Rachas

A todos nos ha sucedido: coincidencias de tragedias, cataratas de tribulaciones, sucesión de malos momentos. Solo que al principio de la cadeneta, no podemos sospechar lo que nos espera. Creemos, por ejemplo, que es obra de la casualidad el hecho de que al mismo tiempo se rompan el televisor y la cocina. Pero es solo el comienzo: la lavadora expira antes del amanecer, aunque esto no constituye una desgracia mayúscula, porque alrededor de las diez de la mañana, muere el motor del agua del edificio, con lo cual, el tema “lavado” pasa a segundo plano.

Encontrar técnicos reparadores de cualquier equipo en Cuba es una verdadera odisea, sobre todo si tenemos en cuenta nuestros requisitos: que sean de confiar, que trabajen rápido, con eficacia, sin ensuciar mucho, que coman poco, cobren menos, y no sea impuntuales. Es casi un rara avis lo que pedimos. Existe ese tipo de persona, no lo niego, pero es difícil dar con ella.

Por lo general, quien nos ayuda en las desdichas cotidianas solo cumple  uno o dos de los atributos que imaginábamos elementales cuando la avalancha de roturas tocó a nuestra puerta. El experto en refrigerador sabe mucho de resistencia y de congelaciones, es puntual y agradable, pero cobra una barbaridad, en contraste con el que sabe de fogones, cuyos honorarios son adecuados. Pero jamás cumple con lo que ha prometido en cuanto a fecha de terminación. El plomero nos recomienda a un amigo, según él, lo mejor en lavadoras rusas de todo el archipiélago, y decimos “Sí, tráelo”. Justo cuando aceptamos la propuesta, dejamos de verlos a ambos.

Hay familias que han demorado años en componer todos los equipos, y otras, ven de pronto aumentados los comensales durante breve tiempo. Porque merendar y almorzar, además de un derecho lógico y necesario, viene con el paquete del reparador. Y no está contemplado en el pago.

Se conoce la familia que pasa una mala racha solo con mirar la cara de uno de sus integrantes. Es algo indefinible en la mirada, en la caída de hombros, en el obstine con que responden nuestro saludo. Casi podría adivinarse qué problemas los agobian, según la mueca y la cara que ofrecen. No es igual el rostro de “lavadora-fogón-refrigerador fallecidos” que el de “no agua-no luz-no gas”, ni tampoco la mirada de quien quiere decirnos (pero se contiene) “salidero de lavamanos-goteras en la sala-ventana rota”.

Otra racha es la de fracasos entre artistas. Libros que duermen el sueño eterno en la imprenta, discos que no acaban de ser “masterizados”, películas cuya post producción demora más que el casting, concursantes que pierden el primer lugar, u obtienen una Mención que les “quema” la obra. El lenguaje extra verbal de estos artistas también puede ser interpretado. No es igual el saludo de una Segunda Mención, que el “Ahí vamos, tirando” de quien no quedó ni siquiera entre los finalistas, por poner un ejemplo.

En materia de mal de amores, las rachas suelen ser implacables, lo cual se demuestra por el repentino enflaquecimiento del abandonado. Cuando vemos a alguien conocido, de pronto pálido y al borde de la emaciación, no preguntamos si está enfermo o sigue la dieta de la sopa: Pobre enamorado(a), anda en solitario, como perro bajo la luna. Sin embargo, todos estos ejemplos se quedan cortos cuando de salud se trata.

Ahí la cuestión se enrarece, se enturbia. El miedo a un desenlace fatídico impide todo intento de broma. No obstante, existe la mala racha digamos a escala menor. Tengo una amiga que decidió acudir al hospital, luego de varios días con dolor en el oído derecho. Por el camino, una basurita se le coló en el ojo izquierdo, y una repentina coriza se le instauró, con lo cual las manos no le alcanzaban para frotarse los órganos afectados, a pesar de lo cual, decidió continuar su camino hacia el centro de salud. Justo cuando estaba llegando, tropezó con un bache (de los muchos que inundan nuestras calles), y se torció un tobillo. Con mucha dificultad, casi a rastras, logró entrar en el Cuerpo de Guardia, donde fue recibida por un camillero, que muy amablemente le preguntó adónde se dirigía, a cuál departamento de urgencias. Mi amiga se echó a llorar y limitó su respuesta a “Llámeme al Psiquiatra de turno, por favor, o a un santero que usted conozca, porque esto ya es brujería mala”.

Algo me dice que las buenas rachas también existen. No me consta. Más bien soy testigo y víctima de las malas, pero es mejor ni hablar, porque, como bien dijera Murphy, nunca las cosas están tan mal que no puedan ponerse peor.

Artículos Relacionados

Comentarios

Muy bueno, como de costumbre. Saludos!

Pues como dicen en Rusia: la vida es como una zebra – raya clara, raya oscura, raya clara, raya oscura y al final – pues lo que va debajo de la cola…

Karen Yelin

17 Marzo, 2017

Querida amiga, hay rachas y rachas, pero todas son pasajeras y al final todas tienen solución. Mi consejo, quítale hierro al asunto y verás como todo te resbalará y fluirá…. Besosss

Me encantó, las desgracias siempre vienen en trio,y las fortunas también

monica de navini

15 Marzo, 2017

desde peru , no nos perdemos uno de tus articulos

jose naves

15 Marzo, 2017

fantastico como todo lo que escribes sin aduloneria opinion personal solamente , ahora me asalta una duda eso de brindar cafe , meriendas y almuerzos etc a las personas que vienen a hacer un trabajo en casa es idiosincracia denuestro puebl anterior al 59 o posterior , y por demas creo se ha limitado bastante a nuestra querida isla porque aqui salvo raras excepciones ( a mi me toco una mala racha jajaj ) ellos vienen con su agua su merienda etc , claro tambien con los precios . que se paguen su comida no ?decia me toco una mala racha pq justamente en casa estamos pasando una odisea reformadora con personas que hacen cerca y remodelan excavan , funden etc y logico todos son cubanos , y muy autocyonos al parecer pq hemos tenido que comprar vasos y platos desechables pq la sra de la casa se nego rotundamente a seguir fregando tazas de cafe , platos de comida etc . nada que nos toco una mala racha de informales , comelones bebedores de cafe y tomadores de siestas en el suelo del patio , gente sin afan ni apuro y tan campechanos que han llegado adecirme no tendras un traguito de ron por ahi a la 9 am le ronca , mejor no comento mi respuesta .

Riquelín

13 Marzo, 2017

Radiografía de desgracias más comunes de lo que pensamos. Escrito con gracia y soltura. Olé, chiquilla.

Humberto García

13 Marzo, 2017

Lindo artículo, muy bien escrito. Gracias OnCuba por publicar escritor@s de verdad.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

Publicidad

Paralización

La caricatura