Víctor Mesa, el Capitán Planeta cubano

La tarde del 7 de noviembre llovió fuerte en Matanzas. Tanto, que los oficiales de turno decidieron dar por concluido el tercer y último encuentro entre Cocodrilos y Cachorros a la altura del sexto episodio, justo cuando los dueños de casa se habían amotinado ante los lanzamientos de Noelvis Entenza.

La suspensión no le sentó bien al manager de casa, Víctor Mesa, quien venía de perder la noche antes y ese día quería lavar las afrentas con el detergente del desquite. El choque había empezado cuesta arriba para él (4×0), pero sus jugadores lograron descontar par de carreras y amenazaban con hacer otras más en el momento en que dijo presente el aguacero.

Para determinar si el terreno había quedado en condiciones de reanudar el desafío, se esperó el tiempo que establece el reglamento. Entonces el comisario y los árbitros acordaron ponerle fin a la velada, y fue ahí –exactamente ahí– cuando ardió Troya… Esto es, VM montó en cólera, gritó un grupo de ofensas, manoteó, y corre una versión sin confirmar (ya sabemos que nuestra Dirección Nacional de Béisbol no es propensa a ofrecer luces) de que soltó un escupitajo que alcanzó al comisario del partido.

Después de eso circuló este parrafito: “Se inhabilita por tres subseries  (9 juegos) al Director del Equipo de Matanzas, Víctor Mesa Martínez, por conducta inapropiada en el juego 382 entre HOL y MTZ del día 7 de Noviembre, a cumplir desde hoy día 9 de Noviembre del presente año”.

Poco antes, en agosto, otra vez por razones vinculadas con el líquido vital, el mítico pelotero había sido sancionado a tres choques fuera del dugout. Cuentan que todo se debió a que unos aficionados la emprendieron desde las gradas contra él, que generosamente les tiró la cubeta de agua del equipo. Dicen, incluso, que estaba fría como un témpano, lo cual es ideal si tomamos en cuenta el calor imperante a la sazón en las tribunas.

Unos años atrás, luego de un estira-y-encoge con un árbitro en el Labra, el hombre se puso en fase creativa, recogió un poco de tierra y le pintó de carmelita el blanco de los ojos. Después, la DNB anunció: “Tras escuchar todos los criterios emitidos y valorar la infracción cometida, las circunstancias concurrentes en los hechos ocurridos, la historia deportiva del infractor y que no existieron consecuencias agravantes posteriores, se propone suspender temporalmente de continuar participando en la 51 Serie Nacional de Béisbol al director del Equipo Matanzas Víctor Mesa Martínez, por espacio de cinco (5) juegos, a partir del día 27 de marzo de 2012”.

Finalmente, unos meses más tarde, en la 52 SNB, recordamos al travieso muchachón enrareciendo el aire con durísimos piropos dirigidos a la progenitora del umpire ante las cámaras de la televisión, en una escena que graduó a medio país en materia de lectura labial.

Visto el caso, comprobamos que el mejor jardinero central de la pelota revolucionaria es una suerte de Capitán Planeta en el trópico, por aquello del uso que hace de los elementos de la naturaleza: tiene buen repertorio con el agua, sabe amasar la tierra, echa al viento las más inimaginables maravillas verbales…

Lo preocupante de todo esto es que aún no ha usado el fuego.

 

Artículos Relacionados

Comentarios

Eider Trutie Matos

7 diciembre, 2016

Por lo menos tienes algunos detractores de VM que al menos el artículo le dio Risa
Pero cometen el mismo error que siempre comete la prensa cubana en no decir lo paso y promueve hasta inventos, por mi barrio decían que se había quitado un zapato y se lo tiró al arbitro ahora un escupitajo y lo jodido que todo lo que dicen la gente lo multiplica
¿Pregunto?
No hay ningún periodista que entreviste al comisionado y el de una explicación
Por que no le pregunta a los protagonista incluso a VM que declare a la afición

Tengo entendido que se gastaron 3 metros de arena y el terreno estaba en buenas condiciones, las luces estaban encendidas, hay que ver que fue lo que realmente paso, porque quien perdió fueron los aficionados que esperaron hasta que se terminara el juego

Ya comenté en Granma en su momento sobre VM y la sanción que le impusieron, muy leve. Mi conclusión era que no dirigiera más ningún equipo, principalmente el equipo CUBA. No creo que a la altura de su edad vaya a superar sus “perretas”, por lo tanto, a jubilarlo y enseñar las buenas prácticas del beisbol a los que comienzan en ese deporte pero no sus malacrianzas e indisciplinas. Y sobre todo, tenerlo controlado y no soltarle ls riendas para que no vuelva a “resbalar.”

que este señor sea el DT del equipo cuba habla a las claras cuanto decayo moralmente el baseball cubano.

francisco

25 noviembre, 2016

Lázaro coincido contigo hasta cuando le permitirán tanta malcriadeses a este señor lo que pasa es que la comisión se confabula con estas cosas si hubiera sido otro manicher ya lo hubieran desparecido del Béisbol, como le hicieron a uno mas grande que este señor Antonio Pacheco que lo hicieron tomar una decisión por que no le caia bien alguien en la comision nacional.

ta bueno el trabajo jaja…

alejandro

24 noviembre, 2016

simpatiquísimo el artículo, me reí de lo lindo!!! sólo una preguntica HASTA CUÁNDO SON LOS 15 DE YAQUELÍN?????????????

1000 pts para el autor, jaja genial

Muy bueno!!!

Lázaro Javier

23 noviembre, 2016

Hay que suspenderlo de por vida sinceramente es un fracaso de persona

No creo que “explosividad” sea el adjetivo para caracterizar a Víctor Mesa. No cabe duda que es fue excelente pelotero, pero todo eso siempre ha estado matizado por su mala educación y egocentrismo, rayando en la payasería. Siempre me he preguntado por que las autoridades del béisbol han mirado para otro lado, si es por no prescindir de él dada su calidad, aunque jardineros buenos sobraban en nuestra pelota o porque “les sabe algo” como se dice en buen cubano. Estoy de acuerdo con un comentario anterior, es hora de salir de esos personajes.

MIGUEL PEREZ

22 noviembre, 2016

Y ASI Y TODO ESTE SENOR QUIERE DIRIJIR EN LAS GRANDES LIGAS, AQUI LE QUITAN LO BAILAO, ADEMAS EL MEJOR CENTER FIELD DE TODOS LOS TIEMPOS SE LLAMABA ANTONIO NICO JIMENEZ

doctorcubanoenbotswana

22 noviembre, 2016

Es una pena este y tantos comentarios encaminados al rescate de valores en la sociedad cubana queden en “saco roto”… Porque nada sucederá con VM32 comenzando por las autoridades que callan y se hacen cómplices. Saludos

iwon rivera

22 noviembre, 2016

VM tiene que controlar su temperamento. Es muy cubana esa forma de reaccionar, en hombres, mujeres, niños y niñas ..sobre estos últimos/as cuyos padres y abuelo/as no les controlan las malacriazas y no les enseñan modales. Simples modales. Victor Mesa no era así cuando jugaba en Villaclara, de donde lo conozco. Era simpático, jaranero, y bien hablado. Hasta pudiera decir que bien hablado, cuando vivía en Santa Clara. No entiendo cómo ha llegado a este estado que reitera sus incontrolados impulsos. Lo siento mucho, pero no lo apoyo en este estado tan chusma. Ni a él ni a ningún muchacho con perretas cheas.

Aristides

22 noviembre, 2016

buenisimo!!!

Víctor sin lugar a dudas levanto la pacían del béisbol en matanzas , es un tipo muy súper explosivo y eso tiene que superarlo

Muchas gracias señor Kubala por tan divertido articulo de las malcriadeces del Compay Segundo, el trecero mayor o del Camilo Sexto cubano, simplemente a veces se me ocurre pensar, que muchas cosas debe saberle él a la camarilla que dirige o llevan las riendas de la pelota nuestra y que como emperadores chinos se han posicionado dinasticamente para hundir cada día más a nuestra maltrecha liga, sus indisciplinas y exabruptos son típicos, de más de lo mismo en nuestro sistema y que como buenos fanáticos seguimos soportando a cambio de nada o si, de seguir soñando de un renacer de nuestro deporte nacional en donde el respeto y la ocupación por los que están, el homenaje y el reconocimiento por los que ya vieron pasar sus mejores años y los que lo dirijan sean en buena lid los más capaces y competentes sin paternalismos, sociolismos o chovinismos. Muchas gracias por el articulo

Rafael Fernanez

22 noviembre, 2016

No creo que la actitud del señor VM sea digna de un deportista formado en este país, en pleno periodo revolucionario, cuando en la radio y la TV nacional se cuestionan con tanto enfasis las indisciplinas sociales. Los deportistas son un paradigma para los jovenes cubanos, entonces: de que estamos hablando? En mi modesta opinion, creo que ha pasado con creces la hora de prescindir de semejantes “ejemplos”, independientemente de sus virtudes pasadas y presentes como deportista. Cuba no necesita eso. Es hora de que al “señor” Victor Mesa Martinez, lo envien a hacer lo que haya aprendido antes de ser pelotero, si es que logró aprender algo en esta vida.

Este artículo está para gozar!!! Hace rato que no me reía tanto justo antes del desayuno!

Publicidad

Las noticias en tu buzón

Publicidad

Nuevos vientos

La caricatura