El pie forzado

La perceptiva suele definir el pie forzado como un “verso octosílabo que personas del público o de un jurado imponen a un poeta-cantor para que construya un poema improvisado (por lo general una quintilla o una décima) cuyo último verso debe ser obligatoriamente el forzado”. Fue, además, dicen, “un pasatiempo de salón de moda durante los siglos XVII y XVIII en el que el poeta tenía que ajustarse a una rima prefijada, a veces extravagante, para componer un poema de tema libre o también prefijado”.

Eso es exactamente lo que ha hecho Donald Trump: tomar el sonido como apoyatura o pie forzado para revertir / desmontar la política hacia Cuba, otro paso en la dirección de borrar del mapa el legado de Obama, como lo ha hecho –o intentado hacer– en otras áreas. Mas allá de lo declarativo, lo que explica la movida no son los extravagantes incidentes sónicos iniciales, ni sus revelaciones de última hora –oh, misterio, misterio vanamente me exaltas–, sino la naturaleza de los nuevos decisores, que retoman la tradición en detrimento del cambio, y la Guerra Fría en lugar de los puentes.

Ello marca, obviamente, la diferencia con los canadienses. Pero esta vez lo hacen sin subrogante soviético, ni exportación de la revolución, ni apoyo a guerrillas, tres de las recurrencias de aquella renuencia a dialogar / normalizar con el otro. El tema de los derechos humanos tampoco ha funcionado como pivote –si acaso, en el subtexto y el contexto–, aunque se trate de una administración que, de palabra y hecho, se haya planteado renunciar a los “valores norteamericanos” en política exterior al dar un espaldarazo público a la monarquía saudí, baile de espadas incluido. O al hacerse de la vista gorda ante las peculiares prácticas del gobierno filipino, encabezado por un entusiasta de los asesinatos extrajudiciales y los escuadrones de la muerte. Eso, en breve, que politólogos, periodistas y expertos de este lado, al margen de sus preferencias partidarias, si las tienen, han llamado una de las más rechinantes incongruencias del trumpismo en estos dominios.

La sustantiva reducción del personal diplomático en la embajada de La Habana, la expulsión de personal cubano en Washington y la suspensión por tiempo indeterminado de los servicios consulares, tiene, desde luego, un primer impacto: la interrupción / congelamiento de la emigración –como se recordará, según los acuerdos vigentes, un mínimo de 20,000 personas al año. E inmediatamente un segundo: el corte de las visitas familiares –excepto que se tenga una de esas visas por cinco años, otorgadas a partir de 2013–, lo cual radicaliza una tendencia que ya venía caminando desde el año previo.

De acuerdo con el propio Departamento de Estado, en 2016 el 81,9% de esas visas no fueron concedidas, lo que ubica a la Isla en el primer lugar en una lista más bien incómoda donde aparecen Afganistán (73,8%), Guinea Bissau (71,8%), Gambia (69,8%) y Bután (67,7%). Vox populi, vox Dei: por esa razón, aunque la inmensa mayoría desconociera las estadísticas, los cubanos que hacían cola en Calzada y K para entrar al edificio de cristales y rejas altas solían designar al parquecito de la funeraria con un código hebreo: el Parque de las Lamentaciones, apelativo que cambiaban después de salir de la entrevista por otro más rural: el matadero.

Aquí hay un potencial problema de seguridad nacional que parece obviar la administración Trump, dado el impacto histórico que han tenido esos cierres al estimular y contribuir a la emigración caótica y desordenada –un fenómeno cíclico, el último tuvo lugar hace más de veinte años con la crisis de los balseros–, a reserva de que la política de pies secos / pies mojados, adoptada por la administración Clinton en ese entonces, hoy sea historia antigua. (La irracionalidad de los cubanos en eso de tirarse al agua es siempre una hipótesis no descartable, algo que han hecho encomendándose o no a una virgen aparecida flotando en la bahía de Nipe o a su equivalente popular de origen africano).

Visto desde otro ángulo, ese timonazo ocurre en un contexto interno caracterizado por la crisis venezolana, la ralentización, los costos de Irma y sus impactos sobre la vida cotidiana y el crecimiento económico, proyectado de manera bastante modesta antes del paso del huracán. Se levanta entonces la interrogante de si el giro en U constituye o no un reciclaje de la vieja idea de la olla de presión, reforzada en este caso por el llamado a que los norteamericanos no viajen como turistas, ni siquiera en grupos autorizados: hasta agosto, alrededor de 475,000 viajeros norteños habían ingresado a la Isla, un incremento del 173 por ciento comparado con igual periodo de 2016, lo cual tuvo un impacto positivo sobre la economía, tanto para el Estado como para los emprendedores privados y la cadena de servicios formales e informales asociada al turismo.

Lo decía Hegel: en el límite ya no está la cosa. La segunda flecha ya ha sido lanzada. Ahora es cuestión de ver si al final se deja el cascarón –o de si se le retira de una vez y por todas.

Artículos Relacionados

Comentarios

Señores, cambien la tipografía de este sitio, es insoportable leer.

El comentario exacto, en el momento oportuno.Todo no es más que el retorno y las prácticas indeseables,esta vez es el nuevo inquilino, como Ud. bien dice; el trumpismo. No importan los sacrificios, los que tienen que mutilar sus proyectos, que en su mayoría,son todos por asuntos familiares. Reencuentros que benefician la humandad. Por otro. Y sigue la familia en primer lugar; sufriendo la pérdida de algún miembro de su familia.
Esto ni importa, en primer lugar demostrar que; quiero borrar lo que hizo EL otro, y me voy con cualquier de estás modalidades, no importa, ya estoy donde necesitaba estar. Lo mejor de esto, es que ya la humanidad ha experimentando mucho dolor, y, no es tan fácil engañarnos.
No importa cuántos cubanos tengan que.guardar para otro momento sus aspiraciones. No importa cuántas familias, tengan que llorar “hoy” la perdida.de sus hijos, en el momento exacto cuando lo que buscaban era pasarlo bien.TODA modalidad vuelve a estar de moda..

Luis Evelio

5 octubre, 2017

Hora vayan a desfilar a la plaza y canten consignas gritando que le van a poner a Obama un sombrero de plomo.Yo lo anuncie con tiempo cuando dije…Por ahi viene Marco Rubio,y viene sonando el cuero.

Reutilio

5 octubre, 2017

Cientos de miles de cubanos no pueden hoy viajar a Cuba porque el gobierno cubano no se los permite y les niega la entrada por 8 años a su propio pais lo cual es violatorio de los derechos humanos.
A todos los cubanos para viajar a Cuba el gobierno cubano les exige una VISA y ademas se les cobra 40 dolares por dicha VISA .
El gobierno cubano le retira la ciudadania a todos los cubanos que permanezcan mas de 2 años fuera de Cuba.
El articulo 320 de la Constitucion cubana dice que no se aceptara la doble ciudadania y que si un cubano adquiere otra ciudadania se le retirara la cubana, entonces porque si hay cientos de miles de cubanos ciudadanos estadounidenses el gobierno cubano les exige pagar por el pasaporte cubano si segun la Constitucion ya no son cubanos ? Es anticonstitucional esa exigencia, pero ademas la Constitucion deberia de ser reformada porque la ciudadania cubana no se le deberia retirar a ningun cubano asi adquiera todas las ciudadanias del mundo o permanezca fuera de Cuba 30 años. Si usted nacio en Cuba usted es cubano y no importa si vive fuera de Cuba o si es comunista o no lo es, si es negro o blanco, o ateo , o catolico, o hetero o homo, o se llama Susana o Yumisisleidys , usted es cubano y el gobierno cubano deberia y tiene que entenderlo.
Porque cobrar 400 dolares a los cubanos por el pasaporte cubano y 250 dolares cada 2 años para mantenerlo vigente?
Hasta cuando el gobierno cubano va comportarse como una bestia medieval en el tema migratorio????

Julian Arozarena

5 octubre, 2017

Las profecias no pueden confundirse, en todo caso, con los lugares communes. El profeta es, por definicion, el que anuncia lo que otros no ven. Y esto se veia venir desde uno de esos nuevos planetas decubiertos por la NASA.

Elpidio

5 octubre, 2017

A llorar a otra parte que en definitiva los ladrones que gobiernan nuestra isla se han llenado la boca desde hace 6 decadas echando peste contra los americanos, y ahora como desvergonazados al fin suplicando migajas del imperio. El cubano que no pueda viajar a EU para ver a su familiar pues sencillamente que su familiar vaya a Cuba.

Julian Arozarena

5 octubre, 2017

Hablar por otro… es lo mismo que hacen los de alla abajo. Lo mas facil es cambiarle el signo al discurso y reproducirlo de este lado, en eso hay verdaderos maestros en Miami. Y al final del dia, con ese dinero de los cubanos que viajan a la Isla se queda…la dictadura.

Julian Arozarena

5 octubre, 2017

Parece que el senor Elpidio ha perdido …patriotismo.

Reutilio, algunas precisiones. Ud no pierde la ciudadania, sino la residencia, que parece lo mismo pero no es igual. El hecho que Ud tenga otra ciudadania no lo priva de la cubana y por ende, debe entrar a Cuba como ciudadano cubano. Algo por cierto, no solo le pasa a los cubanos sino tambien a colombianos, peruanos y una larga lista, donde sus nacionales tienen que usar sus pasaportes correspondientes. La parte del sentimiento ( o sea, del bolsillo) por los costos asociados es totalmente comprensible y te acompano en mis sentimientos. Pero tal vez, en vez de hacer catarsis, deberias considerar la repatriacion ( o sea, recuperar tu residencia cubana) y asi el costo y las prorrogas del pasaporte cubano se te haran mas llevaderas. Eso si te interesa en algo tu vinculo con Cuba, sino, ni te molestes y sigue criando mala sangre.

Rosa: resulta bien curioso cuantos ahora salen a defender los proyectos y asuntos familiares, y a acusar a otros de impedir los reencuentros, poniendo la familia en primer lugar; q sin dudas lo esta y deberia haberlo estado siempre. Parece q a ustedes la memoria les juega una mala pasada. Yo recuerdo perfectamente cuando en Cuba no se podia ni mencionar a los familiares q vivian en el extranjero, so pena de perder la entrada a la universidad o ser acusado de tener vinculos con los gusanos. Si de verdad le interesa la familia, por que no defiende q todos los cubanos puedan entra a la isla sin restricciones, q a los medicos cubanos q deciden ser libres se les impida retorar a la isla hasta pasados 8 años? Sabe Ud cuantos cubanos han tenido q sufrir en el extranjero la perdida de sus seres queridos simplemente porque no les permiten entrar a la tierra q los vio nacer?
Javier: Es increible el desconocimiento q tienen los cubanos de la Constitucion existente en Cuba. Si vas a defender un gobierno, lo primero q deberias hacer en conocer la Constitucion q lo ampara. Te recuerdo q la Constitucion es la Ley de Leyes, lo q significa q ninguna ley o disposicion puede ir en contra de lo q alli se establece. Si Ud es ciudadano de un pais, nadie puede quitarle el derecho a residir en ella. Es un principio elemental y universal; asi q no hay manera alguna de perder la residencia siendo ciudadano de un pais. Por otra parte, en la Constitucion de Cuba, Capitulo II – Ciudadania, articulo 32, se establece q ningun cubano puede ser privado del derecho a CAMBIAR de ciudadania. Ademas, establece q no se admitira la doble ciudadania y q al adquisirse una nueva, se perdera la cubana. Por lo tanto, si un cubano se hace ciudadano de otro pais no tendria q volver a usar un pasaporte cubano nunca mas para entrar en Cuba. Ahora, no te parece una incongruencia q digas q uno “debe entrar a Cuba como ciudadano cubano” y despues aconsejes “recuperar tu residencia cubana”?? Por fin q?? Somos o no somos ciudadanos cubanos?? O es q somos ciudadanos cubanos solamente cuando conviene al gobierno de la isla?? Una ultima cosa: el vinculo con Cuba se mantiene siempre, incluso cuando no se visita la isla. Basta ya de pretender q gobierno, socialismo, castrismo, patria y nacion son lo mismo. Si todos somos cubanos, trate de explicar las razones por las cuales ese infame gobierno cobra 400 dolares por un pasaporte nuevo y 200 por la renovacion cada 2 años, haciendo un total de 800 dolares por solo 6 años de vida de un pasaporte q solo sirve para viajar a la isla. Y recuerde q en Cuba “solamente” se pagan 100 y 20 respectivamente. Por que ese abuso extremo cuando saben q la inmensa mayoria de los cubanos va a Cuba solamente por los lazos familiares q nos atan?

Javier, ya q menciona el pasaporte colombiano, este tiene un periodo de vigencia de 10 años y cuesta 154 dolares. O sea, q 6 años de pasaporte cubano cuestan casi lo mismo q 30 años de pasaporte colombiano. El peruano aunque tiene solo 5 años de vigencia cuesta solamente 30 dolares, o sea q con lo q te cuesta 6 años del cubano puedes tener 65 años el peruano. Ah, y se entrega el mismo dia. Nada… q como los mencionaste me dio curiosidad por averiguar y hacer la comparacion…

Reutilio

6 octubre, 2017

Para Javier

Con todo respeto señor le sugiero que lea la Constitucion Cubana se dara cuenta usted que la actual politica migratoria del gobierno cubano es Anticonstitucional, usted puede afirmar lo que usted quiera pero usted no esta por encima de la Constitucion y el gobierno cubano no deberia estar por encima de la Constitucion , los gobiernos que pasan por encima de la Constitucion se convierten en estados totalitarios, dictatoriales sin marco juridicos estables y creibles y son estados fallidos. Yo no se lo que pensaran los demas cubanos que aqui opinan pero yo le voy a dar mi opinion y tal vez haya otros que piensen como yo.

Yo soy ciudadano cubano porque naci en Cuba y el simple hecho de nacer en Cuba me convierte en cubano hasta el ultimo dia en esta tierra. Absolutamente nada en el mundo me puede despojar a mi de mi condicion de cubano. Y yo no tengo que “repatriarme” porque yo nunca he perdido mi Patria , la Patria se lleva en el corazon estes donde estes, en el exterior viven millones de cubanos y los hay anticomunistas y los hay comunistas y todos son cubanos. La Patria no es el gobierno , no es el estado y los que defienden al estado , la Patria somos todos, como dijera Marti : Patria es humanidad. Como voy a repatriatme si yo nunca he perdido mi condicion de patriota , si yo nunca he perdido mi Patria. Que un gobierno establezca leyes segregacionistas y discrinatorias no quiere decir que todos las vamos a obedecer. Yo no quiero recuperar mi residencia en Cuba porque yo soy ciudadano cubano. Como voy a querer ser residente cubano en el pais donde yo naci, yo lo que soy es ciudadano cubano señor mio. Jamas he visto un ciudadano estadounidense nacido en USA que quiera tener una Green Card o sea tener residencia permanente , esas aberraciones solo se ven en Cuba. El gobierno cubano puede y seguramente continuara discriminando y segregando a todos los que no estan con el, separando y humillando a todos los emigrados y a sus familias pero que no espere reconciliacion jamas con miles de cubanos que no aceptamos un trato inmoral , y mientras persistan estas aberraciones nosotros seguiremos denunciando al gobierno cubano de todas las maneras posibles y luchando eternamente. Bien es sabido que para ese gobierno como en 1984 de Orwell La Guerra es La Paz y asi se mantiene en el poder pero gente como tu Javier es la que sufre las consecuencias , el pueblo , a menos que tu seas un revolucionario de Nike y MC Donalds. Saludos amigo.

Julian Arozarena

6 octubre, 2017

Constitucion de 1901. Ahi les dejo el art. 7:
Art. 7.- La condición de cubano se pierde:
1.- Por adquirir ciudadanía extranjera.
2.- Por admitir empleo u honores de otro Gobierno sin licencia del Senado.
3.- Por entrar al servicio de las armas de nación extranjera sin la misma licencia.
4.- Por residir el cubano naturalizado cinco años continuos en el país de su nacimiento, a no ser por razón de empleo o comisión del Gobierno de la República.

Julian y esa que citas es la que esta vigente? Sinceridad amigo , sea sincero y coherente

Julian Arozarena

6 octubre, 2017

Claro que no, amigo Florez, la que esta vigente es la Constitucion de 1976, enmendada en 1992, y en espera de nuevas enmiendas que no acaban de llegar. El derecho constitucional latinoamericano, del que Cuba forma parte, establecio la perdida de ciudadania por esas razones que ahi se relacionan. Lo hice solo para poner un poco de perspectiva, tengo la impresion de que se opina sobre el tema sin conocerlo. La Isla no se explica por si misma.
Otra cosa es que con la globalizacion y su movimiento de capital y personas, muchos paises latinoamericanos ya han cambiado eso. En mi opinion, Cuba tambien debe hacerlo.

Julian Arozarena

6 octubre, 2017

Constitucion actual: Art. 32. (1) Pierden la ciudadanía cubana:
a) los que adquieran una ciudadanía extranjera;
b) los que, sin permiso del Gobierno, sirven a otra nación en funciones militares o en el desempeño de cargos que lleven aparejada autoridad o jurisdicción propia;
c) los que de cualquier modo conspiren o actúen contra el pueblo de Cuba y sus instituciones socialistas y revolucionarias;
ch) los cubanos por naturalización que residen en el país de su nacimento, a no ser que expresen cada tres años, antes la autoridad consular correspondiente, su voluntad de conservar la ciudadanía cubana;
d) los naturalizados que aceptaren una doble ciudadanía.

Elpidio

6 octubre, 2017

Julian eres un perfecto manipulador y mentiroso. Ademas quien te dijo que yo soy patriota? A mi Cuba me importa un pito. A llorar a otra parte.

alfredo

7 octubre, 2017

pero yo veo muy bien la constitución de 1901… pero no se que tiene que ver el culo con la llovizna… el problema aquí es otro… la falta de derechos cualquier ciudadano a entrar libremente a Cuba… de comprar propiedades… de importar y exportar lo que le de la gana… además… la ciudadanía es una cosa legal… y la nacionalidad es otra cosa…

Julian Arozarena

7 octubre, 2017

Ay, Dios, para no variar, here we go again. El insulto y la descalificacion personalizada y festinada. Si Cuba le importa un pito, entonces que hace ud. leyendo y opinando sobre el el pito?

Julián, eso q publicaste es falso. Ese no es el artículo 32 de la constitución vigente. Aquí está el texto de la constitución http://www.cubadebate.cu/cuba/constitucion-republica-cuba/#c2
Ese artículo y los q le siguen dicen: ARTÍCULO 30. Son ciudadanos cubanos por naturalización:

a) los extranjeros que adquieren la ciudadanía de acuerdo con lo establecido en la ley;

b) los que hubiesen servido a la lucha armada contra la tiranía derrocada el primero de enero de 1959, siempre que acrediten esa condición en la forma legalmente establecida;

c) los que habiendo sido privados arbitrariamente de su ciudadanía de origen obtengan la cubana por acuerdo expreso del Consejo de Estado.

ARTÍCULO 31. Ni el matrimonio ni su disolución afectan la ciudadanía de los cónyuges o de sus hijos.

ARTÍCULO 32. Los cubanos no podrán ser privados de su ciudadanía, salvo por causas legalmente establecidas. Tampoco podrán ser privados del derecho a cambiar de ésta.

No se admitirá la doble ciudadanía. En consecuencia, cuando se adquiera una ciudadanía extranjera, se perderá la cubana.

La ley establece el procedimiento a seguir para la formalización de la pérdida de la ciudadanía y las autoridades facultadas para decidirlo.

ARTÍCULO 33. La ciudadanía cubana podrá recobrarse en los casos y en la forma que prescribe la ley.

No se cuantos responsables he oído a los que se les ha tildado de culpables de nuestra tragedia; “el comunismo internacional, el pacto kennedy-kruchov, el embargo, la Cia, las tendencias estalinistas, nos embarcaron, nos traicionaron, he oído que hasta la culpa la tiene “el quinto piso”, creo que se referían al del Departamento de Estado. Los cubanos solo hemos sido agentes pasivos en todo esto. Tanto el
gobierno cubano como el norteamericano “nos dan y nos quitan”. Nunca somos actores activos y responsables de nada que ha pasado en la Historia. Somos incapaces de hacerle daño a nadie. Si miramos la historia de Cuba vista desde la izquierda, desde que llego Colón a la isla hasta el momento solo hemos sido victimas de otros. Somos los eternos sodomizados. Aún de ser cierto no dejaría de ser algo muy preocupante. Con tal de quitarnos la responsabilidad personal de arriba en Cuba en última instancia; “la culpa de todo la tiene el totí”

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

[mc4wp_form id="83321"]

Publicidad

La carta bajo la manga

La caricatura