Cubanos ausentes al Juego de las Estrellas: ¿rendimiento o popularidad?

Los patrones clásicos para integrar un equipo al Juego de Estrellas de la MLB son rendimiento y popularidad. Ambos, en suma, ratifican a los peloteros como “estrellas”. La ausencia de uno, en cambio, podría dejar a un beisbolista fuera del ansiado juego.

Esta fórmula ha resultado fatal para los cubanos en los últimos años. La asistencia de los nacidos en la Isla al show de mitad de temporada en Grandes Ligas ha decaído porque la combinación rendimiento + popularidad no rindió los mejores frutos.

Asistencias de cubanos al Juego de Estrellas (2014-1017):

2014- 5

2015- 3

2016- 3

2017- 1

Mientras hace cuatro años, en un hecho sin precedentes, se incluyeron en las nóminas estelares los jardinero Yasiel Puig, de los Dodgers de Los Ángeles, y Yoennis Céspedes, de los Atléticos de Oakland; el supersónico Aroldis Chapman, por entonces en los Rojos de Cincinnati; el paracortos Alexei Ramírez, de los Medias Blancas de Chicago, y el inicialista del mismo equipo José Dariel “Pito” Abreu; en el último llamado solo el primera base del Oakland, Yonder Alonso, se ubicó entre los elegidos.

¿Qué sucedió? El tiempo pasa. Los vientos han girado. Hace un año exactamente, en San Diego, José Fernández estaba vivo y Aledmys Díaz no estaba precisamente en las menores.

Hoy veremos cómo algunos beisbolistas de la armada cubana pudieron ser incluidos y ya no lo serán:

Yasmani Grandal: En un mundo perfecto Grandal hubiera estado en Miami el próximo 11 de julio. Pero los catchers: Yadier Molina (con siete participaciones) y Buster Posey (cuatro) se llevaron los cupos. En el caso de Posey, es el mejor cátcher de la Liga Nacional y de todas las Mayores desde hace un lustro. Sin embargo, Molina entró por encima de Grandal en las boletas por su linaje histórico de grandeza y no por destacarse este año precisamente. Grandal aventajó a Molina en OPS con 783 por 716, y en OBP con 318 por 303. También en jonrones con uno más (11 por 10), y en Carreras Salvadas a la Defensa (DRS) donde Grandal se apuntala como líder en la Nacional (7) por encima de un ocho veces Guante de Oro como Molina (2). La pregunta: ¿Quién ha jugado más como estrella?

En un mundo perfecto, Grandal jugaría en Miami. Foto: Sport Ilustrated.
En un mundo perfecto, Grandal jugaría en Miami. Foto: Sport Ilustrated.

José Abreu: Después de un lentísimo comienzo, Abreu se situó en el 2do puesto de la Liga Americana entre los inicialistas que más carreras impulsan. Con 55 RBI y sólo superado por Logan Morrison, el cienfueguero fue aventajado en las votaciones por Justin Smoak (siete jonrones más y tres impulsadas menos) y el cubano (único al ASG) Yonder Alonso (dos jonrones más y 18 impulsadas menos). Abreu ha decrecido su OBP a un nivel promedio con 344, nivel MLB (340), pero su capacidad de ser oportuno en el juego prosigue intacta. Ahora bien, ¿es un jugador popular? No. Y para que tengan una idea del detalle, el 26 de junio Abreu no estaba ni siquiera entre los cinco inicialistas más votados de la Liga.

Yulieski Gurriel: La temporada de Yuli va resurgiendo con celeridad. Sin embargo, él no ha jugado como una estrella legítima. Supongo que para esto debes tomar más boletos que seis, pegar más jonrones que 10 y producir más de 39 carreras. Por lo demás, Gurriel batea 292 de average y necesitará una mayor capacidad para deslumbrar en 2018 si desea asistir a un encuentro de estrellas.

Yoenis Céspedes: Antes de lesionarse por casi dos meses, el granmense Céspedes era el mejor jardinero izquierdo de la Liga Nacional. Pero con 38 juegos disputados no se puede asistir al Juego de Estrellas. La Potencia ha dado nueve jonrones y acumula 19 producidas, pero sin acercarse a la cima de los jardineros en la Liga Nacional. Su ausencia se debe entonces al divorcio de otros dos requisitos indispensables: arrancar bien fuerte y con salud.

Raicel Iglesias: Iglesias quedó a las puertas de su primer Juego de Estrellas. Su temporada con Cincinnati va encaminada a la consagración. Pero, ¿estaba lanzando como un relevista estrella? Entre los cerradores que tienen 15 salvados o más, el cubano es el que más innings lanza (39.2), pero todos los equipos deben estar representados e Iglesias cargó con ello, viendo a Pat Neshek o Corey Knebel tomar el pasaje hacia Miami. Aquí les dejo un dato, y no es que Iglesias ha lanzado 100 millas este año, eso ya es sabido. Iglesias es el relevista con más de 30 innings al que más débil le han conectado (15.7 por ciento). Todos los cerradores que se hallan en el roster para el Juego de Estrellas han recibido conexiones más fuertes que Iglesias.

Raciel Iglesias hizo méritos para estar en el Juego de las Estrellas. Foto: Sport Ilustrated.
Raciel Iglesias hizo méritos para estar en el Juego de las Estrellas. Foto: Sport Ilustrated.

El jugador de la semana: Yuli Gurriel. Tras pelear ante Aroldis Chapman y defenderse de seis lanzamientos, Gurriel conectó doble decisivo ante el Misil y su recta de 101 millas para que Houston derrotara a Yankees el sábado en la noche. Gurriel repitió con jonrón el domingo y llegó a 10 en la temporada.

Lo más negativo: El final del Cuba en la Liga Can-Am con una estrepitosa protesta entre Roger Machado y Victor Mesa ante los árbitros del juego.

El dilema: Luego del percance sufrido en el último juego de la Can-Am, ¿continuarán los canadienses invitando a Cuba como equipo?

Lo extraño pero real: En 2016, Yuli Gurriel atrapó cinco boletos en 36 juegos. En 2017 tiene seis boletos en 71 partidos.

La frase: “La calidad de la Liga Can-Am no se corresponde con el arbitraje, pues son tres árbitros en lugar de 4 y ellos se deben al certamen. En Cuba tenemos más organización que ellos en ese aspecto” dijo el manager Roger Machado a Cubadebate tras el juego final de Cuba en ese torneo.

Artículos Relacionados

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura