El gobierno de Trump no quiere estadounidenses en Cuba

No han sido aportadas todavía evidencias probatorias de los ataques acústicos contra funcionarios diplomáticos en Cuba, y las comunicaciones sobre el tema han estado en el nivel de las cancillerías, sin embargo, el gobierno del presidente Trump ha reaccionado una vez más como suele hacer, subiendo la parada. Lo de hoy ha sido un frenazo de los que hacen marcas en el pavimento.

Por el momento, se han dado a conocer tres medidas que afectan sensiblemente la salud de las frágiles relaciones entre los dos países y que dejan en ascuas a sus ciudadanos:

la retirada de parte de su personal en la embajada en La Habana, en lo que podría ser visto como el prólogo de un cierre definitivo;

la suspensión indefinida del otorgamiento de visas a cubanos para visitar Estados Unidos: una patada en el estómago de las familias cubanas que durante los últimos años multiplicaron sus posibilidades de contactos;

y el llamado a los ciudadanos de ese país para que se abstengan de visitar Cuba, alegando aspectos de seguridad.

El anuncio del Departamento de Estados indica que los mencionados incidentes contra diplomáticos ocurrieron no solo en sus residencias sino también en hoteles.

Aunque el Departamento de Estado reconoce no tener “informes de que ciudadanos privados estadounidenses se hayan visto afectados”, y tampoco “respuestas definitivas sobre la causa o la fuente de los ataques” se ha emitido una advertencia de viaje.

“Los Gobiernos de los Estados Unidos y Cuba todavía no han identificado a la parte responsable”, reafirma la nota dirigida al público general.

Pero, advierte Washington, “el Gobierno de Cuba es responsable de tomar todas las medidas apropiadas para prevenir ataques contra nuestro personal diplomático y los ciudadanos estadounidenses en Cuba”. Así lo expresa el documento inclinando el dedo acusador hacia La Habana.

“Debido a que la seguridad de nuestro personal está en riesgo y no podemos identificar la fuente de los ataques, creemos que los ciudadanos estadounidenses también pueden estar en riesgo y advertirles que no viajen a Cuba.”

Algo que se veía venir

Desde que a mediados de agosto de este año se estrenó la saga de los ataques acústicos, muchos analistas identificaron que a esta historia, –a lo James Bond como afirmó CNN–, se le siente en la distancia el tufillo de pretexto organizado para congelar o revertir el estatus actual de relaciones entre ambos países. Trump parece decicido a borrar el legado de Obama sobre el tema Cuba.

La reacción comienza a sentirse. El estadounidense Collin Laverty, presidente de la organización Cuba Educational Travel dedicada a programas de intercambio people to people, opinó, a través de una declaración pública, que “la advertencia de viaje es absolutamente innecesaria y contraproducente y sólo perjudicará a los estadounidenses y cubanos. ¡Debe ser levantado inmediatamente!”

“Una embajada estadounidense más pequeña incapaz de emitir visados ​​para familias separadas, empresarios que viajan a los Estados Unidos para programas de capacitación y científicos, académicos y otros involucrados en importantes cooperaciones bilaterales causarán daño significativo al pueblo estadounidense y cubano.”

Encuesta: Estadounidenses creen beneficiar al pueblo cubano

Un no tras otro

A mediados de junio Trump hizo anuncios dirigidos a recortar las posibilidades de viajes a Cuba desde Estados Unidos. En ese momento decidió prohibir de forma tajante el viaje individual autodirigido, complicar la burocracia y el monitoreo de cada viaje para asegurar el cumplimiento de las restricciones impuestas contra los estadounidenses, mediante el bloqueo a Cuba.

Hasta el momento las regulaciones anunciadas no han entrado en vigor.

Los ciudadanos estadounidenses o los residentes en Estados Unidos que nacieron en Cuba o que son descendientes de cubanos pueden hacer visitas a sus familiares de primer grado (padres, hijos, hermanos o cónyuge) o de segundo grado (tíos, primos y primos segundos) sin límite de frecuencia o duración de las visitas.

Nunca como turistas simples y llanos, aunque en los últimos meses varias líneas aéreas y compañías de cruceros traen a la Isla personas con bañadores que se hospedan en hoteles o en casas de renta particulares.

De hecho, la más importante compañía mundial de alquiler turístico privado, AirBnb, confirmó que Cuba es el país donde el número de ofertas crece más rápido, con más de 22 000 anuncios.

Turistas no, turismo sí

En lo que va de 2017, confirmó esa compañía, Cuba está entre los diez países más solicitados en Airbnb por los turistas estadounidenses, por delante incluso de países tan atractivos como Australia, Alemania, Holanda y Tailandia.

Los ingresos de los cubanos que alquilan habitaciones o casas a través de Airbnb sumaron unos 40 millones de dólares desde abril de 2015. Dinero que fue directamente a los bolsillos de familias cubanas interesadas, tanto como los grandes conglomerados turísticos estatales, en convertir a Cuba en un apetecible destino para el potencial mercado estadounidense.

Una parte importante del medio millón de cubanos que tienen licencias para trabajar por cuenta propia se dedican a actividades que complementan servicios necesarios al turismo como el transporte, la gastronomía y la hostelería.

En 2016, 613 000 personas viajaron de Estados Unidos a Cuba, de ellos 329 000 cubanoamericanos y 284 937 norteamericanos. Esas cifras significaron un crecimiento de 74 por ciento de crecimiento respecto a 2015. La misma tendencia se mantiene este año, según informó hace varias semanas José Luis Perelló, profesor universitario y analista sobre temas del turismo en Cuba.

En ese mismo año, 2016, más del 12 por ciento de los estadounidenses que viajaron a Cuba dejaron sus dineros en manos privadas: ellos lograron alojamientos por Airbnb.

“Por primera vez en décadas, algunos viajeros estadounidenses autorizados pudieron compartir el pan con anfitriones cubanos en las mesas de la cocina en toda la isla”, indicó un informe de la gigante startup de Internet.

“No son solo los viajeros que visitan Cuba los que se benefician, también muchos cubanos que nunca habían conocido a visitantes extranjeros y especialmente estadounidenses, han descubierto que el diálogo y el mutuo entendimiento funcionan”, remarcó entonces el informe de la plataforma con sede en San Francisco, California.

Pura política

La advertencia emitida hoy por el Departamento de Estado seguramente va a significar una pausa abrupta a esa dinámica.

Gisela, una cubana de 45 años que renta un apartamento en La Habana Vieja, ha recibido esta misma tarde un mensaje de una clienta que ya tenía reservados varios días de su casa y que ahora se muestra preocupada e indecisa.

“We just saw this in the news. What is your opinion?”, le escribió la señora desde Hollywood, en Florida.

“No sé ni qué responderle, se lamenta Gisela. Voy a decirle que es un tema de la política. Ella parece que no sabe que estuvimos más de 50 años sin embajada y no pasó nada. Ya no saben que más hacer para que no vengan los turistas americanos”.

Come to Cuba, please

No escampa. No solo porque desde hace varios días llueve en La Habana. Sino porque esta escalada del gobierno de Estados Unidos llega poco después de que Cuba fuera atropellada por el huracán Irma, teniendo que afrontar su pobreza e ineficiencia acumulada, bajo la presión persistente del bloqueo contra la Isla.

La imagen de La Habana sumergida, de pequeñas ciudades del norte del país arrasadas por el vendaval, con cortes de carreteras, servicios básicos, etc., se diseminó en televisoras y redes sociales y ha resultado tener un impacto muy adverso sobre el turismo, una de las principales fuentes de ingreso para la economía estatal y privada en Cuba.

Hace muy pocos días, el ministro de Turismo, Manuel Marrero, confirmó que durante el mes de septiembre hubo una caída del 50 por ciento de llegada de turistas al país.

Aunque las autoridades sostienen con increíble optimismo que todo estará listo para la próxima temporada alta, es de suponer que los efectos de este desastre durarán. Y encima, Trump…

 

Artículos Relacionados

Comentarios

Hasta que no se demuestre que los viejitos que han establecido la miseria en Cuba tambien se han quedado sordos,no enviaremos un solo turista a Cuba,ni otorgaremos mas visas.

Si el presidente Trump hubiese querido romper las relaciones con Cuba, desde un principio lo hubiese hecho. Pero no lo hizo aun teniendo el poder para hacerlo. Por supuesto que no le tiene la mas mínima simpatía al gobierno cubano, pero siempre ha hablado de una re-negociación, aunque muchísima mas exigente que Obama. De la comisión que creo para las revisiones, estas se hicieron pero ya han pasado mas de tres meses y ninguna ha salido en el “National Register”.
Si estoy de acuerdo que estas medidas son “precipitadas”, pero no por las razones que se exponen. No creo que Bruno Rodrigues haya ido a Washington única y exclusivamente a “reiterar” una vez mas, ¿Cuantas veces va a reiterar lo mismo? , si no a algo mas importante; pedir “mas tiempo”. Mas que no politizar es no precipitar. Me cuesta trabajo pensar que después de tantos meses la investigación no tenga resultados. Para nadie es un secreto que la inteligencia cubana no solo es altamente especializada si no que también esta considerada la mas eficiente de toda América latina. ¿Después de mas de 6 meses en una investigación en su “propio territorio” no se sabe nada de nada? Yo creo que si saben. Pero necesitan “mas tiempo”. Por supuesto los americanos se han dado cuenta en la difícil situación en que se encuentran y han aprovechado la oportunidad para meterle tal presión a Cuba que ya raya en lo despiadado. Seguirán subiendo la parada. Se les acabo el tiempo al gobierno cubano. Como el titulo de la canción americana; ” It’s now or never”

Una Verdad “El gobierno de Trump no quiere estadounidenses en Cuba”, Otra verdad “El gobierno cubano no propicia la buena vecindad” Yo responsabilizo a los pueblos de Cuba y Estados Unidos con todo este distanciamiento en que hemos vividos más de medio siglo, eso porque somos Millones contra los pocos que Gobiernan, Politizan y Viven a costa de esta guerra sin fin, alimentada de absurdos y mentiras de ambas partes y nosotros como espectadores de sus rencillas. Los pueblos, en un “supuesto” de que elegimos a nuestros gobernantes, permitimos que unos pocos dicten el destino y mantengan la enemistad más larga de la historia entre dos países tan cerca geográficamente. Decir NO al odio y los rencores, a las viejas peleas de las cuales la gente común no se acuerda, y conseguir una buena vecindad basado en el respeto mutuo y la tolerancia. Los gobiernos debían serlo (Gobierno) hasta tanto representen el sentir del pueblo. ¿y dónde queda la sociedad civil? Los pueblos cubano y norteamericano no han descubierto el valor, la dignidad, la integridad y poder que tienen en sus entrañas. Es hora de tomar la sartén por el mango. Estoy cansada que hablen y decidan por mí ¿y ustedes?

El que provocó todo este problema recibe pocos beneficios. Lo mas importante es que las relaciones diplomaticas se mantienen. Si Trump hubiese querido las podría haber roto completamente, asi que no hay motivos para nuevas justificaciones

No se cual es la preocupacion de que no vengan turistas americanos,Cuba puede recibir turistas de mas de 100 paises;en cuanto a las visas,una muchacha decia que era inhumano,que ahora no podria viajar a los EEUU a ver a su papa,me pregunto si su papa no podria viajar a Cuba.

Nofretete Hernández

30 septiembre, 2017

Todo este dimequetedirete de los americanos con Cuba tiene algo ventajoso. Ya nadie puede decir que los culpables son los cubanos como se decía anteriormente. Ellos rompen la más o menos relación si se pudo vivir 60 años sin ella se puede vivir eternamente sin ella. Son los americanos los que buscan ir a hacer negocios a Cuba ya que los cubanos no tienen plata para ir a hacer negocios favorables a los EEUU.
¿Quién perderá más?
Y la actitud de ese presidente sólo demuestra lo que EEUU siempre ha pensado de los cubanos como gente de segunda clase.
Y a propósito, y no cierran completamente la embajada porque necesitan tener a alguien para comunicarse a alto nivel con Cuba el papel que otrora hacía Suiza ya ese país no lo quiere hacer que es el único indicado.

Cubanón Regusanón

30 septiembre, 2017

Este artículo quiere hacer pasar los deseos por verdades. Según su autora Cuba, la pobre islita bloqueada y ahora arrasada por un ´pérfido huracán , tiene, además, que soportar los embates de la política del gobierno trump al advertir a los americanos que no viajen a la isla y detener los procesos de expedición de visados a cubanos que quieren ir a Estados Unidos. En primer lugar, hay 21 personas que han sido afectaddas por estos ataque sónicos o ultrasónicos en sus residencias y hay dos de ellos que están completamente sordos.En segudno lugar, no parece ser un invento del gobirno Trump cuando también hay cinco canadienses que fueron afectados, lo cual desmiente que se trate de una maniobra yanki para enturbiar las relaciones entre ambos países. El régimen cubano tiene una larga historia de acciones encubiertas que,en algunos casos, han sido reveladas por agentes de inteligencia cubanos que dsertaron. Por citar solo un ejemplo, en lmayor Florentino Aspllaga reveló en los años 80 como la Inteligencia cubana entraba subrepticiamente en casas de diplomáticos para revisar sus documentos y colocar escuchas. Incluso narró cómo en una ocasión fueron advertidos que el diplomático regesaba a una hora no esperada y se activó un accidente de tráfico simulado, preparado de ante mano, para dar tiempo a los que estaban la casa a salir rápidamente. .El argumento de que la advertencia a los americanos de no viajar a Cuba puede afectar la entrada de turistas a ese país es cierta, pero hasta un punto. Los ciudadanos particulares que, batallando diariament con las retricciones y controles que el régimen les impone, alquilan sus viviendas verán reducido el núermo de americanos entre sus clientes, pero eso no quiere decir que se quedaran sin nadie. Conozco persomnalmente a uno que siempre ha tenido la casa llena desde ants del restablecimiento de las relaciones Cuba-USA. En cualquier caso, ese negocio y otros clandestinos que al a sombra del incrmento del turismo floerecen, dese la prostitución yasta la venta de tabacos, pescados, mariscos, obas de arte, etc, benefican solo a una exigua parte de la población y se verá afectado pero no completamente destruído. Además lo que ha emitido la administración Trump es una advertencia, no una prohibición y nadie quita que haya americanos que decidan continuar con sus planes de visitar Cuba. Hubiera sido irreponsable de esta administraación callarse ese evento y permitir que sigan yendo ciudadanos americanos a ese país. Estas advertencias las hace el Departamento de Estado cada vez que se produce un conflicto en algún trritorio extranjeropara que sus ciudadanos sepan a qué atenerse.

Pedro C Perez

1 octubre, 2017

Es m problema netamente diplomático esto no es politico ni tampoco es una decisión precipitada de lo EU, Bruno tenia que ir a Washington con una repuesta ese problema que al parecer es serio porque hay Diplomáticos Canadienses afectados por esos ataque y la Cancillería Canadiense no ha desmentido los ataque aunque no ha tomado ninguna medida pero eso era de esperar , El Secretario De Estado Rex Tillerson le digo a La Habana sin acusarlos de culpables que investigaran el caso y dieran repuesta de eso, ahora se aparece Bruno A reunirse con Tillerson y sin una respuesta seria, la falta de respuesta de Bruno quiere decir que la Habana no puede proteger a los diplomáticos contra esto ataques y que las investigaciones no han dado resultado inmediatos sobre los ataques a los estadounidenses lo mejor que EU puede hacer es retirarlos por falta de protección, La actitud de Cuba es que no hay nadie que pueda proteger a los diplomáticos de esos ataques y que Cuba no es lo suficiente competente para resolver ese problema, disminuir el personal no era lo que Tillerson le pido al Presidente Trump, lo que el podio fue el cierre de la embajada y romper las relaciones y terminar con todo lo que estaba en camino.
Creo que Bruno Debe dar una rueda de prensa y explicar a esclarecer lo hecho digo, sino es que ya los están destituyendo.

Pedro C Perez

1 octubre, 2017

Es un problema netamente diplomático esto no es politico ni tampoco es una decisión precipitada de lo EU, Bruno tenia que ir a Washington con una repuesta ese problema que al parecer es serio porque hay Diplomáticos Canadienses afectados por esos ataque y la Cancillería Canadiense no ha desmentido los ataque aunque no ha tomado ninguna medida pero eso era de esperar , El Secretario De Estado Rex Tillerson le digo a La Habana sin acusarlos de culpables que investigaran el caso y dieran repuesta de eso, ahora se aparece Bruno A reunirse con Tillerson y sin una respuesta seria, la falta de respuesta de Bruno quiere decir que la Habana no puede proteger a los diplomáticos contra esto ataques y que las investigaciones no han dado resultado inmediatos ninguno sobre esos ataques a los diplomáticos, lo mejor que EU puede hacer es retirarlos por falta de protección, La actitud de Cuba es que no hay nadie que pueda proteger a los diplomáticos de esos ataques y que Cuba no es lo suficiente competente para resolver ese problema, disminuir el personal no era lo que Tillerson le pidió al Presidente Trump, lo que el pidió fue el cierre de la embajada y romper las relaciones y terminar con todas las negociaciones que estaba en camino,
creo que fue una decisión de El Presidente Trump de no cerrar por lo que se puede ver..
Creo que Bruno Debe dar una rueda de prensa y explicar a esclarecer los hechos digo yo, sino es que ya los están destituyendo.
Creo que Bruno no sabia que con Trump se puede jugar pero con Tillerson NO!

El que se queje por no poder viajar a EU por la suspencion de visas, que le diga a su familiar que viaje a Cuba y sanseacabo. Ademas asi le paga el desgobierno cubano a Obama por su acercamiento. El nefasto presidente Obama deberia aprender la leccion: El juega con mierda termina cagado.

Se percataron q el carril dos de la Torrecelli no nos hace daño como imaginaban, consideran mejor seguir c la asfixia económica. Seguiremos en combate!!!!!

Adrián

3 octubre, 2017

Charly, según tú la culpa es del gobierno cubano ? Hummm..interesante…porque todo y todos apuntan en la dirección contraria. Explicame como es que segú la agencia AP, los primeros “enfermitos” fueron los oficiales de inteligencia CIA destacados en la US Embassy. Explicame porque no se saben los resultados de las pruebas médicas…que fueron realizados…en la Universidad de La Florida…ah Charly…

Adrián

3 octubre, 2017

Y para los que creen que Trump podía rompen relaciones con Cuba de ramplan, no olviden que el Mr. President es un negociante…y que unos cuantos de sus socios yanquis quieren tener prensencia en Cuba. Para no olvidar que si rompe relaciones con Cuba, la cosa con América Latina se le va a joder. A los únicos que beneficia esta ruptura es a los ultraderechistas y anticubanos como Marcos Rubio. Que ni es cubano ni un carajo. Porque por lo demás, a la inmensa mayoría de los cubanos “nos resbala” si se llevan la embajada.

Adrian: “a la inmensa mayoría de los cubanos “nos resbala” si se llevan la embajada”…Eso no se lo cree ni el mismisimo Houdini. Uds los socialistas (o comunistas) que en definitiva es la misma porqueria son unos hipocritas. Ahora mismo hay de mi barrio varios chivatos comunistas de visita en EU y algunos ya estan pensando quedarse porque abrieron los ojos y se dieron cuenta de todas la mentiras que les han metido por 60 anos.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura