Ciudad flamboyán

La Habana está anaranjada. En estos meses los flamboyanes de la ciudad dejan de ser árboles deshojados, como de filmes de horror, para llenarse de flores y colorear las calles más mustias. Alguna vez se soñó hacer túneles de flamboyanes que cobijaran al transeúnte del sol del trópico. Los tendidos eléctricos no colaboraron mucho. Pero en no pocas vías habaneras se goza, a pesar de todo, de sombra anaranjada.

Artículos Relacionados

Comments are closed.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura