Las patrias íntimas del internacionalismo

Reinaldo Villafranca –Coqui– debió morir hace diez años, en el paseo principal de Los Palacios, cuando un machorro acomplejado le cosió a puñaladas el estómago. Minutos antes, en el cabaret del pueblo, Coqui le había gastado al homicida una broma de pájara juguetona –quizás un leve flirteo o un piropo algo subido de tono–, nada con demasiada maldad.

–Mi hijo siempre fue así –dice Justa Antigua, y revolea las manos en el aire, y las afloja–. Un jodedor.

Permaneció semanas en terapia intensiva, técnicamente muerto.

–Le pusieron tripas plásticas y lo salvaron –dice Alicia Cordero, encorvada y menuda–. Pero después nos empezó a preocupar, porque Coqui tenía que tirarse un pedo, y no se tiraba ninguno. Y todos queríamos que se acabara de tirar un pedo para ver si la operación funcionaba. Hasta que por fin se tiró uno. Hicimos fiesta.

La cuenta es mezquina, pero si hubiese fallecido aquella vez, y no ahora, en enero de 2015, la muerte hubiera tenido sus ventajas. Lo habrían enterrado en el cementerio municipal, a unas pocas cuadras de su casa, rodeado de muchos otros muertos conocidos, no de esos muertos extraños que hoy lo acompañan, y que lo deben volver todo aún más inhóspito para Villafranca.

Aunque hubiese tenido también –la muerte por puñaladas– sus puntos flacos. No habría sido noticia internacional, ni siquiera habría pasado de ser lo que son las muertes en los pueblos chicos: algo de morbo inicial –en su caso, un poco más, dado que se trataría de un asesinato–, algo de bulliciosa nostalgia, y después mucho tedio, hasta que otro muerto viniera a sustituirlo.

Estamos a 28 de enero. Villafranca, en resumen, falleció hace diez días, después de un paludismo con complicación cerebral. Tenía cuarenta y tres años recién cumplidos. Era enfermero, y uno de los 165 miembros de la Brigada Médica “Henry Reeve” que desde inicios de octubre de 2014 el gobierno cubano enviara a Sierra Leona para combatir el Ébola. Es el segundo colaborador que muere, y el primero de los profesionales de la salud.

Por eso yo estoy ahora en la sala de la casa de Alicia Cordero –NO.19ª, calle 28–, donde tantas veces Villafranca ensayó frente al televisor doblajes de canciones en inglés –Cindy Lauper, Whitney Houston–, para luego travestirse y participar de las actividades nocturnas que las autoridades municipales organizaban en el Ranchón de Los Palacios.

Alicia Cordero / Foto: Carlos M. Álvarez
Alicia Cordero / Foto: Carlos M. Álvarez.

–Todo muy legal –advierte Nereida Hernández, Jefa de Circunscripción.

Y por eso estoy cruzando la calle, entrando a un solar, tocando a la puerta NO.16ª, pidiendo permiso para pasar, siguiendo de largo por la sala –muñecas rotas, altar de santería en las esquinas–, los cuartos –hediondos, oscuros–, la cocina –brochazos apurados de un azul turbio–, saliendo al patio –manguera derramando agua, ropa tendida, tanque herrumbroso– y llegando finalmente a la covacha donde dormía Villafranca, separado del resto de su familia; una muy miserienta casucha de madera.

–Te lo dije, esto es un quimbo– susurra Nereida.

Por primera vez, Justa rompe a llorar sin consuelo. Pide que le devuelvan a su hijo. Es lo lógico, pero me asombra. Justa se ha pasado la tarde diciendo que hay que conformarse con lo que Dios determina. Y que si Coqui salió de muertes mucho peores, y vino a morirse ahora, de repente, era porque así estaba escrito. A mí me pareció que una ecuación tan despejada ––muerte imprevista de un hijo-decisión suprema del Todopoderoso-resignación de los mortales– escondía una poderosa dosis de crueldad, y bastante poco amor. Pero ahora la veo llorar con ese llanto cataléptico tan propio de las madres, y pienso que lo que ha pasado, y pasa a diario esta señora, bien justifica que mantenga una actitud impasible o simplemente reposada ante la muerte, al menos en apariencia.

Intento consolarla y, a un tiempo, mirar alrededor, captar el estado de cosas. Hay una mesa de hierro con un mantel de flores, una hornilla eléctrica encendida, otra hornilla oxidada e inservible, una olla embarrada de frijoles, un trapo grasiento, una cafetera sin tapa, varios pomos de distintos tamaños, una botella de cerveza vacía, hollejos de naranja, y grumos de arroz sobre el mantel. Hay, sobre otra mesa más pequeña, un televisor ruso, al parecer roto.

–Piense que su hijo fue un símbolo para muchos –digo, y me cojo asco. Pero cualquier cosa por aliviarla.

–Eso mismo te he explicado yo –dice Nereida.

La trascendencia de la muerte –que es siempre una grosería si se compara con la muerte misma–, parece calmarla un poco.

Paso al cuarto. Dos ventiladores rotos y ropas viejas: una gorra de visera doblada, un pantalón remangado. En el closet, un bulto de prendas entremezcladas, como si el closet fuera la guarida de algún perro. Hay cajas de madera, jabas, mallas, un lavamanos que no se instaló, una cama empolvada, una cortina ajada con sellos de equipos de MLB. Y en el baño, una taza rota.

Ahora, a todo lo anterior, que, si bien regado, no parece tan alarmante, pongámosle una y hasta dos capas de churre, pongámosle costra, parches de tierra, manchas de grasa. A las ropas, a los ventiladores, a las cortinas, a los manteles. Mucha dejadez, mucha grisura, mucha inopia.

Por más que el aspecto de su casucha se haya deteriorado en estos diez días de luto, no debe lucir muy diferente a la casucha de Villafranca en vida. Creyendo quizás que combatir el Ébola no es, de por sí, lo suficientemente humanitario, la información oficial omite datos sobre la remuneración a la Brigada, y habla únicamente de altruismo, solidaridad, desinterés, grandeza de espíritu. Nos ha quedado claro. Hay muchas formas de obtener dinero sin tener que exponerse al Ébola. Pero si te pagan por exponerte, sería completamente legítimo.

Entonces Justa Antigua comenta algo que nadie se había atrevido a decir, y que resulta elemental:

–Él fue a África para comprarse una casita y salir de aquí. Quería que nos fuéramos juntos. Él quería eso. Pero no viró, y ya le faltaba poco.

No. No le faltaba poco. Le faltaba la mitad de la misión.

Justa Antigua / Foto: Carlos M. Álvarez
Justa Antigua / Foto: Carlos M. Álvarez.

***

Las puñaladas del paseo no son la primera tragedia en la vida de Villafranca. Su madre, además de santera, y de invocar peregrinamente a Dios, siempre ha peinado y planchado pelos. Con cinco años, Villafranca ingiere un líquido para desrriz, que su madre ha dejado en el suelo, y se quema la garganta. Hay que ponerle entonces un esófago de plástico.

Villafranca tiene cinco hermanos. Todos, menos él, del mismo padre. Todos, menos él, consumados delincuentes y convictos. No es de extrañar entonces que desde bien pequeño cruce la calle y se refugie en casa de Alicia Cordero. Allí seguirá yendo durante más de treinta años –hasta que parta para Sierra Leona– a confesarse y a comerse lo que Alicia tenga en los calderos o en el refrigerador: un pollo, croquetas, un batido, un jugo de frutas. Y será él –no otro– el masajista de Alicia, su enfermero particular: quien le toma la presión arterial y quien le da fricciones en la espalda.

–El verdadero luto por su muerte fue aquí –dice Nereida, en el patio de la 19ª.

–Lo único que no hacía en mi casa era dormir– agrega Alicia.

Cuando termina la secundaria, Villafranca decide no estudiar más. Su madre se lo permite.

–Siempre fue muy independiente –dice Justa–, y yo lo dejé, porque él sabía lo que hacía.

Al parecer, sí sabía. Ingresa a la Facultad, para sacar título de bachiller, y la termina. Después trabaja como obrero agrícola en la algodonera de Los Palacios. Después pasa a estibador, en una empresa de agricultura. Y hacia 1997, gracias a unos cursos que ofrece el Estado, comienza a estudiar enfermería, que es lo que en realidad ama. Se gradúa, y luego se especializa en cuidados intensivos: curar úlceras de pie diabético, etc. Trabaja durante un año en la sala de terapia del hospital provincial “Abel Santamaría”, de Pinar del Río. Luego lo trasladan al policlínico de San Diego –a unos veinte kilómetros de Los Palacios–, y allí se queda.

Sigue pasando cursos de la salud y cursos de inglés. Superándose, como dicen. Atiende también a los vecinos de la cuadra (una práctica común entre los médicos y enfermeros cubanos, trabajar incluso fuera de horario). Siente predilección por los pacientes de la tercera edad. Colostomías, cánceres. Y siempre, según todos los que lo recuerdan, muy jaranero, muy divertido, repleto de facundia. No esconde su homosexualidad. Se mete con los vecinos y bromea. Es libre, quizás hasta demasiado libre para un pueblo tan pequeño. Parece bastante probable que haya sido, Villafranca, una pájara cumbanchera, primorosa. Tiene un amigo de juergas: Hanói, enfermo de VIH.

–Pero Coqui siempre estaba buscando preservativos– aclara Alicia. Y Nereida asiente.

Nereida Hernández / Foto: Carlos M. Álvarez
Nereida Hernández / Foto: Carlos M. Álvarez.

A veces, sin embargo, Villafranca llora. Si intentamos un breve perfil sicológico, podemos conjeturar que se ríe a carcajadas para olvidar la violencia doméstica, que se vuelca a la calle para borrar los fantasmas que lo acosan en su círculo íntimo.

–No hace mucho –dice Alicia– llegó aquí con un piquetazo tremendo en la cabeza, botando sangre como un animal. Tuvieron que darle cuatro puntos.

El piquetazo no es otra cosa que el colofón de una disputa con uno de sus hermanos.

Alicia comienza ahora un conteo de todos los atracos a los que Villafranca fue sometido por sus familiares. La lavadora y el juego de baño que le robaron, las ropas, los perfumes y las zapatillas que le quitaron, el guanajo al que solo le dejaron las plumas, el lechoncito que tenía antes de irse para África, y que se lo vendieron en cuanto trepó al avión.

Pero no hace falta que Alicia se esmere. Basta con pasar examen, hoy mismo, a la situación de algunos de los hermanos de Villafranca.

Tomás Zayas fue deportado de Estados Unidos por delitos legales. A Manteca, el mayor de todos, hace poco le trocaron la cárcel por reclusión domiciliaria, dado que padece un cáncer terminal, y estas son las horas en que Manteca robó a otros dos hermanos suyos y desapareció, nadie sabe dónde está. Mayeya, otra hermana, cayó presa porque en las visitas a su hijo le pasaba tabletas de parkisonil camufladas dentro de la comida. El hijo, a su vez, cumple condena por haber matado a dos personas en el reparto de Los Palacios.

Por supuesto: ninguno respeta a Justa Antigua. Justa Antigua no respeta a ninguno. Lo único que le quedaba a Villafranca era su madre. Y para quien único importaba Justa, a sus setenta y nueve años, era para Villafranca. Su hijo menor significaba la última posibilidad real que le quedaba a esta mujer para salir del antro donde vive.

Pero esa posibilidad se fue. El paludismo se la robó.

***

En la foto –posiblemente de pasaporte– que les toman a los colaboradores antes de volar a Sierra Leona, Villafranca muestra una seriedad impostada. Calvo, rostro ovalado, ojos nobles, piel negra y abrillantada, labios gruesos, boca apretada. Todo como congestionado y a punto de estallar. Como si Villafranca tuviera ganas de decirle al fotógrafo: “Ay, chico, anda. Termina ya, por tu vida”.

Algunos en el pueblo rumoran que, previo a la salida, Villafranca siente un poco de miedo. Sin embargo, ni Nereida, ni Justa, ni Alicia lo confirman. Ninguna, también es cierto, es de fiar en ese sentido. Quizás crean que el miedo, si existió, podría restarle méritos. Están acostumbradas a escuchar que todos los que mueren en una misión de la Patria han muerto sin temor alguno, sin titubear, más convencidos e invictos que una roca. No están dispuestas, pues, a que el Coqui pase a los anales como el único cobarde.

Por otra parte, en uno de los reportajes de la televisión nacional, que filman antes de que los colaboradores partan de misión, Villafranca aparece, y ahí muestra su jovialidad habitual.

–¿Tú has escuchado la bulla cuando el equipo de Pinar del Río da un jonrón? Bueno, esa fue la bulla de todo el pueblo cuando apareció en el noticiero: ¡Mira al Coqui! ¡Mira al Coqui! –dice Nereida, agitada, enjugándose las lágrimas.

Por su facilidad para comunicar, su dominio del inglés e incluso algo del portugués, Villafranca ya pasa los últimos días, en el Centro de Tratamiento al Ébola de Kerry Town, alejado de los pacientes, más centrado en cuestiones protocolares y de otra índole. Lo que, evidentemente, no lo exime de riesgos.

En la mañana del 17 de enero, presenta los primeros síntomas diarreicos, y en la tarde lo asalta una fiebre de 380 C. Le hacen la prueba de Malaria. La prueba da positivo. Le inician tratamiento antipalúdico por vía oral. La fiebre sube. Pierde el sentido del tiempo y el espacio. Lo trasladan al hospital de la Armada Británica. Allí lo ingresan. La prueba de Malaria vuelve a dar positivo, y la prueba de Ébola, negativo. Le aplican la última generación del tratamiento antipalúdico por vía endovenosa.

Durante la noche y la madrugada, el cuadro clínico se agrava. Presenta dificultades respiratorias, toma neurológica. Lo acoplan a un equipo de ventilación pulmonar. Pero no responde al tratamiento, y horas después fallece.

–Yo estaba haciendo un desrriz –dice Justa–, y veo que empieza a entrar gente con batas, y gente y gente, y me da un brinco el corazón.

Son las autoridades municipales y provinciales de Salud Pública. Pero Justa no puede dejar el desrriz a la mitad, porque se quema el pelo y se deshace el moño. Aún así, la plancha se le cae de las manos. Justa desfallece. Nunca nadie de Salud Pública ha venido a su casa. Este es el tipo de noticias que no es necesario comunicar. La sola presencia del emisario lo expresa todo. Cuando Justa termina de planchar el pelo, alguien le dice lo que ya ella sabe.

Un día después, en la Galería de Arte de Los Palacios, tiene lugar el homenaje póstumo a Villafranca. Velan una foto suya, la foto del pasaporte. Asisten Viceministros de Salud Pública, las autoridades políticas del municipio y la provincia, compañeros de trabajo, personal de salud, gente que lo conoce, y gente que no lo conoce pero que se solidariza.

Justa, convencida por Nereida, asiste a última hora. Quien sí no asiste es Hanói, su compinche de correrías. Cuando toco a su puerta, Hanói me dice:

–Perdona, pero yo no estoy en condiciones de hablar. No tengo nada que decir. Lo llevo adentro –se pone la mano en el pecho–. Él siempre estará conmigo. Eso.

***

El cuerpo, o casi seguramente las cenizas, no regresan hasta pasado mínimo tres años. El dinero de la misión se pagará, lo que no se sabe todavía a quién: ¿qué nombre testamentó Villafranca? Nadie se atreve tampoco a comentarlo explícitamente. Alicia se hace eco de los chismes que la señalan a ella como beneficiaria. Pero lo sugiere como si fuera un problema.

–Eso sería una mierda de su parte. Yo no quiero ni pensar en eso. Si mira lo que ha pasado con el teléfono.

Una sobrina de Villafranca anda exigiendo el teléfono asignado a su tío por colaborador. Pero Villafranca ordenó que pusieran el teléfono en casa de Alicia.

–Un teléfono cuesta más de quinientos dólares –dice Nereida–. Si lo llevan para la casa de la familia, lo venden.

La mezcla de muerte y cuestiones materiales es siempre una bomba de tiempo. A Alicia le preocupa el tema, pero no quiere que su preocupación indique falta de amor. Bien mirado, después de asumir a Villafranca por décadas, Alicia tiene derecho a preocuparse o a prestarle atención a lo que quiera: incluso a las cuestiones más prácticas, incluso a un teléfono.

La última vez que habla con su muchacho, lo hace desde la sala de su casa. Es 30 de diciembre. Villafranca la llama y le desea feliz año. Dice Alicia que estaba contento, porque habían salvado tres niños. Y que era pura carcajada, con ese amaneramiento suyo tan peculiar.

Reinaldo Villafranca
Reinaldo Villafranca.

Artículos Relacionados

Comentarios

Ladislao

4 febrero, 2015

Ahora veo a Villafranca como a un héroe humano, no como a un héroe fabricado de plástico.

yarbrax

4 febrero, 2015

Wao, este trabajo es impresionante. En sentido general los artículos de Carlos Manuel lo son, aunque siempre tienen un trasfondo pesimista, de derrumbe. Pero son indiscutíblemente buenos. ¡Aprended, querida prensa oficial! ¡Atrévanse, queridos periodistas oficiales! Después un trabajo como el de Carlos me leo otro de Yuris Nórido y me puedo ir a la cama sin querer volverme loco o tirarme frente a un tren. Pero indiscutiblemente el periodismo de Oncuba nos hace mucha falta…

La Culpa

4 febrero, 2015

Otra vez CM con sus sarcásticos(y no Críticos comentarios)mira que hacer un trabajo tan desagradable con un tema tan humano como este.Cada día más inoportuno.¿Qué quieres que te cataloguen como disidente para recibir los beneficios que estos reciben?

Muchas gracias por este articulo de excelentisima calidad. Reynaldo Villafranca lo merece. Es un heroe anonimo que refleja la vida de muchos en Cuba, aun en medio de la adversidad buscan la forma de crecer como humanos. Que Dios bendiga el alma de ese muchacho!

De ping!! Carlos, me dejaste con un nudo en la garganta. De ping!!! No hay otra frase!!

impresionante artículo. mis agradecimientos a carlos manuel por mostrarnos a nuestros ¨héroes¨ como lo que son, personas de carne y hueso, llenas de problemas y necesidades. al pan pan y al vino vino.

Adalberto

4 febrero, 2015

Apretastes colega……..Mis respetos

Ines Esteban

4 febrero, 2015

Una vez tras otra me sorprendes con tus trabajos Carlos Manuel …soy profesional de la salud, de misión médica en África, me toca profundamente esta historia porque además, soy cubana, sé de lo que estas hablando y te admiro mucho por tu valentía, claridad, transparencia…gracias.

Excelente articulo. Realidades que muchos viven y nunca se conocen, seres humanos diferentes que tras esas necesidades en las que viven vencen sus miedos y enfrentan cualquier situación, donde sea. Villafranca ahora es un héroe, héroe internacionalista…antes era un héroe del entorno hostil donde vivía, pero anónimo. La muerte siempre deja estas cosas, un sabor muy amargo y realidades al descubierto. Gracias Carlos M. Alvarez.

ESTE ES EL PERIODISMO QUE NECESITAMOS

hay un dicho que dice que a caballo regalado no se le miran los dientes, y yo pienso que a quien hizo labor de tanto valor, tampoco hay que mirarle los dientes. no obstante, me gustó mucho el artículo, como villafranca hay miles en cuba, que luchan por salirse de sus propias circunstancias, aprovechandose de las oportunidades de superación, de trabajo, y no de los logros o los fallos de los demás.

Nilda Hernandez Rodriguez

4 febrero, 2015

Es un poco cruel y sadico este articulo, mimadre me decia se puede ser pobre pero siempre limpio y ordenado, tu ropa puede estar remendada pero siempre pulcra, es una pena¡¡¡¡¡¡

Daylín

4 febrero, 2015

Descomunal, Carlos…descomunal.

Javier de Paula

4 febrero, 2015

Lo mejor del artículo lo dijera otro comentarista. Humanizaste a Reinaldo. Te felicito escritor, y quedará esta como otro triste capítulo en la historia de Cuba.

Desgarradora la historia, pero es real, gracias por llevarnos hacia ella, tuve que parar varias veces la lectura, pobre hombre, q descanse en paz ese hermano cubano, ojala q Justa no quede desamparada …mas de lo que está.

No veo la necesidad de sacar a la luz tantas miserias humanas y materiales, es injusto y perverso

No me gusto tu articulo Carlos Manuel, me deja un sabor agrio y ganas de recordarte a tu progenitora, no se tendre que leerlo de nuevo, digerirlo, reposarlo y volverlo a leer pero de primera y patas no me gusta, me parece chisme barriotero

Mi Carli, me has roto…

Manuel Zayas

4 febrero, 2015

Periodismo del bueno. Y recuerden esta frase: “Periodismo es publicar lo que alguien no quiere que publiques. Todo lo demás son relaciones públicas.” Mis felicitaciones a Carlos M. Alvarez por ofrecer, con hondura, este retrato humano.

Reinier

4 febrero, 2015

O sea… otro rosto de la solidaridad. ¿Qué más podemos hacer por Cuba… que más?

La viví, la sentí, la lloré. Muy fuerte, pero
muy real.

Santos@Santos

4 febrero, 2015

Muy bien escrito… La vida y la honra hecha literatura. Mis respetos para el escritor y honor al protagonista.

Rosa Lina Crombet Oñate

4 febrero, 2015

Sì me gustò, aunque tiene en algunos pasajes tu preferencia polìtica. Pero bueno, esos son los detalles personales de los autores que le impregnan a sus obras.
Ahora lo admiro mas porque de su familia, que sus hermanos son ratas, es el ùnico que saliò del fango para brillar!

q triste historia, Carlos… leo los cometarios, la gente o te odian o te aman… a la gente puede incomodarle una historia como esta, pero existen… a mi me pone muy triste… tienes una admirable capacidad para narrar!!

Magalys

4 febrero, 2015

Coño Carlos Manuel, qué dolor, no hay palabras de más en esa humana crónica!!!

Que bueno que On Cuba empiece a asumir ese espacio abandonado de la crónica social. Esa siempre fue la marca del periodismo cubano. Gracias Hugo Cancio por colar entre col y col una lechuga.

Mauricio Baroja

5 febrero, 2015

Muy buena crónica. La única objeción es cierto tufo homofóbico, el pobre Coqui, al que el autor nunca conocerá, no era solo un homosexual. Sin embargo, el autor desde el inicio lo convierte en “el otro” cuando se refiere al hombre como “pájara”, aunque sea una manera común de identificarse entre los gays cubanos. Que lo sea, no deja de ser ofensiva, como el nigger en el contexto norteameriano. Hay que ir pensando en desprenderse de esos adjetivos que puede que todavía estén aceptados en la cultura y en la vida diaria, pero que tanto daño han hecho en la sociedad cubana.

Negracubana

5 febrero, 2015

Gracias CM por devolvernos a la persona.

Francis Fer

5 febrero, 2015

Carlos Manuel
Eres un buitre. Aprovechas la desgracia ajena para exhibir tu cinismo y ganar dinero.
Asco me das.

No me ha gustado, para nada, este escrito denigrante. Que importan los motivos, fue a donde habia EBOLA..quien de ustedes periodistas de ONCUBA lo ha hecho?? que feo…

Cuco "el kilo"

5 febrero, 2015

Ana…. personas como tu son las que frenan la libre expresión. El periodismo (cosa que en Cuba no existes hace añosssssssss) es precisamente para esto. Para mostrar lo no dicho, para hacer investigación, para informar.. en cambio me parece que eres de las que gusta leer: “sobre cumplimos la producción de papas”, o “no haremos ninguna concesión frente al imperialismo”…
No hace falta que Carlos M. Álvarez vaya a combatir el Ebola, para eso están los profesionales de la salud, lo que se necesita son mas Carlos M. Álvarez para que a las personas que no sean como tu, nos informen, nos eduquen y nos abran los ojos.

Compadre. Que bueno eres escribiendo, gracias, muchas gracias, esta historia, es tan fuerte, tan real, y tan cabrona, que sumen en la desolación, pero también en la rabia, en la impotencia a quién la lee.

Mira que he pensado durante gran parte de mi vida, y no solo es un pensamiento, es un hecho, que el internacionalismo cuabano, está tan alejado del altruismo que pregona, que aunque necesario para los pueblos a los que llega, se siente menos sincero y muy manipulado, es como una venta barata para la ganancia de opinión pública fácil, a costa del sufrimiento de muchas familias, separadas por la necesidad, la gran necesidad de la que nunca se habla, se deja en un lado oscuro para que no salga a la superficie, porque se caería el castillo de naipes sobre el que se sostiene al Altruismo Internacionalista.

Tu artículo, es una joya, y para mi un homenaje a este ser, que nació en el infortunio.

Arian

Julio Antonio Gómez

5 febrero, 2015

Crónica muy valiosa, tantos profesionales cubanos en las mismas circunstancias… cuándo llegará la hora de que el pago por su enorme sacrificio sea en su mayor parte para ellos?

Armando Yero La O

5 febrero, 2015

Para todos los que por ahí andan clamando por un periodismo crítico, objetivo y valiente, aquí tienen un ejemplo. Excelente redacción, precisa y cuidadosa cronología de los hechos, descripción elegante (aunque a muchos no les guste el término) y un profundo calado humano que dificilmente verán en las publicaciones oficiales cubanas. Me habría gustado leer esto en Juventud Rebelde o Granma. Pero desde niño aprendí que la mata de aguacate no pare melones.

Si bien es cierto que las necesidades económicas y afan de prosperidad impulsan a lo colaboradores que dan su aporte en otras partes del mundo, no me parecer que revelar detalles íntimos de la vida de este hombre sea la mejor opción para humanizarlo sino para ridiculizarlo, diciéndole pájara o llegando a detalles de su casa que la retratan como la antesala del infierno.

Me disculpo, pero aquí de nada vale el recurso literario o la maestría que a diario le alaban al autor, entiendo este escrito como un ultraje a la memoria de alguien que, más allá de todo, tuvo el valor de luchar (y desde un frente muy complicado) por sus sueños.
Si la idea era echar pro tierra el sentido altruista que siempre se evoca cuando se habla del internacionalismo cubano o simplemente resaltar que a veces no se retribuye el esfuerzo de nuestros profesionales, había mil y una manera de hacerlo sin tirar de la vida más allá del trabajo e incluso de la intimidad de una persona.

Lo siento, pero, no sirvió…

PD: Y que a Villafranca, dios lo tenga en su gloria, porque ante todo fue un luchador, un tipo que hizo lo que pudo por ser diferente en medio de un ambiente que no invitaba a nada bueno, por escapar de las garras de lo muy mal hecho, por tener sueños y por tener el valor de ir a por ellos….

Raquel Requeny

5 febrero, 2015

Tremendo artículo, muy realista. Aunque algunos piensan que no, la verdad cruda es siempre la mejor manera de informar.

Cuco – el kilo, lee que hay mas persona que opinan como yo, me uno a lilian p.e….no me gusta leer, como dices, sobre la produccion de la papa y tal, pero este articulo lejos de mostrar algo, da tristeza, se podia haber enfocado de mil maneras, no usando tantas palabras despectivas..el periodismo no se trata solo de redactar bien lo que queremos lanzarles a los demas en cara, sino de hacerlo con respeto, que es lo que ese hombre se merecia, por de una manera altruista – aunque le pagaran lo que le pagaran, la vida no tiene precio – haber ido a prestar sus servicios. A este articulo le falta respeto, dignidad, tacto….amen de haber sido escrito correctamente y de buscar el lado no oficial de la persona fallecida, pero hombre, hazlo desde el respeto, repito…

Lloré

CM son cosas muy privadas, que no tienen que ver con la intención de cuestionar el altruismo de los médicos cubanos. De verdad que hay que ver la falta de insesibilidad humana a la que hemos llegado los cubanos. Al parecer el autor tiene algún problemita con la orientación sexual. Te equivocaste colega.

Mariela

5 febrero, 2015

esta es la verdad que complace verte defender!!!!!….bien!!!!

Aristides

5 febrero, 2015

Respeto hombre!, mis respetos para ti, Excelente!
No creo que villafranca ni familia tengan que avergonzarse por las “miserias humanas” que comentan abajo, porque son realidades humanas…

Buenisimo el articulo, y buen homenaje a villafranca supongo,a los hombres como son, hombres, y no super heroes

Realmente IMPRESIONANTES son las personas que luego de leer este escrito tan vano y sin contenido de calidad; comentan que es una crónica valiosa, que el autor y el artículo son maravillosos.
Comencé a leer este artículo por recomendación de colegas y nunca pensé, al leer el primer párrafo que se trataba de un médico cubano internacionalista que murió cumpliendo con la Patria y que por lo cual merece respeto y admiración. La forma en la que se habla de su orientación sexual como una burla pienso que es algo antiético por parte del autor. Sin mencionar las descripciones de sus intimidades. Realmente a nadie l interesa la vida privada de las demás personas; aquí cada cual es LIBRE de hacer de su “cuerpo” un tambor y nadie tiene el derecho a cuestionárselo. Creo que los valores que deberían haber destacado eran referentes a su labor como médico y no a sus acciones como homosexual. Además, como va a decir que se “coje asco” al decir que Reinaldo Villafranca “fue un símbolo para muchos”; cuando al verdad si lo es y no es como para sentir asco. Asco e indignación siento yo al leer este artículo. POCOS son los que están dispuestos a cumplir misiones internacionalista, donde están lejos de sus familiares y en situaciones extremas a veces.
Creo que el autor publicó un artículo basado en la casa de una persona, que podría ser cualquier en cualquier parte del mundo, aprovechándose de la muerte de una persona que por lo visto fue más IMPRESIONANTE que el autor de este artículo.
Hago este comentario sin terminar de leerlo, aunque desde el primer párrafo perdí el interés por continuar, pues no merece la pena malgastar mi valioso tiempo en artículos tan escasos de calidad.

Coco "el kilo"

5 febrero, 2015

Ana, sigue leyendo sobre la producción de papas. Solo 3 comentarios se han ido por lo denigrante y la homofia. Que viva la moringa

Carlos M. Álvarez tù articulo padece màs de pobreza y miseria que lo que el propio Villafranca pudiera haber tenido, tù alma està màs sucia y llena de necesidad que todo lo que describes. Parece que tu orientación sexual o màs bien, desorientación sexual, te llevò a aquel lugar, tal vez buscando al amigo de Villafranca, Hanói. Tal parece que tienes gran dominio en este tema. Das làstima. Has querido sobresalir tocando un asunto tan delicado, desde el punto de vista humano. Hay muchos temas de lo que se puede escribir sin herir sensibilidades. En fin da asco lo que escribiste ,pero tambièn pena, los que te apoyan.

Creo en mi humilde opinion que esto que haces no es periodismo, te dedicaste a enlodar la memoria de una persona que podra haber tenido una orientacion sexual diferente a la tuya, a la mia, o a la de muchas personas que esten leyendo esto y lo comenten, pero que asi tuvo el valor de dar su paso al frente, de manera voluntaria, como lo hicimos sus compañeros de mision en los tres paises, te reitero algo, VOLUNTARIO, nadie nos obligo a que vinieramos, lo hicimos sabiendo los peligros a los que nos exponiamos, pues por nuestros conocimientos anteriores y por los adquiridos en los cursos de peparacion, sabiamos los riesgos, pero tambien sabiamos que esto era necesario para Africa, el mundo e incluso para nuestra patria, PATRIA,es una palabra grande, tal vez no lo sientas asi, pero estamos dispuestos a sacrificios por ella, Reynaldo podra haber sido como fue, esa fue su decision personal, pero a la hora buena actuo, como no son capaces de actuar usted señor periodista ni muchos de los que comentan y se mofan de lo que usted escribe, sinceramente, me das verguenza.

Mauricio

5 febrero, 2015

Aplausos… Aplausos… Llave de judo maestra a ese cascarón podrido de sistema que vivimos…

Cuco "el kilo"

5 febrero, 2015

se estan apareciendo los compañeritos de la UCI…

No veo la necesidad de ensañarse con alguien que murió trabajando y enfrentando riesgos, que el autor de estos párrafos mal llamados “artículo periodístico” ni siquiera imagina. Cual es la necesidad de publicar aspectos tan intimos de la vida de cualquier ser humano? Denigrarlo? Humillarlo? Qué se pretende demostrar? Para mi esta publicación no pasa de una muestra de homofobia y racismo. Que pena que existan personas incapaces de sentir respeto por la propia raza humana. El ser humano que dejó su vida en Africa no preguntó que riesgos encontraría allí, ni la raza o la preferencia sexual de quienes él atendería. Eso merece respeto, pero no todos conocen el significado de esa palabra.

Carmen Tuero

5 febrero, 2015

Que dejenerado eres al escribir así de una persona que dió su vida por salvar la de otro,ademas la homofobia es repudiada en el mundo entero,o mejor tú sal del closet para que se re quite la picazón y no te digo nada mas ,seguro que tu madre era una santa el hp eres tú,me das látima periodiquero de mala muerte..

DesdeLasTunas

5 febrero, 2015

Soy tan periodista como tú y te juro que lloré de rabia por tus palabras tan duras, hirientes y faltas de ética. Siempre te leí; pero, a partir de este momento no lo haré más. Sentí asco por la crueldad con la que trataste el tema. Podías generar sentimientos en los lectores de otras formas. Escribir de esa manera y desprestigiar a Villafranca no te hace ni más hombre ni mejor periodista. Deberías aprender de él, que se desprendió de su tierra, de sus costumbres y del pueblo que recorrió todos los días de su vida para ir a luchar por los demás, por personas que ni siquiera conocía. Eso lo hace grande para los cubanos y para el resto del mundo aunque tú intentes minimizarlo. Al final, el único que perdió en esta historia eres tú. A veces se logra más diciendo menos. Nada es blanco y nada es negro. En tu trabajo no señalas nada positivo. Qué inhumano eres.

IRENE MILAGROS SIU NUNEZ

5 febrero, 2015

Considero este comentario lo mas bajo e inadecuado, En un siglo donde, cada persona es libre de orientarse sexualmente a lo que estime conveniente o le agrade. Donde existen leyes y bien rigorosas , por cierto que penalizan la homofobia, alguien que se dice periodista ose hablar asi de una persona que ya no tiene voz propia para defenderse y contestar abiertamente y con toda la libertad del mundo , que fallecio en cumplimiento de su deber, dando lo mejor de si, luchando por ayudar a curar, aliviar o consolar aquellos enfermos carentes y que mas necesitaran de cuidados,, Es francamente irrespetuoso el tono de las palabras empleadas, humillante y manipulador. Por favor se exige respeto para nuestro colega, pues habria que ver hasta donde llega el valor del que escribio para arriesgar su vida por una causa tan altruista como la que Villanueva defendio……

PANCRASIO

5 febrero, 2015

Carlos, hay una verdad detras de cada detalle, tu articulo es de lo mejor que he leido en mucho tiempo, y hace tiempo que leo, para algunos eres un buitre, homofobico y otros adjetivos mas denigrantes, pero que se puede esperar de personas que del sol solo ven sus manchas. La historia de Villafranca es dura, pero es real, es e homenaje que se le rinde a una persona con defectos y virtudes, un homenaje que no esta en la Galeria de arte de los Palacios, haciendo guardia de honor a una foto vacia de alma y espiritu, el homenaje esta en valorizar a la persona que fue Villafranca, mas alla de su homosexualidad o sus convicciones, tanto humanas como sociales. Reflejas la realidad como es, aunque a muchos les moleste que la digas con todas las letras, con todas las vocales, tal vez esos que critican tu articulo jamas han estado ni el portal de las miserias que hoy muchas familias cubanas viven en el dia a dia. tal vez esos que tratan de restarle brillo a tus prosa sean aquellos que comparten el festin de cuervos donde agoniza el cubano de a pie. Bravo or ti, y ojala el periodisme en Cuba deje de ser una utopia y se convierta en reflejo de la realidad, ojala los periodistas de hoy tengan el decoro de escribir como lo haces tu y el equipo de OnCuba. Para Reinaldo Villafranca el merecido homenaje postumo a su altruismo, y para el resto de los medicos que hoy trabajan en decenas de paises nuestro reconocimiento a su obra, aunque para el gobierno solo sean mano de obra barata. Saludos a todos

paquitoeldecuba

5 febrero, 2015

Grande Villafranca, pequeño otra vez Carlos Manuel. El periodismo se escribe con palabras, pero se hace con generosidad, lo demás es otra cosa…

violeta lechaga

5 febrero, 2015

Gracias a la ciencia, que prolongó 10 años la vida de Reinaldo Villafranca, permitiéndole estudiar, y volcar su solidaridad con los enfermos. Y en esta muerte, será recordado, aunque no haya un cadáver, por su madre, por su gente, sus compañeros de trabajo, así pasa con quien trasciende. Él será la silenciosa compañía de su madre, que solo puede estar orgullosa . Hablando de “covacha”, pseudo periodista carroñero, a chusmear en la pobreza y juzgar una madre por verla resignada…. Y ” te cojes asco” por decirle lo que en verdad es hoy su hijo, un símbolo. No tienes verguenza Carlos Alvarez

Marta Alejandra

5 febrero, 2015

¿Qué tendrá que ver con quién se iba a la cama el licenciado en enfermería Reynaldo Villafranca, o cómo guardaba o no su ropa y, menos aun, si la taza de su baño estaba rota (faltó decir si en la parte derecha o izquierda, o en la base), con la valiente tarea internacionalista que realizaba, para lo que hace falta tener muchos testículos -no importa qué tipo de hormonas predominan? Y lo importante es que no viró. Cualquier hijo cariñoso le hubiera prometido eso mismo a su madre aunque no pensara hacerlo. Le recomiendo “señor periodista” y comentaristas, que vean la película “Flor de Otoño”, con la increíble actuación de José Sacristán .

Mónica Rivero

5 febrero, 2015

Carlos Manuel Álvarez le ha hecho a Villafranca el altar que ningún otro periodista cubano ha sido capaz de hacerle, en medio de tanta perorata repetidora, tanta épica absurda y tanta exaltación impersonalizada. Hasta que este texto llegó ninguno de nosotros tenía idea del ser humano que vivió bajo ese nombre y ese rostro, casi número. Carlos Manuel afirma y defiende lo que Villafranca fue, y justamente en ver lodo en eso está la fobia. La fobia está en esa lectura, no en decirlo. Ese texto nos devuelve a un ser humano con una vida compleja, que estaba feliz el 30 de diciembre porque había salvado a tres niños, un ser humano que lloraba. Que no lea quien no sepa leer. Que no profane.

Teresa Longoria

5 febrero, 2015

realmente da vergüenza leer la mayoría de estos comentarios. espero que ninguno de los que ha criticado tanto el artículo sea homosexual, porque no entendería cómo hablar de la condición homosexual de alguien les resulta ofensivo. me da pena (y ahora sí, pena, pena de tristeza) con carlos manuel. ha hecho un relato hermoso, que arranca lágrimas, ha dibujado para nosotros una persona que de otro modo no habríamos conocido. y lo tratan como si hubiera cometido sacrilegio.

Manuel David Orrio

6 febrero, 2015

Primero que todo, 100% de acuerdo con el comentario de Ronald. Mi observación como periodista es ésta: ¡qué fácil es escribir sobre una persona, cuando se goza de alguna cierta impunidad! Esta ¿crónica? contraviene “cualquier cantidad” de códigos de ética periodística vigentes en muchos países del mundo y contiene elementos,jucios, apreciaciones, que no sólo serían juzgados como violaciones deontológicas, sino que serían asunto de los tribunales. El autor escribe, al parecer, amparado en una de las “ventajas comparativas” de las que muchos irresponsalbes gozan cuando se escribe sobre Cuba: saber que las víctimas no tienen cómo reclamar

Estelvina

6 febrero, 2015

Para escribir medianamente aceptable, no hace falta mucho. Para ser periodista y publicar en medios que se precien, hace falta mucho más. La ventaja que ofrecen los medios digitales hoy en día, es que cualquiera que se crea “escribidor”, piensa que es periodista… pero para eso, hace falta oficio, que es decir, entre otras muchas cosas, ética para tratar los problemas y las circunstancias. Me resulta lamentable leer “cosas” como estas, y más aún, que muchas personas las alaben como el non plus ultra del periodismo…. Menos mal que aún queda cordura en los medios de más alcance para los cubanos, y no publican cualquier cosa. No me refiero siquiera, a esconder o tapar los aspectos menos agradables, sino del tratamiento que se les da… Eso de escarbar en las intimidades de las personas, dista mucho de las normas éticas del periodismo, y mucho más, cuando la ventaja del “escribidor” le permite emitir juicios tan personales e impregnar sus escritos con ellos. Si le da asco decir que Villafranca es un símbolo, ya entonces, me provoca pena… pero bueno, habría que saber cuáles son los símbolos en los que él cree.

Wilfredo Cancio Isla

6 febrero, 2015

El reportaje y la experiencia misma de su publicación debería servir para pensar el periodismo como es. Carlos Manuel ha humanizado a Villafranca, lo ha bajado de los pedestales, lo ha echado a andar para siempre. Este es el punto del periodismo. Hacer ver lo que los demás miran sin ver. Desde que falleció el primer cubano de la brigada médica en Africa, el señor Jorge Juan Guerra Rodríguez, economista, de mi pueblo, Sancti Spiritus, estoy buscando el retrato de su vida en alguna página de periodismo local o nacional (¿Escambray?) y no la hallo. Lo mismo me pasó con Villafranca. La gran pregunta para los que aún se empeñan en mejorar y superar el periodismo -oficial o menos oficial, que según Miguel Barnet es un elogio- es cuestionarse por qué todo quedó en la chata nota -no cabe otra palabra- oficial, sin un aliento por desentrañar las verdades que componen decisiones, conductas, situaciones límite. Ese es el periodismo (que puede ser también literatura, casi siempre cuando no se impone serla). ¿Alguien impidió hacerlo, aunque no se tratara de un relato descarnado y a la vez entrañable como este? Pregunto desde la credulidad, no desde la sátira. Lo que me parece tan revelador como la historia misma que escarbó y cinceló Carlos Manuel con un sentido de honestidad admirable, son los comentarios de reproche y los ataques de indudable sabor municipal. Creo que debiéramos desandar la historia del periodismo del siglo XX, la etapa republicana, para reencontrarnos con piezas como las de Enrique de la Osa para su palpitante sección En Cuba. Creo que hay mucho que rescatar y entender todavía para que ciertos colegas terminen por reconciliarse con la idea de lo que el periodismo es y lo que no es. Felicitaciones para el autor.

Kaloian

6 febrero, 2015

Es formidable (hasta diría yo buena lección del periodismo que nos hace falta). Por cada uno de los detalles que Carlos Manuel narra ahora lo siento a Villafranca como a un héroe cotidiano. Hasta el momento, antes de leer este post, según la percepción que me llevé al conocer de su muerte por las noticias dadas con parquedad por nuestros medios de comunicación, el colaborador cubano de la salud solo era un tipo al que la parca le había tocado a su puerta.

Reinaldo Villafranca bien podría, en lo adelante, llamarse el policlínica de Los Palacios.

“La última vez que habla con su muchacho, lo hace desde la sala de su casa. Es 30 de diciembre. Villafranca la llama y le desea feliz año. Dice Alicia que estaba contento, porque habían salvado tres niños. Y que era pura carcajada, con ese amaneramiento suyo tan peculiar.”

Este es un relato de lo real maravilloso. Una realidad muy cruda con un personaje maravilloso, como lo fue Reynaldo Villafranca. Respeto para ese ser humano descrito en este artículo, porque de los medios de que se valió para definirse como un ser social, lo colocan en el podio de la gloria eterna a la humildad.

Excelente reportaje, gracias, y bellamente escrito. Sería interesante que venga una Parte II que informe sobre los detalles del contrato de Villafranca, qué se le prometió en cuanto a compensación y cómo se termina repartiendo su herencia entre los familares, si es que la reciben.

Que escrito más repugnante, la verdad que quien lo escribe, ni sabe de periodismo, pero menos aún de respeto! Que triste! Deberia darle verguenza a OnCuba publicar articulos como este!

Disamis

6 febrero, 2015

ahora mismo estoy confundida, o la gente lle con los prejuicios a flor de piel, o soy yo quien tiene un poco perdida la brújula de lo que está bien o está mal, solo puedo decirles que leyendo este trabajo me sentí muy cercana a Villafranca, como si en lugar de leer sobre un ente lejano estuvieran hablandome de mi vecino, o mi primo, o el tipo de aquí del barrio con quien apenas cruzo los buenos días cada mañana.
No sé si llamarle buen periodismo, pero lo que sí puedo asegurar es que leyendo este trabajo sentí que podía tocar con las manos a Villafranca, y entenderlo, en sus motivaciones y frustraciones, en sus sueños, y sobre todo, en el heroísmo callado de su tremendo amor al prójimo. Si eso no es rendirle homenaje, no sé entonces cómo será hablar de héroes, sin caer en el planfleto y la hagiografía.

Azuzena

6 febrero, 2015

Una pena este escrito. Cuánto ensañamiento en la personalidad de un ser humano, que por lo leído aquí se ocupaba de todos de una manera especial. Qué importa lo que hacía en su intimidad si fue capaz de ofrecerse para darlo todo, hasta su propia vida. Qué asco de periodismo y que otros estés de acuerdo, peor!!! Se verán horrores!!!!!

Rosa María

6 febrero, 2015

La vida es mucho más cruda que cualquier enfoque o palabra. Dónde están los términos, en los editores, en los periodistas.

Ariadna

6 febrero, 2015

Los críticos de Carlos Manuel -dejo a un lado los envidiosos, que se notan rápidamente- lo que quieren es un periodismo pacato, soso, donde la gente es de cartón, en blanco y negro…y muchos han perdido siquiera la noción del periodismo moderno. Este texto duele, también, porque es un dardo al aparato propagandístico que ha creado falsos ídolos, gente de una sola pieza, irreal. Y como me dijo una amiga: con este texto se puede llorar a tus muertos, aunque no los conozcas.

Bueno. Hermano este reportage es mas que eso es un llamado al Mundo para que constantly a mi pais. Gracias por este trabajo.

Luann Cabral Carrillo

6 febrero, 2015

Qué belleza de artículo, mucho más que periodismo, o un artículo periodístico subjetivo, como deberían de serlo todos; no conocí a Villafranca, ni a su familia, ni Cuba siquiera, pero hoy me he sentido cerca de todos ellos y agradecida de esta cercanía y del amor de Villafranca hacia los demás.

Bueno. Hermano este reportage es mas que eso es un llamado al Mundo para que conoscan a mi pais. Gracias por este trabajo.

Primero que todo, Villafranca no estaba en ningún pedestal. Ni antes ni después de la nota necrológica sobre su muerte la prensa cubana había contado nada sobre él, ni el resto de los internacionalistas que combaten el Ébola en África. Tampoco del espirituano, también víctima de paludismo. !Qué terrible ir, exponerse a una enfermedad tan mortal como el ébola, y morir de otra más conocida y pedestre!
El periodista ha dibujado al hombre de la nota oficial. Y como dibujante, a veces tiene el trazo más fino, y a ratos menos. Pero ha ubicado a Villafranca en el mundo, y para ello ha ido hasta el epicentro de su vida, a preguntarle a la gente que sí lo conoció, que lo quiso, que lo comprendió… Villafranca merecía estas u otras palabras, más que un resumen cronológico de sus últimos alientos.
No recuerdo, en los días posteriores a su muerte, este alud de comentaristas que ahora levantan el cadalzo donde quieren ajusticiar al único hereje que se atrevió a contar la historia tal y como la escuchó. ¿No merecía, entonces, las “demostraciones” de solidaridad y hasta “empatía” que hoy aquí se exhiben? O mejor, una pregunta más sencilla… ¿conocían los foristas de OnCuba y Facebook (desde donde se continúa el escarnio) a Villafranca?
Uno puede comulgar más o menos con la manera en que un periodista entiende y escribe el mundo. El chiste está en que al descalificar su trabajo, se está echando mano de actitudes, casi siempre, más cuestionables desde el punto de vista ético, que las del autor.
¿Homofóbico dicen? Homofobia destilan las acusaciones, los insultos, las “defensas” de la libertad de expresión sexual de Villafranca…
Decía Pablo: No somos Dios… no nos equivoquemos otra vez…
Tristemente, así no avanzamos….

waldo_cuba

6 febrero, 2015

¡Desagradable! No hay otra expresión. Tiene el tufo de los los llamados periodistas “independientes” que intentan tapar el sol con un dedo desacreditando el sacrificio y valor de todo nuestro pueblo. Para realizar buena prensa no es preciso hacerlo a costa de las intimidades de las personas.

Claudia

6 febrero, 2015

este perfil me ha hecho discutir con tantos. gente q ha ofendido a Carlo M d todas las formas imaginables, y yo, q ni siquiero lo conozco, pero q reconozco q su TALENTO viene aperajado con un par de cojones inmensos, he gastado mi tiempo en tratar de hacerles ver q Carlos simplemente hizo lo que debería hacer un periodista, ni más, ni menos.

Manuel David Orrio

6 febrero, 2015

Este artículo viola elementales normas de ética periodística e incluso pudiera ser objeto de demanda ante un tribunal

Daniel Salas

6 febrero, 2015

Que polémica más ejemplar ::: A lo mejor es un poco difícil entender cómo funciona ese artículo sobre nuestro compatriota fallecido. Hablar con detalles gráficos de como vivía Villafranca no es denigrarlo. Decir que era homosexual, y que por eso fue agredido brutalmente, no es ofender su memoria. Decir que vivía en una casita bien pobre, y que su familia estaba llena de “problemas sociales” no es ofenderlo en lo más mínimo. Al contrario. La historia que cuenta ese artículo es la de un ser humano con muchas cosas en contra (familiares, sociales), y que a pesar de todo logra imponerse ante las dificultades, abrirse un camino en la vida, ser feliz, ser libre de seguir su destino, entregarse a los demás, ayudar humanitariamente, arriesgarse como internacionalista en la misión más difícil y admirable del mundo de hoy, y que, trágica y desgraciadamente, muere. Su muerte es una tragedia. Léanlo sin prejuicio. El artículo presenta un a héroe, de carne y hueso, y por eso es más entrañable, más querido, más cercano. Este artículo sobre Villafranca no es una blasfemia, sino un homenaje.

Tengo una duda y tal vez alguno de los que participan en este debate puede aclararme algo, homenaje y destruccion son lo mismo, quisiera que se pusieran en el lugar de la familia, de los amigos, de los compañeros de Reynaldo, estoy seguro que no ven esto como un homenaje, sino como la destruccion de su imagen,de su vida hay muchas cosas buenas que exaltar, sus deseos de salir adelante aun en un hogar disfuncional, sus deseos de superacion, su valor, eso si lo vale, muchas gracias.

María Elena

6 febrero, 2015

Villafranca fue un enfermero cubano, si cubano de mi Cuba, que dio el paso al frente para ir a enfrentar el ébola, eso es lo que prima, su valor para unirse a ese grupo de trabajadores de la salud cubanos que se decidieron a luchar por preservar la vida de otros.
No fueron en ese momento de interés sus preferencias sexuales ni sus otras inquietudes. En ese momento solo se necesitaba valor, coraje, sentimientos de solidaridad con los desvalidos, para ir a enfrentar a una enfermedad que ha matado a más de ocho mil personas. Eso lo hace grande ante todos nosotros. Desgraciadamente en esa empresa perdió la vida.
Es una lástima que un pálido periodista tomara su vida para ganarse cuatro pesos que finalmente gastará .
El pobre Carlitos debe aprender que no se hace uno grande por desprestigiar a otros que ya por su actitud han sido ejemplo de abnegación y humanismo, y se ganó la admiración de muchos en el mundo.
Le llamo a la reflexión , le pregunto si le gustaría que su vida íntima navegue por las páginas , pienso que es posible que también exista algún capítulo en su vida que no desee que salga en las redes sociales para que sea del dominio de todos.

Cuco "el kilo"

6 febrero, 2015

y siguen comentando los compañeritos de la UCI

Qué letras más malvadas que objetivo macabro busca este quien escribe , escribir lleva ética y se rechaza una historia que tiene en su interior mucho dolor se que este enfermero fue u será por mucho respetado hizo lo que pocos hacen andar e ir allí donde hacía falta salvar vidas. Honor y gloria a quien lo merezca.

Ulises Lima

6 febrero, 2015

El texto que hubiesem querido los que critican:

“Reynaldo Villafranca quizá pudo haber muerto hace diez años, en un lamentable accidente que tuvo lugar en el paseo principal de Los Palacios, cuando resultó víctima de una agresión con arma blanca. Minutos antes, en el cabaret del pueblo, Villafranca le había gastado al agresor una broma sin malas intenciones, nada más.
–Mi hijo siempre fue así –dice Justa Antigua, y revolea las manos en el aire, y las afloja–. Un jodedor.
Permaneció semanas en terapia intensiva, técnicamente muerto.
–La medicina cubana lo salvó –dice Alicia Cordero, encorvada y menuda–. Después de la operación tuvo problemas, sí, pero finalmente se resolvieron.
Villafranca falleció hace diez días, después de un paludismo con complicación cerebral. Tenía cuarenta y tres años recién cumplidos. Era enfermero, y uno de los 165 miembros de la heroica Brigada Médica “Henry Reeve” que desde inicios de octubre de 2014 el gobierno cubano enviara a Sierra Leona para combatir el Ébola. Es el segundo colaborador que muere heroicamente, y el primero de los profesionales de la salud.
Por eso yo estoy ahora en la sala de la casa de Alicia Cordero –NO.19ª, calle 28–, donde tantas veces Villafranca ensayó frente al televisor doblajes de canciones en inglés, demostrando sus tempranas inquietudes artísticas.
Y por eso estoy cruzando la calle, entrando a un solar, tocando a la puerta NO.16ª, pidiendo permiso para pasar, siguiendo de largo por la sala, los cuartos, la cocina, saliendo al patio y llegando finalmente a la covacha donde dormía Villafranca, separado del resto de su familia; una casa de madera.
–Es una casa muy humilde, la verdad, pero tenemos fe en que vamos a mejorar. Tenemos fe– dice Nereida, sonriendo.
Por primera vez, Justa rompe a llorar sin consuelo cuando le sobreviene el recuerdo de su hijo querido.
Intento consolarla y, a un tiempo, mirar alrededor, captar el estado de cosas. Hay una mesa de hierro con un mantel de flores, una hornilla eléctrica encendida, otra hornilla oxidada e inservible, una olla embarrada de frijoles, un trapo grasiento, una cafetera sin tapa, varios pomos de distintos tamaños, una botella de cerveza vacía, hollejos de naranja, y grumos de arroz sobre el mantel. Se trata, como ella dijera, de una casa humilde, pero Justa sabe que hay cosas mucho más importantes que el bienestar material. Lo veo en sus ojos. Yo, de más está decirlo, creo que tiene toda la razón. Hay cosas que el dinero no puede comprar, y esas son las que cuentan.
–Piense que su hijo fue un símbolo para muchos –digo, y siento que he dicho una gran verdad.
–Lo sé, y eso me hace muy feliz –dice Nereida.
Justa Antigua me comenta algo:
–La gente piensa que él fue a África para comprarse una casita y salir de aquí, pero eso no es verdad. Él lo hizo, primero que todo, por una cuestión humanitaria. Siempre le gustó mucho servir a los demás, incluso aunque le costara su propia vida…”

Y así podríamos seguir, páginas y páginas…

Lourdes

6 febrero, 2015

Felicidades a Carlos por mostrar al héroe humilde y sus verdaderas razones. No sé de que ética periodística se habla acá, cuando constantemente somos ofendidos por los medios que subestiman nuestra inteligencia con discursos oficiales. Conocimos a través de tí el dolor y la dulzura de un hombre grande. Ninguna palabra estuvo de más. Gracias!!!!

esto es una verguenza, una mierda de periodismo….

Es cierto que la democracia implica respeto por las opiniones y posturas diferentes, pero en este caso, pobre gente que agrede al autor porque escribió sencillamente la realidad! Entiendo que no estamos acostumbrados a eso, precisamente gracias a “nuestros periodistas de los medios oficiales”. Por eso, cada vez menos la gente está interesada en leer los medios oficiales, pacatos y faltos de la más mínima arista humana. Es el precio que se paga por encumbrar a la gente común, los “normales”, como dijo Retamar, que parecen inalcanzables para el simple mortal. Mientras sigan con esa palabrería fría e impersonal, no podrán entender artículos como este. Posiblemente, hace media hora, ese hombre que murió, Villafranca, fuera uno más en la lista de tantos que han perdido la vida en misiones. Sin embargo, gracias a este artículo, al menos a mí, no se me va a olvidar quién era. Habría que ver, en el futuro, qué es mejor para la memoria, si la “nota oficial”, o escritos como este.

Magalys

6 febrero, 2015

Qué pena!!! Carlos Manuel le hace un homenaje a Villafranca y algunos haste le ofenden. No han entendido NADA

cubanoenmadrid

6 febrero, 2015

Hace muchísimo tiempo que no leía una crónica tan bien escrita. Dura, realista, a veces hasta cruel, pero al mismo tiempo humana, sensible y honesta. Compadre, sigue cabalgando y no hagas caso a los ladridos de las ciberclarias de la UCI y muchísimo menos a estos periodistas oficiales de todo por un dólar que lo único que saben cubrir es reuniones del partido y actos del MININT, FMC, ANAP,CDR,FMC y otros engendros prehistóricos que todavía subsisten en nuestro Macondo tropical. Un abrazo y que sigas manteniendo esa pluma tan afilada y sagaz

PARA CARLOS (ESPECIALMENTE):
Hace como veinte años aprendí a leer, hace muchísimos menos aprendí las reglas del buen periodismo (aunque esto no quiera decir que siemrpe las aplique). Entre las principales líneas considero que cualquiera que escriba, en el lugar del mundo que sea, debe ser consciente de su rol como modificador de conductas para bien o para mal. Del mismo modo, y esto no es algo nuevo, quien escribe debe ser responsable por lo que publica pero NUNCA, bajo ningún concepto, puede preestablecer todas las respuestas de sus lectores. Interpretaciones existirán tantos como receptores. Carlos, esto es por MUUUCHO de lo mejor que he leído en cuanto a periodismo se refiere, quisiera encuadrarlo en un concepto más escueto. Ahí te va: si de periodismo cubano se habla y si el mundo fuera justo, y si la posibilidad de trascender no quedara siempre en planos tan subjetivos, durante siglos se hablaría de esta crónica tuya. Como lo veo, crónica es al fin y al cabo como quiera que ENALTECES (así con mayúsculas) a un hombre, 100% humano que pudo flotar en medio de su cotidianeidad gris y procurar cambiar las estéticas de Sierra Leona, acaso predestinada con el olor a muerte que debe respirarse allí todos los días y a todas horas. Me enorgullezco de conocerte Carlos (al menos virtualmente), grito en cualquier tribuna que formo parte de tu generación con sana envidia, y con muchísimo más honor me declaro en el bando de tus seguidores.

Carlos Manuel: estan dando tremendo cuero! Jodedera. Nombres conocidos criticando este escrito formidable tuyo con argumentos de risa. No puede ser verdad. Creo que el cuero se los están dando a ellos, no a ti.
En hora buena.
Omar

Excelente crónica Carlos
Sobre todo para mostrarle al mundo las crudas realidades de la vida de un cubano más. Su historia, familia, vecinos, hogar y mundo interior.
Carlos, me han impactado las imágenes que muestras donde vivía Reynaldo, pero no me son ajenas. Como ese hogar hay cientos de miles en Cuba mi hermano. En pleno siglo XXI es vergonzoso saber que la POBREZA aun atrapa a muchos, sin tener los medios para escaparse de ella.
Qué bueno que nos dibujes su vida por demás. Es una de las tantas formas de mostrarles a muchos cortos de mente que tras una decisión de partir, pueden converger mezclas motivacionales, llámese necesidad económica, deber profesional, altruismo, solidaridad, patriotismo O EXISTIR SOLO UNA por encima del resto. Ya lo dijo su propia madre: “…Él fue a África para COMPRARSE UNA CASITA Y SALIR DE AQUÍ…” ¿Quién con una vida así, no lo haría?
No hay mucha diferencia entre lanzarse al mar y partir hacia África en territorio dominado por el Ébola.
La NECESIDAD y la POBREZA son elementos detonantes de decisiones extremas, aunque nos cueste trabajo comprender por qué muchos lo hacen.
Por demás, mi respeto para Reynaldo y esa madre que ha sufrido tanto.

Laura Mor (Argentina)

6 febrero, 2015

La verdad que leer una nota así, después de la muerte de un médico, que como muchos médicos cubanos ha puesto su vida al servicio de la profesión y de esa vocación que no muchos tienen, no me da vergüenza….me da asco. Asco por personas tan inescrúpulosas que hablan de alguien que se jugó la vida como quien escribe esta nota no. Qué les importa lo que el tipo hacía con su vida privada? Si singaba mucho o poco? si era jodedor o lo que fuera? Acaso el que escribe no singa? Les comento que si Reinaldo hubiera querido hacerse de dinero para irse de Cuba, no se iba a ir África, a un país tan lejano y con tantos problemas. Se podría haber ido tranquilamente de misión a Venezuela o a Brasil, que no sólo era menos riesgoso, sino más cerca…y que además en los dos años de misión juntaba, al cambio, bastante más dinero que en África. Decir lo que supuestamente la familia dijo, en una nota escrita, sin audio, y siendo que seguramente esa familia (por el bloqueo criminal) no puede andar gastantdo su tiempo y dinero en navegar en internet para buscarla y comentar como hacemos nosotros es sumamente deshonroso. Como Argentina estoy acostumbrada a la manipulación mediática. Si googlean un poco, ustedes que no están bloqueados, se van a dar cuenta de lo que les hablo. Si quieren ser serios, aunque sean contrarrevolucionarios, hagan notas serias, sino sigan haciendo el ridículo como con estas notas…. Por tener 40 CUC para su bolsillo no les importa denigrar a un profesional que fue internacionalista y solidario como ninguno de ustedes, vendePatrias!

Mejor que Carlos Manuel – del cual no soy fan, según le consta a Dios, todos los que me conocen y, claro, las 11 mil vírgenes y 14 santos auxiliares – Ulises, creo que Lima. Dio en el clavo. Es eso: un texto, si no plano, ‘más dado a la esperanza’ (para darle una definición poética y no caer en cosas obvias). Aunque al final, los médicos que hoy se indignan y claman por la ética, vieron los ojos de ‘otro monstruo’, el de la verdad y ésta, generalmente, no le gusta a nadie. El artículo está bien escrito y si no fue escrito de buena fe, que lo castigue Dios. Nadie más.

Hasta cierto punto pudo ser buena la crónica pero lamentablemente el periodista quiso “humanizar” al héroe destacando más que nada los problemas, miserias y penurias por las que tuvo que pasar Villafranca y encima denigrar sobre las razones por las que muchos de nuestros médicos se enfrentan a terribles situaciones por todo el mundo. Nunca atacaría a Carlos por el articulo pero no me gusto la intromisión descarada en la vida de este señor y más aún su intención de mostrar la miseria material y los problemas personales de este hombre. Que le importa a nadie saber si vivía en una mansión o en un basurero, si era homosexual o mujeriego. A este paso veo pronto un reportaje como los que salen todas las noches en la “gran” prensa de Miami donde lo único que reportan es sobre tiroteos, muerte o depredadores sexuales. Realismo pero con respeto.

Lisandra

7 febrero, 2015

Sinceramente esto se parece mucho a los textos del nuevo periodismo, esos que leímos en la universidad en aquella compilación de Tom Wolff. La historia logró conmoverme y en algunos momentos sentí que estaba en un texto del realismo mágico. Sin embargo, el artículo logra despertar sentimientos encontrados; por una parte vemos la realidad cruda de un ser humano y por la otra sentimos el ultraje a la intimidad de su casa, de su vida, de una historia personal que quizás Villafranca no hubiera querido nunca contar. Hay que establecer diferencias entre humanizar a las personas y ultrajar lo personal. Es un texto muy bien escrito, es un tema demasiado sensible, no se trata de romper las “viejas fórmulas” sólo para captar la atención si perdemos lo esencial; que es el respeto por la individualidad de cada ser humano.

que cosa lo de ese periodista ,aunque sea la verdad ,a donde quiere llegar ,el no sabe que la mayoria de este pais ,es pobre ,y cuando hay problemas sociales en una casa ,no hay vida ,cuando hay delincuencia ,cuando hay muchos hijos ,cuando no hay control familiar .Quien ha dicho que los medicos tiene que estar todos los dias en tu casa ,COMO denigra a la negra,a la madre, a la vieja ,que viejo solo puede con la vida,todo se derrumba .No somos mercancias ,somos un pais ganando y haciendo salud y hacer salud ,no tiene precio .Odio eterno al que ataca a su patria ,
Tenia a sus espaldas una catastrofe familiar ,pero si era de esa brigada ,ya ha sido Internacionalista de catastrofe en mas de una oportunidad ,para ser nombrado de esa Brigada ,que se pide para ellos el Premio NOBEL ,es asi como las fuerzas internas denigran de donde nacen ,que se cree ese periodista que las misiones arreglan los problemas que tenemos ,si no hay una base de trabajo anterior en una familia ,todo se vuelve sal y agua y contra esa pobreza ,este pais ha luchado toda la vida ,contra los problemas sociales y bendigo a ese enfermero que salio como flor de loto a ser mejor der humano. Lenia

Manuel David Orrio

7 febrero, 2015

INVITO A UN EJERCICIO:
Tomemos el Código de Ética de la prestigiosa Sociedad de Periodistas Profesionales de los EE.UU. Sigma Delta Chi; analicemos sin pasiones y reconociendo la calidad formal de esta crónica, si contraviene o no el Código de Ética de esa sociedad. Para facilitar la tarea, cito textualmente lo que a mi entender procede, pero también dejo el link para quien desee un mayor análisis http://www.spj.org/ethicscodeSP.asp

Postula Sigma Delta Chi

Minimice el perjuicio

Los periodistas con ética tratan a las fuentes, a los protagonistas de la noticia y a los colegas como seres humanos merecedores de respeto.

Los periodistas deben:

— Compadecerse de los que puedan ser afectados adversamente por la cobertura noticiosa. Mostrar una especial sensibilidad al tratar con niños y con fuentes o protagonistas de la noticia inexpertos.
— Mostrar sensibilidad al solicitar o utilizar entrevistas o fotos de personas afectadas por la tragedia o la desgracia.
— Reconocer que buscar o reportar información puede causar perjuicio o malestar. La búsqueda de la noticia no da permiso para la arrogancia.
— Reconocer que los particulares tienen mayor derecho a controlar la información sobre sí mismos que los funcionarios públicos y otras personas que buscan poder influencia o atención. Sólo una extraordinaria necesidad pública puede justificar la intromisión en la vida privada de alguien.
— Proceder con buen gusto. Evitar ceder a la curiosidad sensacionalista.
— Ser cautos en cuanto a identificar a sospechosos menores de edad o a víctimas de delitos sexuales.
— Ser juiciosos en cuanto a nombrar a los sospechosos de delitos antes de la formulación oficial de cargos.
— Contrapesar el derecho de un sospechoso de un delito a un juicio justo con el derecho del público a estar informado.

Isabel Estrada

7 febrero, 2015

La distópica veleidad de “Las patrias íntimas del internacionalismo”
Por Isabel Manuela Estrada Portales, Ph.D., M.S.
En un arranque inicial, al leer “Las patrias íntimas del internacionalismo”, de Carlos M. Álvarez, recordé. Sí, así de simple. Recordé. Y eso me causó cierta euforia, cierto dolor ahí donde se sienten las cosas, ramalazo en donde creía que sólo quedaba la imaginación donde la memoria debía ir. Escrito con exquisitez, sin mucha de la mueca que a veces viene de la isla – no vale hablar de sin nada del oficialismo verbal, porque de lo contrario no le estuviéramos dedicando angustia.
Inicialmente, al compartirlo, dije: Exquisito. Doloroso. En fin, cubano.
Después, empecé a pensar, algo siempre recomendable.
Exquisito, sí. Doloroso, sin dudas. ¿Cubano? ¿Por qué? Creo que lo de cubano habría que argumentarlo. Dirán que me contradigo, que lo primero que dije fue que al leerlo recordé y, obviamente, recordé mi vida en Cuba. Yo, negra entre negros. En un barrio con muchos ex y futuros presidiarios. Leyendo sin cesar bajo el único tubo de luz fría. Sin baño en casa – es decir, en el cuarto sin ventanas al exterior cuya ventilación venía de la abertura a lo largo de toda la pared que nos separaba del cuarto vecino, de donde también venían los ruidosos amares de Cachita – aún mami se ríe de cuando me ponía algodones en los oídos cuando yo era muy pequeña – acostumbrada a, para usar los eufemismos cubanos de época, hacer mis necesidades en un cubo con el que tenía que cruzar todo el patio del solar para vaciarlo en lo que pasaba por baño colectivo pero sólo se usaba como vertedero. ¡Y todavía quieren que entienda el concepto de la privacidad!
http://wardiariesespanol.blogspot.com/2015/02/la-distopica-veleidad-de-las-patrias.html?m=1

Androvis

7 febrero, 2015

Gracias Carlos Manuel por hacer un periodismo diferente, mas cercano a la realidad, mas puntual con tu gente, aquellos que te ofenden simplemente “NO HAN ENTENDIDO NADA!!!!!”, desde personas con elevado nivel universitario hasta otras menos preparadas. El periodimo actual en Cuba es un peridodismo de evasion, evaden hablar de la realidad, de los problemas algidos que nos atañen dia a dia. Es un periodismo que solo conoce palabras como “Se cumplio el plan…”, “Se espera cumplir el plan….”, ” Adelante compañeros , necesitamos mas esfuerzos, mas sacrificios, mas……”, sin embargo “olvidan” o no mencionan los verdaderos problemas que nos afixian y que el cubano de hoy quiere saber como se le va a dar respuesta a sus problemas, quien lo va a escuchar , quien va a aportar lo necesario para resolver los problemas que no son solo “SALUD Y EDUCACION”. Tu cronica es excelente, de lo mejor escrito en los ultimos tiempos, nos presentas a Villafranca HUMANO, no un heroe construido en el cine ni en una novela, nos presentas esa persona que vivio en un mundo tan adverso, que muchos hoy tienen, y que supo empinarce por encima de todo y de todos para salir adelante. Y aunque el humanismo de la medicina en Cuba; digase medicos , enfermeras y demas trabajadores de la salud; nos lleve a entregar en cualquier rincon del mundo nuestros conocimientos y amor sin limites, tambien sabemos que la principal fuente de ingresos en nuestro pais, y de las familias, son las misiones medicas. Que la dificil situacion actual; economica, social y demas; hace que muchos, la inmensa mayoria de los colaboradores,(por no decir todos) salgan al mundo en las misiones para tratar de paliar sus necesidades y dar a su familia seguridad ecnomica. Villafranca fue a luchar contra el Ebola, pero fue tambien a mejorar economicamente su vida y la de su querida madre. Y Carlos Manuel, tu nos dejaste ver con tu cronica, al hombre detras del heroe. Hoy conocemos un Villafranca mas real y mas cercano, ya no como el colaboador que murio en cumplimiento de una mision, lo sentimos mas como ejemplo, como HUMANO. Saludos para ti y continua escribiendo asi, “Vale la pena leerte”

Androvis

7 febrero, 2015

Carlos Manuel, se me olvidava decir que soy medico y estoy cumpliendo mision, y si por casualidad la muerte me tocara en cumplimiento de mi deber, quisiera que usted o alguien como usted me dedicara una cronica igual a la escrita. Gracias Carlos Manuel…

Diana Hernandez

7 febrero, 2015

No es necesario hacer noticia con las carencias del ser humano.Sabemos la precariedad en la que viven desgraciadamente muchas familias cubanas.Tampoco era necesario divulgar la vida publica de Villafranca.Es simplemente un articulo bochornoso y carente de respeto.
Se necesita una gran dosis de bondad y de solidaridad para dar el paso que dio ese muchacho .Eso lo hace noble.Es una pena que este “periodista “de pacotilla gane dinero a costa de la vida y de la miseria ajena.

Como palaceño y amigo de Coqui te felicito por este reportaje, para nada creo que demerites su persona y sus acciones, todo lo contrario, las pusiste en el contexto correcto, gracias por desenmascarar a los bufones de ese circo que fabrica héroes de necesidad y tristeza.

el inagotable

7 febrero, 2015

Escribo en el Blog de Paquito. Mente comenta:

…para resolver el problema de la familia que dejaron detrás..
——-

En Oncuba , Carlos, que es excelente escritor- de contenido y de estilo, no como Paquito que es oficialista del monton- . narra las bien miserable condiciones en que vivia uno de los internacionalistas que fue al Africa , a jugerse el pellejo , y alli murio recientemente.

El pobre hombre queria ahorrar con el fin de comprarse una casita y dejar atras en quimbo en que vivia. Su entorno familiar tambien era de apaga y vamos.

el inagotable

7 febrero, 2015

Opino que la entrada de Carlos es de primera. El individuo es descrito en su humanidad.

Mencionar que era ” pato”, creo que es es la palabra que usa, esta a tono con los
patrones culturales del pais. No veo que eso signifique homofobia del quien utiliza el termino.

Por otra parte, no veo el perjuicio que le origina al difunto -a ya en el otro mundo- o a su familia. ?Es que su sennora madre aspira, acaso, a un cargo publico para el cual la presente narracion la invalida?
Ademas, Con el poco acceso de la poblacion cubana a la red de redes, muy pocas lectores deben aceder al asuntito escabroso.
Por mi parte. Estoy harto de que me presenten una imagen idilica de los “heroes y martires de la patria”
Ya cansa que nos hayan estado dando gato por liebre durante tantisimos annos.

el inagotable

7 febrero, 2015

Comenta Laura:

Qué les importa lo que el tipo hacía con su vida privada? Si singaba mucho o poco? si era jodedor o lo que fuera?
—–
Ja Ja. Laura, A mi, que lei la historia, me importa un bledo si el tipo apuntaba o banqueba porque en esas cuestiones no hago juicios morales. El detalle de describir su orientacion sexual. debe sirvir, unicamente, para decirnos que el tio, era de carne y hueso, no el heroe de acero forjado a que nos tiene acostumbrado la propaganda official.
Quien haga juicios de valor sobre el uso que a su culo o su pene decidio dar el difunto, refleja solo sus propios prejuicios personales.
La “ofensa” esta solo en la propia mente de quien se sienta ofendido.

Muy bueno esto que expuso Manuel David Orrio. Si todo eso se cumpliera este escrito no se habría publicado, máxime si se trata de alguien que ha muerto y no puede, no defenderse, ni siquiera opinar. Hay quienes dicen que lo han “humanizado”. Por supuesto, era un ser humano, pero su vida privada a nadie le importa y esa vecina si lo quería tanto no debía sacar a luz hasta los favores que le hizo; y la Jefa de Circunscripción, que yo sepa, no está para eso, quizá si hubiera puesto a hacer lo suyo le habria gestionado una mejoría en su modo de vida, me refiero al techo bajo el que vivía, no a sentarse a “despotricar” de una persona dispuesta a sacrificarse por los demás, no solo por ir a combatir el Ébola, sino por formarse como enfermero; esa es una profesión a respetar y de qué manera y se hace bien y con consagración, pues mucho mejor, sobre todo eso podría haberse escrito porque si llegó a ser Intensivista y murió donde murió no era un enfermero cualquiera. Allí es donde están sus méritos, lo demás a quién le interesa. Dijo Lenia, una de las comentaristas aquí, que salió como flor de loto a ser mejor ser humano y lo logró, ahí está su valor!!!!

Iosvani Hernández Torres

7 febrero, 2015

Cuánta verguenza siento al ver cómo se usa la historia de una persona y de su familia para más que enaltecer denigrar. Es una dicha que el uso de la palabra grácil se ponga en función de describir con detalles la realidad dolorosa de una familia que poco imposta ante la grandeza de Reinaldo Villafranca, que quien sin importar las causas estaba allí, donde muchos que tienen tanto les falta pantalones para atreverse a enfrentar tal enfermedad. Ejercer el derecho a la crítica es un ejercicio difícil, pero es mucho más sano revisarse primero por dentro, buscar los paños grasientos en su propia casa más que en la casa ajena. Para mí este pedazo de cosa escrita no es más que una forma de irrespetar la historia de vida de un hombre y de una familia. Por favor que el derecho a la libre expresión no permita pisotear la dignidad de otros. De esta historia poco me importa, no más saber que Reinaldo Villafranca estaba haciendo lo que creía correcto. Lamento que algunos pongan el talento en función de ejercer su derecho a la crítica de una manera tan burda.

Hortencia

7 febrero, 2015

Estoy de acuerdo con el comentario de Manuel David Orrio. Ojala y se cumpliera todo lo que se plantea, así este escrito no se hubiese publicado, da pena que se hable de una persona que salio a cumplir una misión donde tal vez el mismo periodista no tenga valor para enfrentarla, es fácil coger la pluma y plasmar las dificultades de otras personas sin mirar el daño que pueden causar a los familiares y a los que sentían respeto por este joven que salio a cumplir una misión por los motivos que sean, pero dio su paso al frente y se debe reconocer el esfuerzo y la consagración ante el estudio de la carrera de enfermería. Su vida privada a nadie le importa, lo importante era lo que hacia, con el amor que lo realizaba y sus resultados que fueron los mejores, así se recuerda a un buen internacionalista.

el inagotable

8 febrero, 2015

Olga.

!Cuando la gente se muere, dijo Celia Cruz, se dice que era tan bueeeeno! Y la propaganda totalitaria quiere hacer de cada caido, desde Camilo, hasta este enfermero, pasando por el Che, un santo.

Santos, dicen, era Jesus y quizas Mahatma Gandi, Y a uno lo crucificamos bien crucificado, y a otro le metimos una bala, por canson

Cada persona, excepto contadas excepciones, en su humanidad tiene dos facetas, el ying y el yang, le llaman los chinos. A mi me parece que ese sujeto era un tipo con el cual uno podia tomarse unas cervezas y pasar un rato agradable, pero que hata muerto en una mision en Africa no basta para ponerlo en un altar.

Si lo tuyo es creerte el cartelito de heroe mete pecho a las balas, o la piel al Ebola por amor al arte mejor en lo tuyo con Granma y las novelitas rosas de Konstantin Simonov, de Ediciones Huracán,

Saludos

Muy bueno el articulo. Eso es periodismo y no lo que muchos dicen que hacen. Coqui podria haber sido un delincuente y no lo fue a pesar de que su entorno era muy propicio para caer. Se supero y aunque no salio de la miseria en que vivia murio tratando. Eso es un merito y habla muy bien de el, que se mostraba contento de haber salvado la vida de algunos alla en africa. Es una tonteria criticar que se expusiera su entorno y su forma de ser en el articulo. Que era negro y pato y que vivia muy pobre en una casa de delincuentes?. Decirlo sin embajes amerita el articulo y aumenta el merito de Coqui.

Carlos te felicito,creo que no se podía contar mejor esta historia y que nadie le ha hecho mejor homenaje a Villafranca. Con perdón, que Dios lo tenga en la gloria por buen hijo, por ser noble, por ser negro, por ser feo y MARICÓN! A su madre y amigos mi más sentido pésame!Viva Villafranca cońo!

Tu reportage da Pena..nada mas q decir,si yo pudiese lo eliminaria junto a todas las personas q piensan y sienten de la misma forma de lo q muestra el Texto.

De homofobico no tiene nada este artículo, al contrario, parece que no lo leyeron bien. Es simplemente la realidad pura y dura sobre cómo fue su vida, o suponen que la vida de todos los mártires es una sucesión de acontecimientos gloriosos hasta que encuentran la muerte? Homofobicos eran los machangos de ese pueblo, dónde vivía, que en plena revolución lo cocieron a puñaladas. Si lo que molesta son los motivos que hay detrás de una misión de este tipo, sin restarle humanismo a las personas que las cumplen, aguantense que esa es la verdad: la necesidad de vivienda que casi todos tienen, de dinero, o ya se les olvidó Cómo son los salarios en Cuba? Excelente artículo, muy valiente al publicarlo. Basta ya de eufemismos y concesiones y consignas baratas! Qué viva el periodismo libre!
PD: Opinión muy buena recogida del Facebook .

Lourdes

8 febrero, 2015

El decir como es la realidad de una persona no es delito y si el tipo era o no no es el caso . Este artículo está muy bien escrito , muy descriptivo y si condena a la sociedad que condena a los ciudadanos comunes de su país. Triste realidad de mi Cuba de que una madre no pueda llorar a su hijo de cerca.

Reemberto el del SW

8 febrero, 2015

Otro que no se quien es, pero evidentemente es un idiota…. utilizando exergos de Martí y todo (pa´darse aires de culto) dice en su primer párrafo:
Carlos M. Álvarez, supongo que corrió para buscar el reverso oscuro en la historia de un hombre capaz de ofrecer la luz, desde su muerte heroica, para vender una versión oscura del colaborador cubano muerto en cumplimiento del deber, a la revista digital On Cuba. Leí, su bodrio de artículo titulado: Las patrias íntimas del internacionalismo. Un texto cargado de todo el oportunismo que lo ofreció la ocasión de buscar una historia que lo cualificara como el mismo se sentencia en la citada página:

http://elhabanerochekere.blogspot.com/2015/02/offcuba-muy-lejos-de-on-en-la-realidad.html

Giselle

8 febrero, 2015

Yo solo tengo una pregunta, quizás alguien me pueda dar la respuesta…. quizás Carlos Manuel…. ¿Ya leyó esta crónica la familia de Reynaldo Villafranca? ¿O todo lo que se escribió fue pensando en que sus miembros nunca darían con este texto, «protegidos» por la desconexión a Ineternet?… Villafranca ya no está y es esa familia (incluyo a la vecina) —fuente y protagonista de esta historia con todas sus miserias y conflictos— la que nos dirá que tan humano llegó a ser el periodista. Lo demás, la crónica en sí, al resto nos informa y nos entreteniene incluso… pero…. no es nuestra piel.

Miriam Prieto

8 febrero, 2015

Maravillosa descripcion, de la vida de la persona fallecida… real y respetuosa en su nota, pero muy triste … al buscar una vida major para el, y sus afectos en su entorno… siempre pienso que al morir, se debe decir la realidad de la vida de esa persona, y no por morir omitir la realidad… esa fue su vida, y no se debe modificar por razones que sean…. que dios lo tenga en la Gloria y mi pesame a los que en vida lo quisieron como era ….. eso es lo que vale en la vida, que te quiera como eres, nadie es perfecto, y en la busqueda de un amigo, no se busca perfecto, SOLO amigo !! EPD

Agustin Cabrera

8 febrero, 2015

Quiero exponer mi criterio, de manera muy simple. Asqueroso articulo.Sensacionalista e inhumano. Menos diez puntos para ti oncuba. Carlos Manuel Alvares no te critico por lo de la orientacion sexual de Coqui, eso no era secreto para nadie, te critico por hacerlo ver como una persona sucia y cochina, eso no tenia nada que ver con nada, fuera contexto.Tu te dices llamar periodista y has irrespetado lo mas elemental de cualquier ser social,el derecho a su privacidad. Este articulo tuyo,que lei completo por cierto, lo voy a llevar a Los Palacios, se lo voy a mostrar a Alicia,mi profe de fisica, a Nereida, y se lo voy a leer a Justa; quisiera saber que opinan ellas de tu cruel oportunismo,de como las utizaste para escribir tu asqueroso articulo. Hubieras recibido palmas, al menos de mi persona, si hubieses omitido algunas partes en tu articulo, las omitibles por supuesto. Has dibujado a una persona querida por los palaceños, y aqui voy a ser redundante y espero que si alguien lee mi comentario me lo perdone, como una persona sucia y cochina, pero se te olvida algo Carlitos, en Cuba tenemos por costumbre utilizar la palabra cochino para referirnos a las personas que causan repulsion fisica y moral; asi que sacando cuentas tu eres mucho mas cochino que lo que trataste de demostrar de Coqui

me da asco en toda la extension de la palabra los articulos de ONCUBA que verguenza que tengan que usar el dolor ajeno para sus escritos, por favor por que no se dedican a escribir los problemas reales que vive el mundo hoy en dia en vez de andar escribiendo sobre temas tan mezquinos, dejen al hombre descansar en paz, quizas con todos los defectos que deja el articulo de relieve villafranca tenia mas valores que quien escribe la cronica, que forma mas asquerosa de hacer periodismo, me repugna de tal manera, eso si es miseria humana….

Daimita

8 febrero, 2015

Regodearse en el dolor ajeno, hurgar en los detalles más nimios, burlarse del dolor de una madre- que por muchos errores que haya cometido en la educación de sus hijos- no quiere preder a un vástago, te descalifica ante mis ojos. Madre natura debía darte el privilegio del parto para que después escribieras cómo es el acto de querer tener hijos delincuentes. No es lo mismo escribir del regreso de Contreras a Cuba, que de la muerte de un profesional al que la Revolución le dio oportunidades, esa misma, la de ponerle el esofago de plástico cuando era un niño, la que lo salvó después de las puñaladas traperas, la que le puso delante de sus ojos cursos de superación y lo creció como ser humano, esa misma Revolución a la que él fue a servir a pesar de ser homosexual- porque su orientación sexual no le importa al lector de Pinar del Río, en su barrio, en su municipio todo el munudo sabía quién era Coquy y le querían así. Sigo creyendo que debías haberte graduado de periodista, estoy segura que cuando dieron las clases de ética profesional ya no andabas por las aulas. Así mismo como te declaras ladrón de libros, te presentas como ladrón de sentimientos. Es una pena.

Jose Jose

8 febrero, 2015

On Cuba? A veces presenta escritos interesantes y objetivos. Crea que el intento de la revista es crear “puentes de comunicacion y que desde los diferentes lados se viertan criterios, queriendo hacer la propuesta del respeto a la diversidad, o dicho de otra forma, a la libertad de expresion. Ojala y cuando “llueva cafe en el campo” lo logre, tambien “Ojala pase algo..una luz cegadora, o un disparo de nieve”….para no verle ya de una vez, “en todos los segundos, en todas las misiones”.
El escrito inteligentemente redactado, tiene trasfondo de pelicula. A cualquiera se le ocurrira hacerlo, lo que tristemente no contemplara beneficios para el fallecido, ni para sus allegados, incluyendo a Hanoi, (cubano de nombre chicno). Una recomendacion que hago es que se elimenen palabras que no estan a la altura de la realidad de hoy con relacion a los homosexuales, sencillamente esa es la palabra a utilizar, pues esta revista tiene alcance internacional y en eso, hay que tener mucho cuidado porque se puede denotar descriminacion por inclinacion sexual, o mejor dicho, por filosofia de vida. Particularmente para mi, el hecho de describir esa inclinacion de Coqui como algo diferencial ya si es homofilia. Digo para mi.
Se necesita continuar mencionar la palabra Internacionalismo a estas alturas del juego? Hasta las cuantas? No sabemos todos que no se hace eso por ningun ideal, sino por un fin economico y de solucionar cosas que en el caso de Coqui siendo un enfermero especializado NO podia lograr en su pais? Todo lo que ha descrito el que hizo el articulo, constituye la evidencia mas feaciente del fracaso de un proyecto de 56 anos: una madre que no es amada, ni respetada por sus hijos, un entorno familiar de delincuentes comunes, una vecina que quiere ser sincera y tiene miedos de decir todo lo que considera justo, un hombre que vive como un animal despues de tanto tiempo trabajando en diversos trabajos y por ultimo como enfermero, un escritor que enuncia, escribe, describe y lo deja abierto a la interpretacion de todas las orillas posibles, y que no puede criticar con rotundidad, lo que no se puede tapar ni con un dedo, ni con la mano, ni con los cuerpos completos, ni con todas las misiones al exterior que sean concebidas.
En nuestro pais existen serios problemas con los medicos, las medicinas, los enfermeros, los hospitales, la higiene de los barrios. Para que tanto personal medico enviado a otros paises? Para que? Cuando vamos a solucionar los problemas de dentro primero y despues lo de afuera, cuando? Cuando vamos a abir los ojos al mundo, cuando vamos a decir que no hay que irse de la patria forzados por las necesidades ocasionadas por caprichos. Como hemos pasado a ser de un pais receptor de inmigrantes a un pais de emigrados? Sabemos que los que estan alli tienen que aplaudir lo que no sienten, ir a las misiones riesgosas no por sentimiento y solidaridad, sabemos que tienen que salir al paso a cosas que ellos saben que son reales y se tienen que hacer los combativos…. se nos va a romper el pais cada dia mas, se nos van a seguir muriendo cubanos en guerras ajenas, en misiones ajenas, en mares por conquistar otras orillas, se nos mueren cubanos y cubanas entregando sus vidas y cuerpos a los extranjeros mas charlatanes y mentirosos del mundo. Nada es perfecto, ninguna sociedad es perfecta y en todas existen cosas desagradables, sin embargo, lo que sucede a la sociedad cubana, NO es justo!.
El escritor del articulo puede llevar esto al cine, o al teatro, o a una novela. COQUI, TU DECIDISTES SEGURAMENTE TAMBIEN VIVIR COMO VIVIAS, PUES ERA EXAGERADA TU NECESIDAD Y TU REALIDAD, PERO YA NO ESTAS. TU COQUI, DESCANSA EN PAZ!. MIS CONDOLENCIAS PARA QUIENES TE QUERIAN.

Gracias por contar la triste historia de este hombre que murió tratando de abrirse camino en la vida de una manera digna y honesta, a pesar de todas las adversidades. Una historia realmente alentadora que nunca se hubiera sabido a través de la prensa oficial.

Franklin

8 febrero, 2015

Me repugna tanta insensibilidad la del autor con tal de hacer valer su mirada. El tono “literario” que intenta dar hace que el articulo se convierta en un melodrama manipulador. Todo mi respeto para ese muchacho humilde que escogió esa profesión tan noble .

Rosa Lina Crombet Oñate

8 febrero, 2015

Admiro ahora mucho mas a VILLAFRANCA, porque a pesar de criarse en un mal ambiente supo brillar con luz propia.
En cuanto a la obra creada por Carlos M. Alvarez, creo que es falta de profesionalidad publicar aspectos sobre la higiene del hogar del protagonista, debido a que los nombres de los personajes de la obra son los reales! A menos que se quiera dañar la imagen de “alguien”.

Yirmara

9 febrero, 2015

CMA… mis respetos… usted escribe cada día mejor!!!! Cada cual puede hacer su lectura… en mi primera lectura no percibo nada de lo que especulan los análisis sobre el reportaje… Lo que sucede es que no estamos acostumbrados a este periodismo… a mirar a los ojos a la cruda realidad… lo dura que fue la vida de Villafranca no le disminuye… al contrario, le eleva… ¿Novelezco esto? Nooo… novelezco es el periodismo que hacemos casi siempre en Cuba… que ni novelezco es…

Decepcionada de Oncuba , que había comenzado muy bien con artículos objetivos buscando tender puentes, esto sencionalismo barato, periodismo mediocre a costa del dolor ajeno, de denigrar … falta de ética total , repulsivo …
una lástima en lo que ha venido cayendo la revista de hace un tiempo acá …

Lo siento pero nunca antes había leído un escrito de tan mal gusto , almeno para mi , creo que dama ciados detalles que apocan un poco el sacrificio de este hombre y mas bien el heroísmo de alguien que perdió su vida en busca de sus propio sueños , libertad de expresión si pero el respeto a lo mas intimo es lo que nos a enseñado la vida por estos años

Carlos Ernesto Escalona Martí

9 febrero, 2015

Que humano, coño! Qué HUMANO! ¿Bajo qué criterios lo censuran?
¿Periodísticos? No me extraña, en un país que a fuerza de desacostumbrarse a la diversidad de temas, entiende por “periodismo” como notas informativas, loas a la moringa, enfáticos editoriales en respuesta a documentos desconocidos, y sobrecumplimientos de la cosecha de ñame.
¿Éticos? Yo solo veo un tipo sacando del fango la dignidad y el decoro de un Ser Humano.
¿Ideológicos? No lo creo, si personas tan ideológicamente distantes como Disamis Arcia y Wilfredo Cancio salen en su defensa.
Lo única frontera clara que alcanzo a ver entre atacantes y defensores: los últimos SABEN LEER, con perdón.
Ojalá pudiera hacer en fotos lo que ha hecho Carlos Manuel con palabras.

Reynier

9 febrero, 2015

Carlos M. Alvarez, la verdad, la verdad, la verdad, no sé si reir o llorar, si cantar o callar. Disfruto al máximo cada uno de tus escritos pero COÑO, COÑO, COÑO mano, está muy fuerte y es muy triste al menos en lo personal que hallás hecho un escrito como este. La mejor de las suerte para tu conciencia.

Me encantó este escrito! Que en paz descanse Villafrance!
En mi opinión todos los detalles relatados aquí enaltecen quien fue muy por lo contrario de denigrarlo. Porque nos deja saber que pese a todas las adversidades de la vida de Villafranca se superó, vivió de acuerdo a su preferencia sexual a pesar de la hostilidad que lo rodeaba. Y que estuviera pretendiendo cambiar su estilo de vida dependiendo de su trabajo; ayudando a personas necesitadas, no creo que tenga nada de malo muy por el contrario es honorable.
En resumen no entiendo el porqué de la indignación por la noticia. Pero bueno en un mundo diverso tiene que haber debate por diferencia de opiniones. Está implícito!

Alejandro

9 febrero, 2015

Caballero caballero, aflojen con el pobre Carlitos Manuel, el muchacho tiene q ganarse los 10 CUC q le dan por artículo, y si nosotros hacemos muchos comentarios pues 2 o 3 más le dan.
Además, está haciendo currículum para presentarse en Vanity Fair. Pq sensacionalista barato ya vemos q es.

Lo que más lamento es que mi madre, la gente de mi barrio y la de toda esta Isla no puedan acceder a este periodismo por la desconexión a Internet. Sospecho que el mejor periodismo se está gestando on -line y sospecho también que seguiremos así porque al gobierno le conviene tener a su pueblo fuera de cobertura, bien lejos de la realidad.

YANIBEL

9 febrero, 2015

TODOS NACEMOS CON UN DON. GRACIAS A QUIEN ESCRIBIO ESTO E HIZO POSIBLE Q SE CONOCIERA SU VERDADERA HISTORIA. FELICITACIONES!!!!

yanibel

9 febrero, 2015

TOTALMENTE DE ACUERDO CON EL INAGOTABLE. ME ENCATA TODO LO Q DICE, Y CRUDO SIN CONDIMENTO

Nos puede gustar más o menos. Podemos estar más o menos de acuerdo con alguna arista ética. Pero esto es buen periodismo. Podría darle cátedra a los que escriben en Granma, JR, Trabajadores o similares.

Francisco

10 febrero, 2015

Pedazo de texto, hermano! la cruel paradoja de la vida en su exacta expresión…Abrazo

A.Franco

10 febrero, 2015

Impulsado por los comentarios escuchados, y aún contra mi voluntad de volver a leer algo de Carlos….caí en la tentación de gastar(o mejor malgastar) mi escaso tiempo de internet y buscar esta nueva ¨JOYITA LITERARIA¨.
A pesar de mi predisposición(la cual confieso), me alegré mucho haber leído el articulo y saber que no estoy equivocado en mis criterios y apreciaciones sobre el autor (él las sabe).
Si como dice el autor : es elemental que Villafranca tomo la decisión ( a mi juicio compleja y peligrosa) de salir para Africa, para comprarse una casita¨ , para mi también es elemental y mas cuestionable la decisión( nada compleja y mucho menos peligrosa) del autor de poner su pluma (no se si para comprarse una casita, o para comer o para alimentar su autosuficiencia y egocentrismo) al servicio de quien le paga, sin medir escrúpulos, ética ni el más mínimo respeto a la intimidad ajena…¿Sabrá el autor el significado de estos conceptos?.
Familias humildes, que quizás no tengan la oportunidad de leer este articulo, te abrieron las puertas de sus casas, y a cambio haces una descripción patética y sin piedad, de ellos y de su entorno. Si hubieras querido demostrar la humildad e incluso la pobreza de esa familia, sobraba el 90% de la descripción, pero esperar eso de tu pluma sería similar a pedirle limones a una mata de guayaba.
Lamentablemente Villafranca murió…..Me quedo con la duda de que opinaría y que diría sobre tu articulo, sobre la forma en que lo denigras, no por su inclinación sexual, aunque irrespetuosamente también lo calificas de pájara juguetona, sino por la manera tan cruel que lo describes a él y a su familia como unos cochinos…..Pero…ojo escritor….te doy de gratis un consejo…..se te fue la mano hablando también de los vivos y los hermanos (por lo que tu mismo dices en el articulo) no parece que sean hermanitos de la caridad y no creo (porque te conozco) que tu seas pelea para ellos.
De tu articulo solo dos cosas con las cuales coincido plenamente contigo :
-Dices: ¨Nos ha quedado claro. Hay muchas formas de obtener dinero sin tener que exponerse al Ébola. Pero si te pagan por exponerte, sería completamente legítimo….¨ Solo te falto ponerte como ejemplo viviente de la forma cómoda e inescrupulosa de ganar dinero sin exponerse…y sin ser legitima.
-En una parte del articulo (lo tomo como un arranque de sinceridad )…dices ¨ y me cojo asco¨……En eso me tomaste la delantera…
A.franco(eL PADRE)

Maria Matienzo

10 febrero, 2015

Lastimero!? No creo!? Superficial?! Ni jugando! Un texto bárbaro que recoge la paradoja que es Cuba. Es uno de esos que uno hubiese querido decir: “lo escribí yo” Así que nada de vergüenza colega. Lastima de gente que solo quiere ver lo que le conviene. Los comentaristas asqueados son los que ayudan a sostener un sistema que si es el que irrespeta al ser humano.
Gracias a ti por mostrar la humanidad de la gente que escoge irse a morir a otro lugar por cosas concretas, que al final son las que conforman la vida y no la seudopoetica revolucionaria a la que nos han estado sometiendo por tantos años.

María Matienzo

Al grano:
La llamada ¨prensa oficial¨ deja mucho q desear, en disímiles aspectos, para q emborronar cuartillas nombrándolos. Pero, ¿es este el tipo de prensa q queremos?
Parafraseando a Gómez, el máximo, ¨el cubano, o no llega o se pasa¨, y tú eres el otro extremo, pero mucho peor.
A propósito, ¿qué significa la M de tu nombre? Mañach?. Ah no, eso sobre el artículo sobre Martí, pero como escribes sobre todo y dictas cátedra en ello, disculpa, me confundí. La verdad es q tengo 2 en ajuste al tema, je je je, viejo q me pongo.
Es una lástima q un pseudointelectual tenga un púlpito, no eres el único, aquí y en cualqueir lado, pero estoy hablando de ti ahora mismo.
Casi ¨me cojo asco¨ sabiendo q he gastado tiempo replicando tu basura, pero me consuela saber q desahogándome no tuve q vomitar.

Julio el de m...

10 febrero, 2015

Me indigna q el gobierno me cobre impuestos pa pagarle a este tipo de gente, si queremos q nos dejen jugar a la glasnot tenemos q contratar a gente inteligente, criticar lo q de verdad está mal, pero sin ofender, menospreciar. Pa mi q el tal Carlos M es yuma, mijo, deja la arrogancia y la prepotencia, es más, me alegra q en Cuba nadie tenga internet y el pueblo no pueda leer esto, esa es la realidad de muchos, pero en Cuba la gente tiene dignidad y es muy celosa de su orgullo, como vas a vbenir a pisarle lo q tienen, pq digas 4 frases bonitas, hilvanadas con cierta coherencia, no te creas q puedes manipular ni burlar a la inteligencia popular.
Mañana mismo le estoy escribiendo al congreso, no puede ser q usen mi dinero pa contratar a gente tan mediocre.
Pero bueno, la cuklpa no es tuya, es del q te paga y más, es mía, q soy el q paga impuestos, pero ya me cansé, se lo voy a decir a la USAID, jajajajaja.

el inagotable

11 febrero, 2015

Orlando Tengo que darte la triste noticia de que Rolando falleció este domingo.

No me repongo. Era mi hermano. Me tome la presion, Para mi fortuna, por alguna razon que desconozco, mi presion arterial suele estar anclada en la baja. Le pedi a mi esposa que me escondiera la Glog. Estoy tomando temazepan para dormir. Copio esto que encontre por ahi, leyendo:
Fue mi entrenador para concursos de matemática hace ya unos 30 años. Magnífico profesor y persona, sus alumnos lo idolatrábamos dentro y fuera del aula. Descanse en Paz Rolando Frontela. —— .

Tenia 62 annos. Asesor provincial de matematicas con 17 annos. Instruyo a jovenes cubanos que asistian a competencias internacionales de esa ciencia. Recuerdo que se quejaba una vez, de que al puesto alcazado por un grupo de muchachos en una de esas competencias (Creo que Segundo lugar) le habian dedicado un tres lineas en la parte trasera de la prensa y que en cambio, Ubre Blanca ocupaba la primera plana.

Me propuso hace unos dias que, entre los dos, pusieramos una Academia para ensennar Math, Ingles, y preparar a los jovenes para que pasaran examenes de ingreso a los Colleges de USA, Pense que con toda probabilidad, una parte de mis ahorros se esfumarian en esa aventura pero que podria ser una experiencia unica …. y yo le podria “tirar un cabo”

Tengo que darte la triste noticia de que Rolando falleció este domingo. Tengo que darte la triste noticia de que Rolando falleció este domingo.Tengo que darte la triste noticia de que Rolando falleció este domingo.

Lo he vuelto a leer unas cuarenta veces y aun no lo entiendo. La muerte, escribi hace poco en el blog de Gisselle, puede ser una liberacion, Pero esa frase de alivio que ayer me dijo mi esposa, no parece estar funcinando como deberia Me gusta jugar limpio. No quiero tomar la desgracia para hacer propaganda politica, pero morirse de una neumonia no diagnosticada y de una septisemia es sintoma de que algo no funciona en el Sistema de Salud de la isla.

A mi comentario de que era mi mejor, mi unico amigo verdadero, pero que nunca supe que puesto me daba el a mi entre sus propios amigos, recibo la respuesta de que : “Rolando tenia muchos amigos y un espacio para cada uno de ellos”

Que basura de periodismo y cuanto odio hacia cuba, por eso es que nunca ni Carlos M, ni Yoanis, ni Bertha Soles, ni Fariñas, ni Antunes, ni … seran opcion para cuba y los Cubanos; pues son los primeros que no les cuadra que mejoren las cosas en cuba, que se normalicen las relaciones con eeuu, que el mundo conozca nuestra humildad pero de ahi nuestra grandesa, que tengamos triunfos en el deporte como el de la Serie del Caribe. Pero bueno al que no quiera caldo 3 tasas y ya vino la primera y con creces pues fuimos campeones este domingo en la serie del caribe y dentro del destacamento de refuerzos del equipo pinareño te puedo asegurar que estaba Polo Montañez como tambien esta Villafranca. Descansa en Paz Villafranca!!!

el inagotable

11 febrero, 2015

Gracias a Oncuba que me permitio apartarme del tema trayendo este asunto tan
sumamente doloroso.
Miren lo que escribe otro de sus innumerables amigos:

…No tuve la dicha de ser su alumno en una escuela pero si el inmenso privilegio, la inconmensurable suerte y el grandísimo honor de ser uno de sus discípulos. No fui ni soy un avezado matemático pero siempre fui un enamorado de las ciencias y en especial de los números y la física. Fue Frontela quien me enseñó a amarlas, a adorarlas… fue Frontela quien incentivó mi pasión por la historia, la filosofía, la cosmogonía y el saber universal.

Amigo incondicional, dedicado y sobretodo, MAESTRO, fue parte inseparable de nuestro grupo desde mediados de los 80 hasta cuando me fui de Cuba. Lo volví a ver en el 2008 en una de mis visitas a la isla, ya tenia algunos achaques. Planeaba con mucho entusiasmo verle nuevamente en La Habana en este año. La vida es una ironía.

Su pérdida es irreparable. Frontela, fue y es un ser humano especial, con una inteligencia, sabiduría y vocación única, con una calidad humana tan extraordinaria que ahora mismo no recuerdo a alguien igual. Nunca tuvo en Cuba la resonancia oficial y el reconocimiento de lo que hizo y aportó a muchos jóvenes, a quien sin duda, los formó, los instruyó y los terminó de educar… fue una labor muy altruista, dedicada, solitaria, muchas veces luchando contra la corriente. Algún día, merecidamente, tendrá su reconocimiento. La noticia aun me tiene mal pero como alguien comentó anteriormente, la muerte es una liberación. Me uno al dolor de muchos, al duelo de todos. Descanse en paz amigo mío donde quiera que estés. Allí nos veremos y continuaremos nuestras tertulias. Pedro Luis, Bogotá, feb 11 de 2015.

Jesús Arencibia

12 febrero, 2015

Carlos: Escribir bien no es solo escribir bien, es también dotar de toda la bondad posible a las palabras, al menos eso creo. Ojalá al escoger entre Literatura y Humanidad siempre te inclines por la segunda. Un abrazo. Jesús

el inagotable

12 febrero, 2015

A Jesus Arencibia que solo gusta de leer bondad, le recomiendo como libro de cabecera “Platero y yo”
!Felices suennos! No como Gregorio Sansa que despierta un dia luego de una pesadilla
intranquila convertido en un repugnante insecto. Ni como los personajes de Ensayo sobre
la Ceguera, del Premio Nobel, Saramago, que se revolcaban en mierda.
El estilo de Carlos me recuerda a Capote, un grande

Me gustó mucho este artículo. Lei muchos de los comentarios, y creo que hay muchas personas que se toman el escrito a mal sin razón. Este tipo de periodismo nos da una idea sobre la vida real de la persona a la cual se le dedica el reportaje, está bien escrito y según la descripción que hace del difunto, creo que a él le habría gustado leer esto y no se habría sentido ofendido. Yo no veo las ofensas por ninguna parte. Mas bien veo mucho respeto y empatía.

Muy bueno el articulo. Viendo las fotos del interior de la casa del difunto, creo que el autor no exageró nada. Coquí fue un tipo muy pobre económicamente, pero inmensamente rico en humanidad. Un luchador nato por salir del hueco que le toco vivir.

Carlos, te invito que escribas otro articulo pero del medico cubano que se salvo del Ebola y que años antes dio un testimonio falso sobre el estado de salud de un disidente que después murió de la enfermedad que el negó que padecía por complacer a la dictadura. Este si es una mala persona disfrazado de medico humanitario.

Orio recomienda a Carlos el código de ética del periodismo de EE.UU. Y yo le pregunto a Orio en cual código de ética, un periodista vende su alma a una dictadura enemiga de la libertad de prensa y expresión, para infiltrarse, delatar y servir de testigo en un juicio donde otros periodistas recibieron largas condenas, fueron alejados de sus familiares y mancillado su prestigio. Me refiero al caso conocido como la primavera negra del año 2003 el Cuba. Eso si da vergüenza ajena y pasaras a la historia de Cuba como el periodista soplón que encarcelo a sus colegas.

Bravo compadre, por gente como tú uno estudia periodismo. A lo mejor no cambiamos el mundo tan rápido como otros quieren pero al menos le damos una patadita pa´ que se mueva a nuestro ritmo, el de los cubanos de verdad, que jode y se ríe, pero que tiene problemas y está hasta el techo de malvivir. Hacen falta más gente como Carlos Manuel y menos como esos que se dedican a escribir m… pinchados en un palo.

Mis respetos y mi agradecimiento eterno a personas como Manuel David Orrio, fiel a la causa de la revolucion, que como otros muchos han contribuido a la defensa de nuestra soberania, impidiendo que grupusculos contrarrevolucionarios, pagados con el dinero de potencias extrangeras, para mi mercenarios, pudieran proliferar en Cuba, eso es digno de admirar, no la conducta de quienes se venden por dinero. Desgraciadamente como decia el Comandante Chavez, esta pagina huele cada vez mas a azufre. Dios los cria y el diablo los junta.

Qué pena siento por ti periodista, que falta de ética y respeto con nuestro colaborador, te aprovechaste del dolor familiar para publicar aspectos de la vida personal de Villafranca, en lugar de decir que fue un hombre inmensamente humano, humilde, sensible que salvo la vida de muchos y que recordaremos con mucho orgullo al escribir una página gloriosa de nuestra patria, los que ejercen periodismo de esta manera amarillista, sensacionalista no pueden entender obviamente estas cualidades humanas que te refiero, no estoy segura si lo entiendas tú, arrellanada detrás de un medio de prensa q como coqueta al parecer se esconde en pretensiones de ser o no ser parecer o no parecer, solo puedo terminar con esa frase bíblica q siempre aviene a casos como los tuyos y los de “González”, perdónalos padre ellos no saben lo que hacen….

PEDRO Y CARLOS
CON EL PERMISO DE AMBOS ME VOY A SALIR DEL TEMA CENTRAL, SOLO PARA RESPONDERLE A PEDRO. CREO QUE EL TEMA LO AMERITA, PARA GANAR EN CLARIDAD.
PEDRO, VOY A HABLAR DE “LOS QUE VENDEN SU ALMA A OTRO ESTADO”, YA QUE HAS TOCADO LA TECLA.
TODOS LOS PAÍSES TIENEN SUS CUERPOS DE SEGURIDAD INTERNA, DE LO CONTRARIO NINGUNO SOBREVIVE. EL INFILTRARSE EN LOS GRUPOS QUE NO CONSIDERA AFINES FORMA PARTE DE SU LABOR. LO HACEN TODOS SIN EXCEPCIÓN. MOLESTE A QUIEN LE MOLESTE, ES ASI.
¿NO INTENTARIAS TENER GENTE QUE RESPONDA A TI ENTRE LOS MIEMBROS DE LOS GRUPOS TERRORISTAS DE ISIS O AL-QAEDA, PARA CONOCER CUALES SUS PLANES E INTENCIONES Y ASI BLOQUEAR SUS PROPOSITOS? ¿ESOS QUE RESPONDERIAN A TI, NO SERIAN VISTOS COMO TRAIDORES ANTES LOS OJOS DE ISIS O AL-QAEDA? ¿ESA PERSONA ESTA VENDIENDO SU ALMA, POR EL BIEN DE LA HUMANIDAD NO? ¿ES LEGÍTIMO EN ESE CASO VENDER SU ALMA A OTROS?
¿CÓMO LLAMARÍAS AL GENERAL DEL PINO QUE DECIDIÓ IR A VIVIR A LOS EUA? ¿UN TRAIDOR DESPUÉS QUE PROPORCIONO INFORMACIÓN QUE NECESITABAN EUA? ¿NO TRAICIONO A TODOS LO QUE DURANTE AÑOS ESTUVIERON A SU LADO?
¿CÓMO LLAMARÍAS A TODOS LOS QUE HAN DESERTADO DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD O CUERPOS MILITARES DE MUCHOS PAÍSES Y HAN DECIDIDO VIVIR EN LOS EUA? ¿TODOS SON TRAIDORES? ¿DEJAN DE SERLO PUES MARCHARON PARA EUA? ¿TIENE MAS PESO SUS ASPIRACIONES PERSONALES, QUE TODA LA INFORMACIÓN QUE BRINDARON?
¿CÓMO LLAMARIAS AL SOLDADO AMERICANO QUE PASO CIENTOS DE MILES DE DOCUMENTOS A WIKILEAKS, PARA QUE TODO EL PLANETA CONOCIERA MUCHAS OPETRACIONES SECRETAS DE EUA ALREDEDOR DEL MUNDO?
¿CÓMO LLAMAS A LOS ESPIAS QUE TIENEN LOS EUA EN CUBA? ¿SON LUCHADORES POR LA LIBERTAD?
CUBA NO ACUDIRÍA A ESOS MÉTODOS Y TÁCTICAS DE NO TENER EL PERMANENTE ACOSO DE UNA POTENCIA QUE INYECTA DINERO CONTINUAMENTE A LA LLAMADA “DISIDENCIA” O EL NUEVO NOMBRECITO QUE ESTÁ DE MODA: “SOCIEDAD CIVIL”. ¿ME VAS A DECIR QUE ESTOY ERRADO? LOS PROPIOS MIEMBROS DEL EJECUTIVO Y LEGISLADORES DE EUA LO HAN DECLARADO PÚBLICAMENTE.
¿CÓMO SE LLAMAN LOS QUE ACTÚAN POR DINERO, SIN NINGÚN RESPETO HACIA SÍ MISMO Y SIN DECORO? ¿”MERCENARIOS” O “LUCHADORES POR LA LIBERTAD”? ¿QUÉ NOMBRE SE AJUSTA PARA ESTOS CASOS?
TE VOY A PONER UN EJEMPLO DE LO QUE PROVOCA EL DINERO CUANDO ES EL PRINCIPAL MOTIVADOR PARA “LUCHAR POR LA LIBERTAD DE CUBA”.
ESTA SEMANA LE FORMARON UN TREMENDO ESCANDALO O MITIN DE REPUDIO A UNA DE LAS DAMAS DE BLANCO AQUÍ EN CUBA. NO TE VOY A CONTAR LA HISTORIA, PUES LA PRENSA DE EUA SE HA HECHO ECO BASTANTE DE ELLO, ASÍ COMO ALGUNOS CANALES DE TV DE ALLÁ. AHHH, YA ESTÁ EN YOUTUBE TAMBIÉN TODO EL SHOW. ¿SABES EL TRASFONDO DE TODO ESTE ASUNTO?
¿BERTA SOLER NO VENDE SU ALMA CADA DÍA POR UN PUÑADO DE DINERO Y LO REPARTE SEGÚN SUS PREFERENCIAS? CREO QUE SON 15.00 CUC POR CADA DAMA DE BLANCO QUE DESFILE POR LAS CALLES DE LA HABANA. ¿VENDEN SU ALMA TODAS ELLAS POR RECIBIR 15.00 CUC?
ESPERO HABERTE AYUDADO, PARA QUE NO VEAS UNA SOLA CARA DE LA MONEDA POR FAVOR.

el inagotable

14 febrero, 2015

Sennores,
A quiitarse el sombrero
Solo miren la cantidad de comentarios que este joven ha provocado. Dejen a un lado el fanatismo politico y los celos (Esto ultimo va tambien conmigo que estoy verde de la envidia)
Carlos M Alvarez tiene un estilo que en este mundo de las letras lo puede llevar a , y no creo exagerar,
a la altura de un Truman Capote . He leido, no solo algunas de las novelas de Capote; sino tanbien
sus cronicas y, creo, sin exagerar, que Carlos le saca un trecho a ese genio de las letras. Asi,
por arribita, pues estoy apurado, solo se me ocurren dos escritores que me hayan impresi, onado mas
Vargas Llosa, Kafka y G G Marques (Bueno, Tres) Je Je. Bueno, cuatro. Olvide a Albert Speer

el inagotable

15 febrero, 2015

Copio este parrafito sobre como filosofa Carlos sobre el hecho de recibir la muerte a puñaladas.., Je Je Je
y”me dicen sus detractores si a este joven genial no hay que premitirle su estilo un tanto provocative que ese, fue sin dudas su proposito:

…ni siquiera habría pasado de ser lo que son las muertes en los pueblos chicos: algo de morbo inicial –en su caso, un poco más, dado que se trataría de un asesinato–, algo de bulliciosa nostalgia, y después mucho tedio, hasta que otro muerto viniera a sustituirlo…

Muchas personas en el mundo viven así y lamentablemente Cuba no es la excepción. Lo grande es que él supo aprovechar las oportunidades que tuvo para hacerse enfermero. Es una pena su muerte. Fue tan rápida que pareció mentira.

El Agotado

16 febrero, 2015

Señores, acabo de descubrir q el inaguantable, perdón, el inagotable este, no es más q el propio Carlos M, jajajaja, se pone otro nick para darse bombo y platillo él mismo, pa defenderse y además, pa seguir blasonando de su altísima, excelsa y demás cultura literaria. Mejor q Capote ni mejor q Capote, jajajajajajajaja.

Trabaja mijo.

tejeringo

17 febrero, 2015

Estupendo reportaje. Pude leerlo -¡ironías de la vida!- gracias al Sr. Iroel Sánchez, quien acaba de lanzar una arremetida desde su blog, como era de esperar. Le respondi y acaba de asegurarme algo asi como que no tiene nada en contra del periodista, sino que escribio preocupado por las causas economicas, etc, etc….de cualquier modo enhorabuena y no esta de mas en que tomen las debidas providencias, pues se avecina mal tiempo…

El Agotado

17 febrero, 2015

Señores, acabo de descubrir q el inaguantable, perdón, el inagotable este, no es más q el propio Carlos M, jajajaja, se pone otro nick para darse bombo y platillo él mismo, pa defenderse y además, pa seguir blasonando de su altísima, excelsa y demás cultura literaria. Mejor q Capote ni mejor q Capote, jajajajajajajaja.

Trabaja mijo.

el inagotable

17 febrero, 2015

Copio:

Señores, acabo de descubrir q el inaguantable, perdón, el inagotable este, no es más q el propio Carlos M, jajajaja.
—-
Je Je. Favor que me haces,
Perdonalo Carlos, segado por el odio le da por hablar cascaras.
El inagotable ya quisiera tener el talento narrativo de Carlos. Se llama Orlando J Martinez Ruiz,
Cumplio 62 annos hace pocos dias (Date of Birth : Feb 16/ 1953)y esta cansado de postear sus generales en la red. Es mas, su rostro aparecia en el blog de Yoani
Y hoy aparece su cara en el blog de Montaner. Tiene una Lic en Economia de la de la Habana (1977) Una maestria en Negocios de la FIU ( 2 000), una licencia 2-20 y otra 215 para vender seguros. Vive en Kendall , Florida.

el inagotable

17 febrero, 2015

segado no Je. Je. Cegado. Perdon. El inagotable fue alumno de Jose Luis Rodriguez y trabajo con el cuando este era Director del CIEI por los annos 80s, gano en 1985 un premio, tercer lugar … No, no, que Giselle me llamo hace poco a ajustarme a los temas . “Mas ajuste al tema y menos petulancia” Je Je. Me djo. (Mira Gisselle , como sigo tus consejos)

el inagotable

17 febrero, 2015

Frente a mi tengo una diploma de Profesor Asistente : EL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA En uso de las Facultades conferidas y a propuesta del tribunal corrrespondiente, (Tao, Tao, Tao) expide el siguiente diploma a favor de … ahi viene mi nombre) en reconocimiento a …
La fecha es de 1982 … Ja Ja Ja ?Que edad tenia Carlos en 1982?)

el inagotable

18 febrero, 2015

Mi dominio del ruso que hace 30 annos era elemental ha pasado por

un proceso de Ja ja ja digamos deterioro.

Pero a la espera de ;a traduccion al espannol, copio este comentario que hice en otro blog

Hace poco, mi mejor amigo que EDP , me hizo reir a carcajadas. Le comentaba mis planes de visitar la isla “Orlandito- me dijo- Tu madre- esta viejita”

Cuando le comento,

-Rolando, Yo participo en los blogs – en cuatro cinco de ellos- con nombre, apellidos, curriculum, y fecha de nacimiento. Ellos – o sea el gobierno- ultimamente esta repitiendo mucho una frase martiana que reza “las ideas se combaten con ideas” Asi, que no creo que se les ocurra meterme preso.

Respuesta:

– Me parece rezonable lo que dices, El unico riesgo que correrias es que ‘ellos” piensen que meterte preso sea una buena idea.

El Agotado

18 febrero, 2015

Inagotable:
Convencido de q con esto pierdo el tiempo -pq no se discute con un dinosaurio político, de los q hablan mucho de democracia y libertad de expresión pero son incapaces de aceptar el punto de vista divergente de otros- te voy a replicar. Pero solo una vez, fíjate, solo una vez, pq como le dijo Silvio a tu querido Montaner en el 2010, para ti esto es como ir a la oficina, es tu trabajo, y la verdad yo sí tengo otras cosas q hacer.
Hablando de tu querido Montaner, recuerda q es un prófugo de la justicia cubana, y recuerda q estaba preso por poner bombas en La Habana, a pesar de q ha escrito más de 20 libros e innumerables post, en los q algunos son una verdadera limpieza de imagen, tratando de borrar aquello de lo q se le acusa y se le probó. (Aquí no incluyo su novela Perromundo, q aunque de ficción, al parecer está muy sujeta a sus propias vivencias y sus ensoñaciones heroicas.
De Yoani, ay, para q emborronar cuartillas, es un engendro mediático, (y tú lo sabes) y como escritora, bastante mediocre, eso sí, con habilidades para vivir de la política, como corresponde a los de su especie, y en eso incluyo a gente de todos lados y todas las tendencias políticas. Esto último te lo digo pq no soy tan viejito como tú y por ende tan anquilosado. Sé donde estoy, aunque siempre del lado de acá.
Conclusiones sobre ese asunto, yo me buscaría otros héroes, y otros altares donde colgar mi foto, ya q blasonas de q allí está la tuya.
Trabajaste con José Luís Rodríguez, (espero q te refieras al ex ministro de economía cubano y no al cantante, otro dinosaurio político). Si trabajaste con José Luís Rodríguez, me imagino q en aquellas fechas debiste haber sido o te ufanabas de ser comunista, imagínate, década de los 80, trabajando con un hombre q lo era y lo es y q por sobre todo, sigue en Cuba. Eh, y q haces en Kendall?? Claro, de comunista lo único q tenías era la rima, pq pega con oportunista, y de esos hay miles, y son los q le hacen daño a todas las tendencias e ideales, las q en cierta medida las desacreditan.
Pero para q seguir inaguantable? De todas maneras, tú no entiendes nada de lo q te digo, pq estás Cegado, el odio anticomunista es mucho más visceral del q tú me acusas a mí de padecer.
Caramba, hablando de Cegado, (y ahora me pongo como tú y tu adorado Carlos M, o sea, petulante) te dejé pasar lo de Segado con S, sí, pq a cualquiera se le va una falta de ortografía, las tildes te las perdono también pq entiendo q tu teclado debe estar en inglés, como corresponde, pero ya en este post me pones compenZar con Z, se supone q un tipo q lee tanto y tanto y tanto y q se da el lujo de comparar a Carlos M con Capote y hasta decir q es mejor, pues no deba tener faltas de ortografía, pero bueno, q esperar…
Y no, no eres Carlos M, se muy bien quién eres, Orlando, y se muy bien por qué defiendes tanto a Carlos, pq son igualitos, gente arrogante, prepotente, q se cree q tiene una inmensa cultura (y la tienen) solo q muchas veces traídas por los pelos, o habilidad para hilvanar frases, pronunciar frases hechas, pero solo una cultura de prólogo, de lecturillas de internet y de wikipedia, (aclaro, no creo q sea el caso de Carlos, se nota q ha leído) pero la arrogancia lo mata, el desprecio por los demás y sus ideas, pq se puede o no estar de acuerdo, pero la vida no es en blanco y negro, y negativo y positivo hay aquí y allá, de todo para escoger, pero si se estableciera un debate sensato, con argumentos y sobre todo basado en el respeto y las ganas de reconocer, entender y cambiar, así sería mucho mejor.
En fin, son igualitos.
Y por último, Inaguantable, te tiraste este post (el q está en Los (I)letrados, para recoger pita en tus defensas a Carlos, para compensar, NO, no me vengas con artimañas, ya te conozco y conmigo no vas a contemporizar. No te me congracies.
Me quedan muchas cosas por decirte, pero no te las voy a decir, respetaré mi decisión, esto es para mí perder tiempo, y para ti, trabajar, ir a la oficina. Prefiero como hasta ahora, leer Oncuba, me parece muy buen sitio, y hay mucha gente buena q escribe aquí, aunque tenga estos excesos de periodistas como tu amigo y defendido Carlos q solo viven de crear polémica y así, como dijo alguien en otro post, escalar peldaños, hacerse conocer. Prefiero leer otros artículos, de gente con argumentos, con ideas diferentes pero bien sostenidas, y sobre todo, apegados a la ética.
No te esfuerces Orlandito, no te voy a contestar, se las diatribas q me vas a poner y no voy a caer en esa bobería. Mira pa eso, llevo 12 minutos perdidos escribiéndote, q pena.
Nota: No conozco a Gisselle, pero tiene razón y ahora mismo debe estar riéndose o conmiserándose de ti. Mira q te lo dijo, pero ustedes nunca aprenden.

el inagotable

18 febrero, 2015

El inagotable no tiene pensado ir a Cuba mientras le obliguen a sacar otro pasaporte cubano. Ya una vez me jeringaron, pero por segunda vez no.

Copio:

El pasaporte cubano es uno de los documentos más problemáticos con los que tienen que lidiar los cubanos que viven fuera de Cuba.

Las quejas entre los emigrados con respecto a este tema, van desde las de índole económica (por lo caro de la confección y renovación del referido documento) hasta las de índole jurídica y practica (por el requerimiento del pasaporte, incluso para aquellos que se han acogido a la ciudadanía de otra nación).

El gobierno cubano, que en los últimos años ha tomado medidas encaminadas a actualizar su política migratoria, debería hacer más asequible y cómoda la adquisición del pasaporte. A su vez también debería eximir del requerimiento del documento a aquellos que, al haber adquirido la nacionalidad de otro país, cuentan con un pasaporte emitido por su nación adoptiva.

Responder

Carlos
Siempre he respetado mucho la política de este Oncuba de abrogarse el derecho de publicar determinados comentarios o no (Para eso es de ustedes). Es mas siempre la menciono entre amigos y lo aplaudo.
Creo que esta filosofía le ha allanado el camino a la redacción de Oncuba para que cada criterio emitido sea sobre las bases del respeto, el análisis profundo, el juicio crítico y una que otra muestra de pasión (justificables), pero ojo, siempre ENFOCADOS EN EL ARTÍCULO REDACTADO.
Carlos, dejaría de ser franco si te dijera que el DEBATE INICIAL alrededor de tu artículo HA PERDIDO SU SENTIDO DE SER. ¡Es una verdadera lástima!
Se está convirtiendo en el “DIME QUE TE DIRÉ” al estilo Nuevo Herald, Cubanet, MartiNoticias y otras del mismo corte, donde algunos se ofenden y otros buscan prominencia.
Al menos yo, me salgo del artículo, pues me da vergüenza.
Un abrazo de alguien que los sigue semana, tras semana.

ORRIOPILANTE ESE ORRIO. JAMANDOSE EL CABLE QUE SE HA JAMADO. CUIDANDO SIEMPRE EL JAMON DE LA BOCA DIRIGENTE. SIEMPRE COMPARTIENDO LA CROQUETA DEL BAR CON EL COCINERO DE LA PLAZA, NO CON EL VECINO DE LA ESQUINA. TE ORRIAMOS, ORRIO.

Lean la situa íon en Brasil. Vean las denuncias en Cubared

Por Dios. No sé que me estruja más el alma si el artículo o algunos de sus comentarios. Definitivamente muchos de los que han comentado no leyeron el mismo trabajo que yo, o será que no están preparados para este tipo de periodismo; literario, analítico, desenfadado, espontáneo, inteligente, y si es así, comienzo a asustarme y lo digo en serio. Las Patrias íntimas del internacionalismo fue un trabajo que debió hacer cualquier otro medio antes y no hizo, por falta de algo que han perdido muchos de quienes han comentado: iniciativa, y eso es lo que no le perdonan a On Cuba. Quienes ahora inician la cruzada en contra de la bocanada de aire fresco, que significa On C… se escudan en este trabajo, qué dicho sea de paso, por favor, solo nos presenta la vida de un ser humano, que nos lo pone de carne y hueso y punto…..por favor, si somos incapaces de poseerla, al menos respetemos la inteligencia y el sentido común, preparémonos para leer y desentrañar materiales como este y esperemos que no sean la escepción, sino la norma…

Mary Daisy

25 febrero, 2015

Desgarrador artículo, no sólo por la historia en sí. Me gusta la franqueza con la que está contada. Es uno de los trabajos que más he disfrutado de Carlos M. Alvarez. Increíble lo valiente que fue El Coqui… toda su vida

periodismo del bueno; verdaderamente honesto.

Julio Antonio Alfonso Fonseca

10 agosto, 2015

Fue un hecho lamentable. En su momento se escribieron cosas positivas, pero también manipuladas sobre éste caso. Lo cierto es que los hechos con violencia y contra la integridad física de las personas, incluidos temas pasionales, de violencia de género y las lesiones han aumentado en Cuba más fe un 20 % en los últimos años. Y si no se sabe más es porque la llamada crónica roja no existe en la prensa. Pero el famoso “paquete” y en otros formatos libres la gente está teniendo acceso, incluso, a las fototablas y reconstrucción fe los hechos que realizan policías y fiscales.

Lazaro Ruiz

6 julio, 2016

Estoy buscando La Familia Cordero de Pinar Del Rio ??? La madre mi los dijo que la familia de nosotros son de Pinar Del Rio, Los Palacios

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura