Las patrias íntimas del internacionalismo

Reinaldo Villafranca –Coqui– debió morir hace diez años, en el paseo principal de Los Palacios, cuando un machorro acomplejado le cosió a puñaladas el estómago. Minutos antes, en el cabaret del pueblo, Coqui le había gastado al homicida una broma de pájara juguetona –quizás un leve flirteo o un piropo algo subido de tono–, nada con demasiada maldad.

–Mi hijo siempre fue así –dice Justa Antigua, y revolea las manos en el aire, y las afloja–. Un jodedor.

Permaneció semanas en terapia intensiva, técnicamente muerto.

–Le pusieron tripas plásticas y lo salvaron –dice Alicia Cordero, encorvada y menuda–. Pero después nos empezó a preocupar, porque Coqui tenía que tirarse un pedo, y no se tiraba ninguno. Y todos queríamos que se acabara de tirar un pedo para ver si la operación funcionaba. Hasta que por fin se tiró uno. Hicimos fiesta.

La cuenta es mezquina, pero si hubiese fallecido aquella vez, y no ahora, en enero de 2015, la muerte hubiera tenido sus ventajas. Lo habrían enterrado en el cementerio municipal, a unas pocas cuadras de su casa, rodeado de muchos otros muertos conocidos, no de esos muertos extraños que hoy lo acompañan, y que lo deben volver todo aún más inhóspito para Villafranca.

Aunque hubiese tenido también –la muerte por puñaladas– sus puntos flacos. No habría sido noticia internacional, ni siquiera habría pasado de ser lo que son las muertes en los pueblos chicos: algo de morbo inicial –en su caso, un poco más, dado que se trataría de un asesinato–, algo de bulliciosa nostalgia, y después mucho tedio, hasta que otro muerto viniera a sustituirlo.

Estamos a 28 de enero. Villafranca, en resumen, falleció hace diez días, después de un paludismo con complicación cerebral. Tenía cuarenta y tres años recién cumplidos. Era enfermero, y uno de los 165 miembros de la Brigada Médica “Henry Reeve” que desde inicios de octubre de 2014 el gobierno cubano enviara a Sierra Leona para combatir el Ébola. Es el segundo colaborador que muere, y el primero de los profesionales de la salud.

Por eso yo estoy ahora en la sala de la casa de Alicia Cordero –NO.19ª, calle 28–, donde tantas veces Villafranca ensayó frente al televisor doblajes de canciones en inglés –Cindy Lauper, Whitney Houston–, para luego travestirse y participar de las actividades nocturnas que las autoridades municipales organizaban en el Ranchón de Los Palacios.

Alicia Cordero / Foto: Carlos M. Álvarez
Alicia Cordero / Foto: Carlos M. Álvarez.

–Todo muy legal –advierte Nereida Hernández, Jefa de Circunscripción.

Y por eso estoy cruzando la calle, entrando a un solar, tocando a la puerta NO.16ª, pidiendo permiso para pasar, siguiendo de largo por la sala –muñecas rotas, altar de santería en las esquinas–, los cuartos –hediondos, oscuros–, la cocina –brochazos apurados de un azul turbio–, saliendo al patio –manguera derramando agua, ropa tendida, tanque herrumbroso– y llegando finalmente a la covacha donde dormía Villafranca, separado del resto de su familia; una muy miserienta casucha de madera.

–Te lo dije, esto es un quimbo– susurra Nereida.

Por primera vez, Justa rompe a llorar sin consuelo. Pide que le devuelvan a su hijo. Es lo lógico, pero me asombra. Justa se ha pasado la tarde diciendo que hay que conformarse con lo que Dios determina. Y que si Coqui salió de muertes mucho peores, y vino a morirse ahora, de repente, era porque así estaba escrito. A mí me pareció que una ecuación tan despejada ––muerte imprevista de un hijo-decisión suprema del Todopoderoso-resignación de los mortales– escondía una poderosa dosis de crueldad, y bastante poco amor. Pero ahora la veo llorar con ese llanto cataléptico tan propio de las madres, y pienso que lo que ha pasado, y pasa a diario esta señora, bien justifica que mantenga una actitud impasible o simplemente reposada ante la muerte, al menos en apariencia.

Intento consolarla y, a un tiempo, mirar alrededor, captar el estado de cosas. Hay una mesa de hierro con un mantel de flores, una hornilla eléctrica encendida, otra hornilla oxidada e inservible, una olla embarrada de frijoles, un trapo grasiento, una cafetera sin tapa, varios pomos de distintos tamaños, una botella de cerveza vacía, hollejos de naranja, y grumos de arroz sobre el mantel. Hay, sobre otra mesa más pequeña, un televisor ruso, al parecer roto.

–Piense que su hijo fue un símbolo para muchos –digo, y me cojo asco. Pero cualquier cosa por aliviarla.

–Eso mismo te he explicado yo –dice Nereida.

La trascendencia de la muerte –que es siempre una grosería si se compara con la muerte misma–, parece calmarla un poco.

Paso al cuarto. Dos ventiladores rotos y ropas viejas: una gorra de visera doblada, un pantalón remangado. En el closet, un bulto de prendas entremezcladas, como si el closet fuera la guarida de algún perro. Hay cajas de madera, jabas, mallas, un lavamanos que no se instaló, una cama empolvada, una cortina ajada con sellos de equipos de MLB. Y en el baño, una taza rota.

Ahora, a todo lo anterior, que, si bien regado, no parece tan alarmante, pongámosle una y hasta dos capas de churre, pongámosle costra, parches de tierra, manchas de grasa. A las ropas, a los ventiladores, a las cortinas, a los manteles. Mucha dejadez, mucha grisura, mucha inopia.

Por más que el aspecto de su casucha se haya deteriorado en estos diez días de luto, no debe lucir muy diferente a la casucha de Villafranca en vida. Creyendo quizás que combatir el Ébola no es, de por sí, lo suficientemente humanitario, la información oficial omite datos sobre la remuneración a la Brigada, y habla únicamente de altruismo, solidaridad, desinterés, grandeza de espíritu. Nos ha quedado claro. Hay muchas formas de obtener dinero sin tener que exponerse al Ébola. Pero si te pagan por exponerte, sería completamente legítimo.

Entonces Justa Antigua comenta algo que nadie se había atrevido a decir, y que resulta elemental:

–Él fue a África para comprarse una casita y salir de aquí. Quería que nos fuéramos juntos. Él quería eso. Pero no viró, y ya le faltaba poco.

No. No le faltaba poco. Le faltaba la mitad de la misión.

Justa Antigua / Foto: Carlos M. Álvarez
Justa Antigua / Foto: Carlos M. Álvarez.

***

Las puñaladas del paseo no son la primera tragedia en la vida de Villafranca. Su madre, además de santera, y de invocar peregrinamente a Dios, siempre ha peinado y planchado pelos. Con cinco años, Villafranca ingiere un líquido para desrriz, que su madre ha dejado en el suelo, y se quema la garganta. Hay que ponerle entonces un esófago de plástico.

Villafranca tiene cinco hermanos. Todos, menos él, del mismo padre. Todos, menos él, consumados delincuentes y convictos. No es de extrañar entonces que desde bien pequeño cruce la calle y se refugie en casa de Alicia Cordero. Allí seguirá yendo durante más de treinta años –hasta que parta para Sierra Leona– a confesarse y a comerse lo que Alicia tenga en los calderos o en el refrigerador: un pollo, croquetas, un batido, un jugo de frutas. Y será él –no otro– el masajista de Alicia, su enfermero particular: quien le toma la presión arterial y quien le da fricciones en la espalda.

–El verdadero luto por su muerte fue aquí –dice Nereida, en el patio de la 19ª.

–Lo único que no hacía en mi casa era dormir– agrega Alicia.

Cuando termina la secundaria, Villafranca decide no estudiar más. Su madre se lo permite.

–Siempre fue muy independiente –dice Justa–, y yo lo dejé, porque él sabía lo que hacía.

Al parecer, sí sabía. Ingresa a la Facultad, para sacar título de bachiller, y la termina. Después trabaja como obrero agrícola en la algodonera de Los Palacios. Después pasa a estibador, en una empresa de agricultura. Y hacia 1997, gracias a unos cursos que ofrece el Estado, comienza a estudiar enfermería, que es lo que en realidad ama. Se gradúa, y luego se especializa en cuidados intensivos: curar úlceras de pie diabético, etc. Trabaja durante un año en la sala de terapia del hospital provincial “Abel Santamaría”, de Pinar del Río. Luego lo trasladan al policlínico de San Diego –a unos veinte kilómetros de Los Palacios–, y allí se queda.

Sigue pasando cursos de la salud y cursos de inglés. Superándose, como dicen. Atiende también a los vecinos de la cuadra (una práctica común entre los médicos y enfermeros cubanos, trabajar incluso fuera de horario). Siente predilección por los pacientes de la tercera edad. Colostomías, cánceres. Y siempre, según todos los que lo recuerdan, muy jaranero, muy divertido, repleto de facundia. No esconde su homosexualidad. Se mete con los vecinos y bromea. Es libre, quizás hasta demasiado libre para un pueblo tan pequeño. Parece bastante probable que haya sido, Villafranca, una pájara cumbanchera, primorosa. Tiene un amigo de juergas: Hanói, enfermo de VIH.

–Pero Coqui siempre estaba buscando preservativos– aclara Alicia. Y Nereida asiente.

Nereida Hernández / Foto: Carlos M. Álvarez
Nereida Hernández / Foto: Carlos M. Álvarez.

A veces, sin embargo, Villafranca llora. Si intentamos un breve perfil sicológico, podemos conjeturar que se ríe a carcajadas para olvidar la violencia doméstica, que se vuelca a la calle para borrar los fantasmas que lo acosan en su círculo íntimo.

–No hace mucho –dice Alicia– llegó aquí con un piquetazo tremendo en la cabeza, botando sangre como un animal. Tuvieron que darle cuatro puntos.

El piquetazo no es otra cosa que el colofón de una disputa con uno de sus hermanos.

Alicia comienza ahora un conteo de todos los atracos a los que Villafranca fue sometido por sus familiares. La lavadora y el juego de baño que le robaron, las ropas, los perfumes y las zapatillas que le quitaron, el guanajo al que solo le dejaron las plumas, el lechoncito que tenía antes de irse para África, y que se lo vendieron en cuanto trepó al avión.

Pero no hace falta que Alicia se esmere. Basta con pasar examen, hoy mismo, a la situación de algunos de los hermanos de Villafranca.

Tomás Zayas fue deportado de Estados Unidos por delitos legales. A Manteca, el mayor de todos, hace poco le trocaron la cárcel por reclusión domiciliaria, dado que padece un cáncer terminal, y estas son las horas en que Manteca robó a otros dos hermanos suyos y desapareció, nadie sabe dónde está. Mayeya, otra hermana, cayó presa porque en las visitas a su hijo le pasaba tabletas de parkisonil camufladas dentro de la comida. El hijo, a su vez, cumple condena por haber matado a dos personas en el reparto de Los Palacios.

Por supuesto: ninguno respeta a Justa Antigua. Justa Antigua no respeta a ninguno. Lo único que le quedaba a Villafranca era su madre. Y para quien único importaba Justa, a sus setenta y nueve años, era para Villafranca. Su hijo menor significaba la última posibilidad real que le quedaba a esta mujer para salir del antro donde vive.

Pero esa posibilidad se fue. El paludismo se la robó.

***

En la foto –posiblemente de pasaporte– que les toman a los colaboradores antes de volar a Sierra Leona, Villafranca muestra una seriedad impostada. Calvo, rostro ovalado, ojos nobles, piel negra y abrillantada, labios gruesos, boca apretada. Todo como congestionado y a punto de estallar. Como si Villafranca tuviera ganas de decirle al fotógrafo: “Ay, chico, anda. Termina ya, por tu vida”.

Algunos en el pueblo rumoran que, previo a la salida, Villafranca siente un poco de miedo. Sin embargo, ni Nereida, ni Justa, ni Alicia lo confirman. Ninguna, también es cierto, es de fiar en ese sentido. Quizás crean que el miedo, si existió, podría restarle méritos. Están acostumbradas a escuchar que todos los que mueren en una misión de la Patria han muerto sin temor alguno, sin titubear, más convencidos e invictos que una roca. No están dispuestas, pues, a que el Coqui pase a los anales como el único cobarde.

Por otra parte, en uno de los reportajes de la televisión nacional, que filman antes de que los colaboradores partan de misión, Villafranca aparece, y ahí muestra su jovialidad habitual.

–¿Tú has escuchado la bulla cuando el equipo de Pinar del Río da un jonrón? Bueno, esa fue la bulla de todo el pueblo cuando apareció en el noticiero: ¡Mira al Coqui! ¡Mira al Coqui! –dice Nereida, agitada, enjugándose las lágrimas.

Por su facilidad para comunicar, su dominio del inglés e incluso algo del portugués, Villafranca ya pasa los últimos días, en el Centro de Tratamiento al Ébola de Kerry Town, alejado de los pacientes, más centrado en cuestiones protocolares y de otra índole. Lo que, evidentemente, no lo exime de riesgos.

En la mañana del 17 de enero, presenta los primeros síntomas diarreicos, y en la tarde lo asalta una fiebre de 380 C. Le hacen la prueba de Malaria. La prueba da positivo. Le inician tratamiento antipalúdico por vía oral. La fiebre sube. Pierde el sentido del tiempo y el espacio. Lo trasladan al hospital de la Armada Británica. Allí lo ingresan. La prueba de Malaria vuelve a dar positivo, y la prueba de Ébola, negativo. Le aplican la última generación del tratamiento antipalúdico por vía endovenosa.

Durante la noche y la madrugada, el cuadro clínico se agrava. Presenta dificultades respiratorias, toma neurológica. Lo acoplan a un equipo de ventilación pulmonar. Pero no responde al tratamiento, y horas después fallece.

–Yo estaba haciendo un desrriz –dice Justa–, y veo que empieza a entrar gente con batas, y gente y gente, y me da un brinco el corazón.

Son las autoridades municipales y provinciales de Salud Pública. Pero Justa no puede dejar el desrriz a la mitad, porque se quema el pelo y se deshace el moño. Aún así, la plancha se le cae de las manos. Justa desfallece. Nunca nadie de Salud Pública ha venido a su casa. Este es el tipo de noticias que no es necesario comunicar. La sola presencia del emisario lo expresa todo. Cuando Justa termina de planchar el pelo, alguien le dice lo que ya ella sabe.

Un día después, en la Galería de Arte de Los Palacios, tiene lugar el homenaje póstumo a Villafranca. Velan una foto suya, la foto del pasaporte. Asisten Viceministros de Salud Pública, las autoridades políticas del municipio y la provincia, compañeros de trabajo, personal de salud, gente que lo conoce, y gente que no lo conoce pero que se solidariza.

Justa, convencida por Nereida, asiste a última hora. Quien sí no asiste es Hanói, su compinche de correrías. Cuando toco a su puerta, Hanói me dice:

–Perdona, pero yo no estoy en condiciones de hablar. No tengo nada que decir. Lo llevo adentro –se pone la mano en el pecho–. Él siempre estará conmigo. Eso.

***

El cuerpo, o casi seguramente las cenizas, no regresan hasta pasado mínimo tres años. El dinero de la misión se pagará, lo que no se sabe todavía a quién: ¿qué nombre testamentó Villafranca? Nadie se atreve tampoco a comentarlo explícitamente. Alicia se hace eco de los chismes que la señalan a ella como beneficiaria. Pero lo sugiere como si fuera un problema.

–Eso sería una mierda de su parte. Yo no quiero ni pensar en eso. Si mira lo que ha pasado con el teléfono.

Una sobrina de Villafranca anda exigiendo el teléfono asignado a su tío por colaborador. Pero Villafranca ordenó que pusieran el teléfono en casa de Alicia.

–Un teléfono cuesta más de quinientos dólares –dice Nereida–. Si lo llevan para la casa de la familia, lo venden.

La mezcla de muerte y cuestiones materiales es siempre una bomba de tiempo. A Alicia le preocupa el tema, pero no quiere que su preocupación indique falta de amor. Bien mirado, después de asumir a Villafranca por décadas, Alicia tiene derecho a preocuparse o a prestarle atención a lo que quiera: incluso a las cuestiones más prácticas, incluso a un teléfono.

La última vez que habla con su muchacho, lo hace desde la sala de su casa. Es 30 de diciembre. Villafranca la llama y le desea feliz año. Dice Alicia que estaba contento, porque habían salvado tres niños. Y que era pura carcajada, con ese amaneramiento suyo tan peculiar.

Reinaldo Villafranca
Reinaldo Villafranca.

Artículos Relacionados

Comentarios

Lazaro Ruiz

6 Julio, 2016

Estoy buscando La Familia Cordero de Pinar Del Rio ??? La madre mi los dijo que la familia de nosotros son de Pinar Del Rio, Los Palacios

Julio Antonio Alfonso Fonseca

10 Agosto, 2015

Fue un hecho lamentable. En su momento se escribieron cosas positivas, pero también manipuladas sobre éste caso. Lo cierto es que los hechos con violencia y contra la integridad física de las personas, incluidos temas pasionales, de violencia de género y las lesiones han aumentado en Cuba más fe un 20 % en los últimos años. Y si no se sabe más es porque la llamada crónica roja no existe en la prensa. Pero el famoso “paquete” y en otros formatos libres la gente está teniendo acceso, incluso, a las fototablas y reconstrucción fe los hechos que realizan policías y fiscales.

periodismo del bueno; verdaderamente honesto.

Mary Daisy

25 Febrero, 2015

Desgarrador artículo, no sólo por la historia en sí. Me gusta la franqueza con la que está contada. Es uno de los trabajos que más he disfrutado de Carlos M. Alvarez. Increíble lo valiente que fue El Coqui… toda su vida

Por Dios. No sé que me estruja más el alma si el artículo o algunos de sus comentarios. Definitivamente muchos de los que han comentado no leyeron el mismo trabajo que yo, o será que no están preparados para este tipo de periodismo; literario, analítico, desenfadado, espontáneo, inteligente, y si es así, comienzo a asustarme y lo digo en serio. Las Patrias íntimas del internacionalismo fue un trabajo que debió hacer cualquier otro medio antes y no hizo, por falta de algo que han perdido muchos de quienes han comentado: iniciativa, y eso es lo que no le perdonan a On Cuba. Quienes ahora inician la cruzada en contra de la bocanada de aire fresco, que significa On C… se escudan en este trabajo, qué dicho sea de paso, por favor, solo nos presenta la vida de un ser humano, que nos lo pone de carne y hueso y punto…..por favor, si somos incapaces de poseerla, al menos respetemos la inteligencia y el sentido común, preparémonos para leer y desentrañar materiales como este y esperemos que no sean la escepción, sino la norma…

Lean la situa íon en Brasil. Vean las denuncias en Cubared

ORRIOPILANTE ESE ORRIO. JAMANDOSE EL CABLE QUE SE HA JAMADO. CUIDANDO SIEMPRE EL JAMON DE LA BOCA DIRIGENTE. SIEMPRE COMPARTIENDO LA CROQUETA DEL BAR CON EL COCINERO DE LA PLAZA, NO CON EL VECINO DE LA ESQUINA. TE ORRIAMOS, ORRIO.

Carlos
Siempre he respetado mucho la política de este Oncuba de abrogarse el derecho de publicar determinados comentarios o no (Para eso es de ustedes). Es mas siempre la menciono entre amigos y lo aplaudo.
Creo que esta filosofía le ha allanado el camino a la redacción de Oncuba para que cada criterio emitido sea sobre las bases del respeto, el análisis profundo, el juicio crítico y una que otra muestra de pasión (justificables), pero ojo, siempre ENFOCADOS EN EL ARTÍCULO REDACTADO.
Carlos, dejaría de ser franco si te dijera que el DEBATE INICIAL alrededor de tu artículo HA PERDIDO SU SENTIDO DE SER. ¡Es una verdadera lástima!
Se está convirtiendo en el “DIME QUE TE DIRÉ” al estilo Nuevo Herald, Cubanet, MartiNoticias y otras del mismo corte, donde algunos se ofenden y otros buscan prominencia.
Al menos yo, me salgo del artículo, pues me da vergüenza.
Un abrazo de alguien que los sigue semana, tras semana.

el inagotable

18 Febrero, 2015

El inagotable no tiene pensado ir a Cuba mientras le obliguen a sacar otro pasaporte cubano. Ya una vez me jeringaron, pero por segunda vez no.

Copio:

El pasaporte cubano es uno de los documentos más problemáticos con los que tienen que lidiar los cubanos que viven fuera de Cuba.

Las quejas entre los emigrados con respecto a este tema, van desde las de índole económica (por lo caro de la confección y renovación del referido documento) hasta las de índole jurídica y practica (por el requerimiento del pasaporte, incluso para aquellos que se han acogido a la ciudadanía de otra nación).

El gobierno cubano, que en los últimos años ha tomado medidas encaminadas a actualizar su política migratoria, debería hacer más asequible y cómoda la adquisición del pasaporte. A su vez también debería eximir del requerimiento del documento a aquellos que, al haber adquirido la nacionalidad de otro país, cuentan con un pasaporte emitido por su nación adoptiva.

Responder

El Agotado

18 Febrero, 2015

Inagotable:
Convencido de q con esto pierdo el tiempo -pq no se discute con un dinosaurio político, de los q hablan mucho de democracia y libertad de expresión pero son incapaces de aceptar el punto de vista divergente de otros- te voy a replicar. Pero solo una vez, fíjate, solo una vez, pq como le dijo Silvio a tu querido Montaner en el 2010, para ti esto es como ir a la oficina, es tu trabajo, y la verdad yo sí tengo otras cosas q hacer.
Hablando de tu querido Montaner, recuerda q es un prófugo de la justicia cubana, y recuerda q estaba preso por poner bombas en La Habana, a pesar de q ha escrito más de 20 libros e innumerables post, en los q algunos son una verdadera limpieza de imagen, tratando de borrar aquello de lo q se le acusa y se le probó. (Aquí no incluyo su novela Perromundo, q aunque de ficción, al parecer está muy sujeta a sus propias vivencias y sus ensoñaciones heroicas.
De Yoani, ay, para q emborronar cuartillas, es un engendro mediático, (y tú lo sabes) y como escritora, bastante mediocre, eso sí, con habilidades para vivir de la política, como corresponde a los de su especie, y en eso incluyo a gente de todos lados y todas las tendencias políticas. Esto último te lo digo pq no soy tan viejito como tú y por ende tan anquilosado. Sé donde estoy, aunque siempre del lado de acá.
Conclusiones sobre ese asunto, yo me buscaría otros héroes, y otros altares donde colgar mi foto, ya q blasonas de q allí está la tuya.
Trabajaste con José Luís Rodríguez, (espero q te refieras al ex ministro de economía cubano y no al cantante, otro dinosaurio político). Si trabajaste con José Luís Rodríguez, me imagino q en aquellas fechas debiste haber sido o te ufanabas de ser comunista, imagínate, década de los 80, trabajando con un hombre q lo era y lo es y q por sobre todo, sigue en Cuba. Eh, y q haces en Kendall?? Claro, de comunista lo único q tenías era la rima, pq pega con oportunista, y de esos hay miles, y son los q le hacen daño a todas las tendencias e ideales, las q en cierta medida las desacreditan.
Pero para q seguir inaguantable? De todas maneras, tú no entiendes nada de lo q te digo, pq estás Cegado, el odio anticomunista es mucho más visceral del q tú me acusas a mí de padecer.
Caramba, hablando de Cegado, (y ahora me pongo como tú y tu adorado Carlos M, o sea, petulante) te dejé pasar lo de Segado con S, sí, pq a cualquiera se le va una falta de ortografía, las tildes te las perdono también pq entiendo q tu teclado debe estar en inglés, como corresponde, pero ya en este post me pones compenZar con Z, se supone q un tipo q lee tanto y tanto y tanto y q se da el lujo de comparar a Carlos M con Capote y hasta decir q es mejor, pues no deba tener faltas de ortografía, pero bueno, q esperar…
Y no, no eres Carlos M, se muy bien quién eres, Orlando, y se muy bien por qué defiendes tanto a Carlos, pq son igualitos, gente arrogante, prepotente, q se cree q tiene una inmensa cultura (y la tienen) solo q muchas veces traídas por los pelos, o habilidad para hilvanar frases, pronunciar frases hechas, pero solo una cultura de prólogo, de lecturillas de internet y de wikipedia, (aclaro, no creo q sea el caso de Carlos, se nota q ha leído) pero la arrogancia lo mata, el desprecio por los demás y sus ideas, pq se puede o no estar de acuerdo, pero la vida no es en blanco y negro, y negativo y positivo hay aquí y allá, de todo para escoger, pero si se estableciera un debate sensato, con argumentos y sobre todo basado en el respeto y las ganas de reconocer, entender y cambiar, así sería mucho mejor.
En fin, son igualitos.
Y por último, Inaguantable, te tiraste este post (el q está en Los (I)letrados, para recoger pita en tus defensas a Carlos, para compensar, NO, no me vengas con artimañas, ya te conozco y conmigo no vas a contemporizar. No te me congracies.
Me quedan muchas cosas por decirte, pero no te las voy a decir, respetaré mi decisión, esto es para mí perder tiempo, y para ti, trabajar, ir a la oficina. Prefiero como hasta ahora, leer Oncuba, me parece muy buen sitio, y hay mucha gente buena q escribe aquí, aunque tenga estos excesos de periodistas como tu amigo y defendido Carlos q solo viven de crear polémica y así, como dijo alguien en otro post, escalar peldaños, hacerse conocer. Prefiero leer otros artículos, de gente con argumentos, con ideas diferentes pero bien sostenidas, y sobre todo, apegados a la ética.
No te esfuerces Orlandito, no te voy a contestar, se las diatribas q me vas a poner y no voy a caer en esa bobería. Mira pa eso, llevo 12 minutos perdidos escribiéndote, q pena.
Nota: No conozco a Gisselle, pero tiene razón y ahora mismo debe estar riéndose o conmiserándose de ti. Mira q te lo dijo, pero ustedes nunca aprenden.

el inagotable

18 Febrero, 2015

Mi dominio del ruso que hace 30 annos era elemental ha pasado por

un proceso de Ja ja ja digamos deterioro.

Pero a la espera de ;a traduccion al espannol, copio este comentario que hice en otro blog

Hace poco, mi mejor amigo que EDP , me hizo reir a carcajadas. Le comentaba mis planes de visitar la isla “Orlandito- me dijo- Tu madre- esta viejita”

Cuando le comento,

-Rolando, Yo participo en los blogs – en cuatro cinco de ellos- con nombre, apellidos, curriculum, y fecha de nacimiento. Ellos – o sea el gobierno- ultimamente esta repitiendo mucho una frase martiana que reza “las ideas se combaten con ideas” Asi, que no creo que se les ocurra meterme preso.

Respuesta:

– Me parece rezonable lo que dices, El unico riesgo que correrias es que ‘ellos” piensen que meterte preso sea una buena idea.

el inagotable

17 Febrero, 2015

Frente a mi tengo una diploma de Profesor Asistente : EL RECTOR DE LA UNIVERSIDAD DE LA HABANA En uso de las Facultades conferidas y a propuesta del tribunal corrrespondiente, (Tao, Tao, Tao) expide el siguiente diploma a favor de … ahi viene mi nombre) en reconocimiento a …
La fecha es de 1982 … Ja Ja Ja ?Que edad tenia Carlos en 1982?)

el inagotable

17 Febrero, 2015

segado no Je. Je. Cegado. Perdon. El inagotable fue alumno de Jose Luis Rodriguez y trabajo con el cuando este era Director del CIEI por los annos 80s, gano en 1985 un premio, tercer lugar … No, no, que Giselle me llamo hace poco a ajustarme a los temas . “Mas ajuste al tema y menos petulancia” Je Je. Me djo. (Mira Gisselle , como sigo tus consejos)

el inagotable

17 Febrero, 2015

Copio:

Señores, acabo de descubrir q el inaguantable, perdón, el inagotable este, no es más q el propio Carlos M, jajajaja.
—-
Je Je. Favor que me haces,
Perdonalo Carlos, segado por el odio le da por hablar cascaras.
El inagotable ya quisiera tener el talento narrativo de Carlos. Se llama Orlando J Martinez Ruiz,
Cumplio 62 annos hace pocos dias (Date of Birth : Feb 16/ 1953)y esta cansado de postear sus generales en la red. Es mas, su rostro aparecia en el blog de Yoani
Y hoy aparece su cara en el blog de Montaner. Tiene una Lic en Economia de la de la Habana (1977) Una maestria en Negocios de la FIU ( 2 000), una licencia 2-20 y otra 215 para vender seguros. Vive en Kendall , Florida.

El Agotado

17 Febrero, 2015

Señores, acabo de descubrir q el inaguantable, perdón, el inagotable este, no es más q el propio Carlos M, jajajaja, se pone otro nick para darse bombo y platillo él mismo, pa defenderse y además, pa seguir blasonando de su altísima, excelsa y demás cultura literaria. Mejor q Capote ni mejor q Capote, jajajajajajajaja.

Trabaja mijo.

tejeringo

17 Febrero, 2015

Estupendo reportaje. Pude leerlo -¡ironías de la vida!- gracias al Sr. Iroel Sánchez, quien acaba de lanzar una arremetida desde su blog, como era de esperar. Le respondi y acaba de asegurarme algo asi como que no tiene nada en contra del periodista, sino que escribio preocupado por las causas economicas, etc, etc….de cualquier modo enhorabuena y no esta de mas en que tomen las debidas providencias, pues se avecina mal tiempo…

El Agotado

16 Febrero, 2015

Señores, acabo de descubrir q el inaguantable, perdón, el inagotable este, no es más q el propio Carlos M, jajajaja, se pone otro nick para darse bombo y platillo él mismo, pa defenderse y además, pa seguir blasonando de su altísima, excelsa y demás cultura literaria. Mejor q Capote ni mejor q Capote, jajajajajajajaja.

Trabaja mijo.

Muchas personas en el mundo viven así y lamentablemente Cuba no es la excepción. Lo grande es que él supo aprovechar las oportunidades que tuvo para hacerse enfermero. Es una pena su muerte. Fue tan rápida que pareció mentira.

el inagotable

15 Febrero, 2015

Copio este parrafito sobre como filosofa Carlos sobre el hecho de recibir la muerte a puñaladas.., Je Je Je
y”me dicen sus detractores si a este joven genial no hay que premitirle su estilo un tanto provocative que ese, fue sin dudas su proposito:

…ni siquiera habría pasado de ser lo que son las muertes en los pueblos chicos: algo de morbo inicial –en su caso, un poco más, dado que se trataría de un asesinato–, algo de bulliciosa nostalgia, y después mucho tedio, hasta que otro muerto viniera a sustituirlo…

el inagotable

14 Febrero, 2015

Sennores,
A quiitarse el sombrero
Solo miren la cantidad de comentarios que este joven ha provocado. Dejen a un lado el fanatismo politico y los celos (Esto ultimo va tambien conmigo que estoy verde de la envidia)
Carlos M Alvarez tiene un estilo que en este mundo de las letras lo puede llevar a , y no creo exagerar,
a la altura de un Truman Capote . He leido, no solo algunas de las novelas de Capote; sino tanbien
sus cronicas y, creo, sin exagerar, que Carlos le saca un trecho a ese genio de las letras. Asi,
por arribita, pues estoy apurado, solo se me ocurren dos escritores que me hayan impresi, onado mas
Vargas Llosa, Kafka y G G Marques (Bueno, Tres) Je Je. Bueno, cuatro. Olvide a Albert Speer

PEDRO Y CARLOS
CON EL PERMISO DE AMBOS ME VOY A SALIR DEL TEMA CENTRAL, SOLO PARA RESPONDERLE A PEDRO. CREO QUE EL TEMA LO AMERITA, PARA GANAR EN CLARIDAD.
PEDRO, VOY A HABLAR DE “LOS QUE VENDEN SU ALMA A OTRO ESTADO”, YA QUE HAS TOCADO LA TECLA.
TODOS LOS PAÍSES TIENEN SUS CUERPOS DE SEGURIDAD INTERNA, DE LO CONTRARIO NINGUNO SOBREVIVE. EL INFILTRARSE EN LOS GRUPOS QUE NO CONSIDERA AFINES FORMA PARTE DE SU LABOR. LO HACEN TODOS SIN EXCEPCIÓN. MOLESTE A QUIEN LE MOLESTE, ES ASI.
¿NO INTENTARIAS TENER GENTE QUE RESPONDA A TI ENTRE LOS MIEMBROS DE LOS GRUPOS TERRORISTAS DE ISIS O AL-QAEDA, PARA CONOCER CUALES SUS PLANES E INTENCIONES Y ASI BLOQUEAR SUS PROPOSITOS? ¿ESOS QUE RESPONDERIAN A TI, NO SERIAN VISTOS COMO TRAIDORES ANTES LOS OJOS DE ISIS O AL-QAEDA? ¿ESA PERSONA ESTA VENDIENDO SU ALMA, POR EL BIEN DE LA HUMANIDAD NO? ¿ES LEGÍTIMO EN ESE CASO VENDER SU ALMA A OTROS?
¿CÓMO LLAMARÍAS AL GENERAL DEL PINO QUE DECIDIÓ IR A VIVIR A LOS EUA? ¿UN TRAIDOR DESPUÉS QUE PROPORCIONO INFORMACIÓN QUE NECESITABAN EUA? ¿NO TRAICIONO A TODOS LO QUE DURANTE AÑOS ESTUVIERON A SU LADO?
¿CÓMO LLAMARÍAS A TODOS LOS QUE HAN DESERTADO DE LOS CUERPOS DE SEGURIDAD O CUERPOS MILITARES DE MUCHOS PAÍSES Y HAN DECIDIDO VIVIR EN LOS EUA? ¿TODOS SON TRAIDORES? ¿DEJAN DE SERLO PUES MARCHARON PARA EUA? ¿TIENE MAS PESO SUS ASPIRACIONES PERSONALES, QUE TODA LA INFORMACIÓN QUE BRINDARON?
¿CÓMO LLAMARIAS AL SOLDADO AMERICANO QUE PASO CIENTOS DE MILES DE DOCUMENTOS A WIKILEAKS, PARA QUE TODO EL PLANETA CONOCIERA MUCHAS OPETRACIONES SECRETAS DE EUA ALREDEDOR DEL MUNDO?
¿CÓMO LLAMAS A LOS ESPIAS QUE TIENEN LOS EUA EN CUBA? ¿SON LUCHADORES POR LA LIBERTAD?
CUBA NO ACUDIRÍA A ESOS MÉTODOS Y TÁCTICAS DE NO TENER EL PERMANENTE ACOSO DE UNA POTENCIA QUE INYECTA DINERO CONTINUAMENTE A LA LLAMADA “DISIDENCIA” O EL NUEVO NOMBRECITO QUE ESTÁ DE MODA: “SOCIEDAD CIVIL”. ¿ME VAS A DECIR QUE ESTOY ERRADO? LOS PROPIOS MIEMBROS DEL EJECUTIVO Y LEGISLADORES DE EUA LO HAN DECLARADO PÚBLICAMENTE.
¿CÓMO SE LLAMAN LOS QUE ACTÚAN POR DINERO, SIN NINGÚN RESPETO HACIA SÍ MISMO Y SIN DECORO? ¿”MERCENARIOS” O “LUCHADORES POR LA LIBERTAD”? ¿QUÉ NOMBRE SE AJUSTA PARA ESTOS CASOS?
TE VOY A PONER UN EJEMPLO DE LO QUE PROVOCA EL DINERO CUANDO ES EL PRINCIPAL MOTIVADOR PARA “LUCHAR POR LA LIBERTAD DE CUBA”.
ESTA SEMANA LE FORMARON UN TREMENDO ESCANDALO O MITIN DE REPUDIO A UNA DE LAS DAMAS DE BLANCO AQUÍ EN CUBA. NO TE VOY A CONTAR LA HISTORIA, PUES LA PRENSA DE EUA SE HA HECHO ECO BASTANTE DE ELLO, ASÍ COMO ALGUNOS CANALES DE TV DE ALLÁ. AHHH, YA ESTÁ EN YOUTUBE TAMBIÉN TODO EL SHOW. ¿SABES EL TRASFONDO DE TODO ESTE ASUNTO?
¿BERTA SOLER NO VENDE SU ALMA CADA DÍA POR UN PUÑADO DE DINERO Y LO REPARTE SEGÚN SUS PREFERENCIAS? CREO QUE SON 15.00 CUC POR CADA DAMA DE BLANCO QUE DESFILE POR LAS CALLES DE LA HABANA. ¿VENDEN SU ALMA TODAS ELLAS POR RECIBIR 15.00 CUC?
ESPERO HABERTE AYUDADO, PARA QUE NO VEAS UNA SOLA CARA DE LA MONEDA POR FAVOR.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Burocracia

La caricatura