Negocios para “reavivar” el comercio en Cuba

Reavivar el intercambio entre productores y demandantes es el objetivo expreso del IV Foro de Negocios en Cuba, que comenzó este miércoles en el recinto ferial Expocuba, en La Habana.

En esos términos lo refirió en la inauguración Ricardo Cabrizas, ministro de Economía y Planificación, quien añadió que el foro persigue “ampliar los vínculos de trabajo y garantizar la conciliación”. Dijo que se trata de “una oportunidad para promover nuevos productos y servicios, que nos permitan aprovechar los recursos del país y sustituir importaciones”.

Trescientas entidades cubanas participan en el evento empresarial, la inmensa mayoría estatales. Además, están presentes quince empresas mixtas y ocho cooperativas no agropecuarias de las cerca de cuatrocientas que existen en el país.

En la apertura oficial del foro, René Hernández, viceministro de Economía y Planificación, llamó a los participantes a “estimular la realización de los proyectos de inversión vinculados a los programas de desarrollo económico del país” y a “agilizar el uso eficiente y oportuno de las ofertas de financiamiento externo”.

Un pronunciamiento semejante hizo el ministro cubano de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, durante la Feria Internacional de La Habana Fihav 2016. Entonces dijo que el proceso de actualización económica que lleva adelante la Isla entiende a la inversión extranjera como “una fuente de desarrollo”, “que tributa a la solución de importantes desequilibrios estructurales y encadenamientos productivos”.

Para las autoridades cubanas, el IV Foro de Negocios debe funcionar como incentivo y modelaje para la organización de la economía cubana el próximo año. “La elaboración del plan 2018 tiene que distinguirse por la búsqueda de soluciones coherentes y sostenibles, bajo la premisa de ajustarse responsablemente a los recursos realmente disponibles”, afirmó Hernández.

De acuerdo con el funcionario, el próximo año debe ocurrir “un ligero avance en el proceso de transformación de la estructura económica, con un mayor peso en la agricultura y la manufactura, con el objetivo de reducir la dependencia importadora y acompañar los crecimientos provocados por el dinamismo del turismo y el comercio”.

La economía cubana decreció un 0,9 por ciento en 2016. Al dar a conocer el dato en la Asamblea Nacional, el ministro Cabrisas habló de problemas como la disponibilidad de divisas, el incumplimiento de los ingresos por exportaciones y las limitaciones en el suministro de combustible. No obstante, los pronósticos oficiales de este año fijan un crecimiento del 2 por ciento del PIB, que contrasta con el 0,9 previsto para la Isla por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

¿Puede crecer un 2 por ciento la economía cubana en 2017?

El plan de la Economía cubana para 2017, presentado en diciembre pasado, pronosticaba crecimientos en áreas como la industria azucarera, el turismo, el transporte, las comunicaciones, la generación eléctrica y la circulación mercantil minorista. Además, estimaba un crecimiento en la productividad y el ingreso medio de la población, y un equilibrio monetario-financiero en el país.

Sin embargo, el panorama económico actual no es halagüeño, en particular en el aspecto energético. La crisis que atraviesa Venezuela, principal proveedor de crudo a Cuba, mantiene en tensión constante a la economía de la Isla.

En la actualidad los envíos de petróleo venezolano a Cuba se calculan en unos 55 mil barriles diarios, 30 mil barriles menos que en 2015 según cifras de la empresa petrolera PDVSA. Esta reducción provocó que en el mes de abril se suspendiera temporalmente la venta de gasolina premium en la Isla.

El retroceso provocó la implementación a partir del verano de 2016 de un plan de ahorro energético centrado principalmente en el sector estatal. Ante esta situación, el gobierno cubano ha buscado suplir el déficit apelando a otros socios comerciales como Rusia, Angola y Argelia.

Tampoco las exportaciones alcanzan en los últimos años los niveles deseados. Datos oficiales indican que los ingresos por exportación de bienes cayeron un 31 por ciento en 2015; mientras que en la exportación de servicios profesionales la caída fue de un 18 por ciento.

De acuerdo con el sitio especializado Datosmarco.com, en 2016 las exportaciones de mercancías en Cuba cayeron un 13 por ciento, mientras las ventas al exterior representaron solo el 3,84 por ciento del PIB, una proporción que situó a la Isla en el puesto 179 de un ranking de países por las exportaciones respecto al PIB.

Ante esta situación, revitalizar el comercio interno es una de las apuestas de las autoridades cubanas junto a la captación de inversión extranjera y al incremento proyectado para el turismo. Este último sector aspira a recibir 4,2 millones de visitantes en 2016 y crecer un 14,5 por ciento en relación con el año precedente.

El IV Foro de Negocios en Cuba aspira a ser una plataforma catalizadora de la gestión empresarial interna, a pesar de la escasa presencia del sector privado. El encuentro se extenderá hasta el próximo 25 de mayo y durante sus jornadas se impartirán conferencias sobre temas como el papel y gestión de la empresa estatal cubana y la política de exportaciones y el comercio exterior.

Artículos Relacionados

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Urbanización

La caricatura