Cuba “fuera de juego” en el ranking FIFA

Cuba ocupó el peor puesto de su historia en la clasificación mundial de la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA), correspondiente a este agosto, en la cual Brasil sacudió del trono a Alemania.

La selección cubana ancla hoy casi al final de la lista, en la posición 182 entre los 206 equipos registrados. En la Confederación de Norteamérica, Centroamérica y el Caribe de Fútbol (Concacaf), se ubica en el puesto 27. Clara evidencia de que el deporte más universal en la Isla está en “fuera de juego”.

Por delante de Cuba, por ejemplo, se ubican países como el vecino Haití, Benín, Palestina y las Islas Maldivas. También Nueva Caledonia, Bután, Aruba y Fiyi. Cuesta creer que su desarrollo deportivo –aunque sea en el fútbol– pueda ser superior al cubano.

Una primera lectura sería catastrofista. La crisis de resultados de la Isla, incapaz de dominar siquiera en sus contornos caribeños, parece evidente. Sin embargo, la razón de este tope negativo es algo más complicada. Y necesita de la matemática.

Para entender el porqué de la ubicación cubana debe comprenderse el enrevesado sistema del ranking FIFA, que compila resultados y anuncia las posiciones desde 1993. Y por supuesto, recordar las peculiaridades deportivas y sociales de la Isla.

El método de medición no es el más exacto ni el único, e incluso ha sido remodelado en varias ocasiones para buscar justeza. Ni las distintas áreas geográficas son igual de fuertes, ni tampoco lo son sus sistemas de competencias. Pero el actual ranking es lo más parecido a un termómetro futbolístico y hay que usarlo.

Según la FIFA, “el método de cálculo es sencillo: cualquier equipo que consiga buenos resultados en el fútbol internacional obtendrá puntos que le permitirán ascender en la clasificación mundial”.

La fórmula maldita

Para la clasificación futbolística se tienen en cuenta todos los partidos internacionales “A” –los de competiciones oficiales y amistosos de fecha FIFA–  disputados en los cuatro años precedentes (48 meses). Pero se establece una depreciación de los puntos, según pasan los años. Así, los resultados de los últimos 12 meses se computan íntegramente; los del anterior el 50 por ciento; los del tercero el 30 por ciento; y los del cuarto año, escasamente el 20 por ciento.

La FIFA, como se ve, no premia glorias pasadas. Acorde a sus cálculos, el número de puntos que pueden obtenerse en un partido depende de los siguientes factores:

1- ¿Victoria o empate? (E = encuentro)

Los equipos ganan 3 puntos por victoria, 1 por empate y 0 por derrota. En una tanda de tiros penales, el ganador obtiene 2 puntos y el perdedor 1.

2 -¿Fue un partido importante (desde un amistoso hasta un partido de la Copa Mundial de la FIFA)? (I = importancia)

El coeficiente para medirla establece que para los partidos amistosos (incluidos los torneos menores): I = 1.0; para los de eliminatoria mundialista o en el ámbito de la confederación: I = 2.5; para los de la competición final de confederación o Copa Confederaciones: I = 3.0; y para los de la Copa Mundial de la FIFA: I = 4.0.

3-¿Cuál era la fuerza de los contendientes con respecto a su puesto en la clasificación y la confederación a la que pertenecen? (T = contendientes y C = confederación)

La fuerza de los contendientes (T) se basa en la siguiente fórmula: 200 – el puesto en la clasificación de los contendientes. Como excepción de esta fórmula, se asigna siempre al equipo a la cabeza de la clasificación el valor 200 y a los equipos clasificados en el puesto 150 y subsiguientes se les asigna un valor mínimo de 50. El puesto en la tabla se obtiene de la última Clasificación Mundial FIFA publicada.

Lorenzo Mambrini: “sería un orgullo dirigir la selección cubana”

Para calcular partidos entre equipos de distintas confederaciones, se emplea el valor medio de las confederaciones a las que pertenecen los equipos. La fuerza de una confederación (C) se calcula de acuerdo con el número de victorias que ha obtenido en las últimas tres ediciones de la Copa Mundial. Los valores actuales son los siguientes:

– CONMEBOL 1.00

– UEFA 0.99

– CONCACAF/AFC/CAF/OFC 0.85

Todos estos factores se sintetizan en una fórmula para determinar el número total de puntos (P = puntos) y, con ellos, el puesto en la tabla del ranking.

He aquí la fórmula mágica: P = E x I x T x C.

De ella nace todo.

El offside cubano

Desde enero de 2017, Cuba comenzó a retroceder en la clasificación y no ha parado de hacerlo. La Isla inició el año en el lugar 154 del ranking, gracias a sus resultados en los 20 partidos jugados entre 2014 y 2016. Pero acorde a los datos de la FIFA, este año no ha jugado siquiera amistosos.

De esta manera, la Isla suma los 31,88 puntos de 2016; los 42,94 de 2015 y los escasos 5,22 de 2014, para un total de 80 puntos. En 2017, como no ha pateado el balón, no tiene puntos nuevos.

Los números no mienten. Según la fórmula de la FIFA, delante de Cuba –huelga decirlo– se ubica más de un centenar de países, algunos infinitamente menores en población que la Isla y, por ende, con una presumible menor cantidad de practicantes. Algunos podrían tener futbolistas importados, pero no todos ni tantos como para que ese sea un argumento justificativo para la Isla.

La pequeña Dominica, por ejemplo, está en el puesto 177 de la clasificación actual. Apenas tiene 73.543 habitantes, según datos del Banco Mundial. De su superficie mejor no hablamos.

El Reino de Suazilandia, al sur de África, sí sobrepasa el millón de habitantes, pero aún así tiene 10 millones menos que Cuba. Su sitio 139 en el escalafón mundial, más de 40 lugares por delante de la Isla, es cuando menos desafiante.

Mucho más arriba en el ranking aparece Islas Feroe, en el puesto 89. Solo tiene 49.117 habitantes. Pero, todo sea dicho, el pequeño archipiélago pertenece a Dinamarca, y por tanto a Europa, así que nos lleva alguna ventaja.

Estos son solo tres ejemplos bajo condiciones distintas. Pero todos tienen algo en común y la FIFA se encarga de explicarlo en sus preguntas más frecuentes:

-Los mayores beneficiados son los equipos que ganan partidos contra rivales mejor clasificados, especialmente contra oponentes en puestos elevados de la clasificación.

– ¿Por qué pueden perder puntos los equipos que han jugado?: Cuanto más tiempo pasa desde que se disputan los partidos, menor relevancia tienen en la clasificación; transcurridos cuatro años, ya no cuentan en el ranking.

Lo anterior condiciona a Cuba en la tabla, cuya posición promedio desde los inicios de la clasificación mundial es el sitio 96. De acuerdo al sistema, sin jugar no se puede subir –incluso jugando se pierde–, y menos ganar fuerza futbolística, lo más importante de todo.

¿Cuba en un Mundial de fútbol?

Años atrás el equipo nacional jugaba mucho más. En 2012, cuando ganaron por primera vez la Copa del Caribe, celebraron 15 desafíos puntuables para el ranking. En 2008, fueron 17. Más partidos equivale a más roce, más experiencia competitiva, mayores posibilidades de ascender en el listado.

La mejor ubicación de Cuba fue en noviembre de 2006, en un hoy inconcebible lugar 46. Aquellos tiempos pudieran nombrarse como la “época Miguel Company”, el entrenador peruano que impulsó el fútbol durante su estancia en la Isla entre el 2000 y el 2004, y nos puso en condiciones de tutearnos con grandes del área. Su efecto duraría aun tiempo después, con algunos de sus pupilos al mando del equipo cubano.

De esa época quedó el mejor rendimiento en la Copa Oro, con un pase a cuartos de final en 2003. También aquellos duelos con Costa Rica hacia el mundial de 2006, cuando la eliminación tuvo el dulce sabor de dos empates (2-2 en La Habana y 1-1 en San José), que hicieron soñar a la afición nacional.

¿Tarjeta roja?

De otra ubicación impensada en noviembre de 2013, en el escalón 47 –hija, entre otros resultados, del trono caribeño del año anterior –, Cuba retrocedió 135 puestos hasta agosto de 2017.

La formulita de la FIFA, claro está, no cuenta la fuga masiva de futbolistas en competencias internacionales, hecho que ha minado el balompié en la Isla en las últimas dos décadas. En 2015 el diario Marca publicaba “La Copa Oro, vivero de deserciones”, de Felipe Monforte, apenas un botón de muestra de la sangría constante que ha lastrado al fútbol cubano.

“Iniciada la Copa Oro de Estados Unidos y Canadá con la participación de Cuba, que se enfrentará este jueves en Chicago a México, ya se hacen apuestas sobre cuántos jugadores de la selección cubana abandonarán la concentración para pedir asilo político a EE.UU.”, ironizaba entonces Monforte.

Entre las bajas más destacadas en este evento se cuentan las de Maykel Galindo, quien abandonó el equipo en 2005 y jugó en las Chivas USA de la MLS, y en 2007 la de Osvaldo Alonso, quien defiende los colores de los Sounders de Seattle y está considerado uno de los mejores mediocampistas defensivos de la liga estadounidense en la actualidad.

Súmense a esto los problemas de un campeonato nacional irregular, condenado con frecuencia a cambios de estructura y a jugarse –salvo excepciones– en terrenos más propicios para el pastoreo que para el fútbol. Un torneo en el que los mejores prospectos encallan en el marasmo de la apatía o salen a gestionar contratos independientes por la puerta de atrás.

Novelas por encargo en el fútbol cubano

La hoy llamada Liga Cubana resulta un espectáculo intrasmisible, y no solo porque apenas sea vista por televisión. La culpa no es de la afición, que a pesar de todo sigue asistiendo a los estadios; tampoco de los jugadores y los cuerpos técnicos. Qué más quisieran ellos.

En un momento en que la mayoría de los niños cubanos juegan a ser Messi y Cristiano antes que a Despaigne y Aroldis Chapman, la Comisión Nacional debería poder hacer más porque esa efervescencia se reflejara en el escenario doméstico. Debería tener las manos más libres y los bolsillos más llenos.

Pero algún demiurgo o maldición se confabula para impedirlo.

Con esa realidad como telón de fondo, poco puede aspirarse a nivel internacional. Mucho tendría que cambiar y en poco tiempo, para que el retroceso en el ranking no continúe. Y no todo debería llegar de afuera, de la caridad de la FIFA.

El horizonte del puesto 200 está al doblar de la esquina.

Artículos Relacionados

Comentarios

Pandiame

18 agosto, 2017

Amigo Raul Vazquez creo que te pasaste un poco hermano. El beisbol es el deporte nacional y como dice la frase, nacemos con un guante y una pelota (aunque ahora es bastante difícil conseguir ambas cosas), lo que no quiere decir que no seamos buenos en otros deportes como la historia ha demostrado desde los inicios del siglo XX. En el caso que nos ocupa, que es el futbol, es solo falta de atención, desinterés, dejadez y la lista es larga para no cansar. También en mi modesta opinión hay cuestiones técnicas y de metodología como dije en mi comentario anterior. En el futbol como en cualquier deporte la labor de scouteo es fundamental para buscar talentos en edades tempranas e incluso con jugadores entre 18 y 20 años y llevarlos a las canchas y los terrenos, eso en Cuba brilla por su ausencia. Si usted se para a mirar cualquier partido en un barrio entre los chamacos y sabe un poquito de este deporte enseguida encontrará a uno o dos con talento. ¿Hay gente preparada en Cuba para este tipo de labor? Sí, pero en las actuales circunstancias, imposible. ¿Que es lo que abunda en Cuba?, La piña, que unido al sistema echan a perder todo. Miren si el sistema influye que equipos de países exsocialistas como Bulgaria y Rumania que eran meras comparsas en Europa enseguida levantaron cabeza y se insertaron en Mundiales con una muy buena generación de jugadores que surgió sin duda cuando los métodos cambiaron. Solo las mafias y la corrupción les han impedido a estos países seguir con una buena trayectoria. La solución para el futbol cubano es simple, o cambia el sistema (cosa improbable) o cambia la mentalidad dentro del sistema (cosa improbable igual pero posible) dejando que jueguen nuestros internacionales, que son muchos ya y con buenos resultados en sus ligas. Asesoría extranjera en los torneos provinciales con plenos poderes para seleccionar a lo mejor de la provincia para el torneo nacional y que se termine la piña. Estos son soluciones, equivocadas o no, pero ahí las dejo aunque sean imposibles. Un saludo

VaqueroRF

17 agosto, 2017

Raul Vazquez, pensando así nunca se hubiera ganado una Liga Mundial de Voleibol ni Cuba hubiera ganado el judo en un mundial ni los boxeadores se habrían destacado ni en otros deportes se habrían logrado excelentes resultados. Sé de que estoy hablando: el futbolista cubano es bueno, tiene las condiciones físicas y otras cualidades que no puede pulir por absoluta falta de voluntad política de apoyar con seriedad el desarrollo de ese deporte. Toda la caca que se hace ahora con el béisbol (a la que usted se refiere con razón cuando dice que “que sus directivos y no el deporte en si mismo tienen en crisis”), es la misma caca o peor que la que ha sufrido y sigue sufriendo el fútbol en Cuba durante muchas décadas.

El compañero Raul (vaya nombrecito) Vázquez parece haber pasado su infancia en el círculo infantil “Intransigentes del futuro”. Al béisbol en Cuba lo tiene en crisis los mismos que tienen en crisis al transporte, a la sociedad, a la libertad… Los directivos no son más que monigotes que prestan su cara y su voz para decir las orientaciones que emanan del mando superior. Siguiendo sus genéticas deducciones, deberíamos desterrar de Cuba al resto de los deportes, o al rock y el jazz porque aquí lo “genético” es la rumba y el guaguanco. Pero lo que más me gusta de su mensaje es el final: “y punto”, o sea, se acabó el debate porque así lo decide; y de paso nos aclara que no podemos ni siquiera soñar. Ay, Cuba, que jodida te han dejado estos últimos 60 años.

Raul Vazquez

16 agosto, 2017

El problema es que por muy mediático que sea en Curazao, Jamaica y Haiti, se juga futbol…, en Cuba lo genético es el beisbol -al que sus directivos y no el deporte en si mismo tienen en crisis-, asi que los que sueñen con un Cristiano o Messi cubano… despierte, esta isla es pelotera y punto… gracias

VaqueroRF

16 agosto, 2017

¿Alguien me puede decir si la FIFA sigue aportando dinero a Cuba? ¿Cuánto es? ¿Cada cuánto tiempo?

A mi me da muchísima gracia como distintos periodistas deportivos escriben sobre distintos deportes y terminan haciendo análisis y recontranalisis para saber por qué ese deporte en particular ha mermado. Da lo mismo que sea futbol, pelota, atletismo o kimbumbia, al final terminan todos en la misma conclusión: “algo” pasa, “algo” que está haciendo que el deporte vaya en retroceso. Lo mismo ocurre si el análisis es en la economía, en la educación, en la cultura, en la salud, en la sociedad… Y yo me pregunto, serán tan ingenuos que no saben cuál es el problema? O serán tan inteligentes que aprendieron muy bien a jugar con la cadena y no con el mono? Señores periodistas, o aspirantes a tal, cuando una sociedad es controlada enteramente por el gobierno a tal punto que el parlamento tiene que analizar la situación de un deporte o que un carretillero constituye una prioridad, es el gobierno de ese país el responsable del desastre que los acosa. Ustedes podrán (o tendrán) que hacerse los ingenuos; nosotros no.

Pandiame

14 agosto, 2017

El día que Cuba permita que sus jugadores internacionales representen a su país (cuando la rana crie pelos) entonces en algo mejorará la imagen y el ranking del futbol cubano. Mientras todo sea política, resentimiento y odio a una situación que los mismos dirigentes han creado y propiciado, la vida seguirá igual y no solo podremos llegar al último lugar del ranking, sino que desaparecemos de él.
Para colmo de males el futbol ha sido uno de los deportes mas desatendido en la isla, solo a ratos se le ha tratado de impulsar buscando entrenadores extranjeros a nivel de selección nacional, pero si ese trabajo no se continua en la base, creando terrenos con unas mínimas condiciones para jugar y entrenar y una metodología común para el país con un sistema adecuado de captación de talentos y toda una infraestructura de apoyo, entonces la cosa está jodida. A saber en las condiciones que trabajaran los entrenadores y futbolistas cubanos. Un saludo

Jajajajajajaja!!!!. sigan perdiendo el tiempo con el futbol en Cuba, jajjaja

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura