Una noche para la revolución del jazz

Leyendas de la música estadounidense y cubana se unirán en un concierto el próximo 30 de abril en el Gran Teatro de La Habana para conmemorar el Día Internacional del Jazz, organizado por por el Instituto Thelonius Monk, el Instituto Cubano de la Música y la UNESCO. La capital cubana será el escenario principal de una celebración acogida en años anteriores por urbes como Osaka, París y Washington.

El cartel de este 2017 –al que podrían sumarse otros músicos en los próximos días– está encabezado por los gigantes Herbie Hancock y Chucho Valdés, e intregado por otros grandes del jazz como Antonio Sánchez, Marcus Miller, Richard Bona y Gonzalo Rubalcaba.

Herbie Hancock es uno de los músicos más prominentes del jazz en los Estados Unidos. Su estilo innovador y su permanente interés en la experimentación lo llevaron a llevar adelante una revolución en el jazz estadounidense en la década del 60, con renovadores lenguajes con los que abrazó la libertad del jazz y afiló su talento creativo al lado de gigantes como Miles Davis, ese pionero que dio sentido al término fusión y unió los lenguajes del jazz y el rock.

Herbie Hancock. Foto: www.mehysocks.com
Herbie Hancock. Foto: www.mehysocks.com

A lo largo de los años este pianista y compositor ha expandido el universo sonoro estadounidense al colaborar con exponentes de varios estilos desde el hip hop, pasando por la electrónica hasta el funk, entre otros.

El nombre de Antonio Sánchez está estrechamente ligado al de Pat Metheny, otro de los jazzistas más influyentes en los Estados Unidos en los últimos años. Sánchez, baterista de jazz mexicano, ha integrado desde el 2002 el Pat Metheny Group, una alineación esencial en el jazz contemporáneo.

Antonio Sánchez. Foto: Fernando Aceves.
Antonio Sánchez. Foto: Fernando Aceves.

Con la banda de este guitarrista estadounidense, Sánchez grabó los discos The Way UpDay Trip y Speaking of Now, este último alcanzó un Premio Grammy en 2003 al Mejor Álbum de Jazz Contemporáneo.

Se sabe que Miles Davis no llamaba a cualquiera para integrar su combo. El hecho de que fijara sus ojos en Marcus Miller lo dice todo. Miller recibió la invitación del pionero Davis y se unió como bajista al grupo de este genio y lo acompañó en esa arriesgada aventura en la que convirtió el jazz. Una aventura en la que ensanchó los límites de este género lo más posible. Y ahí estaba Marcus Miller tomando nota con su elevada capacidad de beber de las grandes influencias e incorporarlas a su carrera para crear lenguajes muy propios dentro de una música de raíz negra en la historia norteamericana.

Miller fue uno de los músicos más solicitados durante la década del 70 y colaboró con leyendas como Aretha Franklin, por solo mencionar algunas. El jazzista regresó a trabajar con Miles Davis en la década del 80 y le produjo el álbum Tutu, una joya con la que Miles mostró su costado más eléctrico.

Cuando Richard Bona escuchó por primera vez a Jaco Pastorius casi se le derrite el cerebro. El músico camerunés dejó todo lo aprendido a un lado y comenzó a hilvanar un idioma jazzista lleno de influencias y transgresiones que como Pastorius tenían como punto de partida el bajo eléctrico. Bona se mudó a París al morir su padre y comenzó a ganar notoriedad en el circuito musical de la capital francesa, donde se mantuvo indagando en las fórmulas de los genios del jazz que lo antecedieron.

Richard Bona. Foto: www.vakitsayar.com.
Richard Bona. Foto: www.vakitsayar.com

Compositor, multiinstrumentista, productor y cantante, Bona debutó discográficamente en 1997 con Scenes from my Life, una pieza de colección para cualquier melómano que se precie. En su obra existen evidentes signos de la World Music a partir de una hábil combinación entre ritmos africanos, europeos y norteamericanos, un vitaminado coctel sónico en el que el blues asoma la cabeza con fuerza.

Bona ha trabajado junto a figuras fundamentales del jazz como Chick Corea, Bobby McFerrin, Pat Metheny, David Sanborn, Joe Sample, Mike Stern, y Joe Zawinul y ha publicado más de siete álbumes.

Gonzalo Rubalcaba nació en La Habana en 1967 y desde hace varios años vive en Estados Unidos. La música de este virtuoso pianista se inscribe dentro de los patrones del jazz afrocubano, un estilo que ha patentado en más de 20 discos. Rubalcaba ha participado en numerosas ediciones del Festival Jazz Plaza, donde ha puesto de manifiesto su clase e impresionado al público con su maestría interpretativa. El músico es uno de los principales exponentes del jazz cubano tanto en la isla como fuera de las fronteras insulares.

Gonzalo Rubalcaba. Foto: Philippe Etheldrède.
Gonzalo Rubalcaba. Foto: Philippe Etheldrède.

Artículos Relacionados

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura