Los orishas volvieron a la calle en Regla

Regla es azul, del mismo azul del mar y de Yemayá. Entrando por ese mar le llegó todo: los primeros esclavos y la santería. “Ahora  prohibieron pasear a la virgen por aquí”, dice Moraima sentada en el muro de la bahía, pero eso es lo que ella está pidiendo. Que la paseen por el mar y le pongan una canasta con muchas frutas, para que este pueblo coja el camino que le hace falta”.

Así era antes, cada 7 y 8 de septiembre durante la procesión de la Virgen de Regla y el Cabildo. Pero ya no se le ofrendan frutas, se perdió todo, las frutas y el Cabildo; aunque este último ha vuelto a aparecer 55 años después de su última exhibición.

Cuenta Angelito, uno de los Obba Oriaté más respetados de la Isla, que en ese último Cabildo realizado en el año 1961 tuvieron que entrar las imágenes un poco antes porque llegó una tormenta. Desde entonces nunca más el poblado de Regla pudo pasear sus orishas al ritmo de los tambores batá, pero este 9 de septiembre Santa Bárbara y las vírgenes de Las Mercedes, La Caridad y Regla salieron otra vez a la calle.

Angelito, uno de los Obba Oriaté más respetados de la Isla. Foto: Yaniel Tolentino.
Angelito, uno de los Obba Oriaté más respetados de la Isla. Foto: Yaniel Tolentino.

Oshún va delante y Yemayá al fondo. Entre ellas Obbatalá y Shangó, moviendo a los creyentes de blanco y rojo. El canto a Eleggua, que es de saludo, levanta la procesión y a partir de ahí todo es baile y conga sin parar. O sí, dos veces se detienen los tamboreros, en las calles Martí y Calixto García para tomar agua. Los vecinos sacan corriendo sus pomos llenos, les alivian la fatiga y los tamboreros están listos para continuar.

“Esto que se ha hecho hoy es bastante parecido a lo que se hizo en el 61, pero entonces el Cabildo más viejo que era el de Pepa salía de la iglesia con música eclesiástica, y afuera en la callecita los esperaban los tambores y un mar de gente. Se iba hasta el malecón, donde las personas se mojaban un poco y luego se entraba al Emboque, el antiguo atracadero de las lanchitas, ahí se colocaban las imágenes y se tiraban cocos al agua. Había también muchos comercios con dulces y frutas que la gente compraba y arrojaba como ofrenda a Yemayá”, cuenta Angelito.

Regla es azul, del mismo azul del mar y de Yemayá. Foto: Yaniel Tolentino.
Regla es azul, del mismo azul del mar y de Yemayá. Foto: Yaniel Tolentino.

Ahora el recorrido se extiende por la calle Martí arriba hasta el cementerio nuevo, sitio en el que la gente agarra los gajos de Paraíso y se sacude: “Coge, mijita, límpiate con esto y suelta aquí to´ lo malo”, me dice un reglano. “Y a quién le cantan ahora”, pregunto: Eso es Ossaín, el dueño de las hierbas, ahí le cantan a ellas que son las que sanan a uno”.

Allí, en la puerta del cementerio, la gente sigue bailando, no para de arrollar, se le canta también a los santos relacionados con el fin de la vida, como San Lázaro o la Virgen de la Candelaria y se escuchan entonces los nombres de Babalú Ayé y Oyá, que son en la religión Yoruba dos orishas muerteros.

“Nosotros empezamos a abogar hace mucho por rescatar esta tradición, dice Raiza Fornaguera, directora del Museo Municipal de Regla: “Finalmente en 2015 nos aprobaron sacar las imágenes pero sin hacer todo el recorrido. Aquello fue una especie de ensayo. Afortunadamente ya el año pasado se aprobó en acta de la Asamblea Municipal la salida del Cabildo como uno de nuestros festejos patronales”.

Oshún va delante. Foto: Yaniel Tolentino.
Oshún va delante. Foto: Yaniel Tolentino.

El 9 de septiembre de 1923 ocurrió la primera procesión en Regla. Entonces eran los Cabildos de Pepa y Susana, dueñas de dos casas templo con sus cuatro orishas, hasta que en 1961 fue prohibida la peregrinación. La familia de Pepa donó sus imágenes originales al Museo y las de Susana están todavía en su casa. Ahora, con otras figuras que tenía Juan Dionaso, restaurador del Museo y principal promotor del proyecto, el pueblo ha construido sus propias vírgenes, donando desde un pedacito de tela hasta el pelo para hacer la peluca.

“Este no es el Cabildo de Pepa ni de Susana ni de Juan, es el Cabildo de Regla, porque representa el rescate de una tradición a partir de grupos portadores naturales: una casa templo con un conjunto de güiro y tambores originales, religiosos de verdad”, asegura Raiza.

"Las hierbas son las que sanan a uno”. Foto: Yaniel Tolentino.
“Las hierbas son las que sanan a uno”. Foto: Yaniel Tolentino.

Saliendo del cementerio se regresa entonces por la calle Calixto García. Ahí se suman a los devotos más vecinos, más curiosos que se asoman en sus balcones, gente que baila, que canta, gente que reza.

“¿Qué le pides a la virgen?”, pregunto a una hija de Yemayá.

“Salud, mi niña, salud primero; pero luego que se resuelva el problema de mi casa, que se me está cayendo encima. Mucha fiesta, señorita, pero hay que hablar también de los problemas. Yo le digo a la patrona de Regla y a los santos que están aquí que hagan algo por mí”.

“¿Y cómo es Yemayá?”, continúo. “Dicen que le gustan las flores blancas y que es implacable cuando castiga…”.

Este 9 de septiembre Santa Bárbara y las vírgenes de Las Mercedes, La Caridad y Regla salieron otra vez a la calle. Foto: Yaniel Tolentino.
Este 9 de septiembre Santa Bárbara y las vírgenes de Las Mercedes, La Caridad y Regla salieron otra vez a la calle. Foto: Yaniel Tolentino.

“Todo parte de Obbatalá y Yemayá, según lo que nos enseñaron a nosotros”, cuenta ahora Angelito, el santero más querido de Regla.

“Yemayá gobernó el mundo primero que Obbatalá pero se apropió del planeta, le robaba cada vez más a la tierra y los seres terrestres teníamos que existir y ahí entró el hijo de Olofin a jugar su papel. Pero los santos no castigan, ellos conocen nuestra forma de actuar, de pensar y de acuerdo con eso nos tratan. Lo menos que el santo quiere es castigar. El santo lo que se aleja si nuestra conducta llega a ser pésima, nos va dejando solos, pero es uno mismo el que se destruye”.

Antes la procesión del Cabildo era mucho más extensa, duraba todo el día pero se hacían muchas paradas y había mucho público porque venía gente de todas partes. Ahora Angelito se cansa, porque es mayor y esta vez todo ha sido muy apurado. Pero es lo que tenemos, dice, y hay que agradecer.

Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.

“Mira, yo estoy erizada –comenta una señora en la calle”. “Esto lo quitaron hace muchos años, quién se acuerda, pero volvió… cómo no va a volver. Todo vuelve”.

Oshún, Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. Foto: Yaniel Tolentino.
Oshún, Virgen de la Caridad del Cobre, patrona de Cuba. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.
Procesión del Cabildo en Regla. Foto: Yaniel Tolentino.

Artículos Relacionados

Comentarios

Yanet Valdes

21 septiembre, 2016

Ya era hora!

Yaniel Tolentino

16 septiembre, 2016

Gracias a todos por los comentarios y los ¨Me Gusta¨ Yumary Alfonso, puede comunicarse conmigo a yaniel.tolentino@gmail.com o puede enviar un msg en facebook a: https://www.facebook.com/yaniel.tolentino… gracias

Los orishas volvieron a la calle y con ellos el oscurantismo medieval

todo bien hermoso y sin contratiempos durante la procesión, solamente señalar el deplorable estado constructivo del antiguo emboque de regla, lugar emblemático y de unas líneas constructivas patrimoniales

Yumary Alfonso

13 septiembre, 2016

Excelente artículo y maravillosas fotos, por favor, me gustaría comunicarme con el fotógrafo de las imágenes publicadas.

Publicidad

Las noticias en tu buzón

Publicidad

Nuevos vientos

La caricatura