En San Valentín, besos

Es 14 de febrero y nos lo dicen las tiendas, los puestos de flores y los vendedores ambulantes. No pocos saben que en fin se trata de un pretexto para invitar al consumo, pero aún así la gente agradece el convite de regalos y besos.

Esta muestra de Kaloian Santos Cabrera toma como punto de partida el beso; imágenes tomadas en diferentes lugares de Latinoamérica que provocan también otras lecturas más allá del beso mismo. ¿Quiénes se besan? ¿Qué hace del beso un símbolo tan fuerte, que trasciende códigos y convenciones culturales? ¿Por qué nos besamos?, se pregunta el autor e impela con sus fotos a algunos amigos en busca de respuestas.

El sociólogo argentino Horacio González dice entonces: “Un beso es un acto íntimo, y nunca deja de ser íntimo –en su obcecada costumbre– por más que se convierta en un espectáculo público. La esencia del beso es la capacidad de suspender el mundo por un instante y arrojarlo por la borda, con magnífico desdén. El beso es ese misterioso contraste entre lo irreductible de la intimidad, y las banderas espléndidas que pueden rodearlo. Pero se trata apenas de un rodeo, un merodear. Pero ninguna bandera, ninguna inscripción de la historia, se desmerece cuando un beso se deposita a sus pies, con revolucionaria indiferencia”.

"El beso no es silencio ni palabra, es música. La pequeña y reverberante transgresión universal: la muerte del miedo, la muerte de la muerte. O es tal vez la palabra perfecta y la más bella forma del silencio. Entonces es música, breve y atávica, el fin y el principio del mundo". Jo Goyeneche, músico argentino. Foto: Kaloian.
“El beso no es silencio ni palabra, es música. La pequeña y reverberante transgresión universal: la muerte del miedo, la muerte de la muerte. O es tal vez la palabra perfecta y la más bella forma del silencio. Entonces es música, breve y atávica, el fin y el principio del mundo”. Jo Goyeneche, músico argentino. Foto: Kaloian.
"Los higienistas terminaron siendo racistas; en cuanto al beso afirmaban que es peligroso porque transmite microbios. Los pacatos terminaron siendo clasistas; en cuanto al beso afirmaban que es peligroso porque es inmoral. Ambos coincidieron en que el beso es peligroso. ¿Será porque el beso es revolucionario?". Eugenio Raúl Zaffaroni, abogado argentino. Foto: Kaloian.
“Los higienistas terminaron siendo racistas; en cuanto al beso afirmaban que es peligroso porque transmite microbios. Los pacatos terminaron siendo clasistas; en cuanto al beso afirmaban que es peligroso porque es inmoral. Ambos coincidieron en que el beso es peligroso. ¿Será porque el beso es revolucionario?”. Eugenio Raúl Zaffaroni, abogado argentino. Foto: Kaloian.
"Nos surgen besos que son resistencia a la rutina, que son una recompensa por lo que estamos viviendo. Ese es nuestro beso, el que irrumpe en cualquier tiempo y lugar. El que materializa el derecho a tomar el amor donde quiera que esté, a vivir con amor cualquier momento de la vida. Victoria Trípodi, artista plástica argentina. Foto: Kaloian.
“Nos surgen besos que son resistencia a la rutina, que son una recompensa por lo que estamos viviendo. Ese es nuestro beso, el que irrumpe en cualquier tiempo y lugar. El que materializa el derecho a tomar el amor donde quiera que esté, a vivir con amor cualquier momento de la vida. Victoria Trípodi, artista plástica argentina. Foto: Kaloian.

 

Comentarios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Solución migratoria

La caricatura