Profesionalidad, béisbol cubano y Grandes Ligas

Un tiempo hubo, por allá por 2013, en que Yasiel Puig enloqueció a las Grandes Ligas. Dos tercios de campaña le bastaron al cienfueguero no solo para rondar los veinte jonrones y batear .319 con casi mil puntos de OPS, sino también para quedar segundo en la carrera por el Novato del Año (que ganó el fallecido José Fernández) y generar aquel fenómeno llamado Puigmanía.

Sin embargo, al muchacho le llegaron los humos a la testa, empezó a tener problemas extradeportivos –coronados por el altercado en la discoteca miamense– y de entonces a la fecha su producción cayó en barrena, hasta el punto de perder la titularidad en los Dodgers de Los Ángeles.

Algo muy parecido sucedió, en el mismo equipo, con otro cienfueguero. Shortstop de magníficas manos y un mosquete en el brazo, Erisbel Arruebarrena firmó con la novena de Chavez Ravine a comienzos de 2014, y unos meses más tarde debutó en la MLB. Parecía estar a tiempo de poder enseñar el arsenal que le obsequió la vida, pero la cabeza, como a Puig, no lo acompañaba…

Primero armó una bronca tumultuaria en AAA por causa de los lujos que se dio en el recorrido de las bases tras pegar un bambinazo. Después, en 2015, el club lo suspendió de modo indefinido por razones disciplinarias, aunque apeló y le redujeron la sanción a solo un mes. Finalmente, los Dodgers decidieron apartarlo por toda la campaña de 2016 debido a “repetidas violaciones de los términos de su contrato”.

Disciplina. He ahí la palabra que tanto le cuesta interiorizar a muchos peloteros cubanos que, súbitamente, chocan contra un modo diferente (más responsable y entregado) de asimilar el béisbol. Acostumbrados como estaban a llevar la vida a sus antojos, se encuentran allá con un sistema que, a la par que paga bien, no vacila para dejar al pelotero sin trabajo.

Algunos, como José Dariel Abreu, lo logran. Otros, llámense Puig o Arruebarrena, sufren la mar de tropezones. Y existen casos, como el que ahora mismo tiene a Rusney Castillo en plan protagonista, en que prestigio, respeto y seriedad queda en tela de juicio a partir de que afloran los vicios adquiridos en Cuba.

El avileño, quien nunca ha podido justificar mínimamente el jugoso contrato que le hiciera Boston, anda enfrascado en convencer a los Medias Rojas de que tiene cabida en el roster activo de la escuadra. Pero tal como van las cosas…

Sucedió que Castillo conectó un rodado para doble matanza en el partido que su club sostuvo ante la Universidad Northeastern y no corrió fuerte hacia primera. Ese detalle, aparentemente tan trivial, no pasó desapercibido para el manager John Farrell, que explotó de inmediato:

“Es decepcionante por un par de razones, dijo. Uno, perdió la cuenta de la cantidad de outs. Sin embargo, más allá del número de outs, correr con fuerza es algo que depende de uno. Y para un jugador en una situación como la suya, cada aspecto del juego es importante, no importa cuán pequeño sea. Lidiamos con lo que pasó en el mismo momento. Tiene que hacer su trabajo. Todos tienen que hacerlo, de hecho. Pero obviamente fue algo que se notó”.

Es una cuestión, simple y llanamente, de profesionalidad.

Comentarios

Enrique

1 Marzo, 2017

Saludos.pienso q Puig no tenía los piés sobre la tierra.igual Erisbel Arruebarruena pero éste último padece diabetes tipo 1 qué al parecer afecta su comportamiento.es importante la diciplina .de los jugadores si quieren establecerse en la MLB gracias

Tiene todas las razones del mundo Kubala, ya de los buenos se ha hablado y bastante, pero lo normal, la media, es eso, ser bueno, disciplinado y trabajador en un mundo que no admite 2das oportunidades. Hay que hablar de los que lo hacen mal, para que les llegue la critica y mejoren o que se dediquen mejor a otra cosa. Cuba y su gobierno son demasiado transigentes con esos y otros problemas de disciplina y profesionalidad, y el cubano se acostumbra rapido a lo facil y lo mal hecho…Ahora, que se levanten y se empinen, como dijo Mariana Grajales! Y no le pasen mas la mano a lo mal hecho señores, no justifiquen lo injustificable, si Dominicanos, Puerto Riqueños o Venezuelanos lo hacen mal, es su problema y deber señalarlo, yo soy cubano y me toca el mio, ese es el que me duele o enorgullece. El sol se tapa con un dedo solo en este pequeño archipielago!

Exageraste, Kubala. Exageraste. Te puedo hacer una lista de dominicanos o puertoriqueños que han tenido parecidos problemas. El tema se te queda como un “titiritico”. No caigas en eso. No escribas por escribir.

Alejandro López

28 Febrero, 2017

Cierto y de acuerdo con “AFR” Demasiado escribir un artículo para hablar de excepciones cuando son los más que se han adaptado a los rigores y exigencias de MLB.

Es cierto lo de estos casos, pero fijese que esta hablando de dos/tres casos( lo de Castillo es problema de talento y de error de scouting) ya que yo añadiría a Olivera que igual creo que lo sobrevaloran tb; sin embargo existen muchos otros peloteros CUBANOS que son excelentes profesionales: Abreu, Chapman, Cespedes, Iglesias, Hechavarria, Escobar, R. Iglesias, A. ramirez, K. Morales, Gurriell, Miranda, Moncada, etc, etc, etc.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Urbanización

La caricatura