Cataluña: el derecho a decidir

Llegué a España el 21 de noviembre de 2015. Justo ese día se jugaba el clásico de la Liga Española de Fútbol en el que dos emporios deportivos de alcance planetario, el Real Madrid y el FC Barcelona intentaban, una vez más, dirimir sobre el césped una rivalidad que supera lo deportivo y se instala en lo sociopolítico, en lo histórico.

Llegué a Cataluña, específicamente a Tarragona, sabiendo que se trataba de una sociedad compleja –aunque no pretenciosa ni especial, como suelen endilgarle algunos– y con el desafío de aprender un idioma que no necesitaría, teniendo en cuenta que una buena parte de los catalanes son perfectamente bilingües, tan decentes como para recurrir al castellano cuando detectan que el interlocutor no entiende su idioma. También muchos hablan inglés. Otros el francés y el árabe. Son cosmopolitas y multiculturales, descendientes de un antiguo pueblo de empresarios y mercaderes, que no de conquistadores ni guerreros. No les va el asunto de la violencia militarista. No se les da natural.

Desde mi llegada, he tratado de mantenerme al margen de los rollos políticos de mis amigos y conocidos, situados en su mayoría en el entorno de la izquierda republicana, antimonárquica y anticapitalista.

No voy a negar que conecto abiertamente con la causa de la independencia catalana. Siempre les digo a mis amigos con orgullo que su bandera estrellada e independentista se inspira en la nuestra, y que el contingente extranjero más numeroso que combatió en la Guerra Civil Española del lado republicano fue el de los cubanos. Luego recuerdo que no tiene sentido que un cubano advenedizo venga a meter la nariz en lo que no debe. Pero esta vez no pude esconderme.

El presidente catalán, Carles Puigdemont, y la alcadesa de Barcelona, Ada Colau, encabezaron este lunes una concentración en la plaza Sant Jaume de Barcelona en protesta por las cargas policiales del domingo para impedir el referéndum sobre la independencia de Cataluña. Foto: Alberto Estévez / EFE.
El presidente catalán, Carles Puigdemont, y la alcadesa de Barcelona, Ada Colau (al centro), encabezaron este lunes una concentración en la plaza Sant Jaume de Barcelona en protesta por las cargas policiales del domingo para impedir el referéndum sobre la independencia de Cataluña. Foto: Alberto Estévez / EFE.

Los preparativos para celebrar el Referendo Independentista fueron arduos y sutiles. Se sabía que el gobierno español vendría a por todas, movido por una mentalidad anacrónica, incapacitada para reconocer que estamos en el siglo XXI y que el país precisa de una reforma constitucional –que el gobierno del Partido Popular se niega a poner sobre la mesa de las negociaciones– para actualizar el corpus legal, pero también el imaginario de un Estado plurinacional que prefiere la etiqueta hegemónica de Nación de Naciones.

El debate pasa siempre por ahí. Que muchos en España todavía piensan que más se perdió en Cuba.

Por primera vez se gestó la más inverosímil de las alianzas políticas contemporáneas. La Candidatura de Unidad Popular, más radical en sus ideas, forzó a la Izquierda Republicana y al Partido Demócrata de Cataluña a maridarse por conveniencia mutua bajo la bandera del independentismo. La alianza apostó fuerte a la ruptura definitiva, irreversible y total, con el Reino de España. Para ellos no hay Plan B ni salidas de emergencia.

Aunque la movida había empezado hacía muchos meses, con el aburrido pero habitual e inevitable peloteo parlamentario, todo se decidiría la fecha pactada: domingo 1ro de octubre. La noche previa centenares –quizás varios miles– de voluntarios habían ocupado con antelación y beneplácito calculado los colegios electorales, para evitar que las fuerzas de la Guardia Civil y la Policía Nacional, movilizadas por miles y alojadas en costosos buques –uno de ellos con dibujos animados de la Warner Brothers– acabaran echando por tierra el esfuerzo de mucho tiempo.

La noche la pasamos en vigilia feliz. Cervezas. Conversaciones con picante y algún cigarro para los ansiosos. Largas caminatas en círculos de los que no conseguían dormir. La consigna era concentrarnos a partir de las 05:00 de la mañana, no como en una operación bélica bien planificada sino para estar allí y celebrar, o ejercer, el derecho a decidir. Así de sencillo. En España, tras el 15M y el despertar de la consciencia adormecida, las movilizaciones sociales van más del palo de la rumba catalana que de los disturbios, innecesarios y costosos, y que al final pagan los contribuyentes. Más que lógico.

El del domingo fue un amanecer apacible. Los catalanes asistiendo, desde bien temprano y en grupos familiares a votar, como si aquello fuera una fiesta. No se respiraba tensión en el ambiente. Más bien una alegría cerebral, contenida, como de la que tanto disfrutan los catalanes, tan poco dados a los aspavientos folklóricos. Pero era una sensación engañosa. Con el nuevo día llegaron las furgonetas cargadas de policías. El ambiente fue electrizante y más que tenso toda la jornada.

Lo bueno de una sociedad altamente conectada es que puedes vivir en directo las pequeñas hazañas de los ciudadanos anónimos que combaten por su derecho a decidir. En la Cataluña profunda, rural, pirenaica, los agentes del orden apenas hicieron acto de presencia. Se trata de pueblos microscópicos pero inexpugnables, habitados por unos pocos campesinos muy rudos, que situaron sus coches y tractores en la entrada de la localidad y no hubo Dios que los moviera de ahí.

El gobierno central sabía que debía concentrar su atención y esfuerzos represivos en las grandes ciudades, las capitales de provincias y algunas que otras poblaciones, habituales focos de independentistas intransigentes que se dejan aporrear con valentía para demostrar su punto de vista pacifista. Fue lo que sucedió. Los antidisturbios entraron en tromba, sin pedir perdón ni permiso, sin hacer pedagogía ni profilaxis social. Sin hablar.

Con cascos, escudos, gases lacrimógenos, porras y escopetas que disparan pelotas de gomas y están prohibidas por las fuerzas del orden, intentaron acallar el clamor popular. No lo consiguieron nunca.

Es cierto que requisaron urnas, muchísimas, y que cerraron colegios, o los destrozaron. Pero solo para que media hora después abrieran de nuevo y la gente siguiera ejerciendo su derecho democrático a elegir. No había forma de que la Guardia Civil y la Policía Nacional pudiesen impedirlo. Un dispositivo de seguridad ciudadana se activó de manera espontánea y eficiente.

Informantes sobre ruedas, en bicicletas, carros o motocicletas los seguían a todas partes, para avisar por dónde iban, con tiempo suficiente para que los vecinos y apoderados de los colegios electorales escondieran las urnas y las boletas comprometedoras.

A los uniformados les daba lo mismo. Cargaban con una violencia sin sentido contra ciudadanos que los esperaban con los brazos en alto, cantando, no porque se rindieran de miedo, sino porque iban en paz. Los machacaron sin reserva.

En varios lugares incluso hubo encontronazos institucionales entre la Guardia Civil y la Policía Nacional del lado español y los Mossos D’Escuadra y los bomberos por el otro. Poco importaron los observadores internacionales y las decenas de líderes políticos de Europa y el mundo que desaprobaron la gestión de la crisis secesionista por el gobierno de Rajoy.

En Tarragona no fue muy diferente. Sabíamos que intentarían entrar donde estábamos. Seguían una estrategia concéntrica. Primero asediaron y tomaron los colegios de los barrios obreros del extra radio urbano, donde la afluencia de voluntarios y votantes era mucho menor. Luego, se acercarían al núcleo histórico de la ciudad para golpear de manera quirúrgica en los colegios electorales más grandes e importantes.

No lo consiguieron tampoco. El zafarrancho de combate electoral duró el día completo. Nos rondaban las furgonetas azules, intentando detectar el momento de debilidad en la barrera humana que bloqueaba el acceso a la Escuela Oficial de Idiomas de Tarragona. Éramos cientos. Algunos con muy malas pulgas y unas ganas enormes de liarse con la policía. Que eso mola, como dicen por aquí.

Me tocó ser un vigía como tantos otros. Creamos un perímetro de seguridad alrededor del edificio, que contemplaba patrullas de uno o dos voluntarios que cambiaban de lugar y aspecto cada una hora. Algunos se movían con mucho sigilo, vestidos de ciclistas de domingo, cuando en realidad vigilaban y estaban en contacto por móvil todo el tiempo con los coordinadores. Fueron capaces incluso de detectar agentes de la secreta. Nunca fueron agredidos de palabra ni acción.

Les habían perdido el rastro a las urnas para requisarlas antes de ese día. Los catalanes les jugaron cabeza y las compraron bajo otro criterio comercial válido. Igual ocurrió con las papeletas, de las que se imprimieron tantas como para que votara España y Europa en su conjunto. Además, cada ciudadano podía votar donde pudiese o quisiese, previendo –como ocurrió– que algunos colegios electorales caerían bajo la bota militar.

El día acabó de manera previsible. En la televisión los tertulianos de las distintas fuerzas políticas en pugna se desgañitan tratando de hablar más alto y de último. En la calle, la gente joven se fue de juerga, esta vez acompañada por los mayores, algunos centenarios o nonagenarios, los mismos que eran aplaudidos en cada colegio electoral cada vez que, casi a rastras, o en sillas de ruedas, acudían alegres.

Una mujer deposita su voto para el referéndum indepedentista de Cataluña en la Escola Collaso i Gil de Barcelona. Foto: Juan Carlos Cárdenas / EFE.
Una mujer deposita su voto para el referéndum indepedentista de Cataluña en la Escola Collaso i Gil de Barcelona. Foto: Juan Carlos Cárdenas / EFE.

Nadie sabe qué pasará a partir de este lunes, cuando se deba volver al trabajo, pero no les preocupa. El martes hay huelga general de 24 horas y eso les dice que quizás pronto haya una Declaración Unilateral de Independencia, con todo lo que esto puede significar ahora. Por lo pronto, lo único verdaderamente objetivo son las estadísticas de la jornada, no tanto por los más de ochocientos heridos –algunos de ellos con contusiones graves–, sino porque el objetivo principal fue alcanzado. Más que todo, el golpe de efecto de una asistencia y participación preocupante para los Borbones como casa real europea.

Tras el recuento manual de unas 2,262,424 papeletas, que representan el 49,7 por ciento del padrón electoral, más del 90 por ciento de los asistentes apuesta por el sí, aunque representan sólo el 37,8 por ciento del censo. La participación sería inferior a la de la consulta del 9 de noviembre de 2014, cuando votaron 2,3 millones de personas. La abstención alcanzaría el 58 por ciento del total y sería mayoritaria, según las cifras de la Generalitat.

Lo curioso, y eso lo viví en carne propia, es que mientras leían los resultados, justo cuando mencionaban la cantidad de papeletas que se manifestaban por el no, los partidarios del sí solo atinaban a aplaudir entusiasmados. Ellos sabían que habían ganado y contra eso ni la Guardia Civil ni la Policía Nacional, sin tricornio y con bastón, tienen nada qué hacer.

Artículos Relacionados

Comentarios

Suena todo muy patriotico. Me recuerda las arbitrariedades que se cometieron en Cuba por alla por el 1959 a nombre de la revolucion. Esto me la manda a decir una amiga:
…lo estoy pasando muy mal, no puedo decir (públicamente) lo que pienso… (Los independentistas) te preguntan si has votado y nos llaman ‘fachas’ (facistas o partidario del facismo) por decir que ‘no quiero la independencia’, y yo no soy de derechas en absoluto”.
“…por real decreto de ellos (los independentistas), mañana tenemos huelga, y no tendremos servicios mínimos. ¿Desde cuándo un gobierno alimenta y apoya una huelga general? Anoche hubo cacerolada, y tiraron petardos para celebrar esta pantomima, hay gente que ha votado hasta 3 veces”.
“…llevo toda la semana que (cuando) voy a trabajar, tengo que gritar ‘VIVA LA INDEPENDENCIA’, para poder entrar (a mi trabajo). Te apuntan en una ‘lista negra’, como yo la llamo’, si ven que no quieres la independencia”
“Hemos estado rodeados por todas partes de cuerpos de seguridad, ¡con lo que impone vivir asi!”
“…la noche de antes de las votaciones, toda la noche, tuvimos volando helicopteros…”
“A mi pareja, que trabaja para una empresa extranjera le han dicho que ‘se llevarán la Empresa, si sale la independencia’ con lo cual generarán más paro y malestar a las personas que no la queremos (que no quieren la independencia de Cataluña, del resto de España) y esto es un no parar…”
“¿Te parece poco? fuera sólo se ve lo que ellos (los independentistas) quieren, por eso ahora han declarado la guerra a los periodistas.”
“… no, yo no puedo manifestar mi malestar, tengo tres hijos y uno va a la universidad y por nada me gustaría que la tomaran con él por decir yo lo que pienso.”
“No les tengo miedo, es responsabilidad de lo que puedan hacer a mi familia”

Rolando Leyva Caballero

2 octubre, 2017

Estimado Rey. No dudo que todo lo que cuenta tu amiga sea verdad. Al menos en parte. O no. También puede ser pura paranoia o fantasía. Lo que escribí es mi experiencia del día de ayer y de buena parte de mi estancia por acá. Testimonio, de alguien que estuvo aquí, ahí, ayer, sumergido voluntariamente como un mirón indiscreto que trata de entender la situación. La que expondré ahora es mi opinión personal y pequeña. Voy punto por punto, no para desmontar tu argumentario, sino para exponer otras razones o soluciones posibles, porque lo que se precisa en España, en Cataluña, con urgencia, es diálogo, no confrontación ni demostraciones de fuerzas nacionalistas en pugna, que el juego en tal sentido tiene lugar no solo del lado catalán. Primero. No son fenómenos análogos la Revolución Cubana y el Proceso Catalán. Para nada. Unos accedieron al poder, los revolucionarios cubanos, mediante el ejercicio de la violencia armada. Aquí, ahora, se está forzando, es cierto, una ruptura definitiva con la institucionalidad política española desde la movilización social pacífica, que no otro es el camino escogido, y que siempre ha sido declarado públicamente. En segundo, te soy completamente honesto. Más allá de las agresiones verbales a los agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional, que las hubo, las hay, y las habrá, no conozco de ningún tipo de presión social para que nadie declare de que lado del asunto está. Lo que dije en el artículo es real. Ahí están las imágenes grabadas. Muchos hicieron ostentación de su españolismo acérrimo en las calles el domingo, y muchos días y semanas antes, y lo único que recibieron a cambio fueron las gracias por aceptar el desafío de votar a favor del no y un palmadita cómplice en la espalda. Hay desaveniencias y fracturas por motivos ideológicos. Cierto, pero por el momento no conozco de ningún caso documentado de persecucion política por disentir del proceso. Se armaría tal pollo en los medios madrileños que se escucharía en la luna. Por cierto, los periodistas de la muy oficialista TVE hoy denunciaron las presiones que recibieron para distorsionar lo que estaba ocurriendo en Cataluña ayer. Busca las imágenes y declaraciones. Son de acceso público y gratuito. Están en red. Están en español. Las únicas listas que se armaron por acá, ninguna negra, fue la del padrón lectoral potencial, donde solo podrían votar los catalanes mayores de edad y debidamente empadronados. Catalanes entiéndase cualquiera con nacionalidad española y domiciliado en cualquier parte de la comunidad autónoma catalana. Yo no podría votar, aun cuando estoy en trámites de recibir la nacionalidad española y empadronado en Tarragonna hace casi dos años. En cuanto a los helicópteros eran los de la Guardia Civil y la Policía Nacional. El espacio aéreo de Barcelona fue restringido para los vuelos civiles. Así que el ruido lo hicieron ellos. No los independentistas. Te garantizo que hay mayor algarabía en Barcelona tras una victoria del FCB que la que anoche suuestamente no dejó dormir a los vecinos. Los cuerpos de seguridad que han rodeado a Barcelona son los mismos que vuelan los helicópteros ruidosos. Guardia Civil y Policía Nacional, traídos por miles y a la carrera desde toda España. En cuanto a las empresas extranjeras. Es tal la inestabilidad en Cataluña que tras el Brexit inglés Barcelona es la gran favorita para acoger la sede de la Agencia Europea del Medicamento. Un botón de muestra apenas. La supuesta fuga de capitales o empresas no pasa de ser una suposición que puede o no concretarse. Habrá que ver. En cuanto a la guerra contra los periodistas. ¿De veras? Hace apenas un cuarto de hora comenzó la huelga general en Cataluña y están todas las agencias españolas haciendo su trabajo, bajo mucha presión, evidentemente, y con razón, porque como siempre no han propuesto una interpretación poliédrica ni objetiva del asunto, sino que han polarizado la opinión pública del resto de España contra los catalanes pero ahí están. Yo que sigo más o menos La Sexta, que no me gusta ni un poco el tratamiento que le han dispensado el asunto, está emitiendo en directo. En cuanto a los universitarios fueron de los primeros y más entusiastas en sumarse al proceso. Suspendieron clases. Acamparon en los campus. Se incorporaron a las prtestas de manera pacífica. En resumen. Se respira cierta tensión. Si. La normal en estos casos. En cualquier caso habrá que esperar el desarrollo de los acontecimientos pero por el momento los catalanes independentistas están dando un gran ejemplo de civismo en un momento crítico de su historia. No puede decirse los mismo del gobierno de Mariano Rajoy. Tan solo dale un vistazoo a las portadas de los principales periódicos europeos y verás las reacciones de consternación y rechazo a la violencia policial. Es lo que puedo comentarte al respecto. Ojalá otros muchos se sumen al debate. Lo importante es hablar.

En realidad opinar desde lejos no es facil, pero no todo lo que esta saliendo en la prensa es tan pristino como lo que describes. Hay fotos de banderas sovieticas junto a la bandera catalana, hay denuncias de que metieron niños en los colegio electorales para usarlos como escudos, que si hubo violencia de parte de los manifestantes. No me creas a mi. Es lo que estoy leyendo incluso en La Vanguardia. Por lo demas, soy de la opinion de que se le debe dar esa oportunidad de elejir al pueblo y evitar todo tipo de acto de violencia. En definitivas ese plebiscito no es legal. yo lo hubiese permitido como termometro y luego tratar der canalizarlo por las leyes vigentes. Catalunya nunca podra ser miembro de la Union Europea pues para eso se necesita unanimidad y no la hay ni la habra. La izquierda catalana ha comenzado un proceso de fraccionamiento no de España, mas bien de Catalunya. Ya veremos lo que pasa. en el plano personal me da igual. Me gusta Catalunya y me gusta España.

alain Lopez

3 octubre, 2017

Es interesante el tono Orweliano que le puedes dar a tus historias, no pongo en duda la narrativa antes leida, esta en todos los diarios y los canales de noticias se han hecho eco de estos sucesos. Lo llamativo de esto es, como puedes hablar de negociacion con una coalicion que como tu mismo escribiste que: ” La alianza apostó fuerte a la ruptura definitiva, irreversible y total, con el Reino de España. Para ellos no hay Plan B ni salidas de emergencia.”, no se, de haber habido un mediador poco se pudiera haber hecho con este frontal atrincheramiento. Lo paradogico de esto es que es de muy Catalan ir siempre a la contraria de casi de todo, ya que mientras Europa apuesta fuertemente por la Union, con mayusculas, Catalunna se arriesga al Secesionismo, si porque es Secesion y no Independentismo como se han encargado de publicitar, desoyendo el orden constitucional y que sus propios jueces catalanes y no el Gobierno central haya dictado que este Referendum era ilegal, nada, lo mejor para esa noble tierra y su gente.

Indiscutiblemente ahora hay variedad de criterios sobre los hechos, pero lo que no se puede negar son los resultados. El “sí” fue respaldado por la mayoría, lo que de alguna manera señala las intenciones de los catalones, lo que realmente pretenden. Ellos tienen derecho a decidir su destino. Ahora resta ver cómo continúan los acontecimientos.

Estimado Leyva Caballero, parece que lo tratan muy bien en Tarragona. Su crónica épica, escrita desde la pauta de su abierto apego al supuesto independentismo catalán (secesión a mi juicio), no puede ser imparcial y está redactada desde la perspectiva de que la historia la escriben los vencedores, en este caso. supuestos. Ignora usted muchas cosas y trata con imprudente ligereza otras: sí es cierto que los niños fueron usados como escudos humanos para proteger los colegios, sí es cierto que los no independentista están en riesgo mortal en la ciudad condal, sí es cierto que 45 minutos antes del referéndum-espectáculo variaron las reglas de juego para que los votantes pudiera ejercer el sufragio con papeletas piratas impresas en sus casas y sin sobre, sí es cierto que cada catalán pudo votar hasta 100 veces porque el censo electoral quedó deshecho, pues la INTERNET fue cortada en los colegios electorales, sí es cierto que vimos una saco de boletas que se cayó en plena calle y allí mismo volvieron a introducir las boletas reales (y muchas más ficticias). Todo fue una mentira. Eso jamás fue un referéndum más allá del echo de que estaba prohibido por el poder judicial, si es cierto que MÁS DEL 50 POR CIENTO DE LOS CATALANES, se quedaron en sus casas ante tamaña locura. Se puede sublevar una comunidad europea solo porque consideran que el gobierno central les roba dinero. Entonces, a dónde vamos a llegar ????’ este proceso de fanáticos no va a ninguna parte. Sí a una.. destrucción de una Cataluña aislada, perdida en lo intricado de su pequeña extensión, con cero apoyo internacional y la fuga de las empresas. Cuál es en realidad el enfoque ideológico que le está dando ONCUBA a este problema soberanista. ¿Por qué publican esta crónica de una cubano exiliano que debería estar ocupándose de las cosas que necesita su verdadera tierra? Está bien escrita, es amena y las imágenes son apropiadas. Pero, está envenenada y eso la desvirtúa como cuento de hadas ¡Tarragona que hospitalaria es usted con los forastero! El gobierno de España se defendió. ¡Imaginemos que hubiera hecho el gobierno de nuestro país si a los santiagueros les da por el juego de la emancipación! Uhhhh no quiero ni pensarlo… y los gringos de Trump…. uhhh ni pensarlo tampoco.

Rolando Leyva Caballero

5 octubre, 2017

Estimado Robles. Escribí un testimonio. Un recuento de los hechos que viví. NO es un artículo de opinión. No puede ni debe ser objetivo o reflexivo. Se escribió al calor de los acontecimientos. Apenas minutos después de acabada la jornada del 1-O. Vamos por puntos. Como siempre. Pues sí. Tiene toda la razón. Me tratan muy bien en Tarragona. Los catalanes son excelentes anfitriones. Sino fuera así Barcelona no sería una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Gente de todas partes que vienen acá a vivir la experiencia. Son una espectacular sociedad de acogida, incluso en momentos de xenofobia. Por otro lado para vivir debo trabajar como cualquier otro. En mi caso con un contrato temporal como recepcionista de un hotel. Hasta noviembre. Así que nadie me regala nada. Me lo gano trabajando. El periodismo es apenas una pequeña práctica intelectual que canalizo en mi tiempo libre. Pedí vacaciones en el trabajo para poder vivir el proceso íntegro. Para bien o para mal. En cuanto a los niños como escudos humanos es una afirmación ridícula, que no se sostiene por si misma. Había muchos niños en las colas para votar ese día. Por supuesto. Acompañaban a sus padres, como hubiese sido en cualquier otra votación normal. Los catalanes no son tan necios como para exponer a sus hijos al peligro de una carga policial, que debieron pensar, los agentes del orden, que no todos los que estarían en los colegios electorales serían adultos jóvenes en condiciones de aguantar un porrazo en la cabeza. Por cierto. También había mascotas. Le garantizo que estas tampoco fueron utilizadas como escudos humanos. Las teníamos entrenadas, sobre todo a los feroces chihuahuas, para morderle la punta de la bota a los antidisturbios. Es cierto. En algunos colegios las votaciones empezaron hasta tres horas después, porque fueron utilizados inhibidores de frecuencia para evitar que internet funcionara. ¿Solución? Grupos de informáticos catalanes, voluntarios, que no eran hackers de Anonymus, se presentaron a resolver el problema. Y lo solucionaron enseguida. El sistema estaba preparado para detectar a todos aquellos que quisieran votar más de una vez. En cuanto se introdujeran los datos del DNI de la persona que ya había votado antes automáticamente el sistema anulaba ese voto, y aunque el recuento fue manual esa diferencia se tuvo en cuenta. Tiene razón. El censo quedó deshecho pero siempre se basó en el civismo y la consciencia de la ciudadanía saber quienes podía votar y quienes no. Aunque estaban las listas hechas. Muchos me preguntaron si ya había votado. Y mi respuesta evidente era la misma. No tengo el derecho. Aunque estoy empadronado no soy español, no tengo la ciudadanía española, por tanto, no podía votar. No lo hice. En cuanto a la asistencia a las urnas. Quizás usted, supongo que cubano por su forma de escribir, está acostumbrado a una asistencia a las elecciones que siempre supera el 95 % del censo electoral. Eso es en Cuba. En los demás países, sobre todo en los más altamente desarrollados y sofisticados, los niveles de ausentismo, no ya de abstencionismo, son bestiales. Que solo haya votado la mitad del censo electoral no significa nada. Es lo normal. Lo que debería preocuparle es que el 90 % de esos que fueron a votar lo hicieron por la independencia. ¿O es que hay un brote psicótico de fanatismo político o de locura colectiva en buena parte de Cataluña? El Referendo estaba prohibido. Cierto. Los catalanes estuvieron intentando pactarlo con el gobierno central de Madrid desde mucho antes de llegar yo acá. Estoy hablando de años. Y nada. La Constitución es intocable. Labrada en piedra. Como la de Cuba, que establece el caracter irreversible del Socialismo. Pensaba, ingenuo que soy, que las constituciones se redactan teniendo en cuenta a las personas y no tratando de limitar sus derechos. Por cierto, hay artículos vigentes de la Constitución Española que reproducen, letra por letra, los de la constitución promovida por Franco. ¿Por qué será? ¿Que los no independentistas estaban en peligro? ¿De veras? Hubo algunos altercados, muy cierto, pero no se llegó a la violencia. Se dicen cosas peores, y suceden hechos lamentables, entre las aficiones de los grandes clubes de fútbol y eso les parece normal. En todas partes había banderas españolas en los balcones. Y nadie les tiró huevos ni piedras. Quizás alguna peineta inofensiva. Usted sabe. Ese gesto delicado de levantar el dedo del medio. En cualquier caso gracias por los halagos a mi estilo literario. Aún me estoy formando en esto del periodismo. Otra cosa. No soy emigrado ni exiliado. Soy un cubano que se alejó un poquito. En cuanto a Cataluña, para terminar, no creo que se extravíe. Reino Unido se acaba de ir de la Unión Europea. Suiza no ha estado nunca. Y no han colapsado como naciones. Quizás los primeros años sean difíciles, pero nadie dijo que la independencia sea un camino fácil pero es el camino Los cubanos sabemos algo de eso. Nos costo décadas, miles de muertes, destrucción y subdesarrollo. Por eso admiro lo que está pasando acá, aunque algunos preferirían que corriera más la sangre, que Franco no ha muerto. Lo acaban de resucitar este fin de semana.

Rolando Leyva Caballero

5 octubre, 2017

Estimado Alain López. Comete usted un pequeño error de apreciación. En primer lugar al adjudicarle el tono orweliano a lo que escribí. Ya quisiera yo tener una pizca del talento literario de ese señor. Por cierto. Orwell, cuya novela 1984 siempre ha sido puesta en los altares de los antitotalitaristas de derecha, y que no fue publicada en Cuba hasta el año pasado, combatió en la guerra civil española, del lado repúblicano antifascista. Fue gravemente herido. Casi muere, y nos hubiesemos perdido uno de los grandes monumentos de la literatura contemporánea. Nada. Que el señor Orwell era medio comunista. Pero ese es otro tema. La Unión Europea no es el bloque monolítico que usted piensa. Está internamente fracturada a niveles que no es usted capaz de percibir. El ejemplo clásico es como ha enfrentado de conjunto la crisis de los refugiados sirios y de otros países. Supongo que quizás usted sea de los que piensa que a esos musulmanes, seres humanos de segunda categoría, sarcasmo de por medio, habría que dejarlos morir a manos de ISIS o del gobierno tiránico de Siria, pero a algunos nos vale mucho la vida de cualquiera como para dejarlos al pairo. Hay varios movimientos secesionistas en Europa ahora mismo. Vaya a Bélgica y pregunte que piensan los flamencos de todo esto. No me refiero a esos encantadores pájaros de colores vivos y largas patas muy flacas. También puede preguntarle a los escoceses. Esos son otros, que como los catalanes, siempre reman contra corriente. ¿Por que será? Imagino que usted es de los que les parece que el orden inconstitucional es básico. Entonces si la represión del gobierno que sea está amparada en la constitución pues perfecto. Vaya. Eso lo deja muy mal parado. Está dando por buenos, convenientes y necesarios todos los muertos y torturados alrededor del mundo, los represaliados, en nombre del orden institucional. Imagino que usted debe ser fanático de Pinochet y Vidella. Pero de esos hay muchos en el mundo. Usted simplemente es uno más. Imagino que también debe ser fanático de Donald Trump, ese señor tan carismático, a la vez que político genial, que les lanza papel sanitario a los boricuas con la técnica del baloncesto de la NBA. Como que tiene estilo ese hombre.

Juan Manuel

5 octubre, 2017

El periodista ha dedicado todo un articulo a describir una sarta de mentiras como todo buen comunista (pero viviendo en un pais capitalista). El referendo fue un fraude, primero ilegal saltandose la constitucion, la gente votando repetidamente 3 y 4 veces sin ningun control y la violencia vino por parte de la extrema izquierda antisistema (lease la CUP) como buenos pichones de nazis. Da pena tener que leer semejante porqueria manipuladora.

Rolando Leyva Caballero

6 octubre, 2017

Estimado Juan Manuel. Lo admito. Mea culpa. Fui comunista. Hace 2 décadas. Milité en la UJC entre los 16 y los 19 años. Como otros cientos o miles de cubanos que luego recapacitaron y ahora mismo piensan diferente. Después entregué el carnet. No me sentía cómodo con la doble moral y la hipocrecía a mi alrededor. Ahora me muevo más en la cuerda de los que en Cuba, ahora mismo, peyorativamente, llamarían centristas. En lo personal me describo y siento más bien como un pensador por cuenta propia. Sigo siendo de izquierda pero muy excéptico. Hecha la aclaración. Es posible que el referendum no haya tenido todas las garantías legales, y que incluso los observadores internacionales lo declarasen de una forma u otra en el informe que redactaron poco después. Toda la razón de su parte. En lo que no coincido con usted es que la violencia vino de parte de la CUP. Si. Ellos son radicales pero no violentos. Dentro de la propia organización de izquierdas, en la que no militó ni militaré nunca, por razones obvias, exactamente juntos a ellos, hay otras fuerzas políticas mucho más extremas y partidarias de utilizar la “violencia revolucionaria”, digamos Arran, Endevant, o lo que fue en su momento Terra Lliure, pero el domingo 1 de octubre ellos no fueron los que desencadenaron el caos. Esos que usted vio vestidos de negro, con todo el equipamiento antidisturbios, armados hasta los dientes, y que se cebaron en la sociedad civil catalana a porrazos, eran los miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil. Si a usted le parece bien insistir en que la violencia la desataron los de la CUP está en todo su derecho de hacerlo. Libre expresión. Estuve allí como simple testigo y le garantizo que no fue así. Que tenga buenos días donde quiera que esté.

No se porque pienso que si el gobierno cubano apoyara la independencia de Kurdistan y no apoyara la de Cataluña como ha hecho, aquí el debate hubiera tomado otro camino.
El autor toma una posición absolutista y se imagina mas de la cuenta. No necesariamente una persona que no este de acuerdo con la independencia de Cataluña por eso tiene de estar de acuerdo con dictadores militares como Videla y Pinochet. Por lo menos yo nunca he estado a favor de esos dictadores.
Rolando mira, yo estoy a favor de la Independencia de Cataluña o de secesión si quieres llamarla así y no me arrepiento de haber votado por Donald Trump. ¿Que etiqueta me pondrías?

Me parece bien que el autor haya realizado lo que el define como un articulo tipo testimonio y no “opinion”, cuando en realidad son explicitas sus opiniones sobre lo acontecido. Igualmente parece que OnCuba tiene una politica editorial que avala la redaccion por parte de personas no avaladas profesionalmente, pero bueno es parte de la pluralidad informativa en la que vivimos y que particularmente se disfrutan bastante. Lo más interesante, respetando el contenido del artículo, son los debates originados en los comentarios, asumiendo que muchos de los que le escriben al autor son cubanos, me llama poderosamente la atencion como quienes se sitúan en contra definen el referendum como “sedición”, mas aún curioso cuando en Cuba, la covertura mediática coloca nuestros medios demostrando la inoperancia e inactividad politica del actual gobierno español. Me pregunto entonces ¿qué medios habrán consultado quienes han escrito sus comentarios? Una vez más ganan las ideologías de los medios sobre las experiencias personales, esas que el autor del artículo enfatiza como alegato de defensa a lo contado. Si puedo arribar a una conclusión OnCuba se sitúa a favor del referendum independentista en Cataluña o Catalunya, sería bueno corregir esta afirmación. Gracias.

El Bicho

6 octubre, 2017

Hay algo que quisiera saber y que Rolando me explique ya que no soy Español, solo un cubano aislado y un poco desinformado.
¿ Es Cataluña o fue un Estado, Republica Nacion o Reino independiente alguna vez por que no veo en la Constitucion Española algo referido a eso.?
¿ De la poblacion Total catalana con derecho al voto, cuantas votaron por el si y que porciento representan?
¿ Esta recogiada en la Constitucion Española que los catalanes aprobaron la legalidad de este referendum ?
¿ Esta recogido en algun lado que el Presidente de la Generalit convoque a esto?.
Me parece que no se debe confundir El Brexit con esto, no obstante cuando usted hace algo ilegal, aunque le parezca correcto, no puede tener la satisfaccion de las instituciones, comparto por las imagenes que la actuacion policial fue bastante brusca pero los catalanes sabian que podia suceder, no habia observadores que garantizaran la legalidad y trasnparecia de la votacion, esas mismas imagines mostraron gente votando doble, asi que imaginense.
La Europa comunitaria no se va a dar ese lujo y los catalanes van a ver disminuida su prosperidad, miren como los ingleses se estan cuestionando su desicion asi que veremos

Pandiame

6 octubre, 2017

Rolando:
Veo que te han adoctrinado en Cuba (como a muchos de nosotros) y que has acabado adoctrinado y manipulado en Cataluña.
Tu escrito tiene una falta de rigor histórico que mueve hasta la risa y corresponde más bien a una persona que no tiene ni idea de la historia de España y de sus territorios. El lavado de cerebro es evidente.
Yo creo que ni tú mismo eres consciente de las barbaridades que escribes. Así que los catalanes vienen de un pueblo antiguo de empresarios y mercaderes, vamos a ver Rolando, ¿Que invento es ese del pueblo antiguo, cuál es ese pueblo antiguo?. Deberías saber que por esas zonas y toda la península se fueron asentando diversos pueblos y se fueron mezclando entre sí, los primeros pobladores fueron los celtas y los iberos, de su fusión los celtíberos y así sucesivamente fueron derivando en otros que se iban asentando en diversos territorios. Pero ya la carcajada llega con lo de los empresarios, me desayuno ahora que había un pueblo antiguo de empresarios en la antiguedad ¿En serio?. Esa palabra no viene a cuento con ese tiempo Rolando, por favor. Es cierto que bajo la influencia de fenicios y cartagineses, no solo esa región sino todo el mediterráneo se dedicaba al comercio al igual que otros pueblos y regiones.
En algo tienes razón y es que no les va nada lo de guerrear (hay excepciones) más bien su comportamiento fué cobarde (los historiadores utilizan el término ineficaz) en la antiguedad y te pongo de ejemplo un escrito donde se habla de esto:
En 1542, el III duque de Alba, Fernando Álvarez de Toledo, tuvo que supervisar los preparativos en Cataluña para una posible invasión francesa. Ante la poca moral y el pobre estusiasmo mostrado por los soldados catalanes, el duque recomendó el envío de tropas reales. «He echado un vistazo aquí a algunos de los soldados reclutados, y estoy tan insatisfecho con ellos que casi no me atrevo a comentárselo a Su Majestad. Le ruego que ordene con la mayor urgencia se sirvan hombres procedentes de Castilla y de otras regiones donde se recluten», reclamó el III duque de Alba. «De dinero hay grandísima necesidad, y esta gente de catalanes no tendrán comedimiento (mesura) de esperar la paga».
A ver Rolando, para que te alfabetices:
Primero: Cataluña no existía en la antiguedad. La Región que hoy ocupa, formaba parte del Reino de los Francos, hoy Francia, y estaba constituida por condados, entre ellos uno que se llamaba Barcelona. Esos condados eran conocidos como la marca hispánica ya que los territorios que delimitaban eran los de España (Hispania). El nordeste español mantuvo la estructura condal varios siglos, hasta el tratado de Corbeil (1258). Por este tratado se acordó que los condados franceses en territorio hispano pagarían su vasallaje a la Corona Aragonesa y los españoles en suelo francés, a la Corona Carolingia.
Jaime I hizo de todos aquellos señoríos feudales una amplia comarca que con el tiempo se acabo llamando «Cataluña» con Fernando II, quien instituyo dicha región administrativa.

Pandiame

7 octubre, 2017

Primero, mi agradecimiento a la revista Oncubamagazine por permitirnos el debate y por ese bombardeo beneficioso de artículos que nos mantiene en vilo sobre nuestra realidad y la de otras partes también y que casi no nos da tiempo a leer por la gran cantidad que tenemos disponibles a diario. Gracias.

Para Rolando:
Sigo con este tema porque tu artículo es bastante irresponsable y puede traer confusiones, lo que llevaría a la gente a creer lo que no es. Una cosa es dar una opinión y otra bien diferente es mentir y dar una versión muy parcial de los acontecimientos.
Este proceso de ruptura viene ya desde hace muchos años, pero tenemos que centrarnos en lo que ha ocurrido desde 1978 hasta la fecha que es el período de la historia de España en que se instaura una democracia verdadera y constituye el de mayor estabilidad política (no exenta de problemas por el tema vasco), social y de bienestar para el pueblo español que pasó del aislamiento internacional a ser uno de los países más desarrollados del mundo, en casi 40 años, ¡¡¡Admirable!!!, ya quisiera yo esto para Cuba por un día. Es esto lo que los nacionalistas catalanes y vascos quieren romper, se lo quieren cargar, aprovechandose de todas las dádivas y concesiones que le han hecho – craso error- los diferentes gobiernos españoles precisamente para mantenerles contentos, pero ya se ha visto las consecuencias que traen los buenismos, primero el dedo, despues las manos, despues se cogen todo el cuerpo y pasa lo que está pasando.
Cataluña, antes de serlo y despues de serlo siempre ha formado parte de España, siempre, eso que quede muy claro. Todo su arsenal se basa en el falseamiento continuo de la historia, mienten descaradamente para justificar sus pretensiones, dicen que fueron un reino, cuando es una soberana mentira, pertenecían al Reino de Aragón y eran condados como dije en mi anterior comentario. LLevan adoctrinando más de 30 años a generaciones de catalanes y a gente como Rolando con la permisividad de los gobiernos españoles y ahora se cosechan las tempestades.
Imaginense foristas que en los libros de textos para los niños (porque desgraciadamente les han dado competencias en Educación y Sanidad Pública) en uno de Geografía llegan a decir que el río Ebro es un río catalán que nace en tierras extrañas, ¿Que se puede esperar de semejante manipulación? Viven en la mentira y se alimentan de ella para justificar sus aspiraciones. Todo vale. Imponen la lengua catalana por encima del castellano, a pesar de que ambos idiomas son cooficiales en Cataluña. Multan a los particulares que rotulen sus negocios en castellano. Existe una asociación que se llama Catalunya Acció, cuyo presidente Santiago Espot ha chivateado a más de 3000 comercios por rotular (escribir) sus letreros en español. El odio a todo lo que huela a español lo inoculan. Vulneran el derecho que asiste a los padres para que estudien sus hijos en español y les imponen el catalán, si esto no es falta de libertad, ya me diran ustedes. Se está produciendo en Cataluña la misma fractura social entre familias, como ocurrió en Cuba, padres, hijos, hermanos, abuelos que no se hablan por ser español o independentista, triste, muy triste eso, lo sabemos muy bien nosotros los cubanos, la familia es lo primero carajo.
Dice Rolando que el Estado Español venía a por todas, ja ja, pues claro hombre ¿Que Estado de Europa o de otras partes con un mínimo de sentido común, no va a por todas cuando se vulneran sus leyes, en que mundo tú vives?, bastante blando y cobarde ha sido el gobierno español con esta situación.
¿Mentalidad anacrónica del gobierno del Partido Popular? Será la tuya Rolando que vives todavía en el sueño de las Revoluciones, en el delirio de la lucha de clases y toda esa mentira que suelen esgrimir los izquierdistas, que son más burgueses y oportunistas que los que guillotinaron en Francia en 1789.
A ver Rolando, ¿Quién dice que hay que reformar la Constitución?¿Quién plantea el derecho a decidir?. Es cierto, sin duda la Constitución se puede reformar, pero siempre dentro del marco legal establecido, no saltandose la ley a la torera o por un capricho y eso además está previsto en la propia constitución española en el Título X que se llama ” De la reforma constitucional” en sus artículos 166, 167,168 y 169. Ponte a leerlos, estudia que te hace falta.
Votar es democrático, todos tenemos derecho a decidir, pero dentro de unos límites, y ese límite es la ley, si todos nos la saltamos pues esto se convierte en una anarquía, en un barco sin rumbo o peor en una dictadura a lo cubano o venezolano que es a donde quieren llevar a Cataluña, ponle el cuño y de paso desestabilizar España y al resto de la Unión Europea porque en esto hay también intereses externos y ya nos podemos imaginar de donde vienen.
Bueno imaginense que yo, como todos tenemos el derecho a decidir, quiero que la Habana sea independiente y planteo un referendum, salvando las distancias, me lo puedo inventar y me hago con una masa que me sigue en el proyecto ¿Me lo permitirían?, pues va a ser que no, lo mínimo que me llamarían es loco o tarado, las cosas no se pueden cambiar a capricho, todo tiene que estar dentro de un orden (la Ley) y con un consenso entre las fuerzas políticas y es así como se cambian las cosas no por la fuerza porque si no estaríamos peleandonos eternamente cada cuál defendiendo o queriendo imponer lo suyo. Es lógico.
En cuanto a las fuerzas del orden, pues precisamente esa es su función, mantener el orden y la seguridad ciudadana, si alguien vulnera esto, su función es actuar y si hay que dar palos y reprimir para que se respeten las leyes hay que hacerlo, es lícito y lógico. Los independentistas es precisamente lo que andaban buscando, la foto de la policia reprimiendo, para despues hacerse las víctimas, que si España es el Estado opresor, policía asesina, fuerzas de ocupación y otros cánticos por el estilo cuando son ellos los que están provocando esa actuación policial ¿Que esperaban, que los agentes se quedaran cruzados de brazos como si hicieron los Mossos de Escuadra que es la policia de Cataluña de forma vergonzante y traidora con sus compañeros?, pues no señor.
Seguro Rolando que no has puesto aquí las fotos de las turbas enardecidas (caramba ¿a que me recuerda esto?) cercando los hoteles donde se hospedaban los policias nacionales y la Guardia Civil, muchos con sus familias, gritandoles hijos de puta, fuera de Cataluña y otras lindezas, si fuera una fuerza represora de verdad hubieran cargado contra esas masas y posiblemente hubiera que lamentar muertes que gracias a Dios no se ha producido que es realmente lo que andan buscando esta gentuza para armarle una buena al gobierno español, pero en la mayoría de los casos han evitado las provocaciones y se han mantenido dentro de sus cuarteles. Vamos Rolando pon esas fotos también, la de los escraches a los policias, el como le faltan el respeto a la autoridad, el de la joven que dijo que le habian partido los dedos de la mano uno a uno y resultó ser mentira, eso está en video, no me lo invento.
Te recomiendo que critiques también a la policía cubana cuando arrastra a las damas de blanco y despues en las estaciones le dan galletas, empujones, vejaciones y alguna que otra paliza ha caído, claro eso no está filmado y para terminar las dejan a varios kilómetros de sus casas.
Claro que la policia española al lado de la cubana son angelitos de la caridad, pero literalmente.
Así que Cataluña independiente, No em fotis Rolando, no em fotis.

Rolando Leyva Caballero

7 octubre, 2017

Estimado Pandiame. Por su apodo es difícil discernir si es hombre o mujer pero deduzco que es todo un señor porque en algún momento conjuga los verbos como si lo fuera. Entonces. Estimado Sr. Pandiame. Hablemos. Olvídese por un momento que tengo una licenciatura en Historia del Arte, un Master en Ciencias Sociales y el año que viene un doctorado en Historia del Arte por la Universidad de Valencia, por cierto, fundada en 1499. Cuando aquello España aún no existía como Reino de España, quiero decir, con la actual delimitación territorial, pero eso no tiene la menor importancia. Su réplica demuestra tres verdades insoslayables. Uno. Sabe leer. Domina el castellano, lo cual para mí es un alivio pues apenas tengo el nivel B3 de catalán. Así que hablemos en “español”, que me encanta mi idioma materno. Imagino, con suerte, que de cubano a cubano. Ojalá sea así. Dos. Tiene muy buena conexión a internet, que los que venimos de Cuba sabemos apreciar. Tres. Sabe usted copiar y pegar, habilidades informáticas aparte, aunque le digo que wikipedia no es una fuente confiable. Es lo primero que nos enseñan en la asignatura La redacción de artículos científicos. En 1978 se establece una constitución que da paso, según usted, a 40 años de estabilidad y prosperidad. Bien hasta ahí. Completamente de acuerdo. Teniendo en cuenta lo que se había vivido hasta entonces es verdad. El asunto se complica cuando hurgamos en quien ejerció el poder hasta par de años antes y cómo fue el proceso de redacción del texto fundacional de la democracia española. Por si no lo sabe ocurrieron varios intentos, ciertamente fallidos de establecer varias repúblicas, catalanas y españolas, frustradas, sobre todo la de los años ´30, por la rebelión militar de extrema derecha y nacional catolicista que desembocaría en la dictadura franquista. Era un tirano de mierda, Francisco Franco, pero como buen católico y anticomunista que era El Caudillo eso hace que usted perdone todos sus pecados capitales. Que solo mató y arrojó a la cuneta y fosas comunes a más de 350 000 “españoles”. Las cifras, muy conservadoras, son del gobierno español. Eso que ahora usted llama monarquía parlamentaria fue precisamente obra de ese señor enterrado en el Valle de los Caídos, que no convocó en vida, ni muerto, un plebiscito ni referendo ni una asamblea constituyente, para la redacción del texto correspondiente. Vino, y muy dedocráticamente, designó como su sucesor a Juan Carlos, Rey Emérito y padre del actual monarca Felipe VI, que no recuerdo que alguien lo haya elegido. Antes su padre hubo de abdicar para que pudiese subir al trono el muchacho, que había que refrescar la imagen de la monarquía digo yo, de cara a la opinión pública internacional, y nacional, debido sobre todo a los excesos habituales de Juan Carlos. Eso como que muy democrático no es. Digo. Lo de la sucesión familiar. Ahora bien, hasta un punto establece usted una diferenciación que da a lugar a pensar, y usted lo reconoce sin darse cuenta, que la cuestión territorial nunca fue bien resuelta. Usted habla de vascos y catalanes, y los distingue de los españoles, y lo hace sin percibir que siempre ha sido así. Que son culturas y nacionalidades diferentes. Fíjese que hablo de culturas y nacionalidades, no de un estado nación, un concepto que surgido en el siglo XIX ayuda a entender la forma de organización política de ciertos territorios muy diversos que se unen en algún momento bajo una autoridad centralizada y única. Quizás el mejor ejemplo sea el de la República Italiana, y mucho antes, el de la República Francesa o de los propios EE.UU., pero imagino que para usted esos no son ejemplos de gobiernos ni países democráticos. Si vamos más atrás tiene razón. Cataluña no existía, por lo menos nominalmente, hasta el siglo XI, con ese nombre quiero decir. Hispania, toponímico del cual deriva España, y que proviene del latín, se refería, sobre todo, y en primer lugar, pero no exclusivamente, a los territorios o colonias romanas en lo que es ahora,y solo ahora, el Reino de España, y que tenía sus dos ciudades más importantes en la costa del Mediterráneo. Le recuerdo como se llamaban: Barzino y Tarraco. ¿Le suenan conocidas? Por supuesto. Son Barcelona y Tarragona. Que aun faltaban más o menos 1500 años para que Madrid apareciera en el mapa. Que tampoco existía. Primero tendrían que expulsar a los musulmanes que durante 800 años campearon por sus respetos sin que los muy católicos y siempre españoles, que no sabían que lo eran, lo de ser españoles, los expulsaran. ¿Usted ha leído sobre Historia Medieval de España? No sé donde porque “España”, tal y como es ahora, no existía físicamente delimitada como es en la actualidad. “España”, entonces, era una retahila de coronas cristianas, en guerra entre ellos y con los reinos musulmanes; intercambiaban territorios unos con otros en conflictos que duraron siglos. Si acaso, el germen de la actual España, habría que buscarlo y encontrarlo, con algo de buena voluntad historiográfica, en el enlace dinástico de los llamados Reyes Católicos. Por si no lo sabía previo a ese matrimonio, hubo un enlace dinástico, varios siglos antes, entre un conde de Barcelona y una reina aragonesa. De Aragón. No de Castilla ni de León. Eran reinos diferentes y en litigio constante. Si usted busca en el mapa actual Aragón es un territorio tan o más grande como Cataluña pero no lo suficiente como para abarcar toda la península. Que también está el resto de “España” y Portugal, que por cierto, también estuvo bajo la égida española y que ahora ya no es reino. Pero los portugueses también son unos malagradecidos engreídos que no quieren ser parte de España, como no lo es el Peñón de Gibraltar. Por cierto. ¿Por qué el gobierno de España no envía sus ferrys cómicos a recuperarlo en una fulgurante campaña militar? ¿Será que tienen miedo que los británicos le partan la cara nuevamente como hicieron con la Armada no tan Invencible? Hablando de eso. ¿Que hacía Mariano Rajoy en Washington una semana antes del referendo? Seguro que fue a por papel sanitario, que la crisis en España arrecia. O a pedir permiso a su Majestad porque estaba acojonado. Volviendo al tema. Muchos de esos huesos históricos, reales y nobles, pero no españoles, están enterrados en la Catedral de Barcelona o en el Monasterio de Poblet, en plena ruta cistercense, a medio camino entre Tarragona y Lleida. Es decir, si acaso los catalanes fueron monárquicos o realistas no fue bajo la corona de España. Por lo menos no al inicio. Es cierto que Cataluña nunca ha sido república en el sentido convencionalmente aceptado de la expresión, pero si usted se remonta a la historia, sus instituciones, la Generalitat, por poner un ejemplo apenas, no es un invento del siglo XX, como muchos pensarían. La campaña de difamación que usted lanza no tiene sentido alguno, más cuando insiste en señalar que en Cataluña se odia a los castellanos hablantes, a los españoles en general. Los cientos de miles de emigrantes económicos castellanos, y de otras regiones, que vinieron acá desde las partes más pobres de Andalucía y Extremadura, que aún lo siguen siendo hoy, encontraron acogida y refugio en Cataluña. Nunca se les obligó ni necesitaron hablar catalán para encontrar trabajo y prosperar. Por supuesto. Imagino que usted sabe que Francisco Franco prohibió el uso del catalán en todos los ámbitos, que usted debe considerar un idioma de mierda, el catalán quiero decir, cuando lo denosta tanto. A lo mejor le jode que los catalanes sean mayoritariamente bilingües, mientras los demás, a excepción de los vascos y galegos, por lo general, solo hablan castellano. Pero eso no es una infamia ni una limitante. Imagino que usted, al igual que el Ministro de Educación de España durante el primer mandato de Rajoy, pretenda “españolizar” Cataluña, es decir, erradicar el idioma y las costumbres, muy diferentes por cierto, que a esos catalanes subversivos no se les puede permitir, según el gobierno, ni una gota de autonomía. Que para algo se les tumbó el Estatut no hace mucho. Hablando de adoctrinamiento y de respeto a la Ley. La constitución cubana establece el carácter irrevocable del Socialismo y la imposibilidad de organizar otros partidos políticos aparte del PCC. También contempla medidas punitivas inmediatas con los que no piensen igual. Deduzco por sus palabras que es una postura policial que usted comparte, la de reprimir a la sociedad civil, en este caso cubana, cuando entra en conflicto con el stablisment. De veras que quisiera tener este debate con usted cara a cara, en un marco civilizado y respetuoso, pero mi réplica ha sido, tristemente, más larga que el propio artículo. Mis disculpas a los lectores, pero nunca está de más hacer pedagogía e intentar desmontar las muchas mentiras que circulan y desvirtúan el proceso independentista o secesionista catalán. Que no es perfecto ni del todo legal según las normas vigentes, pero que en algún momento se intentó pactar, como hicieron los ingleses con los escoceses y los canadienses con los quebequenses. Pero esos píases tampoco son un ejemplo fiable de democracia. Solo la española lo es. Algunos piensan que lo mejor para Cuba hubiese sido seguir siendo colonia española o ahora un estado libre asociado de los EE.UU. Algunos seguimos prefiriendo una independencia imperfecta que quizás algún día de lugar a una democracia modélica. Que todavía, como usted bien me acusa, soy de los que sigue creyendo en la posibilidad del cambio. Saludos respetuosos.

Despues de esta segunda muela isufrible del articulista quiero recordarle que ese resumé de titulos universitarios se los puede ahorrar ya que la carrera de Historia del Arte no es mas que un globo sin utilidad y Ciencias Sociales otro globo mas grande aun. De cualquier manera sigue el articulista diciendo mentiras, medias verdades e inexactitudes para confundir a los lectores, propio de los integrantes del Departamento de Orientacion Revolucionaria (DOR) Por lo demas no se puede comparar a Cuba con Espana ni en suenos. Finalmente dediquese Ud a comer fabada asturiana y jamon pata negra porque es muy facil ser “revolucionario” desde lejos. ¿Como le dicen a eso doble moral o poca verguenza?

La Constitucion española de 1978, no reconoce el francionamiento de España, ni la secesion, ni la independencia de una de sus regiones, en este caso Cataluña, entonces por que negociar con los independientistas catalanes? Que beneficios traeran al resto del pais? Sin embargo, a los que desde Cuba apoyan la secesion de Cataluña, les recuerdo que la constitucion cubana de 1976, esa que mando a fabricar a su medida Fidel Castro “al sastre” Blas Roca Calderio, reconoce el derecho a un referendum tras la recogida de 10,000 fiarmas. Y cuando el disidente Owaldo Paya las recogio, tanto Ricardo Alarcon, a la sazon de jefe del parlamento cubano, como Fidel Castro como jefe de estado, se pasaron las 10 mil firmas por “la entrepierna”, pero tambien la letra y el espiritu de la constitucion cubana. Y miren donde esta Paya? Asi que tengan un poquito de memoria y no poyen lo que no son capaces de hacer en Cuba para buscar un cambio despues de 6 decadas del mismo gobierno. YO le llamo a ese gesto de Uds , inmoralidad, cobardia, mediocridad, oportunismo y ceguera politica

Los catalanes, que disfrutan de los beneficios de la democracia, el estado de derecho, un generoso sisitema de Seguridad Social y una libre empresa, de las mejores de Europa. Aun asi, el autor dice “que los catalanes tienen derecho a decidir”. Y los cubanos, que carecemos de todos estos beneficios, no tenemos derecho a decidir, le pregunto al autor?

Pandiame

8 octubre, 2017

Rolando:
Voy a dejar a un lado sus sarcasmos y no me voy a ir por la tangente como ha hecho usted refiriendose a historias que nada tienen que ver con mis comentarios. Con mi respuesta doy por terminado el debate.
1- Detesto la autosuficiencia y por tanto quién la practica. Esto es un debate, sus títulos no me interesan.
2- El nombre de España viene de Hispania que es un término que usaban los romanos para referirse a la península ibérica como unidad, de la misma manera que antes los griegos le llamaban Iberia a todo el conjunto peninsular, el origen del nombre Hispania, se le atribuye a los fenicios, así que de latín nada. A principios de nuestra era ya se le llamaba España (a pesar que es obvio que no era lo que es ahora), lee las “Etimologías” de Isidoro de Sevilla, que vivió entre el 550 y 650 DC aproximadamente.
3- Sobre la información que te puse al final, en el primer comentario, lee el libro “La nación catalana no ha existido nunca” de José Oses Larumbe de 1932.
4- No sé las razones por las que traes a Franco al debate, yo no lo he mencionado, pero ya que lo traes y que dices que es un tirano de mierda, deberías decir que los otros eran unos republicanos y unos anarquistas de mierda, para emparejar la cosa vaya, ambos bandos cometieron atrocidades, ¡¡¡AMBOS!!! y está documentado, así que no des lecciones de tiranía que tú vienes de una, para eso se hizo la democracia española, para curar esas heridas y no andarse con jueguitos independentistas de mierda.
5- Lo de la monarquía parlamentaria lo has escrito tú, eso no aparece en ninguno de mis dos comentarios. Es la forma política del Estado Español, votada en referendum LEGALMENTE y aprobada por la gran mayoría del pueblo español y muy especialmente Cataluña.
6- Sobre el idioma catalán, ni lo denosto ni me interesa, me da igual que sean bilingües que trilingües, es a ellos a quién les tiene que interesar el hablarlo. Yo hablo español. La envidia no forma parte de mi educación. El ministro del que hablas metió la pata con esa declaración, pero que se puede esperar de un político, ignorante al fin, no se dió cuenta que Cataluña ya es española desde hace mucho tiempo, ¿o será que pasa algo allí y por eso lo dijo?. Ya te puse ejemplos en mi escrito de como se persigue el español allí si no lo quieres ver es tu problema.
6- No me interesa el debatir con usted cara a cara, usted es un desagradecido al país que le ha dado una nueva oportunidad en su vida, que se llama España por si lo ha olvidado, pero si le recomiendo que debata con un profesor español de Historia, fuera de Cataluña y preferiblemente que no sea de izquierdas, que no es que no digan la verdad, es que desconocen lo que es la verdad, mejor con uno que tenga sentido común, apolítico, suelen ser rigurosos tanto con las luces como con las sombras.
Como compatriota le deseo salud y éxitos, que salga adelante.

Rolando Leyva Caballero

9 octubre, 2017

Estimado José. Ojalá los cubanos pudiésemos ejercer el derecho a decidir sin que en ello nos vaya la integridad física y la libertad personal. De veras que sí. Por eso es por lo que abogo precisamente. ¿O usted piensa que soy militante con carnet del PCC o la UJC? Que no es que sea denigrante pero no comparto ese ideario a ratos. No se confunda. Cuando aún vivía en Cuba tuve que confrontar muchas veces el demonio de la intolerancia estatal y partidista. No soy un héroe pero tampoco un pusilánime inerte. Mi esfera de influencia se reducía entonces a un aula universitaria en la UO. Y desde ahí intenté humildemente lograr que mis estudiantes desarrollaran la capacidad de pensar y opinar por cabeza propia. A cuenta y riesgo personal. Si le sirve de consuelo, imagino, estoy de acuerdo en un 0 % con las políticas represivas del estado policial cubano cada vez que las ejerce, contra quien sea, por lo menos en el campo de la política y el derecho a la libre expresión. Usted habla de mí como si acaso refrendara con mis palabras y mis actos la anacrónica y estática constitución cubana de 1976. En lo absoluto. Soy partidario lo mismo de una reforma que de una asamble constituyente que nos ayude a superar el estatismo legal que atosiga a Cuba y sus ciudadanos con derechos muy limitados. Soy un republicano convencido pero no a la manera de los partidos de derecha ni de los extremistas de izquierda. Mi posición intermedia, que no neutral, es la de los que apostamos por la justicia y la equidad, no de los que destilan odios. En cualquier caso lo único que expone el señor Eddy es el prejuicio habitual contra las Humanidades y las Ciencias Sociales. Imagino que usted, un superdotado, debe ser egresado en Astrofísica por el Instituto Tecnológico de Massachusetts y trabaja para la NASA.

…” no comparto ese ideario a ratos. No se confunda”… Quisiera saber que significa eso? O acaso es una declaracion “ameboide”, justamente para confundir? Por lo demas ningun desprecio por las humanidades aunque realmente no me incline hacia ellas. Y nada de la NASA, soy un obrero al que no le gustan (al igual que Pandiame) las autosuficiencias, y cuando se es insuficiente menos todavia.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura