Censuran obras de prisioneros de Guantánamo

Una exposición de arte con obras de prisioneros de la Base Naval de Guantánamo levantó polémica y provocó que el Pentágono le impidiera a los reclusos sacar sus cuadros de prisión y los amenazó con incinerar las obras.

La nueva política del Pentágono es una “censura artística” más propia de regímenes autoritarios que de estados democráticos como Estados Unidos, dijo a Efe la comisaria de “Ode to the sea: art from Guantanamo Bay” (Oda al mar: arte de la Bahía de Guantánamo), Erin Thompson.

Los reclusos podían conservar sus lienzos y sacarlos fuera de prisión a través de sus abogados, pero las normas cambiaron después de la esta exposición que estrenó en octubre la universidad especializada en justicia criminal, John Jay de Nueva York.

Allí se pueden ver hasta enero 36 obras de arte, entre cuadros y esculturas, realizadas por ocho reclusos del penal de Guantánamo, cuatro de ellos ya liberados.

El mar, la libertad

La mayor parte de los óleos tienen un elemento en común: el mar. En 2014, un huracán amenazó Cuba y los trabajadores de la prisión levantaron por unos días los toldos que impedían a los presos ver la bahía de Guantánamo.

“Sentimos algo de libertad al mirar hacia el mar”, explica en el catálogo de la exposición el recluso Mansoor Adayfi, autor de uno de los paisajes marinos de la muestra.

Familiares de víctimas del atentado de las Torres Gemelas mostraron su rechazo a la exposición y, tras el revuelo causado, el Departamento de Defensa estadounidense limitó el uso que los presos pueden hacer de sus creaciones artísticas.

En los últimos días, a los abogados de los prisioneros se les ha denegado la posibilidad de sacar de prisión las pinturas de sus clientes, a quienes se les ha advertido que si alguna vez son liberados, no podrán llevarse sus cuadros porque serán incinerados.

Reproducción de la pintura hecha por el recluso del penal de Guantánamo, Khalid Qasim, cedida por el John Jay College of Criminal Justice. Foto: John Jay College of Criminal Justice / Efe.
Reproducción de la pintura hecha por el recluso del penal de Guantánamo, Khalid Qasim, cedida por el John Jay College of Criminal Justice. Foto: John Jay College of Criminal Justice / Efe.

Cuadros “bonitos”

Thompson, también profesora de arte criminal, dijo que las obras no representan amenaza alguna porque el proceso creativo se somete a un minucioso escrutinio.

“Tienen muy restringido lo que pueden pintar y lo que no. Dibujan bajo muchas normas y se supervisa que no haya ningún mensaje de violencia en el cuadro, ni implícito, ni explícito”, señaló la comisaria.

La experta cree que el mayor incentivo para acercarse a ver la exposición es que los cuadros son “bonitos” y nadie se imagina que presuntos terroristas encerrados en una cárcel de alta seguridad pinten “playas, barcos o flores”.

Thompson dijo que, sin embargo, los cuadros muestran “tristeza” y logran “emocionar” a los visitantes, y se defendió de las críticas argumentando que vienen de personas que no han visto la exposición.

¿Pero aún existe Guantánamo?

La controversia devolvió al foco mediático la prisión de Guantánamo, donde permanecen 41 hombres acusados de tener vínculos terroristas, de los cuales solo diez han sido condenados o tienen cargos presentados en su contra.

“La reacción más común de la gente que ha oído hablar de la exposición era: ¿pero aún existe Guantánamo? ¿No la habían cerrado ya?”, dijo la comisaria, quien añadió que 10,000 visitantes han visto las obras.

Thompson dice que otros familiares de víctimas del terrorismo la han felicitado y le aseguraron que ellos son los primeros que quieren un juicio para los presos que residen en el penal lo antes posible.

Las personas interesadas en comprar un cuadro o una escultura, pueden hacerlo, siempre que el preso haya sido liberado.

Para algunos reclusos de Guantánamo, el arte es la única vía de escape que tienen y les mantiene cuerdos, según Thompson. Por ello, “si queremos que estén en su sano juicio para que puedan cumplir su condena, no se les puede privar del arte”, añadió.

Reproducción de la pintura hecha por el recluso del penal de Guantánamo, Muhammad Ansi, cedida por el John Jay College of Criminal Justice. Foto: John Jay College of Criminal Justice / Efe.
Reproducción de la pintura hecha por el recluso del penal de Guantánamo, Muhammad Ansi, cedida por el John Jay College of Criminal Justice. Foto: John Jay College of Criminal Justice / Efe.

¿Qué hacer con Guantánamo?

Guantánamo es la más antigua base naval de EE.UU. en el extranjero y se mantiene a pesar del reclamo constante de Cuba por su devolución y de su condición ilegal.

La instalación ganó aún mayor notoriedad cuando la Administración Bush la convirtió en una cárcel en 2002, para recluir a sospechosos de terrorismo en un territorio fuera del alcance de las protecciones constitucionales. Se convirtió en un lugar de vejaciones y torturas.

“Qué hacer con los prisioneros que aún quedan en Guantánamo sigue siendo una desagradable pregunta que no ha sido respondida”, dijo meses atrás Ernesto Londoño, en The New York Times.

En su texto desarrolló temas como la legalidad del lugar según las leyes internacionales y la necesidad de su existencia.

“¿La presencia continua de Estados Unidos en Guantánamo es válida según las leyes internacionales? La respuesta directa es no”. Aunque para altos funcionarios militares estadounidenses “sirve como punto de tránsito para los refugiados cubanos que son interceptados en el mar (…) También ha servido como un centro logístico de respuesta a desastres naturales”, dijo.

Pero Cuba exige que la Base cierre, por una cuestión básica de soberanía nacional. Y existen vías para la devolución.

“La presencia estadounidense en Guantánamo ha sido desde hace mucho una espina en la psique cubana, un recordatorio de una época de dominio estadounidense que se enseña temprano y con frecuencia en las escuelas cubanas”, dijo Londoño.

El académico cubano Carlos Alzugaray se refirió con anterioridad, por ejemplo, a la posibilidad de que La Habana solicitara a la Corte Internacional de Justicia la opinión sobre la legalidad de la presencia estadounidense en Guantánamo. En otro caso, pudiera presentar una nota diplomática detallada exigiendo que se le regrese el territorio.

“Podría presentarse de manera constructiva”, le comentó. “Sería razonable que nos pidieran diez años para irse”.

Efe / OnCuba

Artículos Relacionados

Comentarios

La cárcel de Guantanamo es una prueba más de que USA no es una democracia. Tienen personas presas sin siquiera haberle hecho juicio por décadas, sin hablar de las torturas. Es desvergonzado USA acusar a Cuba de violar derechos humanos cuando ellos controlan semejante antro en suelo cubano

Karel,siga comentando.
Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico. ¡Esta es una revolución! Y un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro.”Che Guevara.

delarosa, peor hicieron Robespierre, Danton, Napoleon y muchos más que hoy en día son héroes de Occidente. Toda Revolución comete errores. La nuestra es quizás la menos sanguinaria de todas las que han existido. Pon las cosas en perspectiva. Además, estamos hablando del infierno que tienen tus amigos “demócraticos” en Guantánamo Bay.

¿Robespierre, “Héroe de Occidente”? ¿Quien te dijo eso? Dalton sí, que por oponerse a Robespierre y combatir el Terror murió guillotinado. Las revoluciones no cometen “errores”. Cometen crímenes. De ser así Nikita Kruschev en el XX Congreso del Partido Comunista de la URSS hubiera hablado del “error” que se cometió en haber matado a 20 millones de rusos.

Pero a estas alturas es mejor hablar de que todas las revoluciones llegan tarde o temprano a su fin. Todo cambia y todo se acaba. Incluso La Revolución Francesa tuvo su “Plaza de la Revolución”. Mantuvo su nombre por un tiempo, no fue hasta la Contra-Reforma que su nombre cambio al que mantiene hasta el día de hoy, “Place de la Concorde”; (Plaza de la Concordia).
“Los días mas felices de mi vida los pasé en Paris” ( Raul Castro )

Bueno, Tony, si las revoluciones solo cometen crímenes, por qué los franceses celebran la toma de la Bastilla y los USAmericanos el 4 de julio? Yo sé que tú quieres nuestra versión de Luis XVIII, pero al final los ideales de la Revolución son los que perduran. La historia no tiene marcha atrás

Personas presas?. Son TERRORISTAS!. Algunos los han liberado y han regresado al campo de batalla. Gracias que les proveen pintura y papel para perder el tiempo. Eso se paga con el dinero de los contribuyentes. Si fuse del otro lado de la frontera ya estuviesen fusilados, como los negritos de la lancha de Regla.

Yeyo, genial, breve pero contundente!!

Karel, Han habidos muchas revoluciones en el mundo. No todas son iguales. Aquellas que no cometieron todo tipo de salvajadas son aquellas que han dejado un legado positivo a la Humanidad. La Revolución Americana es un buen ejemplo. Las que se han basado en el Terror y en Crímenes contra la humanidad o han fracasado o han tenido que dar marcha atrás. Los dos mejores ejemplos en la Historia Moderna son la Revolución Comunista en Rusia y en China.
Unos de los mitos de la izquierda es creer que la Historia inexorablemente sigue un Progreso Lineal. O que todo lo moderno es mejor.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura