Cuando escuché a Raúl y a Obama

Cuando escuché a Raúl y a Obama

¡Por fin…!, gritó mi vecina, y agregó otra palabra irrepetible. Todavía las letras se me tuercen. La noticia la dejo destilar al interior. Miro frente al sol que me come los ojos.
Mi vida entera la he vivido bajo el diferendo Cuba-Estados Unidos. Diferendo es una palabra diplomática, claro. Cincuenta y tres años han dejado no pocas sajaduras que ahora son preciso cruzar.
La profunda filosofía de Gandhi se revela como anillo al dedo: “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”.
Cuando escuché a Raúl y a Obama este 17 de diciembre, recordé a mi vecino Roberto, ex combatiente de Playa Girón (1961), quien jamás pudo recuperarse y vivió recluido como mutilado de guerra.
En Juan Carlos, mi compañero de estudios, que cumplió su sueño de ver a Michael Jackson en un concierto en vivo. Y en Armando, que no alcanzó el suyo, porque su embarcación se la tragó una ola antes de la Florida.
En el rostro inolvidable de Evangelista. En los medicamentos que estaban en la otra orilla, pero que debieron cruzar medio mundo antes de llegar a su cama.
En Pete Seeger cantando La Guantanamera. Y en Beba, una guantanamera que se quedó sin música, cuando intentó ver a su hijo emigrado al Norte, y fue rechazada una y otra y otra vez en la Oficina de Intereses.
En el Mundial de Béisbol de Santo Domingo 1969, en la final Cuba-Estados Unidos. Y en el grito de victoria de Boby Salamanca.
En Celia Cruz y en Ernest Hemingway.
En un adolescente contra el cristal, procurando un par de zapatos para estrenar el nuevo año.
En las cercas de Caimanera.
En mi madre frente a la cocina, haciendo su banquete con arroz… y cariño.
Tantos recuerdos.
Pero de todos, me quedo con un pequeño, absorto, que mira a Mickey Mouse. No pregunta nada, es un niño cubano que ríe en paz. Noventa millas más allá, un niño norteamericano hace lo mismo.

Artículos Relacionados

Comentarios

yaaaaaaaaaaa

29 Diciembre, 2014

con perdón por los dos lados de la playa… pero sin excesos de romanticismo… prácticos, tenemos que ser prácticos, está bien la lágrima del primer impacto, pero lo siguiente es repensarlo todo, revolucionarlo todo, de nuevo, para bien… con los dos lados….

Cojoooone, disculpa, no me sale otra palabra para un post tan , tan…. no me sale de verdad.

Ariel Miranda

29 Diciembre, 2014

Profesional, Emocionante y hasta Poético…

Javier. Argentina.

29 Diciembre, 2014

Paz amigos, perdón de ambas partes. Creemos juntos una nueva Cuba. Próspero año para todos los cubanos, estén donde estén.

Genial Reinaldo !!!
Veo genial estas líneas cargadas de poesía.
Yo sigo diciendo que cada lado de la orilla solo desea eso: un abrazo y un llanto que lo perdone todo.
Ojala sea concedido !!

Julio Abreu

28 Diciembre, 2014

Como dijeron antes , sin perdón , sin amor, no hay reconciliación!!!!!

Muy ” romántico ” este artículo

Lamentos en los lados de la playa.si en miami hay gente que segun ellos han perdido a alguien por culpa de fidel allá los hay que tambien han perdido a alguien por carriles que desayuna tranquilo en una carreta.asi que,Como dicen los que creen:PERDON EN LOS DOS LADOS DE LA PLAYA.

Te dí un aplauso..!!!, sin más nada que decir.

Agustin Alberto

28 Diciembre, 2014

Hay tantos requemores,odios e intrigas,hay toda una historia de separacion.Al fin expresamos,…el fin es un nuevo principio,un nuevo camino.Sin perdones,sin amor nada podra ser logrado…

bello articulo y muy teal

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

El artista ‘of the deal’

La caricatura