Lázaro Leal y los cubanos en la Liga del Norte de México

El prospecto pinareño de 19 años Lázaro Leal tiene las herramientas para triunfar en el béisbol: la velocidad, el poder, el contacto, la versatilidad. Pero tiene una por encima de todas esas y es la fortaleza para resistir la presión.

Leal conectó la noche del viernes la primera escalera (ciclo) que logra un jugador de los Algodoneros de San Luis y el primer ciclo de la actual temporada 2017 en la Liga del Norte de México (LNM).

“Fue una emoción muy grande pues fue la primera vez que logro ese resultado en mi carrera. Me sentí muy feliz al ver cuando las personas me aplaudían valorando mi trabajo. Sentir esa emoción fue una gran experiencia”, comentó Leal a OnCuba.

Jonrón-Triple-Doble-Sencillo fue la secuencia del prospecto que pronto será agente libre y llamará la atención de varias franquicias de MLB.

La Liga del Norte de México surgió apenas tras un convenio de necesidad de la LMB (Liga Mexicana de béisbol) por tener equipos afiliados, similitud de las Grandes Ligas o las ligas asiáticas. Esta liga es la liga menor de la Liga Mexicana donde juegan cubanos ya establecidos como Yoanner Negrín, José Julio Ruiz o Yosmany Guerra.

Leal, junto con Misael Siverio (Rojos de Caborca), Elián Leyva y Navid Cosme (Tiburones de Puerto Peñasco), Michel Enríquez y Yordanis Linares (Centinelas de Mexicali), Osniel Madera y Antonio Romero (Freseros de San Quintín) son los cubanos, que, por ahora, se encuentran en roster activo de la LNM.

Volviendo a Leal. Su juventud y versatilidad pueden llevarlo lejos en el juego. Él batea actualmente 286 de average, con un altísimo volumen de extrabases (5 dobles, 2 triples y 3 jonrones). Lidera a los Algodoneros en casi todos los apartados ofensivos antes de llegar a 20 años.

Su inicio fue lento y los dirigentes se alarmaron, pues a los extranjeros en México, por ocupar el puesto de un nativo, siempre se les exige el doble. Es doble entonces, la dosis de presión con la que tiene que lidiar el beisbolista cubano o extranjero. Todo este escenario llegó a Leal tan pronto, mientras él necesita desarrollo los equipos necesitan resultados inmediatos.

“Creo que cuando un beisbolista juega por primera vez en un lugar nuevo, pues crea un poco de emoción. Presión no es, pero si me sentí emocionado por jugar por primera vez en una liga profesional”, destacó el joven.

Es una lucha constante para el pelotero cubano encontrar presión en los lugares donde juega. La evolución de Leal continuará. Por ahora, necesita ver muchos pitcheos, jugar todos los días, poder aprender de los errores y salir ileso de ellos.

El manager de los Algodoneros de San Luis, Tim Johnson, con siete temporadas en el beisbol de MLB entre 1973 y 1979, y una dirigiendo a los Blue Jays de Toronto en 1998, ha lucido encantado por el talento de Leal.

Mientras, el joven de 19 años sigue acumulando asistencias a home y experiencia. La Liga del Norte le ha abierto un espacio para brillar cada noche.

“Quisiera desempeñarme en Estados Unidos. Es decir, llegar a firmar en una organización de Grandes Ligas. O llegar a jugar la liga profesional mexicana. Serían sueños hechos realidad”.

El jugador de la semana: Yulieski Gurriel. Los últimos siete días de Gurriel en Las Mayores han sido espectaculares. Promedia 583./ 643./1083, tres impulsadas y un inmenso jonrón ante Ricky Nolasco a 435 pies en conteo de 0-0. Los ajustes han llegado y se prepara mejor ahora contra los envíos lentos (cambio). Su pull% (porcentaje de pelotas bateadas hacia su mano) descendió de un 58.3% hasta el actual 39.0%.

Lo más negativo: El tercera base de 25 años, Yandy Díaz, fue asignado a las menores (Triple-A) tras el retorno de Jason Kipnis a la nómina de los Indios de Cleveland. Díaz fue el cubano número 200 en jugar en MLB tras su debut a principios de mes.

El dilema: Rusney Castillo mantiene el mismo ritmo que mostró en la primavera con Boston y batea 321 de average. Con tres robadas y dos jonrones el primer bate de Pawtucket Red Sox, equipo afiliado de Triple-A, espera por una promoción durante estos meses. ¿Cuándo llegará? John Farrell, manager de Boston, tendrá que resolver este dilema.

Lo extraño pero real: Yandy Díaz fue bajado a las menores pese a ser el tercer bateador de MLB con mejor porcentaje de conexiones fuertes. Acumulaba 54.8% por detrás de Nick Castellanos y Marcel Ozuna, lo que se traduce en que la suerte del villaclareño no tuvo una alta dosis en su debut.

La frase: “Su confianza está creciendo. No hizo el equipo en los entrenamientos, pero ante la lesión de Smyly, ha dado la cara. Para eso es que teníamos profundidad. Cuando [el gerente general] Jerry [Dipoto] armó el club, se sabía que íbamos a necesitar seis, siete u ocho abridores de vez en cuando. Nos agrada verlo cumplir y seguir por el camino que emprendió el año pasado”, dijo el manager los Marineros de Seattle, Scott Servais, luego de la primera victoria de Ariel Miranda en esta temporada.

Artículos Relacionados

Comentarios

No hay dilema con rusney, no ha dmeostrado nada y Boston tienen 3 jardineros que son MUCHISIMO mejores que el.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Paralización

La caricatura