Rigondeaux: la maldición del Chacal

Para Guillermo Rigondeaux (18-0-0, 12 KO) la incertidumbre parece no terminar nunca. Hace menos de una semana noqueó al mexicano Moisés “Chucky” Flores en un publicitado y polémico combate, pero a estas alturas no sabe todavía si en definitiva ganó.

Estaba en juego la posibilidad de unificar el título de las 122 libras de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) y al doble campeón olímpico le pidieron otra tesitura, más vistosa que su habitual estilo escurridizo. Así que salió dispuesto a complacer a todos, tal y como se había encargado de prometer unos meses atrás.

Sobre el ring del casino Mandalay Bay, en Las Vegas, Rigondeaux no fue el excelso representante de la Escuela Cubana de Boxeo, el estilista “aburrido” que juega con sus rivales a base de técnica, velocidad e intuición. En realidad, se pareció más al “Chacal”, el personaje que interpreta cuando escala todo encapuchado los escenarios del pugilismo rentado.

Tras casi tres minutos de cautela en el primer asalto, Rigondeaux liberó a la fiera que tantas veces esconde y con una andanada de golpes puso fuera de combate a un púgil hasta entonces invicto en 25 combates.

Solo que la mala fortuna del cubano se resiste a abandonarlo. Aunque el intercambio comenzó en los instantes finales del round, el golpe que puso fin a la pelea se produjo apenas un suspiro después de que se escuchara la campana. Como si no bastara, Rigondeaux tenía a Flores tomado de la nuca con su mano derecha justo antes de propinar el izquierdazo definitivo.

Con todo, el juez Vic Drakulich declaró ganador al antillano, no sin antes tomarse unos minutos que parecieron interminables: habló con los jueces, consultó a los delegados de la Comisión Atlética de Nevada, revisó una y otra vez el video e incluso conversó telefónicamente con alguien aún sin identificar.

La caída del mexicano Flores tras el controversial golpe de Rigondeaux. Foto: John Locher / AP.
La caída del mexicano Flores tras el controversial golpe de Rigondeaux. Foto: John Locher / AP.

A pesar de la celebración en la esquina del cubano y de la certeza de que un desenlace similar habría sido cuestión de tiempo, la historia del combate está lejos de haber terminado con el potente swing que estalló en el rostro de Flores. Apenas concluida la pelea, la cadena ESPN anunció que Bob Bennett, director de la Comisión Atlética, revisaría el caso esta semana.

De manera que Rigondeaux está expuesto a un veredicto revocatorio que declare “Sin Decisión” el combate, o incluso corre el riego de ser descalificado. “Le vamos a echar un buen vistazo a esto. Si el golpe fue propinado después de la campana, esto es una descalificación. Queremos que gane el peleador correcto. Todo es posible. Vamos a revisar el combate y tomaremos la decisión correcta”, declaró inicialmente Bennett a Skysports.com.

Apenas unas horas después, tras ver la repetición con sonido varias veces en un video que HBO le proporcionó, su posición fue ya mucho más clara: “Lo escuché varias veces. Tuve una conversación con Vic por teléfono y fuimos sobre la pelea y fue muy claro para nosotros que el golpe fue lanzado después de la campana”, dijo Bennett.

Ante tantas evidencias, parece inminente un cambio de decisión en el combate, que podría producirse en los próximos días. Y ante esta perspectiva, no son pocos los especialistas que hablan del mal karma en la carrera profesional de Guillermo Rigondeaux.

Si bien no terminó en desastre, como le sucediera hace poco a Yuriorkis Gamboa, su oportunidad de oro para relanzar una carrera encallada se salda con una sonrisa controversial. Lleva encima la sombra de un triunfo trampa, deslucido aun más por la posibilidad real de que el mexicano Flores haya exagerado su caída y fingiera estar noqueado para buscar una victoria por descalificación.

“Si antes de esta pelea nadie quería enfrentarlo, es difícil imaginar que ahora los rivales que él reclama, se animen a subir a un ring contra el cubano. La polémica alimentará muchos argumentos en los que Rigondeaux será el ‘chico malo’. Aquel que aburre, aquel que es incómodo por su estilo, de acuerdo con sus posibles rivales y que además –dirán ahora– es beneficiado pese a sus golpes ilegales”, escribió Bernardo Pilatti en ESPN digital.

Guilllermo Rigondeaux, ¿la resurrección?

“Estoy cansado de la prensa y de todos los que dicen que soy aburrido. Ustedes vieron lo que sucede cuando alguien se decide a enfrentarme de verdad”, dijo al final del combate un Rigondeaux confuso, incapaz de comprender la manera irreversible en que se le termina el tiempo mientras el reconocimiento de su gran clase como boxeador profesional no llega.

“Los estoy haciendo desaparecer a todos en las 122 libras. Estoy siempre disponible, dime quién es el próximo”, agregó el santiaguero, uno de los boxeadores más inactivos de la élite mundial. El del fin de semana anterior fue apenas su primer pleito de 2017, frecuencia idéntica a las de 2016 y 2015.

Algunos creen que Bob Arum, reconocido gurú del pugilismo profesional, no le perdona aún que frenara la progresión del filipino Nonito Donaire, una súper estrella en potencia a la que el cubano derrotó de manera inapelable en 2013.

Aunque no nombró a sus objetivos inmediatos, no pocos consideran que el cubano podría estar considerando ascender a las 126 libras para buscar un combate estelar ante el mexicano Óscar Valdez, campeón pluma de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), o frente al ucraniano Vasyl Lomachenko, monarca súper pluma de esa entidad.

Sin embargo, de suceder, será en el futuro. Por ahora, a Rigondeaux solo le queda esperar por la comisión que tiene en sus manos la carrera iniciada hace ya más de dos décadas en Santiago de Cuba. Si, como todo parece indicar, se anula el resultado, quizás aún haya esperanza para él, pero si es descalificado los días del Chacal encima del cuadrilátero podrían estar contados.

Artículos Relacionados

Comentarios

“Asi que salio dispuesto a complacer a todos…..tras casi tres minutos de cautela…” la pelea fue la misma kk de siempre, marcha atras desde el primer segundo sin tirar un golpe, en el tercer minuto ya empezaron a abuchearlo, es una lastima porque con su velocidad de manos y pies y sus movimientos de cintura pudiera facilmente pelear para alante, esquivandose los golpes y demoliendo a los rivales. Lo de chucky era cuestion de tiempo, tira golpes abiertos y telegrafiados con los que no pudo tocarlo en el round, su esquina va a luchar por el dq, asi que con nc rigo sale bien.

Leo Vegas

22 junio, 2017

Hola, Luis. En verdad creo que Rigo salió dispuesto a mostrar otra cara. Solo que una cosa es lo que desee el público -o sea, sangre y acción-, y otra la estrategia que le monten desde la esquina. Pienso que se iba a fajar de veras con el mexicano, pero más tarde. Quizás ni él mismo había previsto un desenlace tan repetino. La paradoja fatal es esa: el día que pudo haber mostrado todo su poder, cometió el error de terminar el combate con un golpe, tan temprano como en el primer asalto. Y para colmo, probablemente ilegal. Pura mala suerte. Saludos.

Hola Leo, pienso ir el Lunes a la sesion abierta de NAC, van otros cubanos a tratar de impedir que sea dq, como quiere la esquina de chucky; la verdad es que ya he perdido las esperanzas con Rigo, es una lastima ver tanto talento perdido, pudiera pelear facilmente cada 3 o 4 meses y dando demostraciones de buen boxeo y liquidando facilmente a quien le pongan delante, pero ha sido, mas que mala suerte, malas decisiones de su parte una tras otra.

carlos pages

23 junio, 2017

Hasta cuando van hablar de la pelea del muerto de flores y el chacal el que sepa de boxeo se da cuenta que el descarado de flores se acostó en el piso porque el no estaba noquiado el lo que no tenía pierna para pararse porque sabe que lo van a matar

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura