Norwegian: “Los viajes a La Habana han sido un jonrón”

Cuba se ha convertido en un destino estrella para Norwegian Cruise Line Holdings.

La compañía estadounidense, una de las más importantes del mundo en el negocio de los cruceros, reveló esta semana sus resultados financieros en el segundo trimestre de 2017, y los itinerarios a la mayor isla del Caribe confirmaron el alza de sus ventas.

Esto, a pesar de la nueva política anunciada por el gobierno de Estados Unidos hacia la Isla, la cual podría restringir ciertas cateogías de los viajes de los estadounidenses a Cuba.

“En términos de beneficio para el trimestre, ningún nuevo destino ha tenido el impacto de Cuba –dijo el presidente y CEO de la empresa, el cubanoamericano Frank Del Río, durante una conferencia telefónica–. Nuestros viajes a La Habana han sido un jonrón.”

Frank del Río. Foto: Osbel Concepción.
Frank del Río. Foto: Osbel Concepción.

Norwegian comenzó a navegar a la Isla en marzo y hasta el cierre de junio tuvo 11 viajes que incluyeron una parada en la capital cubana. Sus tres líneas de cruceros –Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises y Regent Seven Seas Cruises– ya han visitado La Habana.

De acuerdo con Del Río, las rutas del crucero Norwegian Sky –que comenzó a viajar a Cuba en mayo– han obtenido precios mucho más altos que los itinerarios de Bahamas que el barco navegó anteriormente, los que en opinión de la compañía resultan sostenibles.

Los viajes de cuatro días del Sky a Isla, con una capacidad superior a los 2 mil pasajeros, fueron extendidos primero hasta diciembre y luego hasta 2018.

“Cuba es un destino espectacular y estamos teniendo una increíble demanda de nuestros clientes para disfrutar de la belleza y riqueza cultural de La Habana y de su gente. Estamos muy contentos de brindar nuevas oportunidades a nuestros huéspedes para experimentar este destino increíble en 2018”, comentó entonces Andy Stuart, presidente y CEO de la línea Norwegian Cruise Line”.

Para 2018 la compañía ya anunció nuevas rutas a Cuba con un segundo barco, el Norwegian Sun. Con la posibilidad de transportar cerca de 2 mil pasajeros, este crucero comenzará a navegar a La Habana a partir de mayo y su salida será desde Puerto Cañaveral, en Florida.

Norwegian apuesta fuerte por Cuba

Además, la demanda también es “extraordinariamente fuerte” para los viajes de Oceania Cruises este año y el próximo, según Del Río. El próximo año, las tres líneas de cruceros de Norwegian volverán a navegar a Cuba.

El alza de Cuba coincidió con un trimestre mejor que el esperado por la compañía, que vio aumentar sus ingresos hasta los 1.3 mil millones de dólares, un incremento del 13,3 por ciento. Los beneficios subieron de unos 145 millones de dólares en el segundo trimestre de 2016 a más de 198 millones de dólares este año.

Los rendimientos netos, o ingresos netos por día de capacidad, aumentaron un 7,2 por ciento.

“Las estrellas se alinearon justo –comentó Del Río al respecto. El sentimiento positivo de los consumidores en Norteamérica y los principales mercados internacionales ha dado lugar a un sólido entorno de reservas que sigue siendo uno de los más fuertes de la historia reciente.”

Según el presidente y CEO de Norwegian Cruise Line Holdings Ltd “las tres marcas se beneficiaron de la fortaleza en cada uno de sus respectivos mercados y contribuyeron a nuestras ganancias en el segundo trimestre”.

A partir de estos resultados, la empresa reajustó sus cálculos para todo 2017, año en que espera generar ingresos récord. A ello contribuyen las “fuertes tendencias de reservas en todos los mercados” para la segunda mitad del año, de acuerdo a Wendy Beck, vicepresidente ejecutivo y director financiero de la compañía.

No solo Norwegian

Los estadounidenses no han perdido los deseos de visitar Cuba, a pesar de las anunciadas restricciones en las posibilidades de viaje y negocios con la Isla, si bien estas no incluyen los viajes en barco.

De acuerdo con especialistas en viajes a Cuba, citados por Sun Sentinel, “los negocios siguen siendo fuertes” a la espera de las regulaciones definitivas que deben ser anunciadas próximamente.

“Ha sido un gran beneficio para nosotros –comentó Ampa Manzella, gerente de viajes de Cultural Explorations Cuba en Delray Beach. Hay más negocios entrando”.

Con la ventana de los viajes individuales a la Isla a punto de cerrarse, los viajeros que podrían haber optado por comprar pasajes aéreos y estancias en hoteles por Internet por su cuenta ahora están llegando a agencias de viajes con licencia federal como Exploraciones Culturales, dijo Manzella.

De acuerdo con lo definido por el Departamento del Tesoro, el viaje de persona a persona tiene fines educativos sin grado y no involucra una organización patrocinadora sujeta a la jurisdicción de Estados Unidos.

Según Manzella, la introducción de los viajes individuales de persona a persona durante la administración Obama “había reducido los negocios a las agencias que tenían licencias” de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC).

Nuevas aclaraciones de OFAC sobre política de Trump hacia Cuba

Ahora, Exploraciones Culturales está recibiendo más consultas de los viajeros.

“Los grupos que tenemos ahora se están llenando”, aseguró por su parte Peter Sánchez, CEO y cofundador de Cuba Tours y Viajes en Miami. “A largo plazo, va a ser beneficioso para mi modelo de negocio”.

Para InsightCuba, en Nueva York, la demanda de los consumidores de sus itinerarios colectivos de personas de Cuba se ha recuperado después de haber caído justo antes y después de los anuncios por Trump de las nuevas restricciones.

“Ahora que hay más claridad, los negocios están empezando a aumentar”, explicó Tom Popper, presidente de la compañía. “En las últimas dos semanas, los negocios han vuelto a los niveles de 2016”.

Bajo la nueva política anunciada por Trump, hacer turismo en Cuba continuará prohibido para los estadounidenses. Los viajes seguirán circunscritos a las categorías autorizadas por Obama, con fines educativos, religiosos, familiares y humanitarios, aunque se realizarán ajustes.

A la prohibición de los viajes individuales de persona a persona, la nueva política también afectará a “ciertas categorías de viajes educativos en grupo”, así como viajes en apoyo al pueblo cubano, de acuerdo a las más recientes aclaraciones publicadas por la OFAC.

No obstante, los vuelos comerciales y los cruceros de Estados Unidos a Cuba no ha sido afectados hasta el momento, y nuevos operadores están entrando en el mercado.

La política revisada “realmente ha ayudado a la industria de cruceros”, afirmó Bruce Nierenberg, presidente y CEO de Victory Cruise Lines Ltd., con sede en Miami.

Victory, que comenzará a navegar a Cuba en 2018, ha reportado un aumento de las reservas de operadores turísticos estadounidenses preocupados por reservar habitaciones en hoteles cubanos que puedan tener vínculos con los militares, algo proscrito en los anuncios de Trump.

Según Nierenberg, los viajeros individuales también están tratando de ser incorporados con grupos de cruceros para cumplir con las regulaciones. “Con los cruceros no hay necesidad de hoteles porque tenemos los barcos”, señaló.

Victory Cruise Line planea operar seis cruceros a Cuba entre febrero y abril luego de la reciente aprobación del gobierno cubano. De esta forma se unirá a Norwegian, Carnival y otras compañías de cruceros que ahora ofrecen viajes a la Isla desde puertos de los Estados Unidos.

Su crucero inaugural a Cuba saldrá desde Miami el 8 de febrero en un itinerario de 14 noches a bordo del crucero Victory I de 202 pasajeros. La travesía tocará cinco puertos cubanos: La Habana, Santiago de Cuba, Trinidad, Cienfuegos y María la Gorda, gracias al menor calado de la embarcación.

Victory Cruise Lines pone rumbo a Cuba

“Tenemos una demanda mayor a nuestra capacidad y esperamos hacerlo muy bien”, señaló Nierenberg.

Después de más de medio siglo, los viajes por mar de pasajeros entre los Estados Unidos y Cuba fueron reinaugurados en 2016 con la llegada del crucero Adonia de Carnival.

En 2016 la Isla superó por primera vez los 4 millones de turistas, de los que más de 100 mil llegaron por vía marítima. Para 2017 se prevé que visiten la Isla unos 4, 7 millones de viajeros, 370 mil de ellos en cruceros, con protagonismo para las navieras estadounidenses.

En mayo, la cifra de visitantes de los Estados Unidos a Cuba superó los 284 mil, semejante a todos los llegados el año pasado.

Según una proyección del Consejo Comercial y Económico EE.UU.-Cuba, los itinerarios a la Isla de las principales compañías de estadounidenses de cruceros representarán más de 420 millones de dólares en ingresos entre 2017 y 2019.

Artículos Relacionados

Comentarios

Y volvemos a preguntar porque los Cruceros si y los Ferrys no ?

Los cubanos estamos esperando los Ferrys,primero se abaratarian los pasajes a la isla,segundo cargariamos medio Miami por esa via,tercero podemos llevar nuestros autos si alguien tiene informacion sobre este tema que nos diga,ya llevamos 2 anos esperando .,

La palabra “FERRY” esta prohibida, ninguna de las empresas que han presentado proyectos de FERRY han sido aprobadas, hay algo totalmente absurdo en esta postura, pero es la postura oficial del CUBA, NO FERRYS! vaya ud a saber…

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura