Nosotros y el mar

Ya casi estaba en el párrafo final de mi Editorial de agosto, en el cual relataba mi encuentro con Tamara, una cubana color miel y pelo rizo que obedeciendo al corazón una día cualquiera, hace 11 años, despertó en Roma y aún no encuentra su boleto de regreso, cuando nuestra directora editorial me recordó sutilmente que la edición de OnCuba de agosto estaba dedicada al mar.

Pospongo tu historia, Tamara —ella nos lee—, y enseguida, sin la más mínima resistencia abordo la máquina del tiempo y me transporto a un pasado mojado de azul donde la perfumada brisa del mar me servía de remedio orgánico para aliviar mis ataques de asma, y las olas decoraban de espuma mis sueños de niño. Una niñez de ininterrumpida perfección. Éramos diminutos cuerpecitos, casi anfibios, a quienes solo una amenaza de penitencia nos obligaba a pisar tierra.

Agosto para mí era sinónimo de playa. El mes en que toda mi familia venía de La Habana a pasar las vacaciones de verano y sin penas o complejos depositaban sus cuerpos en la arena fina y luego, pintados de blanco, la desechaban con un chapuzón. En inolvidables ocasiones, pasábamos la noche bajo la luna con guitarras y maracas en mano al ritmo de un son o un bolero. Recuerdos que aún afinan los arrítmicos momentos que en ocasiones me perturban, como el día aquel en el que mi madre decidió que cruzáramos el mar para emigrar, interrumpiendo temporalmente aquellos melódicos boleros que solíamos cantar al compás de las olas.

Han pasado muchos años desde aquella devoción por el mar que provocaba la emigración masiva de mi familia a Varadero, aquellos calurosos y húmedos veranos de agosto que colmaban la playa de turistas extranjeros y nacionales; a pesar de que ya no rompo olas con la misma frecuencia de antes, el mar me sigue siendo indispensable; su aire puro y sano me extirpó para siempre aquellos insoportables ataques de asma.

Vale la pena decir que esta edición de OnCuba dedicada al mar me tomó por sorpresa. Tamara se quedó sin su nota —en esta ocasión—, pero estoy seguro que ella también agradece haber nacido en un pedazo de tierra  atrapada por las tibias aguas del mar Caribe, con un clima perfecto y posición geográfica  privilegiada, como si el mismo Zeus nos hubiera ubicado como último regalo, gesto que resulta imposible dejar que pase inadvertido.

Comentarios

Anónimo

5 agosto, 2012

el dia que te des cuenta quien eres escribiendo..vas a ser muy grande,gracias ,tu relato acaricia el alma.me hace sentir a mi caiman.

Anónimo

1 agosto, 2012

hugo q lindo me encanto me hicistes pensar cuando yo hiba al mar muy poetico tu comentario y el final espettacular,un besito y te deceo muchisimos exito en tu trabajo de periodismo

Anónimo

1 agosto, 2012

Tamara como cualquier otro cubano fuera de nuestra tierra debe de complacerle el recordar nuestro mar, ese mar que es algo prácticamente indispensable para uno, tanto en los buenos como en los malos momentos. Lo añoro tanto…cierro los ojos y lo veo y lo huelo…nuestro mar…

Anónimo

20 agosto, 2012

precioso sencillamente precioso!! me dejo el alma llena de nostalgia..

Anónimo

2 agosto, 2012

Gracias por trasladarme hasta nuestras playas, me parece magnifico, sobre todo porque es tu vivencia personal. Sin dudas tenemos mucho que agradecer a nuestras costas.

Anónimo

2 agosto, 2012

Muy bueno el avance de la revista, yo gracias a un amigo las tengo todas……

Anónimo

2 agosto, 2012

EL MAR SIEMPRE EL MAR ,PRAGANCIA DE AGUA SALADA FRESCURA DE OLAS ESPUMOSAS DULSURA DEL MAR,MI VARADERO NO TE OLVIDO YO ANORO MI PLAYA QUERIDA

Anónimo

3 agosto, 2012

El mar, yo creo igual no podria vivir sin verlo, en la cas lo tengo cerca a penas unas cuadras del malecón y en mi trabajo en Miramar, nada mas salir a la recepcion y ya lo veo,es una de las cosas mas relajante, un beso y gracias por compartir esos momentos de tu vida.

Anónimo

3 agosto, 2012

Muy lindo, porq llega, porq hace recordar, porq con palabras muy sencillas al nivel de todos alcanzaste tu objetivo, pues tu mente estaba en Tamara y no en agosto q es el mes del mar. Felicidades.

Anónimo

4 agosto, 2012

Vivo en Canada.Me encanto este articulo sobre el mar, ademas de tantas cosas que estrano de Cuba, el mar y su olor es lo q’ mas estrano de mi Isla.Siempre orgullosa de ser 100% Cubana.

Anónimo

6 agosto, 2012

Hugo, eres periodista y poeta, muy conmovedor tu articulo, me gusta como dejas que otras personas vean a través de ti la majestuosidad de nuestra bella Isla, me gusta tu trabajo, no pierdas su esencia.

Anónimo

6 agosto, 2012

Hola ,sabes no soy Cubana ,pero si religiosa ,no se pero ahy un guarare entre YEMAYA Y TU……….excelente,saludos desde ARUBA para el mundo ,take care …bye….

Anónimo

7 agosto, 2012

Bellas Palabras,con que sentimiento y exactitud describes nuestra Patria,Gracias por hacerme sentir de nuevo esa brisa en mi rostro…

Anónimo

10 agosto, 2012

Siento que compartimos el mismo sentimiento con relacion al mar
y a nuestra DIVINA MADRE ESPIRITUAL, NUESTRA SEÑORA DE LA CARIDAD DEL COBRE, ALGUNA VISITASTE SU SANTUARIO, LA LLEVO EN LO MAS INSTRINSECO DE MI CORAZON Y SOY DEVOTA FERVIENTE DE ELLA
IMAGINATE QUE MI MADRE LLEVABA SU NOMBRE, YO EL SEGUNDO AL IGUAL QUE MI HIJA. COMO TE VA EN ESE PAIS?.

Damarys.

Anónimo

18 agosto, 2012

Gracias por haberme trasladado a mi infancia en la lejana pero no olvidada Santa Maria del Mar en mi preciosa Habana en los anos 50 y 60, a donde iba todas las tardes despues del colegio en el omnibus que nos recogia a mi abuelita y a m, a 5 cuadras de mi casa en el parque en la calle Monte. Tambien en Guanabo y La Concha donde pase mi juventud, y en los te bailables del Casino Deportivo que tanto disfute con quien aun el mi esposo de casi 50 anos. Dicen que recordar es volver a vivir, y me gustaria poder llevar a mis hijas y nietos a que conozcan a Cuba un dia no muy lejano.

Anónimo

20 agosto, 2012

como sera para mi que naci y me crie a dos cuadra del malecon en el barrio de cayo hueso el mar es todo para los cubanos somos una isla rodeada de mar de ahi no viene lo cadencioso y extremadamente limpios un cabano cochino es una rarresa pero siempre aparese uno. responder

YO VIVI EN MATANZAS QUE ESTAMOS DENTRO DEL MAR ESA BAHIA ESTUPENDA ,CUANDO UNO ENTRA DE LA HABANA DE UNION DE REZE DE CUARQUIER PUNTO ES MARAVILLOSA , EXYRANO LA PLAYA DEL MAMEY CON SUS PIEDRA EN EL FONDO MPERO TRASPARENTE BELLICIMA CUANDO VEO PLAYAS AQUI NO PUEDO DEJAR DE RECORDARME DE ELLA.ISMAEL MAYITO

HUGO;excelente nota.A 23 años de haber tenido la bendición de conocer este maravilloso país y su gente estupenda-con muchos de ellos sigo en contacto-leer este artículo me transportó al Malecón,a ese mar azul rompiendo en olas contra las rocas, fué todo un privilegio ý una sensación imborrable.
También Playa Girón o Varadero con distintos atributos…pero siempre el mar rodeándonos con sus aromas,sus arrullos,su inmensidad…Gracias bendita naturaleza!!que permaneces para siempre en este corazón latino…

Memoria, divino tesoro!

Solo el mar y la música cubana bautizan la nostalgia y la alegría, la diversión y el imposible silencio, el esparcimiento y la cura biológica.

antonio

4 abril, 2013

Me transporte a mi primera noche de romance en santa maria del mar casi siendo un nino y por supuesto la persona que compartio ese dia tambien era una nina, los dos sin malisia de nigun tipo me recuerdo en estos momentos despues de casi 40 anos, En el lugar habia una glorieta muy linda que el paso de un siclon la destrullo por completo pero que de mi memoria la conservo como el primer dia y como an descrito muchas

Maritza

4 mayo, 2013

Me encanta lo que escribes, eres perfeccionista y verdaderamente como yo y muchos cubanos mas amas nuestra Isla, el porque no estes en ella, nos paso a muchos, pero no obstante la llevamos dia a dia, minuto a minuto en nuestros pensamientos, en nuestro corazon y a pesar de tenerlo todo o casi todo, me refiero a los del lado de aca, increiblemente sentimos cierta envidia sana, por los del lado de alla que pasan mil vicisitudes diariamente pero tienen algo que por aca nos falta que es amarse, darse cariño, besarse, etc. Muy lindo tu escrito del mar, a mi me llevaban aunque sea al Nautico, somo muchos hermanos y eramos tan felicies, decir playa era ni dormir esa noche antes de la alegria y como tu, hoy, donde vivo no hay playa y cuando hablo con amistades que si viven cerca del mar, por eso es por lo primero que le pregunto, como esta el mar como si fuera un familiar allegado. Te deseo muchos escritos tan bellos como este.

Carlos

5 mayo, 2013

Buen artículo, nostálgico, poético, necesario, ahora vivo en un país dónde el mar es ta muy lejos, solo ríos y lagos puedo ver, extraño inmensamente el mar, con su cadencia rítmica, sus colores emocionales, su olor inconfundible, su vista calmante y su místico encanto.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Armar la nación

Opinión Gráfica