Planeta guagua

De su serie en Facebook #TransportePúblico, la periodista Yuliet Calaña entrega una crónica hilarante sobre un viaje en guagua en la Isla de la Juventud. Como este pasaje puede vivirse en una guagua cubana cualquiera, de cualquier otra provincia, y seguramente habrá muchas historias como esta o parecidas que evocar, Ecos la comparte con los lectores de OnCuba.

Ocupé el último asiento libre de la guagua. Detrás de mí se montó una señora con un cake y enseguida me ofrecí a llevárselo. A mi lado, una muchacha cargaba a un niño pequeño que vio el dulce y se dijo “Esta es la mía”.

La cosa siguió así: el niño que intentaba manosear el cake, la madre que lo regañaba, yo que miraba a la dueña, ella que me asentía para que lo dejara comer y yo que le daba luz verde al goloso. Pero la criatura, como Víctor Mesa, iba por más y le fajó a una de las flores del pastel. La dueña se encogió de hombros como quien dice “que empiece el cumpleaños” y así fue: yo embarrada, embarrado el niño, embarrada la madre, todos con merengue, menos el pobre cake. La señora pidió parada, me agradeció, le devolví lo suyo con un “que lo disfrute”, me arqueó la ceja como diciendo “lo que queda de él”.

En la parada siguiente se desmontaron la madre y el niño, un señor tomó el asiento a mi lado y subió un joven con un colchón amarrado al medio con un cinto. Mi nuevo compañero enseguida le pidió el colchón al muchacho y de paso lo interrogó. “Oye, ¿ese cinto dónde lo compraste? ¡Está bueno!” “En los artesanos, asere, hay cantidad”. El colchón me iba aplastando uno de los laterales de la cara y traté de correrme, el muchacho lo notó y me dijo “Tranquila, pepilla, recuéstate sin pena”…ummm comida y cama y solo vamos por la segunda parada… Este viaje promete, me dije.

Después se montó un señor con un naylon prieto lleno de laticas, exigió su asiento de impedido físico al lado de otra viejita que enseguida se interesó por el destino de las latas. El señor, al parecer con problemas auditivos, proyectó para toda la guagua “Es que yo y mi esposa hacemos flan y durofrío para vender en ellas”. “¡Cómo le gusta el duro frío a mi nieta…!” exclamó la señora y creó un suspenso posterior como sugiriendo “…pero no tengo laticas para hacérselos”. En el acto su interlocutor comenzó a gritarle la receta de cómo hacerlos matizados con sirope de naranja y de cola “¿Y los flanes?” preguntó una temba de tres asiento atrás. Una del medio hizo sus aportaciones postmodernistas flaneras: “Yo los hago en el microwave y me quedan riquísimos”.

El viejto llegó a su destino, antes de desmontarse le regaló tres laticas a la señora y el consejo de “rasparlas bien contra la acera para que no se corte su nieta con el borde”. En la próxima parada se montó un hombre con una tanqueta de sancocho. Supimos lo que era porque el chofer, antes de dejarlo avanzar, le dijo “No te me pongas bravo, mi hermano, pero destápame eso porque yo aquí no puedo cargar nada ilegal”. La destapó y era sancocho del bueno, todos sentimientos su “olor”.

Después de comprobado que cargar comida para el puerco de los quince de la chama era legal, el chofer siguió enamorando a una rubia tiposa: “Mija, yo llevo 30 años manejando, tú 30 años montando esta guagua y yo bajándote la misma muela… Dime que sí, anda”. La oxigenada pestañeaba, se reía, se arreglaba el escote, pero creo que iba a seguir gozando del privilegio del asiento de empleados 30 años más, antes de darle el no definitivo.

En la hilera de asientos frente a la mía, dos señoras me miraban tan incisivamente que me tuve que voltear. Haciéndome parte de la conversación, una le dijo a la otra: “Cómo le gusta a la juventud de ahora pintarse las bembas de esos colores raros”. Les asentí con la cabeza “Sí, a este que llevo hoy mi madre lo llama el enciguatao”. “Claro, hija, parece que estás envenená”, añadió la otra. Reímos a carcajadas las tres.

Siguieron subiendo personas: con los mandados de la bodega, con un cartón de huevos, con un curiel en su jaula y continuaron encandenándose correlaciones infinitas de “Dame te llevo eso”, “Pásame al niño pa cá”, “Córrete para que el otro suba”, “Pégate con la mente en blanco”, “Dame el maletín por la ventana”… Me desmonté en mi parada sintiéndome un bicho raro por haberme subido a aquella guagua con una simple y llana cartera. Para entonces cargaba, además, con dos certezas:

1- Mañana me invento algo: coquitos para regalar o una Santiago para brindar en la guagua, porque si algo detesto yo es desentonar.

2- El concepto “socializar” nació en una guagua cubana… comparado con lo que allí se produce, ¡todo lo demás es pura introversión!

Artículos Relacionados

Comentarios

Flakita

28 mayo, 2017

jajajaja me he partido de la risa!!!!

Yuliet PC

28 mayo, 2017

Gracias por replicar mi texto!!!

Francisco Pancho

28 mayo, 2017

La mejor narradora de historias de guaguas esta en.la.isla te lleva a ese instante te imaginas a la.gente eres grande yuliet tu fan numero 1 de mexico

Genial

28 mayo, 2017

Genialllllllllllllllllllllllllllllllllllll. Hermoso articulo.

Katherine

28 mayo, 2017

Buenísimo como todo lo que hace Yuliet, nos recuerda por qué nos sentimos tan orgullosos de ser cubanos y allá los que digan que nos creemos el ombligo del mundo

Taylor

28 mayo, 2017

Esta Yuliet es tremenda… nos montó en la guagua y nos hizo dar el viaje junto con ella!!! Cuba en sus palabras!!!!

Ana Licourt

28 mayo, 2017

¡Genial! Me monté en la guagua contigo y me acerqué a mi islita que tanto quiero y extraño. ¡Sigue regalándonos tus palabras!

Permiso, yo no soy primito ni sobrinito ni amiguito de Yuliet, será q sin ser miembro de su aguerrido club ¨Subiendo tu Rating¨ puedo decir algo???
Solo pregunto.

no he parado de reirme de principio a fin…esto es la muestra de que hay formas bien potables de describir la cubanía y no el mismo viejo discurso gastado de siempre…ella es nueva acá? nunca la había leído,pero quisiera leerla mucho más

Jhonny

28 mayo, 2017

Bien 😉

qué fresco,qué bien contado,qué natural empeizo mi jornada laboral ahora y me ha hecho muy feliz esta estampa de mi Cuba querida

Eloisa

28 mayo, 2017

Lo máximo..no he visto hasta ahora una periodista cubana tan especial y tan brillante. Llegará muy lejos. Puede escribir descansadamente un Best seller. Aplausos para ella. Y mi más sincera enhorabuena.

Raynol

28 mayo, 2017

Sencillamente espectacular,sin palabras, no pierdas nunca esa sonrisa y mucho menos el arte,aunque siga siendo un salario denigrante el de los periodistas cubanos

Lazaro Chiribo

28 mayo, 2017

Esos viajes que dabamos a ratos….. es una experiencia hilarante y surrealista.. la Isla es como un Macondo Caribeño….. Besos

Muy bueno. Eso nos ha pasado a todos. Pero tu lo has narrado de manera magistral

Francell

29 mayo, 2017

Que buena historieta, ME ENCANTÓ!!! Aunque a decir verdad si ese niño hubiese sido mi hijo su buen cocotazo coge, si señor!!!

si un mérito tiene este artículo es que hace parecer divertido algo tan fula como es el trasnporte en Cuba.Yod e verdad no entiendo como a la gente caundo se va de Cuba extraña este tipo de cosas sudor,pegadera,por Dios que masoquismo

Verdesmeralda

29 mayo, 2017

No tengo dudas, lo tuyo es la crónica, la prensa escrita, la tv… lo que te propongas, eres auténtica… Siempre disfruto lo que escribes.

Por favorrrrrr, q alguien me diga dónde encuentro las planillas para solcitar mi ingreso en el Club ¨Subiendo tu rating¨ para votar pro Yuliet.
Vaya niña, q movilizaste a toda la cuadra jajajaja

Yuliet PC

29 mayo, 2017

Rolo yo no escribo para OnCuba,este texto de hecho ellos lo cogieron de mi muro de Facebook donde desde hace aproximadamente cinco años escribo historias de transporte público,digamos que ahí es donde me he ganado tantos amiguitos, primitos y fancitos …Te invito a mi muro Yuliet PC y ahí si vas a querer llenar tu planilla…apúrate que me quedan pocas jajajajajajajaj

Lorena

29 mayo, 2017

Yo lo sigo diciendo tú eres mi cronista por excelencia. Nadie cuenta las historias como tú… Saludos Yuliet

ya había leído esto en algún aldo del facebook me rio otra vez ella yc reo que ella fue la misma que escribió una de cómo sería el juego de la ballena azul más partidor que este todavía

jajajajjajajaja cómo yo ho había leído esto???Buenísimo

Darcy Bo

30 mayo, 2017

Caballero´, esto está espectacular. Como muchos han dicho, uno no para de reírse con este texto. Bien, Yuliet PC!

miserias humanas… cuando las compartimos da la sensación que tocamos a menos…

Adrián

30 mayo, 2017

Menos mal que no te has montado en una carrinha luandesa. O en un camión nicaraguense. Aprenderías nuevas cosas.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Nubes

La caricatura