Pablo Millán Fernández regresará a los terrenos de béisbol

Tras la entrada de los entrenamientos de primavera al horizonte del béisbol, varios cubanos se alistan para llegar o para establecerse. El mundo del béisbol continúa siendo, por naturaleza, un misterio que se acrecienta durante esta etapa del año. Ahora renacen las ilusionesa del cubano Pablo Millán Fernández, quien quiere llegar adonde siempre soñó.

Millán Fernández, lanzador derecho natural de Holguín, tiene 27 años  y para él esta primavera trae un nuevo aire. Él se ha recuperado de una operación Tommy John y espera regresar pronto al montículo para luchar por sus objetivos: “Pienso que nunca es tarde cuando estás concentrado en el objetivo”, dijo a OnCuba Fernández, quien debutó con los Dodgers en ligas menores durante el 2015.

La pasada temporada el derecho se vio limitado por la operación que demoró su progresión. Pablo Millán es un cubano más buscando su destino de llegada a las Grandes Ligas. Salió de Cuba en 2014 y luego de un año en clase A con los Dodgers, equipo con el que firmó por siete años, está listo para atacar su próxima meta.

“La recuperación ha sido lenta, muy frustrante, pero te concentras solo en el objetivo de jugar en el mayor béisbol del mundo. Además, mi familia me ha apoyado mucho, tengo que agradecerle a mi novia Gretter Baró por su apoyo en todo momento”, destaca el lanzador.

En 2015, el holguinero lanzó entre nivel Rookie, Clase A media y avanzada para (3-2, 3.92 de ERA) con 43.2 innings y 41 ponchados. En su arsenal posee loables herramientas para continuar avanzado por el sistema de las menores con los Dodgers.

Su control es la fuerza máxima de repertorio. Solo concedió siete boletos en la temporada que se trepó al box en 2015. “Me lesioné en un partido. Las lesiones llegan cuando menos las esperas, pero tenemos que enfrentarlas y el mundo no se acaba, solo tienes que prepararte mejor para que no te vuelva a ocurrir” confesó.

En la actualidad, Pablo Millán se encuentra lanzando, pero en etapa de recuperación, tirando a 120 pies sin todavía comenzar las sesiones de bullpen.

“No he incorporado ningún lanzamiento. Llegué a Estados Unidos con muy buenos repertorio, como el cambio la curva, slider, la recta y bola de nudillos”, dice.

Todos los cubanos que se encuentran en la organización de los Dodgers tienen la prioridad de mantener la subida que los acerque a Grandes Ligas. Pablo Millán se halla en la lista. Otros deberán ser los prospectos, Yadier Álvarez, Yusniel Díaz y Omar Estévez. Otros jugadores de posición como Erisbel Arruebarruena o Dian Toscano tratarán de competir, quizás en Triple-A por estar más cerca.

Desde el 15 de enero Pablo Millán prepara lentamente su recuperación. No le interesa por el momento el nivel de las menores donde sea asignado ni los propósitos a largo plazo.

“El nivel que me asignen solo lo saben ellos cuando yo esté listo y mi objetivo es hacerlo bien en el nivel que sea. Todos los cubanos que están en los Dodgers tienen grandes posibilidades de subir, ahora, cuándo lo suben solo lo deciden los jefes del equipo”, comenta.

La primavera renace al béisbol. Cura las llagas del pasado y los dolores más cercanos.  Con cada nueva etapa viven los deseos de este lanzador cubano, otro que busca su rumbo y que aún tiene tiempo para tocar el sueño.

“Sí pienso llegar a las Mayores”, culmina.

El jugador de la semana: Lázaro Blanco. Fue el as que necesitaba Cuba y Granma durante la Serie del Caribe en México. Será el abridor número uno de Cuba en el IV Clásico Mundial de Béisbol que iniciará el 6 de marzo.

Lo más negativo: La exclusión de Julio Pablo Martínez del equipo Cuba al Clásico. Después de tomar 58 boletos, Cuba necesita embasamiento y bate zurdo, en cambio, las autoridades se decidieron por Víctor Víctor Mesa y Yoelkis Céspedes, entre ambos lograron 35 boletos en la Serie 56.

El dilema: ¿Podrá algún abridor cubano llegar a 10 victorias durante la próxima temporada de Grandes Ligas? Solo Ariel Miranda se ve proyectado a rozar este número. Los demás: parece imposible.

Lo extraño pero real: Según el portal GIIB en su cuenta de twitter, los bateadores cubanos hicieron swing al primer lanzamiento el 37% de las veces en la pasada Serie del Caribe. Fueron líderes. Además, fueron líderes en promedio de average en esas situaciones con (207 AVE).

La frase: “Ojalá nos dejen jugar algún día el Clásico”, dijo Leonys Martín sobre la negativa de las autoridades del béisbol cubano de compaginar un equipo profesional con su actual equipo amateur.

Artículos Relacionados

Comentarios

La idea de que las autoridades cubanas no permiten que los cubanos que están en grandes jueguen por Cuba en los eventos, incluido el Clasico Mundial es falsa y tendenciosa. Lo que no lo permite es la existencia del bloqueo. Es como si no recordaran que al cubano se le exige fijar residencia fuera de Cuba, no pueden gastar su dinero en Cuba, es que no les permiten jugar e las ligas del Caribe asociadas a la MBL, por esa misma razón no nos permiten entrar como miembros plenos a la Serie del Caribe, los que obtienen algún premio metálico por su actuación no pueden cobrarlo. No saben que Cepeda fue el jugador más valioso de la Serie del Caribe que Cuba ganó con Pinar del Rio y no pudo cobrar sus 10 000 dólares? No confundan con afirmaciones no exactas.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura