Olas

Casi siempre el Malecón habanero es un lugar apacible, asiento de enamorados y pescadores; paseo para turistas, vendedores y travestis; muro de los lamentos de tantos… Pero algunos eneros el mar se enoja y las olas cruzan furiosas la calle.

Este lunes, como ocurriera en 2016, el agua inundó la zona baja de la capital. Decenas de familias fueron autoevacuadas y aunque no se reportan pérdidas humanas, muchos fueron los estragos materiales. El inmenso oleaje y las inundaciones transformaron el paisaje de esta parte de La Habana.

Foto: Gian Carlo Marzall

Foto: Gian Carlo Marzall.
Foto: Gian Carlo Marzall

Foto: Gian Carlo Marzall.
Foto: Gian Carlo Marzall

Foto: Gian Carlo Marzall.

Artículos Relacionados

Comentarios

Publicidad

Las noticias en tu buzón

Publicidad

Sorpresa

La caricatura