Unión Europea deroga su Posición Común sobre Cuba

La Unión Europea (UE) aprobó este martes derogar la llamada Posición Común hacia Cuba, que regía sus relaciones con la Isla desde hacía veinte años. Luego de que la semana pasada la decisión fuera tomada a nivel de embajadores, esta ha tenido finalmente efecto al ser acordada de manera formal por los 28 países miembros del bloque comunitario.

El próximo paso de la nueva política europea hacia Cuba será la firma de un acuerdo con el gobierno cubano el próximo 12 de diciembre en Bruselas. El convenio, que cuenta con capítulos sobre diálogo político, cooperación y comercio, será rubricado pocas semanas después del fallecimiento de Fidel Castro, quien gobernaba el país cuando fuera instaurada la Posición Común.

“Nos encontramos en un verdadero punto de inflexión en nuestras relaciones. Mediante este nuevo acuerdo, la UE muestra su disposición a apoyar el proceso de modernización económica y social de Cuba”, señaló en un comunicado Federica Mogherini, alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

En América Latina Cuba es el único país que no cuenta a día de hoy con un acuerdo de asociación o de cooperación con la UE. Para remediar este hecho, el ejecutivo europeo y el gobierno de la Isla entablaron negociaciones durante dos años hasta cerrar en el mes de marzo el marco diplomático que será firmado dentro de unos días. Se prevé que en representación de Cuba viaje a la capital belga el ministro de relaciones exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla.

“Cuba reconoce de manera particular, la alta significación política de la decisión (…)”, dice el Viceministro de Relaciones Exteriores Abelardo Moreno en un comunicado. “Las decisiones adoptadas por la UE crean las condiciones propicias para la firma del mencionado Acuerdo, el cual dotará por primera vez a las relaciones entre ambas Partes de un marco contractual recíproco, respetuoso y mutuamente ventajoso para el desarrollo del diálogo político y la cooperación, incluida la facilitación del comercio”, añadió.

En septiembre la Comisión Europea, el órgano ejecutivo de la UE, había propuesto formalmente a los países del bloque respaldar el convenio negociado con Cuba. En consecuencia, había alentado a sus miembros a derogar la política restrictiva anterior, establecida en 1996 con el impulso del entonces presidente del gobierno español José María Aznar, la cual condicionaba las negociaciones entre ambas partes a avances en materia de derechos humanos dentro de la Isla.

En su primer punto, la llamada Posición Común sostenía: “El objetivo de la Unión Europea en sus relaciones con Cuba es favorecer un proceso de transición hacia una democracia pluralista y el respeto de los derechos humanos y libertades fundamentales”. Además, planteaba la necesidad de una “recuperación y mejora sostenibles del nivel de vida del pueblo cubano”, aunque no a través de medidas coercitivas que incrementaran las dificultades económicas de la población de la Isla.

De igual forma, apuntaba su interés de que se modificase “la legislación nacional en lo referente a los derechos políticos y cívicos” y anunciaba que mantendría la ayuda humanitaria. Pero esta sería distribuida “a través de las organizaciones no gubernamentales, las iglesias y organizaciones internacionales”.

Tras la sugerencia de la Comisión Europea para su derogación, Federica Mogherini había comentado que la firma de un nuevo acuerdo contractual crearía “un marco común claro para un diálogo político intensificado, mayor cooperación en un amplio abanico de áreas políticas y una plataforma valiosa para desarrollar acciones conjuntas en asuntos regionales e internacionales”.

El convenio, titulado Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, tendrá una primera aplicación de manera provisional, a la espera de su ratificación por parte del Parlamento Europeo, así como de los 28 países del bloque de manera independiente.

Esta concertación provisional solo se referirá a ámbitos de competencia exclusiva de Bruselas como la cooperación al desarrollo o el comercio, y entrará en vigor unos dos meses después de que La Habana comunique oficialmente a la UE su voluntad de aplicarla. En caso de que esta comunicación oficial ocurra en el propio mes de diciembre, el acuerdo entraría en vigor el 1 de febrero de 2017, según lo informado por la agencia de noticias AFP.

Artículos Relacionados

Comentarios

La Unión Europea como siempre en el papel de tonto útil.

Vengan ricachones del mundo! de europa! de EUA! de Asia! del mundo Arabe!! Vengan a invertir y salvar a Cuba, porque a los cubanos se nos ha prohibido hacer negocios (de verdad) y acumular riquezas… No suena esto un poco absurdo e injusto??

Antonio Toston De la Calle

7 diciembre, 2016

EL imperio ha dado el placet a Europa y esta obediente cumple. Señor, sí Señor.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura