Oceania Cruises desembarca en Cuba

La llegada este jueves a La Habana del crucero Marina de Oceania Cruises es un nuevo puente entre Cuba y los Estados Unidos. Para Frank del Río, CEO de Norwegian Cruise Line Holdings, compañía matriz de la línea naviera, traer a la Isla los cruceros de Norwegian es una oportunidad inigualable de contribuir a las relaciones entre los dos países.

“Creo que estos viajes son una de las mejores maneras para que nuestros pueblos se conozcan y se entiendan –dijo a la prensa en el recibimiento oficial del crucero. Espero que cada escala de nuestros barcos en la Isla pueda desempeñar un papel importante en esta dirección.”

Cubano de nacimiento pero radicado en los Estados Unidos desde los 7 años, Del Río considera el primer viaje del Marina a La Habana como un hecho histórico, no solo para ambos países sino también a nivel personal. Con ello, dijo, cumple “un sueño de décadas” y ayuda a que otros compatriotas que viven fuera de Cuba puedan reencontrarse con sus raíces.

El empresario agradeció a las autoridades de la Isla por la disposición para trabajar de conjunto y se mostró entusiasmado por las posibilidades de crecimiento en el futuro, con viajes que incluyan diversos itinerarios y varias líneas de cruceros de la compañía.

Frank del Río, el hombre de los cruceros

El Marina atracó a las 7:30 de la mañana en la terminal Sierra Maestra de la rada habanera, proveniente de Miami. Trajo a bordo 1250 pasajeros de diferentes nacionalidades y permanecerá en la capital cubana una noche antes de continuar su viaje.

Una de las primeras en salir de la terminal de cruceros fue la española María Reyes. Esta administrativa sevillana visita por primera vez la Isla y desembarcó en La Habana “con unas ganas tremendas de conocer Cuba”.

María llegó acompañada de su esposo Juan Enrique, con quien lleva casada apenas unos días. “Venir en nuestra luna de miel es algo fantástico –dice. Hemos oído hablar mucho de La Habana y queremos empaparnos de todo porque según nos dicen se parece mucho a Cadiz, allá en Andalucía, y los cubanos son una gente fenomenal. Este viaje nos hace mucha ilusión”.

María y su esposo Juan Enrique llegaron a La Habana en el Marina de Oceania Cruises. Foto: Claudio Peláez Sordo.
María y su esposo Juan Enrique llegaron a La Habana en el Marina de Oceania Cruises. Foto: Claudio Peláez Sordo.

Como ellos llegó en el Marina el inglés Nick Moore. “Elegí a Oceania Cruises por su calidad y su reputación”, responde cuando le preguntamos por qué preferir esta línea de cruceros para hacer su primera visita a Cuba.

Para este jubilado, los viajes en crucero son una ocasión inestimable para entrar en contacto con otras personas y culturas.

“Vengo a tener nuevas experiencias, a descubrir este país tan interesante –comenta sobre sus intenciones en la Isla. Sé que es poco el tiempo, pero pienso aprovecharlo bien. Estoy muy emocionado por ello.”

Por su parte, el estadounidense Karles Selms agradece haber vivido la llegada del crucero a Cuba. “La experiencia ha sido hermosa. Pudimos disfrutar la vista de La Habana desde el mar que es algo único, ver a la ciudad despertando, y aunque apenas hemos salido de la terminal todo nos parece hermoso, diferente”, asegura mientras contempla en el paisaje citadino que se abre ante sus ojos.

Selms es de Seatle y trabaja en el Marina, por lo que para él el viaje a la Isla tiene un significado mayor. “Soy chef –dice a OnCuba, así que parte de mi trabajo es ayudar a los viajeros a conocer otras naciones a través de la comida. En las horas que esté en La Habana quiero visitar restaurantes locales y encontrarme con cocineros cubanos, para que cuando el crucero regrese en el futuro, pueda mostrarle a nuestros clientes las tradiciones culinarias de este país”.

Para Karles, quien actualmente reside en Letonia, la alimentación es una parte importante de la cultura. Afirma que lleva un tiempo estudiando la comida cubana, a la que considera “muy rica y diferente a la estadounidense” y para demostrarlo menciona platos como la ropa vieja, el arroz moros y cristianos, la vaca frita y las cubanísimas croquetas.

“Como ya la estudié ahora estoy esperando poder probarla –dice sonriente. Tengo varias recomendaciones de sitios adonde ir a comer hoy así que creo que voy a engordar en estas horas en La Habana.”

Karles junto a su esposa, entusiasmado por conocer más sobre la comida cubana. Foto: Claudio Peláez Sordo.
Karles junto a su esposa, entusiasmado por conocer más sobre la comida cubana. Foto: Claudio Peláez Sordo.

Con más de 50 años de experiencia, Norwegian Cruise Line Holdings es la tercera compañía estadounidense de cruceros en viajar a Cuba, tras el restablecimiento de relaciones entre Washington y La Habana. Con anterioridad lo hicieron Carnival, en mayo de 2016, y Pearl Seas en enero de este año.

Para 2017, Norwegian planea nuevos viajes a Cuba, tanto de Oceania Cruises como de Norwegian Sky. Los viajes incluirán barcos de diferentes capacidades y no se limitarán solo a La Habana sino que en algunos casos llegarán también a los puertos de Cienfuegos y Santiago de Cuba.

En el caso específico de Oceania Cruises, además de los arribos ya programados a partir de marzo, recientemente se anunciaron otras travesías para noviembre y diciembre con itinerarios que varían en duración de 6 a 13 días.

“Hay una gran demanda de los consumidores para viajar a Cuba y nuestros viajes inaugurales a la Isla han sido un éxito”, dijo en un comunicado Bob Binder, presidente y CEO de Oceania.

Otras compañías de cruceros, como Carnival, también han anunciado nuevos viajes a Cuba.

En 2016 más de 88 mil viajeros emplearon esta modalidad para visitar la Isla y las autoridades cubanas estiman que las llegadas de cruceros se duplicarán este año. Ello, a pesar de las restricciones del bloqueo/embargo que impiden a los ciudadanos estadounidenses visitar Cuba como turistas.

Artículos Relacionados

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura