Proposiciones

Mi vecino, un elegante señor de pocas palabras, de pautas al caminar como si cada paso fuera un atardecer, es un cubano muy perseverante. Todos los fines de semana, a muy temprana hora,  reposa sus frágiles rodillas sobre su colorido jardín y trata infructuosamente de sembrar con más empeño que maña, un tipo de grama verde claro y peluda que por más que trata, no logra que prenda.

Hace cinco años que vivimos en la misma vecindad, pero solo me he limitado a saludarlo en tres ocasiones, porque es un señor muy introvertido y serio, aun así, parece ser buena persona.

Hace unas semanas, mientras hacía mis ejercicios mañaneros, me detuve frente a su jardín. Allí estaba mi vecino depurando el césped de las malas hierbas y regando semillas bajo una leve lluvia que caía insistentemente como preámbulo de un inevitable aguacero. Fue entonces cuando, más por pena que por curiosidad, decidí  preguntarle por qué tanto empeño en sembrar esa grama fina y delicada que crece y desaparece a su antojo como si jugara a los escondidos.

“¿Qué tal Cancio?”, me dijo, mientras desenterraba su cabeza del abultado sombrero de yarey y me extendió su mano húmeda y cubierta de tierra en opuesto contraste a su habitual atuendo. “Gusto en saludarlo”, agregó. Quedé sorprendido, “el gusto es mío”, respondí.

“Disculpe mi atrevimiento —le interrumpí—, es que no entiendo por qué se empeña en sembrar esa hierba fina que parece no agradecer su esfuerzo, lleva usted años invertidos en esta gestión, ¿qué tiene de especial, por qué lo hace?”.

Se secó el sudor de su frente, respiró  profundo y después de un angustiado suspiro me contó que hacía 48 años que se había ido de Cuba y nunca más había regresado… “Recuerdo, como si fuera en este instante, cómo me revolcaba con mis hermanos por el césped de la casa de mamá, la hierba era así como esta, fina, copiosa, como algodón, rodábamos en ella, nos  pinchaba y daba picazón; aún puedo oler el aroma que despedía cuando llovía, se daba sola, era hermosa, es un recuerdo muy lindo de mi niñez que deseo recrear en mi jardín”.

“Así es, le dije, en Cuba se da sola, está por todas partes”, y agregué, “tal vez la tierra sea diferente”. Entonces con extrema cautela le pregunté: “Disculpe, pero ¿no le sería más fácil volver, regresar?” Enrojeció y demoró en responder como si buscara en su interior la respuesta adecuada.

“Ya no me queda familia en Camagüey, no tengo a nadie en Cuba”.

Al día siguiente mientras caminaba frente a su casa busqué a propósito su nombre en el buzón y puse dentro de él la edición de la revista OnCuba para el mes de abril.

Días más tarde, mientras corría y daba la vuelta a la rotonda que me lleva directo a casa, lo vi de lejos parado en la acera frente a su jardín, se había perdido el verde de su hierba de Manila Zoycia importada de las Bermudas.  Me esperaba, ya no llevaba su sombrero de yarey, apenado me acerqué, se veía evidentemente emocionado, me dio un fuerte abrazo y me dijo: “Gracias, Cancio, muchas gracias por devolverme un pedacito de mi país, gracias por traerme a Cuba”

Comentarios

Anónimo

1 mayo, 2012

Esta ,muy bien escrito, exitos Cancio..un saludo ADa

Anónimo

1 mayo, 2012

Gran introducción Hugo, no sabía que tenías tan buen lápiz. Oye mándenme aunque sea un numerito, o tendré que ir a buscarla!!! Aquí tampoco se da la hierba de parque!!!

Anónimo

1 mayo, 2012

no conocia esa faceta suya muchas felicidades y exito su suegro EL PALOMO

Anónimo

5 mayo, 2012

Magnífico… Si a un cubano, que apenas tiene dos años y meses de haber abandonado Cuba, su artículo trajo lágrimas a sus ojos, ¡¿cuántas más emociones han de haber provocado sus palabras a los sempiternos exiliados cubanos que le han leído?! Gracias, Cancio. Gervasio.

Anónimo

7 mayo, 2012

MEMORIAS DE LO REAL MARAVILLOSO , LO IMPREDECIBLE , QUE SENTIMIENTO

Anónimo

2 junio, 2012

me encanto gracias por el sentimiento y amor a nuestra tierra,aqui me treje mi mariposa esa flor que nunca faltó en mi casita en cuba,la mimo como una diosa porque me tre recuerdos y un pedazo de mi bella cuba

Anónimo

3 julio, 2012

me pusiste a llorar,

Anónimo

7 agosto, 2012

esta magnifico no deje de escribir con su pluma reconfortamos el alma…saludos gloriatclark

Anónimo

9 agosto, 2012

Realmente hermoso y conmovedor,los recuerdos q llevo d mi cuba nunca los podre olvidar y ahora q fui recorri hasta donde habia vivido hasta los tres anos en playa Baracoa y donde pasaba parte d mis vacaciones donde vive parte d mi familia en las villas,realmente maravilloso y siempre q pueda regresare porq la quiero porq es mi cuba.

Aramís Castañeda

4 abril, 2013

Gracias por OnCuba, Cancio..Muchos más de los que te imaginas te lo agradecemos..

Jorge Soca

22 agosto, 2013

Muy lindo tu escrito Hugo, siempre sigo las ediciones de la Revista, la leo entera, pero entre otras cosas siempre busco tus artículos, siempre están llenos de cubanía, y siempre veo en ellos el amor que profesas por tu tierra. Mucho sentimiento en todos tus articulos, gracias por ellos. Bendiciones

Mapy Martinez Corujo

22 agosto, 2013

Una forma muy inteligente de promover su publicación, lo felicito, pero yo me quedo sembrando el césped rodeado de flores de mariposa.

Muy bonito Cansio,buen articulo,lo unico que no me gusta de ti es cuando defiendes a los Castros y a los que lo han apoyado por decadas,pero por lo demas,se pueden leer tus articulos cuando de verdadera cubania se trata…

Rolando

23 agosto, 2013

Que puedo decir que no sea lo mucho que me a gustado este artículo,Cuba es mi constante diario,la respiro cada día y la puedo sentir en este artículo publicado,felicidades

norberto soler

23 agosto, 2013

Hace poco fui a Cuba a ver a mi madre moribunda luego de 29 años de haber salido de allà. Recuerdo haber visto esa hierba, y la recuerdo ahora luego de leer este artìculo. Hay cosas que el desastroso desempeño de la actividad econòmica en Cuba no ha podido destruir. Son cosas de la naturaleza que hacen resistir cualquier tipo de tempestad.

JOSE MIGUEL

23 agosto, 2013

Sabes hermano hoy me removisteis los recuerdos, llegastes a lo mas profundo y retrocedi muchos anos, volvi a mi infancia, a mi Cerro inolvidable gracias a tus comentarios sobre tu vecino, A veces nos damos cuenta tarde de muchas cosas; pero gracias a persona como tu que con su buena voluntad y un pequeno detalle le ragalan a una la felicidad y la sonrisa de nuevo, gracias.

Hugo Ernesto Salerni Baez

2 noviembre, 2013

MUY CUBANO GRACIAS POR SER COMO ERES REFLEJAS MI MANERA DE VER LA CUBA QUE DESEO UN SALUDO DE CANARIAS

JESUS J VERGARA

25 marzo, 2014

HAY ALGUNA MANERA DE RECIBIR LA REVISTA
AQUI DONDE VIVO EN WEST PALM BEACH FL 33409
SERIA COMO RECIBIR UNA BRISA FRESCA DE CUBA, GRACIAS

Leonel Fernandez Delgado

17 septiembre, 2016

Cancio , esto que contaste sobre tu vecino , me ha hecho recordar mi casa de Cuba, yo vivía en una playa que se llama Guanabo, y allí las plantas crecían solas, lo mismo grama que arboles frutales a pesar de vivir tan cerca del agua salada del mar, Ahora vivo en USA , muy lejos del mar y extraño el olor a salitre y toda la vegetación salvaje que rodeaba esa casa donde nací y viví casi toda mi vida , antes de salir de Cuba … y me esta pasando igual que tu vecino, leyendo OnCuba he vuelto a sentir ese olor … a Cuba

Proposiciones

Si me preguntaras, ¿por qué OnCuba?, la respuesta no sería tan simple de explicar, pero es precisamente esta falta de simpleza, lo más interesante, lo que cautiva, lo que conquista…

No fue fácil la búsqueda del nombre para esta novedosa publicación, y digo novedosa por pura modestia, pero bien podría decir que es única y exclusiva; ya que es la primera revista dirigida a ustedes, los viajeros a bordo en todos los vuelos charters de Estados Unidos hacia Cuba. No recuerdo bien a quién en nuestro talentoso equipo de trabajo se le ocurrió el nombre, habían pasado varias horas de búsqueda y no lográbamos encontrar un nombre que captara el desborde de inspiración creativa que abultaba el espacio donde debatíamos. Las muchas tazas de café no lograban estimular la imaginación y los agotados rostros, pero de pronto alguien dijo: …“¿Qué les parece, OnCuba?”. Se iluminaron las caras, tomó color el salón, y nació esta revista…

Más allá de la política y los acontecimientos históricos que han despertado la curiosidad y la han señalado como potencia noticiosa, Cuba es un país aún por descubrir; cautivante, encantador, sorprendente. OnCuba se propone ser el marcapaso descriptor de todas esas cosas que conforman el país y su gente, nuestras raíces, nuestra cultura, nuestra idiosincrasia y costumbres, la realidad cubana, su encanto, su misterio. Cualquiera que sea el motivo de tu visita a Cuba, queremos darte la bienvenida. Nuestra revista llega a tus manos a tiempo para que conozcas mejor la Isla y como preámbulo de nuevas experiencias.

Si pudiéramos pulsar un botón y prender, encender, iluminar a Cuba ¡cuántas cosas hermosas e interesantes descubriríamos!

HUGO CANCIO
Presidente
Fuego Media Group, Inc
 

Comentarios

Tremendo negosio te gasta Hugo Cansio, vender , comercializar , NOSTALGIAS, “triste del pajaro que se caga en su nido”

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Suscríbete a nuestros boletines para que estés al tanto de los artículos más relevantes publicados en OnCuba.

LAS NOTICIAS EN TU BUZÓN

Diario

Semanal

Breaking News

Publicidad

Incontenible

Opinión Gráfica