Revista OnCuba Edición No.44

Diciembre-Enero

Magazine suscription

La Habana nuestra

La villa de San Cristóbal de La Habana, la capital cubana, celebró su aniversario 498 hace apenas unos días.

Creo que todos tenemos una Habana propia, que cambia de matices, dueña de un olor y un sentimiento para quien la haya gozado y padecido. La Habana es distinta en cada barrio y auténtica para cada ser humano que la siente.

Quienes la amamos no podemos pensar en La Habana de hoy sin Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad, su más ferviente y apasionado amante. Desde finales de los años 60 del siglo pasado, Eusebio ha liderado las obras de conservación y restauración de una ciudad que se expande más allá del sitio histórico fundacional, centro que, sin dudas, salvó del desastre. Su principal mérito ha sido trabajar sin descanso, educar, convencer y enamorar a todos de La Habana.

En 2012, apenas unos meses después de creada OnCuba, entrevistamos a Leal. En aquel momento nos dijo algo sobre La Habana que no he podido olvidar: ”Más que un conjunto de definiciones y de memorias, La Habana es un estado de ánimo”. Este número de OnCuba es una invitación especial a visitar La Habana, y queremos que sea también un homenaje a la labor que –bajo el mando de su fiel protector– emprende la Oficina del Historiador en la reanimación del tejido urbano y social de la ciudad.

Incluimos en esta edición un regalo especial a nuestros lectores: el fragmento de un texto de la reconocida poeta, ensayista, investigadora y crítica literaria Fina García Marruz sobre las cartas de José Martí. Acercamiento de inapreciable sensibilidad al alma del patriota y poeta nacido en La Habana, cuyo aniversario celebramos el 28 de enero.

Desde las páginas de OnCuba les invito a visitar La Habana, la ciudad que se abre al mar que la rodea y la mantiene alerta; la ciudad del malecón y de calles adoquinadas, de recónditos lugares, de edificios rotos y restaurados, de baches, de sábanas tendidas al viento, de pregones, de carros antiguos… la ciudad del encanto que construye la gente que la habita.

Tahimi Aboleya

Directora editorial

La Habana, como cualquier ciudad, tiene el tamaño y la textura que uno decide. Su luz blanca, su olor a hollín atravesando el tiempo, los rostros adustos, enmohecidos, los muros roídos. Su vanidad, su elegancia demodé, su ritmo acompasado. Todo eso ...