hablando como acostumbraba allí, adaptado a las condiciones de donde vivo, pero sin imitar a los nativos, EL QUE IMITA SIEMPRE FRACAZA,

Marianela Pinto

20 Marzo, 2016

Conocí a Chely y Alberto en Quito, ellos despertaron mi amor por la escritura. La esencia del ser humano es lo que cuenta. Chely sigues inspirando mi camino.

castillo catala mirian

20 Marzo, 2016

Creo profundamente en el ser humano, escritor, maestro, constructor o simplemente panadero, creo en el respeto a la eleccion, pues nada mas renovador que ser uno mismo, valiente Chely Lima, adoro su literatura, mucho talento ahora en su nueva vida….

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Burocracia

La caricatura